EMDR: La terapia psicológica basada en la conexión entre nuestra mente y nuestros ojos

Lucas María
Lucas María

«El rostro es el espejo del alma, y los ojos sus delatores.»

– Cicerón

Todos hemos vivido momentos difíciles en nuestra vida. Y muchos de esos eventos han quedado grabados a fuego en nuestra psicología, afectando nuestro desempeño y equilibrio a lo largo de toda la vida.

¿Cuántas veces nos encontramos deseando que nuestra vida fuera más fácil?¿Cuántas nos damos cuenta de que estamos estancados sin poder seguir con nuestra vida?

Afortunadamente, cada vez son más también los avances en el descubrimiento de nuevas terapias que ayudan a las personas a equilibrar el estado emocional.

Desde varios enfoques, la ciencia y la espiritualidad nos acompañan de diversas maneras para que logremos encontrar el equilibrio y poder seguir con nuestra vida de manera normal.

Este es también el objeto de la Terapia EMDR, iniciada por Francine Shapiro en 1987, y de la cual hablaremos en este artículo.

EMDR: La importancia en el equilibrio emocional

Todos conocemos también, en mayor o menor medida, los síntomas y consecuencias de no encontrarnos equilibrados emocionalmente.

Las emociones son una herramienta muy grande en nuestro camino al éxito, pero también pueden ser un verdadero castigo. Si no se equilibra y aprende a regular las emociones, podemos perder completamente el sentido de motivación. Los días se repiten uno a uno sin mayor interés. Uno no tiene ni fuerzas ni ganas para salir de la cama. Puede alejarnos completamente de las personas que son importantes para nosotros.

El cuerpo también padece los perjuicios del desequilibrio emocional.

De esa manera nos predisponemos a enfermedades de todo tipo, sin encontrar la causa aparente, lo que las hace a su vez más difíciles de tratar. La diabetes, el hipotiroidismo y el cáncer son enfermedades comunes con raíz en lo emocional.

Aquí es donde entra la EMDR.

EMDR: Un poco de historia

Francine Shapiro es la psicóloga y educadora estadounidense que desarrolló la terapia de EMDR (por las siglas en inglés de Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares). Según ella nos cuenta, durante un paseo por el parque descubrió que moviendo los ojos de un lado a otro reducía aparentemente la aparición de pensamientos y recuerdos negativos.

Esta experiencia fue el disparador que la llevó a examinar este fenómeno de manera más sistemática.

De esta manera, comenzó sus estudios con voluntarios que eran víctimas de grandes traumas, y llevando a cabo un procedimiento estandarizado para maximizar la certeza de sus conclusiones. De más está decir que los resultados que obtuvo fueron determinantes.

Este es el nacimiento de la terapia EMDR, la cual ha ayudado a miles de personas en la lucha contra el estrés post-traumático.

ojos, mente y emociones

EMDR: Sanando las heridas psicológicas

Cuando nos lastimamos un brazo, nuestro cuerpo tiene un mecanismo que actúa inmediatamente para atender ese trauma o lesión física. Ese es el poder de autocuración de nuestro cuerpo. Ahora, si la lesión se produce por la presencia de un objeto extraño o se da de manera repetitiva, se generan úlceras que pueden permanecer durante un período prolongado de tiempo. Las mismas arden, duelen y comprometen nuestro equilibrio físico.

De la misma manera, nuestra mente posee también la capacidad de curarse a sí misma de las lesiones y traumas provocados por los eventos pasados. Este mecanismo de autocuración de la mente actúa también de manera inmediata ante el trauma. Pero cuando se somete a nuestra mente al castigo de estar expuesta a ese trauma de manera repetitiva o cuando no se sana correctamente, este “objeto extraño” a nosotros puede generar una serie de desbalances en nuestro equilibrio natural.

De esa manera, el poder de autocuración de la mente se vería impedido por esta presencia, y esto podría extenderse durante mucho tiempo.

La EMDR, entonces, nos guía en el camino de liberar a nuestra mente de esos desbalances, para que consigamos sanar nuestras heridas y alcanzar un estado de equilibrio y consecuentemente mayor bienestar en nuestra vida.

Conexión entre nuestros ojos y nuestra mente

Nuestros ojos y nuestra mente tiene una relación muy estrecha. Ellos forman parte de uno de los canales más importantes en nuestro sistema de percepción. Tienen la capacidad de interpretar la información de nuestro alrededor de manera inmediata y por lo tanto juegan un papel fundamental en la manera en que estructuramos nuestra realidad.

De la misma manera, esta conexión se da en ambos sentidos. Es decir, también lo que sucede en nuestros ojos son una reacción a aquello que sucede en nuestra mente.

Es por eso que tenemos la capacidad de interpretar un mensaje más allá de las palabras, simplemente mirando a los ojos de la persona que nos habla. Si parpadea mucho, si esconde la mirada, si tiene las pupilas dilatadas. Todos estos son indicadores de un proceso que se está dando a nivel mental.

De la misma manera, el movimiento de los ojos es un indicador menos intuitivo pero igualmente concreto de lo que sucede en nuestra cabeza. Estos patrones muestran las conexiones con sensaciones y emociones que se realizan a la hora de expresarnos. De hecho, las claves de acceso ocular es uno de los aportes que la Programación NeuroLingüística ha dado al conocimiento interpersonal.

equilibrio emocional

EMDR: Cómo funciona

La terapia EMDR consta de un tratamiento que se divide en ocho fases. Dentro de este procedimiento, los movimientos oculares (o estimulación bilateral) es sólo una fracción del proceso.

Durante la primera fase, el paciente cuenta la historia de su trauma. De esa manera, el terapista puede desarrollar un plan para encarar el tratamiento, identificando los objetivos de la EMDR. Estos objetivos están orientados a eventos del pasado que condicionan su comportamiento.

La segunda fase del tratamiento es el momento en que el terapista se asegura de las distintos comportamientos que reflejan el conflicto del paciente. Puede de esta manera enseñarle algunas técnicas simples para reducir el estrés que el individuo deberá utilizar a lo largo de las diferentes sesiones, y durante su rutina diaria también.

Durante las fases tres a la seis, se identifica y procesa el objetivo utilizando los distintos procedimientos de la EMDR. Estos se orientan en que el paciente pueda identificar la imagen vívida relacionada con su recuerdo, la creencia negativa sobre sí mismo y las emociones y sensaciones corporales relacionadas con ese evento.

Luego, el paciente se enfoca en estas tres cosas mientras lleva a cabo procesos de la EMDR como el movimiento ocular bilateral (la duración de este momento varía en cada persona). Acto seguido, el paciente debe poner su mente en blanco y estar atento a los pensamientos, emociones, recuerdos e imágenes que se despiertan en su mente.

De esa manera, el terapista determinará cuál es el siguiente foco de atención.

Durante la séptima fase, el cierre, el terapista de EMDR pide al paciente que mantenga un diario durante una semana en el cual anote todo lo que ocurra relacionado con este evento. De esta manera, el individuo no pierde el foco del tratamiento durante su rutina diaria.

La sesión siguiente comenzará con la fase ocho, en la cual se examina los resultados y el progreso hasta ese momento.

La terapia EMDR se basa en eventos que acontecen en el pasado histórico de la persona. En esos incidentes que suceden en algún momento de nuestra vida y provocan un cambio de curso. Un antes y un después de ellos.

Todos somos víctimas y productos de nuestra propia historia.

Y todos tenemos las herramientas para crear nuestra historia decidiendo qué hacer a partir de los eventos que se dan en nuestra vida. La terapia es una de ellas.

Elige tu camino, y si la necesitas, busca ayuda para provocar tus resultados.

AUTOR: Lucas, redactor de la gran familia de HermandadBlanca.org

FUENTES:

  • https://en.wikipedia.org/wiki/Francine_Shapiro
  • http://www.emdr.com/history-of-emdr/
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Eye_movement_desensitization_and_reprocessing
  • http://www.emdr.com/what-is-emdr/
  • http://narceaeduplastica.weebly.com/el-ojo-y-la-mente.html
  • https://psicologiaymente.com/social/leer-ojos

3 comentarios

  1. Es muy bonito el artículo, sólo falta mencionar en dónde puedo contactar a una persona que haga este tipo de terapia? Es posible hacerla en línea?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx