Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Las Fuerzas potentes en la naturaleza

Las Fuerzas potentes en la naturaleza

El Sol Naciente, por el Maestro Beinsá Dunó

Conferencia dominical dada por el Maestro Beinsá Dunó, el 8 de octubre de 1939,

a las 10 de la mañana, en Sofía – Izgrev.

            “Padre nuestro” (oración – n.d.t.).

            “Me regocijaré” (canción – n.d.t.).

            Leeré algunos versículos del capítulo 5 del Evangelio de Mateo, del versículo 1 hasta el 17.

“El Espíritu de Dios” (canción – n.d.t.).

            Es difícil que el hombre se ocupe con la vida, puesto que no toda la vida está delante de nosotros. Una parte de esta vida ya pasó, una parte la pasamos ahora y una parte queda en el futuro. Frecuentemente la gente habla de la vida pasada, pero no han sido contemporáneos de ésta. Ellos hablan por teoría de esta vida. Nosotros hablamos del pasado por datos históricos. Qué ocurre en el presente y esto no vemos. Sobre éste sabemos por esto lo que escriben en los periódicos y en los libros. Y sobre el presente sabemos poco, en consecuencia de lo cual tenemos conocimientos escasos. Según estos conocimientos escasos nosotros queremos comprobar las cosas como no son.

En el capítulo leído Cristo describe las nueve bienaventuranzas, las nueve reglas para la vida. Muchas interpretaciones han sido dadas sobre estas bienaventuranzas, pero es difícil determinar qué significa cada una. Está dicho, por ejemplo: “Bienaventurados los pobres de espíritu”. Pero esta regla no está de acuerdo con la comprensión contemporánea de la gente. Que seas pobre de espíritu, hoy entienden que seas como aquella oveja, que cada uno te corte la lana, que cada uno te pisotee. Según la comprensión de Cristo pobre de espíritu es este, a quien cuando le pisotean los fuertes, los fuertes se vuelven suaves y él se vuelve fuerte. “¡Bienaventurados los mansos!” Manso es aquel, quien cuando le comen los lobos, el lobo viene por fin a una posición de que no puede comerlo, sus dientes se caen. Y entonces el manso se libera. Esta es una breve explicación solo a dos de las bienaventuranzas, y las demás, vosotros mismos os las explicaréis.

Y así, desde la opinión de la vida hay tres puntos de vista en total: una de las vistas es Divina, la segunda es espiritual, y la tercera es puramente física o humana. La vida presente en la cual vivimos es la humana, la física, o el mundo de la enseñanza objetiva. El mundo espiritual nosotros solo lo sentimos, y el mundo Divino solo lo pensamos. Estas son cosas distraídas. Tú tienes una sensación a la cual no puedes dar forma ninguna. Alguna vez, por ejemplo, el pintor quiere pintar el amor con el lenguaje del arte. ¿Cómo lo va a pintar? Para pintar el amor, él debe encontrar dos muchachas: una que esté enamorada y la otra que no esté enamorada, y que compare la boca de la una y de la otra. Él encontrará la boca más bella en aquella muchacha que está enamorada. El Amor ha trazado líneas bellas de la boca. Cuando hablo de la muchacha enamorada, yo comprendo a una muchacha que brilla, y no la que flamea. La muchacha que brilla, se alegra de que se ha enamorado, y la otra se lamenta de que se ha enamorado. Aquellos que conocen y comprenden el Amor se alegran que lo hayan conocido, y aquellos que no lo conocen ni comprenden se lamentan de que han pasado por Su Escuela.

Un día observo, están sentados un abuelo viejo y una abuela vieja, la abuela alrededor de los ochenta años, y el abuelo de ochenta y cinco, conversan. Delante de ellos pasan un muchacho joven y una muchacha joven. La abuela está sentada, les mira. Hace tiempo y ellos eran tan gallardos. La abuela tenía una nariz correcta, cejas delgadas, con una percepción fina dentro de sí. Y el abuelo tenía algo bonito. Ellos se dicen: “Y nosotros hace tiempo éramos tales”. La abuela mira al abuelo – nada se ha quedado de él. Se piensa ella: “¡El pobre abuelo!” Pero y ella ha perdido su juventud y belleza. El que no comprende esto, se ríe del abuelo viejo, pero y él mismo no sabe cómo ha ocurrido esto de que ha llegado a esta posición. Y su compañera no puede explicarse cómo ha ocurrido esto de que ha perdido su belleza. Ella se piensa: “Hace tiempo mi abuelo era joven, con un rostro liso, bonito, con ojos bellos que brillaban, y ahora le ha crecido barba, sus ojos no brillan, no sonríe, siempre permanece serio.” Pues y la abuela se ha vuelto seria. Y él la mira seriamente, y ella le mira seriamente. Pregunto: ¿qué es aquello que ha llegado a ser causa para que cambie su vida? La causa de esto se esconde en las condiciones malas de la vida. Cuando la mente no se encuentra en su ambiente apropiado, cuando el corazón no se encuentra en su ambiente apropiado y cuando la voluntad no se encuentra en su ambiente apropiado el hombre envejece. Él encuentra en su vida muchas contradicciones después de lo cual ya se le quitan las ganas de vivir y dice: “No vale que el hombre viva en la Tierra”.

Ahora yo me alegro de que las ciencias presentes se ocupan más con el mundo Divino que con el físico, o sea, más con la mente. La religión, pues, se ocupa más con el corazón humano. Frecuentemente los religiosos quieren convencernos que la religión es todo. En parte es así. El corazón realiza un deber excelente, una función. Él envía sangre por todo el cuerpo, solucionando una cuestión social para el cuerpo. Pero en el mundo espiritual, el corazón alimenta los pensamientos humanos y los actos humanos. Pero dar toda la importancia solo al corazón, este es un extremo.

Así que digo: Los tres mundos deben estudiarse bien. Decís que algún hombre tiene una mente excelente. ¿De dónde sabéis esto cuando no veis su mente? Decís acerca de otro que tiene un corazón excelente. ¿De dónde sabéis esto cuando no veis su corazón? Cuando dicen que el corazón de algún hombre es excelente, la gente no se refiere a aquel corazón físico que funciona dentro del hombre. Porque y los animales tienen corazón. Pero su cuerpo todavía está cubierto con pelo. Cubierto está este corazón con pelo. Y el hombre tiene todavía pelo que se ha quedado sobre su rostro. De su cabeza todavía sale pelo.

¿Cómo os imagináis vosotros el hombre futuro? La cabeza del hombre futuro no será desnuda, sino que será bellamente formada, con cierta longitud y anchura del cráneo, con determinada altura de la cabeza, con líneas bellas, con una frente bien formada. Su frente no será baja y estrecha, sino ancha y alta. En el hombre futuro estará bien planteado el orden y el arreglo, la música, el arte. En el hombre futuro estará bien planteada la memoria, la razonabilidad, la perspicacia, la buena razón. Aún cuando veáis al hombre, por su frente le conoceréis. De su frente saldrá luz.

            Cada sentimiento y cada capacidad del hombre emanan cierta cantidad de luz y calor. El enamorado, por ejemplo, emana más luz y calor que aquel que no está enamorado. Cuando os acercáis a algún hombre que está enamorado, a vosotros os es agradable, él emana calor y luz de sí. Si no está enamorado, él está frío y no os es agradable acercarse a él. Y entonces os puedo citar la situación: cuando los hielos se derriten, cuando los rio fluyen, cuando los vientos soplan, cuando las flores florecen, cuando los pajaritos cantan, en todas partes a todos les es agradable y ellos gozan. Tal cosa representa el hombre enamorado. Y lo contrario ocurre: las aguas se congelan, todo se transforma en hielo, los ríos se secan, las flores se secan, los pajaritos dejan de cantar, tormentas se enfurecen, rompen árboles y todo lo destruyen, por doquier llega obscuridad y tinieblas, el hombre está afligido. Tal es la posición de aquel que no ama. Aquel que se ha desesperado, aunque sea luminoso por fuera, el Sol brilla agradablemente, pero a él le es tenebroso y obscuro, no quiere gozar. ¿Por qué se ha desanimado este hombre?

¿Os habéis dado alguna vez cuenta de por qué el hombre se desanima? Fácilmente puede regocijarse el hombre. Imaginaos que os encontráis con un hombre que ha permanecido hambriento tres días enteros, no ha comido nada, mete la mano en su bolsillo, no encuentra nada. Él camina con cabeza agachada, desanimado. Pero a su lado pasa algún hombre maestro que sabe cómo actuar. Él le pone en uno de sus bolsillos una moneda de oro y rápidamente sigue por su camino. Cuando toca la moneda de oro en su bolsillo, el hambriento inmediatamente se alegra, su estado cambia. ¿Por qué? No solo por la moneda de oro, sino y por el buen pensamiento que ha recibido. Junto con la moneda, el hombre bueno ha enviado un pensamiento bueno que el pobre recibe.

Decís que sin dinero no se puede vivir. Estoy de acuerdo con vuestra comprensión que sin dinero no se puede, pero me refiero al dinero que ha pasado por las manos de un santo. Pero si la cuestión es de dinero que ha pasado por las manos de un criminal, digo: guardaos de su dinero, éste trae infelicidad para el hombre.

Cuando creaba el oro, Dios tenía en cuenta su predestinación específica. Él lo ha provisto como un portador de salud. Este oro tiene sentido, así tenemos que utilizarlo. Yo aconsejaría a todos aquellos que están enfermos, que lleven una moneda de oro en su bolsillo o en alguna otra parte, como talismán. De esta manera ellos pueden estar sanos. Diréis que esto es una superstición. Ninguna superstición es. El oro es un buen conductor de energías vitales en el hombre. Si en este sentido decís que sin oro no se puede, entiendo esto. Si la riqueza trae salud, ésta está a su sitio. Pero si trae enfermedades, esta riqueza no está a su lugar.

Entonces yo voy más lejos y digo: Cada pensamiento en el hombre que trae luz y da impulso, éste es un pensamiento recto; cada pensamiento que trae pesimismo, no está a su sitio. Cada sentimiento que introduce calor en el hombre y le da impulso de trabajar para Dios, está a su sitio. Cada fuerza en el hombre que le da posibilidades de manifestarse, está a su sitio.

Mucha de la gente contemporánea se desanima. ¿Por qué se desaniman? La causa de su desánimo se debe a su esperanza débil, a su fe débil y a su amor débil. Por lo tanto, para enderezarte, para animarte, tú debes enderezar en ti estas tres fuentes de las cuales sale la esperanza, la fe y el amor. ¿Dónde las encontrarás? En tu cabeza. Y se ha observado que toda aquella gente que se desanima, habitualmente toca su cabeza. Estos que están descontentos, también tocan su cabeza. Y aquellos que tienen en sí una esperanza fuerte, una fe fuerte y un amor fuerte, también así tocan su cabeza. Pero hay diferencia en el toque de los unos y en el toque de los otros. Ellos tocan de una manera diferente. Aquel que tiene fe, cuando toca su cabeza, en su rostro aparece una sonrisa agradable, él se alegra de que tenga algo en sí a lo cual puede confiar. Aquel que tiene una esperanza débil, cuando toca su cabeza, inmediatamente se vuelve tenebroso, descontento, como que si ha tocado en un bolsillo vacío. Él dice: “No hay en qué esperar”. Por eso digo: Tened amistad con gente que tiene una fe fuertemente desarrollada. Ellos son ricos, ellos son millonarios. Ellos son muy generosos. Tened amistad con gente que tiene una esperanza fuertemente desarrollada.

La esperanza se ocupa solo con un día – desde la salida del Sol hasta la puesta. La esperanza soluciona las cuestiones solo de un día, la fe soluciona las cuestiones de siglos, y el amor es una fuerza que abarca a toda la eternidad. Él abarca a toda la humanidad. Si no puedes amar a la gente, por lo menos mentalmente, tú no puedes comenzar con el amor. Si no puedes creer que un día se te darán condiciones de elevarte, tú no puedes comenzar con la fe. Tú debes creer en esto a pesar de todas las contradicciones que existen en el mundo. Y luego, tú debes tener la esperanza de que cada día hay algo que es determinado especialmente para ti. ¿Acaso no está determinado para ti qué cantidad de aire tienes que recibir? ¿Acaso no está determinado para ti qué cantidad de comida tienes que recibir? Determinado está. ¿Acaso no está determinado para ti qué cantidad de luz tienes que recibir cada día? Determinado está. ¿Acaso no está determinado para ti cada día qué cantidad de sonidos tienen que entrar en tus oídos? Determinado está. Todo esto está determinado, pero ¿quién nos contará de estas cosas? Maestros hacen falta para esto. Si tú, como pintor, no pintas, ¿cómo pintarás una imagen bella? ¿Cómo pintarás los ojos misericordiosos, los ojos de la misericordia? ¿Si vosotros os desanimáis tan fácilmente, dónde está vuestro amor hacia Dios? Antes que todo, el hombre debe tener un amor absoluto, una fe absoluta y una esperanza absoluta hacia Dios. Y entonces las dificultades van a pisotear al hombre, pero él será más fuerte, fácilmente las llevará.

PUBLICIDAD GOOGLE

Ahora el engaño de la gente está allí en que ellos buscan la salud fuera de sí. Ahora yo no os hablo de un Dios que forma contiendas entre la gente. Según yo, Dios es un Ser que armoniza todo en el mundo. A donde este Ser no hay animales carnívoros, no hay y herbívoros. Ahí no hay criminales, ni reyes, ni siervos, ni amos. Ahí todos son iguales. La igualdad reside en esto que todos son ricos. Ahí cada uno tiene más de lo que le hace falta. Todos los seres que viven a donde Dios, tienen el deseo de dar, pero nadie tiene el deseo de tomar. Ellos rodean todo el mundo y buscan a alguien a quien dar. Estos son hombres que aman a Dios. Ellos tienen amor hacia Dios. Aquellos seres que tienen fe, se van a persuadir por los ricos. Ellos dicen: “Creed que hay bienes para vosotros, hay riquezas que están determinadas para vosotros”. Aquellos pues, que tienen esperanza, se van a dar parte y dicen: “Tened esperanza en todo lo que la fe y el amor traen. Creed que todo esto es 101% cierto. Esto lo que queréis ocurrirá solo después de unas cuantas horas, hasta la noche como más tarde ocurrirá”. He aquí, aquel pagano, que se fue a Cristo para rogar por su hijo enfermo, probó esto. Cristo le dijo: “Ve, tu hijo será sanado” (Juan 4:50 – n.d.t.). Cuando se fue a su hogar, él encontró a su hijo sano y vio que esto correspondía al tiempo que Cristo dijo. Como dijo, así se cumplieron Sus palabras.

Pues, si tú no crees en aquella voz dentro de ti ¿en quién creerás? Alguna vez tú estás desesperado, pero algo profundamente en ti te dice: “No temas, este trabajo se va a arreglar, fácilmente se va a arreglar”. Tú no puedes imaginarte cómo se va a arreglar, de dónde vendrá este enderezamiento del trabajo. Imaginad que vosotros os encontráis en alguna parte donde hay treinta y cinco grados de frío bajo cero, y el agua, todo alrededor está congelado. Pasa un hombre a vuestro lado y os dice: “Después de tres horas vosotros tendréis agua”. – “¡Ah, después de tres horas! Esto es imposible. ¿De dónde se tomará esta agua?” Mientras os maravilláis cómo va a ocurrir este trabajo, veis que la temperatura sube, llega hasta veinte grados y el agua empieza a aparecer. El hielo se derrite y se convierte en agua.

Pregunto: ¿Cuál es la causa del frío? La causa del frío, esto es lo humano, el egoísmo humano. Si hoy en día existe un frío grande en la Tierra, éste se debe al egoísmo humano. Un día, cuando los hombres se armonicen por pensamientos y por sentimientos, la Tierra estará envuelta con una envoltura cálida. Entonces del Sol vendrán tales energías que incluso y el Polo Norte estará habitado. Diréis que estas son conjeturas. Sí, ahora son conjeturas, pero los científicos dicen que hace miles y millones de años los dos polos eran ecuadores. Para que se compruebe esta cosa, hacen falta cálculos matemáticos. Entonces voy a comprobaros el por qué exactamente los polos eran ecuadores y el ecuador era polos. Entonces, ha ocurrido algún movimiento razonable. Pregunto: ¿Por qué el Polo Norte está arriba, y el Sur – abajo? Porque el Polo Sur es más pesado que el Norte. Entonces la materia de la Tierra no está en todas partes igualmente pesada. Una parte de la Tierra es más pesada, y otra es más ligera, en consecuencia de lo cual el eje de la Tierra se ha inclinado a veintitrés grados. No solo el eje de la Tierra se ha inclinado, sino que se ha inclinado y el eje del hombre hacia Dios, de nuevo a veintitrés grados.

Diréis: “¿Qué relación hay entre los polos de la Tierra y los polos del hombre?” Hay cierta relación, pero por analogía vosotros no podéis hacer esta comparación. Por ejemplo, si tomáis un número estático y un número dinámico, vosotros no podéis darles ningún valor. El número estático muestra el resultado solo de un momento, y el número dinámico es un proceso incesante.

Y el amor tiene estos dos momentos: la posición estática y dinámica. Cuando alguien dice que hace tiempo amaba y ahora no ama, él se encontraba en la posición estática del amor. El amor sobreentiende una posición dinámica. Tú no puedes decir que hace tiempo amabas más y que ahora amas menos. Que se piense así, esto es un engaño. El Amor no puede cambiar. El Amor como una magna razonabilidad, él es la única realidad que nunca se divide. Por sí mismo el amor es indivisible. Por lo tanto, cada hombre debe o aceptar el Amor en Su totalidad, o negarlo totalmente. Los sufrimientos de la gente provienen de esto de que ellos no pueden aceptar el Amor en Su totalidad. Ellos lo consideran como algo peligroso y dicen que si caminan por el camino del Amor, sufrirán. Entonces la gente contemporánea que no camina por el camino del Amor, vive en gracia. Esta gente que ahora se pelea ¿tiene amor? Pues y entre los pobres y los ricos ¿hay amor? Tomad, la gente contemporánea se divide todavía en creyentes y no creyentes. Así no se determinan los hombres y no deben determinarse. La fe es una fuerza que sostiene la mente. Si la fe del hombre es débil, y su mente es débil. Si la esperanza es débil, y su corazón es débil. Si el amor del hombre es débil, y su espíritu no puede manifestarse. Por lo tanto, para que se manifieste el espíritu, él necesita de Amor. Sin esta fuerza interna el hombre no puede lograr nada.

Ahora algunos piensan que deben enamorarse de un hombre. Que te enamores de un hombre y que constantemente le sostengas delante de tus ojos, esto es ceguedad. Yo no hablo de este amor que ciega al hombre. El Amor es una fuerza que abre las mentes y los corazones de toda la gente. El que ama de esta manera, a quienquiera que encuentre, él está listo de ayudarle. Este hombre introduce una disposición del espíritu dentro de toda la gente. Habéis tenido tal experiencia ¿no? Te encuentras con un extranjero, un hombre desconocido, pero te es agradable de encontrarle. Solo una cita te es suficiente, te es agradable. Digo: La gente presente debe estudiarse, tanto a sí misma, como y a sus prójimos.

Frecuentemente la gente depilan sus cejas, quieren hacerlas finas. La cuestión no es por qué hacen esto, pero a mí me interesa el hecho de que algunos quieren tener cejas gordas, y otros – finas. La grosura de las cejas se determina y por su forma. Algunas cejas determinan al hombre como un materialista grande. Tal hombre, desde la mañana hasta la noche piensa solo en trabajos materialistas. Él dice: “Mientras estamos en la Tierra, que vivamos. Mañana, cuando muramos, todo se terminará”. Hay cejas que determinan al hombre como científico, otras – como razonable, etc. Cómo son por forma las unas y las otras, no voy a describirlo, puesto que comenzaréis a criticarse. No es solo la grosura de las cejas, pero las cejas deben tener una cierta cantidad de pelos. Los pelos son antenas por las cuales vienen voces del mundo espiritual y del Divino. La gente que tiene cejas finas, están en mayor comunicación con el mundo espiritual. Lo que ocurre en el mundo espiritual, ellos lo saben. Ellos presienten todo lo que ocurre en el mundo espiritual con decenas de años por delante. Aquella gente que tiene cejas gordas, saben lo que va a ocurrir en la Tierra. Y los unos, y los otros son clarividentes. Los unos saben lo que va a suceder en la Tierra, y los demás desde lejos previenen lo que sucede en el mundo espiritual.

Yo no quiero que a toda costa creéis en estas cosas. Hay libros, podéis leer y comprobar. Así vosotros mismos os convenceréis. Yo hablo de una verdad que he comprobado, pero hay aún por comprobar. Vosotros no debéis tomar las cosas en su sentido absoluto, que consideráis que todo lo sabéis. Una cosa debéis saber: Aquel que tiene cejas finas, que crea en su corazón: aquel que tiene cejas gordas, que crea más en su mente. Aquel que tiene cejas finas, si cree más en su mente y menos en el corazón, se va a atascar. Y si aquel que tiene cejas gordas, cree más en su corazón y menos en su mente, y él se atascará. Para que no os atasquéis, aquel que tiene cejas finas, que crea en su corazón, el que tiene cejas gordas, que crea en su mente. Así vais a intercambiar las mercancías. El que tiene cejas gordas, que intercambie su mercancía con aquel que tiene cejas finas. Y aquel que tiene cejas finas, que intercambie su mercancía con aquel que tiene cejas gordas. Las cejas gordas muestran que este hombre tiene producción en el mundo físico. El hombre con las cejas finas tiene producción en el mundo mental. Vosotros sabéis que aquel que no come mucho, adelgaza. Para recibir las cosas del mundo físico, él debe comer más.

Esta es una representación figurativa de las cosas. Diréis que el hombre gordo no está conectado con el mundo Espiritual. Estoy de acuerdo con esto. Pero según yo, el hombre espiritual se distingue con dos cualidades: él conoce las leyes de la luz y las leyes de la obscuridad. El hombre espiritual nunca se engaña. Vosotros no podéis presentarle la luz por obscuridad, y la obscuridad por luz. Esto es imposible. Un hombre que vive en el mundo divino, nunca puede engañarse en el amor. Vosotros no podéis presentarle el desamor por amor. Vosotros nunca podéis decirle que le amáis, y que en realidad no le améis. Vosotros no podéis engañarle. Aún cuando os acerquéis a él, él conoce si le amáis. Si de vosotros sale calor, vosotros le amáis. El calor más agradable del Amor, este es el calor de la Vida Eterna. Sin este calor, la vida orgánica de la Tierra no existiría. La gente que se ama debe unirse para dar un impulso. Y tanto más fuerte ha sido su amor, tan fuerte es y la vida. La larga vida depende de la intensidad del amor. Cuanto antes murieron los niños, tanto el amor de la madre y del padre era más débil. Y entonces, según la ley de la heredad, decimos: si la madre ha introducido más amor en su hijo, él va por su línea, o sea, por una línea femenina. Por lo tanto, si la madre es sana, el padre, aunque esté enfermo, el niño será sano. Este niño no está expuesto a la enfermedad del padre. Sin embargo, si el niño va por la línea de su padre, que era frío en cuanto a él, este niño está condenado a irse.

Digo: La gente muere por desamor, por poco amor. La gente se decepciona por poca fe. Y la fe es una fuerza. Verdaderamente, si el hombre no alimenta su mente con la fuerza de la fe, él no puede pensar. Pues lo precioso en el hombre, estos son sus pensamientos. Estos son una vestimenta, estos son una ropa con la cual él se viste.

Entonces, el hombre está vestido con tres tipos de ropa: el amor representa la vestimenta Divina, la fe representa la vestimenta angelical, y la esperanza representa la vestimenta humana. Yo llamo santo a cada hombre que está vestido con la ropa del amor, con la ropa de la fe y con la ropa de la esperanza. Alguien dice que es hombre. Entonces él está vestido solo con una ropa. Te hace falta una más, una ropa angelical. Cuando vistes y la ropa angelical, llegarás a ser un siervo excelente en el mundo. Un hombre que no puede servir a toda la gente, él no sabe qué cosa es la fe. Y un hombre que no está listo de amar a toda la gente, él no puede llamarse Hijo de Dios. Para que sea un Hijo de Dios, el hombre debe tener un temblor sagrado hacia todo aquello que Dios ha creado.

Ahora yo no hablo de cosas que el hombre ha creado. Yo excluyo las cosas humanas. Solo lo Divino puede ser amado. Solo en lo Divino se puede creer. Solo en lo Divino se puede esperar. A esto, a lo que en un caso dado podéis esperar, a esto, a lo que en el futuro podéis creer, y a esto, que en el futuro puede dar sentido a vuestra vida, le llamo Divino. Solo de esta manera podemos probar lo Divino. Y cuando caminamos por estos caminos nos enfrentaremos con lo Divino.

Aquel que te ama debe darte algo y que tú sientas su cariño. La gente presente se tortura, quieren que haya alguien que les ame. Para que améis a un hombre, él debe tener fe. Para que le améis, él debe tener esperanza. Y por fin, para que le améis, él debe tener cariño. Si dos personas no se aman mutuamente, ellos no pueden transmitir la fuerza del amor y entre ellos no puede ocurrir intercambio ninguno. El amor se manifiesta en dos contrariedades: el uno de los lados debe ser positivo y que dé, y el otro debe ser negativo y que reciba.

Solo de esta manera se formará movimiento en el hombre. Toda la gente que tiene este movimiento dentro de sí, tiene una cabeza bellamente formada, manos, piernas, cuerpo bellos. Todas las líneas de los ojos, de las cejas, de la nariz, de la boca, son bellas. Que ames, que creas y que tengas esperanza, esto significa que crearás un cuerpo excelente que esté apto para todos los logros hacia los cuales procuras. Para edificar este cuerpo, el hombre debe auto-negarse. Yo no comprendo esta auto-negación que asusta al hombre. Cristo ha hablado de la auto-negación, pero Él comprendía que el hombre se niegue de aquellas tonterías que han creado las desdichas de la gente. Cuando os negáis de las tonterías, recibiréis todas las cosas buenas y bonitas en todas las áreas, porque éstas os ennoblecerán. Cada cosa que introduce luz, conocimiento, paz en ti, acéptala. Cada cosa que te da riquezas, acéptala. Aceptad todas las cosas bonitas de donde quera que vengan.

Ahora el error de la gente contemporánea reside en esto, que ellos han entrado en una posición estática. Esto se debe al hecho de que ellos todavía no han nacido de agua y Espíritu. La gente presente ha nacido solo de carne, y cada uno que ha nacido de carne, a él le espera muerte. Y entonces todos aquellos ideales que ha tenido desaparecerán. Incluso la gente contemporánea observa la cuestión así. Ellos dicen: “Un día la Tierra será destruida. ¿Qué sucederá con nosotros entonces? ¿Qué quedará del hombre? Pero ellos no comprenden las leyes. La Tierra es una escuela, ésta no puede ser destruida. Cuando termine la escuela de la Tierra el hombre pasará a otra, una escuela más alta. Hay otra Tierra para la cual el hombre se está preparando. Esta es la Tierra prometida. Cuando mueren, los hombres irán a esta Tierra prometida.

Algunos esperan reencarnar y preguntan a dónde irán después de su muerte. La cuestión de la reencarnación está bien planteada en la filosofía hindú, y los que se interesen pueden leer sobre la cuestión del karma. Ellos plantean bien la cuestión del karma. Cuando se encuentren delante de algo que no puedan explicar, ellos dicen: “Karma es esto”. El karma no explica nada. El karma es un resultado del amor no bien aplicado y utilizado. El karma es un resultado de la fe no bien utilizada. El karma es un resultado de la esperanza no bien utilizada. Entonces, si la vida que ha salido del amor, no está bien utilizada, da un resultado al que los hindúes le llaman “karma”. Un pensamiento que no es utilizado como se debe, y éste forma karma. Si y la voluntad humana no ha actuado como se debe, también forma karma. Y entonces en una vida se amontonan todas las desgracias sobre tu cabeza. Tú dices: “¿Por qué el Señor creó el mundo así?” Cuando te encuentres en esta situación, dirás: “Este mundo, yo lo creé así”.

Voy a transmitiros un ejemplo. Un búlgaro joven seguía en el extranjero, en alguna parte en Occidente, donde estudiaba música y algunas disciplinas filosóficas.  Cuando regresó a Bulgaria él se acomodó como maestro de las hijas ricas de Varna, de música y baile. Sin embargo ente los padres de estas muchachas apareció algún descontento de él y ellos le negaron enseñar a sus hijas. Él se quedó sin trabajo y se encontró en grandes dificultades. En un tiempo él se encontró con un sacerdote conocido en la ciudad, que le invitó a su hogar de visita. Le preguntó por qué no estaba trabajando. – “Apareció alguna disputa entre los padres de las hijas ricas y ellos me negaron, no querían más que les enseñase”. El sacerdote le recibió bien, le alimentó, y al salir de su hogar le dio un medjidie turco (una moneda turca – n.d.t.), diciéndole: “Cuando te encuentres en necesidad, siempre puedes venir a mí”. El señor joven agradeció mucho al sacerdote y le dijo: “Tú me invitaste justo a tiempo. Tres días no había comido y ahora sacié mi hambre”. El sacerdote le dijo: “Estate tranquilo, tú te acomodarás en un trabajo”. Y verdaderamente, no pasaron ni 4-5 meses, él fue llamado a un oficio como secretario principal del director de las villas de Varna. En este tiempo culpan al sacerdote por rebelión, de que se comunicaba con los moscovitas, e inmediatamente se fueron a su hogar, sellaron todos sus libros, recogieron sus cartas y las llevaron a la institución, donde el búlgaro joven era secretario. Cuando buscaban a algún hombre para leer las cartas, llegaron finalmente a este secretario. Él tomó las cartas e inmediatamente comprendió que la cuestión se refería al sacerdote que le prestó una ayuda tan grande en los días difíciles de su vida. Él escondió y quemó todas aquellas cartas que podían introducir duda, y dice al director: “No hay nada sospechoso en este hombre. Él es muy bueno”. Después de esto encuentra al sacerdote y le dice: “La comida y el medjidie que me diste, salvaron tu vida”. Verdaderamente, si el sacerdote no se hubiera portado cuidadosamente con el hombre joven y si hubiera dicho que no hay por qué ocuparse con él, con este hombre que enseñaba bailes y que no es religioso, su cabeza se hubiera ido.

Así que digo: Nosotros debemos ser en la vida un poco más realistas. Ahora debemos llegar a las siguientes reglas. Cuando os levantáis por la mañana y no estáis bien dispuestos, tenéis un estado de ánimo pesimista, no cedáis a vuestro estado, sino coged vuestra nariz con los dos dedos, pasad una línea por su longitud y decíos: “Bella eres tú, basta tu mente para hacer algo”. Luego acaricia tu nariz y con la otra mano. Tú estás sentado y estás indispuesto, te preguntas qué hacer y empiezas a golpear tu cabeza. Dices: “No tengo tiempo de ocuparme con mi nariz”. Con tu nariz no tienes tiempo de ocuparte, pero tienes tiempo de golpear tu cabeza. ¿Qué es mejor: acariciar tu nariz o golpear tu cabeza en la pared? Después de pasar tu mano 2-3 veces por encima de tu nariz, algo te iluminará. Pues es que tú estás pasando el aliento Divino por tu nariz. La razonabilidad Divina ha pasado por tu nariz. Tú vas a mantener tu nariz constantemente en una posición arreglada. Ésta es de una posición alta. Cuidadosamente te vas a portar con ésta, no vas a frotarla. Es bueno que de vez en cuando untéis vuestra nariz. Debéis comprarse una crema bonita, pura, que tenga un olor agradable, y con ésta untarse. Vosotros untáis vuestra cara, vuestros lados, pero a la nariz la olvidáis. Hacia ésta debéis portarse cuidadosamente. Pero una cosa os voy a decir: aquel del cual vais a comprar la crema, debe ser un hombre con una frente ancha y alta, con ojos abiertos, con cejas bellas, que esté gozoso. Solo de tal hombre podéis tomar crema para vuestra nariz. Si es alguno irritable, no toméis de él crema. Si tomáis del irritable, vais a estropear vuestra nariz. Puede que algunos no crean en esto lo que hablo, pero cuando estáis indispuestos, haced esta prueba. Pasad vuestra mano tres veces por vuestra nariz y veréis qué resultado tendréis. Portaos razonablemente con vuestra nariz y ésta se va a portar razonablemente con vosotros.

Vosotros debéis fijarse en vuestros movimientos. El hombre siempre debe procurar hacia los movimientos razonables. Nunca deis impulso a un movimiento irrazonable dentro de vosotros. Aprended a dominar vuestra mano. Alguna vez hacéis un movimiento irrazonable con vuestra mano, pero vuestra mente os dice que este movimiento no es recto. Cada movimiento vuestro debe estar precedido por vuestra mente. Primero hacéis el movimiento y luego pensáis. Esto no es recto. Vuestra mente debe estar en una posición arreglada. Cuando respiráis, no respiréis rápido, sino cadenciosamente, lentamente. En esto, ningún ruido debe oírse durante la respiración. Algunos respiran así, que todos los oyen. Esto muestra que las glándulas en ellos están fuertemente aumentadas. En consecuencia de esto la respiración no es correcta. Si la respiración del hombre es incorrecta, en el momento dado y el pensamiento no puede ser correcto.

Digo: Mantened estas reglas en vuestra mente y recordad: Nunca retengáis cualquier pensamiento en vuestra mente, nunca retengáis un sentimiento desordenado en el corazón, nunca retengáis un acto desordenado en vuestra voluntad. Cuando hacéis un tal acto, inmediatamente enderezadlo. Porque el mundo Divino no aguanta cosas anormales. Los actos malos forman hábitos malos en el hombre.

Un señor contaba su experiencia, cómo ha adquirido un hábito malo. Como alumno, él tenía a un compañero que frecuentemente guiñaba, tal hábito tenía. Él se burlaba de su compañero, pero desapercibidamente adquirió el mismo hábito. Creció, terminó escuela, llegó a ser un maestro. Cuando enseñaba a sus alumnas y alumnos, él de nuevo guiñaba, por una costumbre vieja. Un día los padres se indignaron de su comportamiento y dijeron: “Nosotros no queremos tal maestro que guiña a nuestras hijas”. Cuando se enteró de esto, él se fue a los padres para disculparse y explicó que este hábito de guiñar él lo lleva desde su infancia y no lo hace conscientemente ahora. Muchas veces se esfuerza para arreglárselas con este hábito, pero todavía no puede.

Pues y vosotros tenéis hábitos malos. Tenéis el hábito de explotar por cualquier cosa. Y cuando explotáis, decís palabras que no están a su sitio. Cada palabra es dinámica y produce cierto efecto. Pues y en la Escritura está dicho: “De toda palabra vana daréis cuenta” (Mateo 12:36 – n.d.t.). Nuestras palabras y pensamientos deben ser dinámicos en el bien. Creed que el mundo fue creado para los razonables, y no para la gente tonta. El mundo fue creado para la gente buena. El mundo fue creado para toda la gente que Dios ha determinado a algún trabajo. Toda la gente está determinada. Los que no creen, ellos tardarán en su progreso. Si hay algunos de vosotros que son infelices y quieren tener éxito en el bien, creed, enviadles buenos pensamientos. Cuando vosotros deseéis el bien a los demás hombres, y ellos desearán vuestro bien. Alegraos del conocimiento de los demás hombres y ellos se alegrarán del vuestro. Alegraos de cada cosa bonita que veáis, porque esto será un día y para vosotros. Tal es la Ley. Todo lo bueno o malo que la gente adquiere, un día esto será heredado, todos lo tendrán. Esto llegará por un camino natural. Por ejemplo, si la madre de un niño es altamente musical, el padre – un hombre bueno, este niño heredará la música de su madre y la bondad de su padre, y llegará a ser musical. Él logrará éxito en su vida sin grandes dificultades. Si la madre no es musical, por mucho que se esfuerce él no puede llegar a ser musical. Si alguien es religioso, que agradezca a su madre y a su padre. En general, todas las cosas se transmiten de la madre y del padre.

Por lo tanto, para que el pensamiento del hombre sea fuerte, esto depende de su mente; para que sea el hombre noble, esto depende de su corazón; para que sea el hombre fuerte, esto depende de su voluntad. Por lo tanto, Dios ha dado al hombre tres lugares importantes y si éste camina por los caminos de Dios, él puede ser razonable, noble y fuerte. En cualquier dirección que piense, todo lo que el hombre piensa, si no en un año, entonces en una vida él puede lograrlo.

Yo hablo de aquellas posiciones básicas que están en él. En el hombre hay muchos deseos que no son básicos. Por ejemplo, él tiene el deseo de llegar a ser un músico. ¿Sabéis cuáles son las reglas para el músico? En la música hay imágenes. Tú quieres cantar, llegar a ser un músico, ¿pero cómo debes transmitir el pensamiento en la música? En cada pensamiento hay cierta presión. Tú quieres lograr algo, ¿pero cómo vas a presentar tu pensamiento, cuando este no es musical? Para lograr algo, antes que todo tu pensamiento debe ser musical. Para esto hay un método, pero yo todavía no puedo deciros el secreto de la música. Si quiero hacer a un hombre bello, debo componer tal canción en la cual el tono “sol” tenga prioridad. Si quiero hacer a un hombre fuerte, debo crear tal canción en la cual el tono “re” tenga prioridad, en tal gama tienes que escribirla. Si quiero hacer a un hombre rico musicalmente, debo componer tal canción en la cual el tono “fa” tomará supremacía, que tenga prioridad. Si no sabes cantar el tono “fa” como se debe, siempre llevarás la pobreza a tu espalda. Toda la gente rica sabe tomar el tono “fa” correctamente.

Y así, cuando Dios sopló aliento al hombre, Él sopló a través de su nariz, diciendo: “Tú pensarás correctamente”. Porque la música no es sentimiento, sino que es pensamiento. Aquellos sentimientos que despiertan pensamiento para el logro de las cosas bellas en el mundo, éstos son música. Lo mismo se puede decir y para los pensamientos del hombre. Solo aqueos pensamientos son musicales que tienen en cuenta el logro de lo bello en el mundo. A través de la música se logran las cosas bellas en el mundo. La vida espiritual, la pura, la santa, la superior en el amor, no puede dirigir estos sentimientos superiores si en el hombre no está desarrollada la música.

La gente, recién ahora debe comenzar a estudiar música y canto. Así como ahora cantan, esto todavía no es canto. En el futuro habrá escuelas en las cuales habrá modelos del canto verdadero. Si todos los hombres manifiestan su bondad, ellos van a mejorar su canto. Delante de los ojos del hombre bueno se va a descubrir y el mundo físico, y el espiritual, y el Divino, y él lo verá todo. Yo llamo hombre bueno a aquel para quien y el mundo físico, y el angelical, y el Divino están abiertos. Si me preguntan qué hombre es amoroso, digo: Este hombre es amoroso, para quien están abiertos y los tres mundos. Lo mismo se refiere y para el hombre de la fe y de la esperanza. Si los tres mundos no están abiertos para ti, tu fe, tu esperanza y tu amor son débiles.

Y así, la primera cosa: Tendrás un amor determinado hacia Dios. Cada hombre puede sentir la voz de Dios. Y cuando llegue este tiempo, sabrá que esto le fue dicho y lo probará. Cuando el hombre sufra un fracaso grande, cuando se desespere completamente, cuando se sienta abandonado por todos, que entonces se ensimisme dentro de sí, oirá una voz silenciosa que le dice: “No temas, todo se arreglará”. Cuando oigas esta voz, verás que después de poco tiempo tu trabajo se va arreglará.

Digo: Creed en Aquel en vosotros Quien os dice que este trabajo se arreglará. – “Pero yo voy a morir. – No, tú vivirás”. – “De mi nada llegará a ser. – No, llegarás a ser algo”. Este Quien constantemente introduce en ti Amor, este es Dios. Este Quien constantemente introduce en ti fe, este es Dios. Este Quien constantemente introduce en ti esperanza, este es Dios. Este Dios habla a todos. Él ha hablado y ha ayudado a todos en el pasado, y ahora ayuda, y en el futuro ayudará. Escuchad Su voz y la cabeza no os va a doler. Vosotros no vais a lograr todo de repente, pero todo andará con alegría, y fácilmente aguantaréis las pruebas y las dificultades.

“Bendito el Señor Dios nuestro” (canción – n.d.t.).

            Secreta oración.

LAS FUERZAS POTENTES EN LA NATURALEZA

Conferencia dominical dada por el Maestro Beinsá Dunó, el 8 de octubre de 1939,

a las 10 de la mañana, en Sofía – Izgrev.

            “Padre nuestro” (oración – n.d.t.).

            “Me regocijaré” (canción – n.d.t.).

            Leeré algunos versículos del capítulo 5 del Evangelio de Mateo, del versículo 1 hasta el 17.

“El Espíritu de Dios” (canción – n.d.t.).

            Es difícil que el hombre se ocupe con la vida, puesto que no toda la vida está delante de nosotros. Una parte de esta vida ya pasó, una parte la pasamos ahora y una parte queda en el futuro. Frecuentemente la gente habla de la vida pasada, pero no han sido contemporáneos de ésta. Ellos hablan por teoría de esta vida. Nosotros hablamos del pasado por datos históricos. Qué ocurre en el presente y esto no vemos. Sobre éste sabemos por esto lo que escriben en los periódicos y en los libros. Y sobre el presente sabemos poco, en consecuencia de lo cual tenemos conocimientos escasos. Según estos conocimientos escasos nosotros queremos comprobar las cosas como no son.

En el capítulo leído Cristo describe las nueve bienaventuranzas, las nueve reglas para la vida. Muchas interpretaciones han sido dadas sobre estas bienaventuranzas, pero es difícil determinar qué significa cada una. Está dicho, por ejemplo: “Bienaventurados los pobres de espíritu”. Pero esta regla no está de acuerdo con la comprensión contemporánea de la gente. Que seas pobre de espíritu, hoy entienden que seas como aquella oveja, que cada uno te corte la lana, que cada uno te pisotee. Según la comprensión de Cristo pobre de espíritu es este, a quien cuando le pisotean los fuertes, los fuertes se vuelven suaves y él se vuelve fuerte. “¡Bienaventurados los mansos!” Manso es aquel, quien cuando le comen los lobos, el lobo viene por fin a una posición de que no puede comerlo, sus dientes se caen. Y entonces el manso se libera. Esta es una breve explicación solo a dos de las bienaventuranzas, y las demás, vosotros mismos os las explicaréis.

Y así, desde la opinión de la vida hay tres puntos de vista en total: una de las vistas es Divina, la segunda es espiritual, y la tercera es puramente física o humana. La vida presente en la cual vivimos es la humana, la física, o el mundo de la enseñanza objetiva. El mundo espiritual nosotros solo lo sentimos, y el mundo Divino solo lo pensamos. Estas son cosas distraídas. Tú tienes una sensación a la cual no puedes dar forma ninguna. Alguna vez, por ejemplo, el pintor quiere pintar el amor con el lenguaje del arte. ¿Cómo lo va a pintar? Para pintar el amor, él debe encontrar dos muchachas: una que esté enamorada y la otra que no esté enamorada, y que compare la boca de la una y de la otra. Él encontrará la boca más bella en aquella muchacha que está enamorada. El Amor ha trazado líneas bellas de la boca. Cuando hablo de la muchacha enamorada, yo comprendo a una muchacha que brilla, y no la que flamea. La muchacha que brilla, se alegra de que se ha enamorado, y la otra se lamenta de que se ha enamorado. Aquellos que conocen y comprenden el Amor se alegran que lo hayan conocido, y aquellos que no lo conocen ni comprenden se lamentan de que han pasado por Su Escuela.

Un día observo, están sentados un abuelo viejo y una abuela vieja, la abuela alrededor de los ochenta años, y el abuelo de ochenta y cinco, conversan. Delante de ellos pasan un muchacho joven y una muchacha joven. La abuela está sentada, les mira. Hace tiempo y ellos eran tan gallardos. La abuela tenía una nariz correcta, cejas delgadas, con una percepción fina dentro de sí. Y el abuelo tenía algo bonito. Ellos se dicen: “Y nosotros hace tiempo éramos tales”. La abuela mira al abuelo – nada se ha quedado de él. Se piensa ella: “¡El pobre abuelo!” Pero y ella ha perdido su juventud y belleza. El que no comprende esto, se ríe del abuelo viejo, pero y él mismo no sabe cómo ha ocurrido esto de que ha llegado a esta posición. Y su compañera no puede explicarse cómo ha ocurrido esto de que ha perdido su belleza. Ella se piensa: “Hace tiempo mi abuelo era joven, con un rostro liso, bonito, con ojos bellos que brillaban, y ahora le ha crecido barba, sus ojos no brillan, no sonríe, siempre permanece serio.” Pues y la abuela se ha vuelto seria. Y él la mira seriamente, y ella le mira seriamente. Pregunto: ¿qué es aquello que ha llegado a ser causa para que cambie su vida? La causa de esto se esconde en las condiciones malas de la vida. Cuando la mente no se encuentra en su ambiente apropiado, cuando el corazón no se encuentra en su ambiente apropiado y cuando la voluntad no se encuentra en su ambiente apropiado el hombre envejece. Él encuentra en su vida muchas contradicciones después de lo cual ya se le quitan las ganas de vivir y dice: “No vale que el hombre viva en la Tierra”.

PUBLICIDAD GOOGLE

Ahora yo me alegro de que las ciencias presentes se ocupan más con el mundo Divino que con el físico, o sea, más con la mente. La religión, pues, se ocupa más con el corazón humano. Frecuentemente los religiosos quieren convencernos que la religión es todo. En parte es así. El corazón realiza un deber excelente, una función. Él envía sangre por todo el cuerpo, solucionando una cuestión social para el cuerpo. Pero en el mundo espiritual, el corazón alimenta los pensamientos humanos y los actos humanos. Pero dar toda la importancia solo al corazón, este es un extremo.

Así que digo: Los tres mundos deben estudiarse bien. Decís que algún hombre tiene una mente excelente. ¿De dónde sabéis esto cuando no veis su mente? Decís acerca de otro que tiene un corazón excelente. ¿De dónde sabéis esto cuando no veis su corazón? Cuando dicen que el corazón de algún hombre es excelente, la gente no se refiere a aquel corazón físico que funciona dentro del hombre. Porque y los animales tienen corazón. Pero su cuerpo todavía está cubierto con pelo. Cubierto está este corazón con pelo. Y el hombre tiene todavía pelo que se ha quedado sobre su rostro. De su cabeza todavía sale pelo.

¿Cómo os imagináis vosotros el hombre futuro? La cabeza del hombre futuro no será desnuda, sino que será bellamente formada, con cierta longitud y anchura del cráneo, con determinada altura de la cabeza, con líneas bellas, con una frente bien formada. Su frente no será baja y estrecha, sino ancha y alta. En el hombre futuro estará bien planteado el orden y el arreglo, la música, el arte. En el hombre futuro estará bien planteada la memoria, la razonabilidad, la perspicacia, la buena razón. Aún cuando veáis al hombre, por su frente le conoceréis. De su frente saldrá luz.

            Cada sentimiento y cada capacidad del hombre emanan cierta cantidad de luz y calor. El enamorado, por ejemplo, emana más luz y calor que aquel que no está enamorado. Cuando os acercáis a algún hombre que está enamorado, a vosotros os es agradable, él emana calor y luz de sí. Si no está enamorado, él está frío y no os es agradable acercarse a él. Y entonces os puedo citar la situación: cuando los hielos se derriten, cuando los rio fluyen, cuando los vientos soplan, cuando las flores florecen, cuando los pajaritos cantan, en todas partes a todos les es agradable y ellos gozan. Tal cosa representa el hombre enamorado. Y lo contrario ocurre: las aguas se congelan, todo se transforma en hielo, los ríos se secan, las flores se secan, los pajaritos dejan de cantar, tormentas se enfurecen, rompen árboles y todo lo destruyen, por doquier llega obscuridad y tinieblas, el hombre está afligido. Tal es la posición de aquel que no ama. Aquel que se ha desesperado, aunque sea luminoso por fuera, el Sol brilla agradablemente, pero a él le es tenebroso y obscuro, no quiere gozar. ¿Por qué se ha desanimado este hombre?

¿Os habéis dado alguna vez cuenta de por qué el hombre se desanima? Fácilmente puede regocijarse el hombre. Imaginaos que os encontráis con un hombre que ha permanecido hambriento tres días enteros, no ha comido nada, mete la mano en su bolsillo, no encuentra nada. Él camina con cabeza agachada, desanimado. Pero a su lado pasa algún hombre maestro que sabe cómo actuar. Él le pone en uno de sus bolsillos una moneda de oro y rápidamente sigue por su camino. Cuando toca la moneda de oro en su bolsillo, el hambriento inmediatamente se alegra, su estado cambia. ¿Por qué? No solo por la moneda de oro, sino y por el buen pensamiento que ha recibido. Junto con la moneda, el hombre bueno ha enviado un pensamiento bueno que el pobre recibe.

Decís que sin dinero no se puede vivir. Estoy de acuerdo con vuestra comprensión que sin dinero no se puede, pero me refiero al dinero que ha pasado por las manos de un santo. Pero si la cuestión es de dinero que ha pasado por las manos de un criminal, digo: guardaos de su dinero, éste trae infelicidad para el hombre.

Cuando creaba el oro, Dios tenía en cuenta su predestinación específica. Él lo ha provisto como un portador de salud. Este oro tiene sentido, así tenemos que utilizarlo. Yo aconsejaría a todos aquellos que están enfermos, que lleven una moneda de oro en su bolsillo o en alguna otra parte, como talismán. De esta manera ellos pueden estar sanos. Diréis que esto es una superstición. Ninguna superstición es. El oro es un buen conductor de energías vitales en el hombre. Si en este sentido decís que sin oro no se puede, entiendo esto. Si la riqueza trae salud, ésta está a su sitio. Pero si trae enfermedades, esta riqueza no está a su lugar.

Entonces yo voy más lejos y digo: Cada pensamiento en el hombre que trae luz y da impulso, éste es un pensamiento recto; cada pensamiento que trae pesimismo, no está a su sitio. Cada sentimiento que introduce calor en el hombre y le da impulso de trabajar para Dios, está a su sitio. Cada fuerza en el hombre que le da posibilidades de manifestarse, está a su sitio.

Mucha de la gente contemporánea se desanima. ¿Por qué se desaniman? La causa de su desánimo se debe a su esperanza débil, a su fe débil y a su amor débil. Por lo tanto, para enderezarte, para animarte, tú debes enderezar en ti estas tres fuentes de las cuales sale la esperanza, la fe y el amor. ¿Dónde las encontrarás? En tu cabeza. Y se ha observado que toda aquella gente que se desanima, habitualmente toca su cabeza. Estos que están descontentos, también tocan su cabeza. Y aquellos que tienen en sí una esperanza fuerte, una fe fuerte y un amor fuerte, también así tocan su cabeza. Pero hay diferencia en el toque de los unos y en el toque de los otros. Ellos tocan de una manera diferente. Aquel que tiene fe, cuando toca su cabeza, en su rostro aparece una sonrisa agradable, él se alegra de que tenga algo en sí a lo cual puede confiar. Aquel que tiene una esperanza débil, cuando toca su cabeza, inmediatamente se vuelve tenebroso, descontento, como que si ha tocado en un bolsillo vacío. Él dice: “No hay en qué esperar”. Por eso digo: Tened amistad con gente que tiene una fe fuertemente desarrollada. Ellos son ricos, ellos son millonarios. Ellos son muy generosos. Tened amistad con gente que tiene una esperanza fuertemente desarrollada.

La esperanza se ocupa solo con un día – desde la salida del Sol hasta la puesta. La esperanza soluciona las cuestiones solo de un día, la fe soluciona las cuestiones de siglos, y el amor es una fuerza que abarca a toda la eternidad. Él abarca a toda la humanidad. Si no puedes amar a la gente, por lo menos mentalmente, tú no puedes comenzar con el amor. Si no puedes creer que un día se te darán condiciones de elevarte, tú no puedes comenzar con la fe. Tú debes creer en esto a pesar de todas las contradicciones que existen en el mundo. Y luego, tú debes tener la esperanza de que cada día hay algo que es determinado especialmente para ti. ¿Acaso no está determinado para ti qué cantidad de aire tienes que recibir? ¿Acaso no está determinado para ti qué cantidad de comida tienes que recibir? Determinado está. ¿Acaso no está determinado para ti qué cantidad de luz tienes que recibir cada día? Determinado está. ¿Acaso no está determinado para ti cada día qué cantidad de sonidos tienen que entrar en tus oídos? Determinado está. Todo esto está determinado, pero ¿quién nos contará de estas cosas? Maestros hacen falta para esto. Si tú, como pintor, no pintas, ¿cómo pintarás una imagen bella? ¿Cómo pintarás los ojos misericordiosos, los ojos de la misericordia? ¿Si vosotros os desanimáis tan fácilmente, dónde está vuestro amor hacia Dios? Antes que todo, el hombre debe tener un amor absoluto, una fe absoluta y una esperanza absoluta hacia Dios. Y entonces las dificultades van a pisotear al hombre, pero él será más fuerte, fácilmente las llevará.

Ahora el engaño de la gente está allí en que ellos buscan la salud fuera de sí. Ahora yo no os hablo de un Dios que forma contiendas entre la gente. Según yo, Dios es un Ser que armoniza todo en el mundo. A donde este Ser no hay animales carnívoros, no hay y herbívoros. Ahí no hay criminales, ni reyes, ni siervos, ni amos. Ahí todos son iguales. La igualdad reside en esto que todos son ricos. Ahí cada uno tiene más de lo que le hace falta. Todos los seres que viven a donde Dios, tienen el deseo de dar, pero nadie tiene el deseo de tomar. Ellos rodean todo el mundo y buscan a alguien a quien dar. Estos son hombres que aman a Dios. Ellos tienen amor hacia Dios. Aquellos seres que tienen fe, se van a persuadir por los ricos. Ellos dicen: “Creed que hay bienes para vosotros, hay riquezas que están determinadas para vosotros”. Aquellos pues, que tienen esperanza, se van a dar parte y dicen: “Tened esperanza en todo lo que la fe y el amor traen. Creed que todo esto es 101% cierto. Esto lo que queréis ocurrirá solo después de unas cuantas horas, hasta la noche como más tarde ocurrirá”. He aquí, aquel pagano, que se fue a Cristo para rogar por su hijo enfermo, probó esto. Cristo le dijo: “Ve, tu hijo será sanado” (Juan 4:50 – n.d.t.). Cuando se fue a su hogar, él encontró a su hijo sano y vio que esto correspondía al tiempo que Cristo dijo. Como dijo, así se cumplieron Sus palabras.

Pues, si tú no crees en aquella voz dentro de ti ¿en quién creerás? Alguna vez tú estás desesperado, pero algo profundamente en ti te dice: “No temas, este trabajo se va a arreglar, fácilmente se va a arreglar”. Tú no puedes imaginarte cómo se va a arreglar, de dónde vendrá este enderezamiento del trabajo. Imaginad que vosotros os encontráis en alguna parte donde hay treinta y cinco grados de frío bajo cero, y el agua, todo alrededor está congelado. Pasa un hombre a vuestro lado y os dice: “Después de tres horas vosotros tendréis agua”. – “¡Ah, después de tres horas! Esto es imposible. ¿De dónde se tomará esta agua?” Mientras os maravilláis cómo va a ocurrir este trabajo, veis que la temperatura sube, llega hasta veinte grados y el agua empieza a aparecer. El hielo se derrite y se convierte en agua.

Pregunto: ¿Cuál es la causa del frío? La causa del frío, esto es lo humano, el egoísmo humano. Si hoy en día existe un frío grande en la Tierra, éste se debe al egoísmo humano. Un día, cuando los hombres se armonicen por pensamientos y por sentimientos, la Tierra estará envuelta con una envoltura cálida. Entonces del Sol vendrán tales energías que incluso y el Polo Norte estará habitado. Diréis que estas son conjeturas. Sí, ahora son conjeturas, pero los científicos dicen que hace miles y millones de años los dos polos eran ecuadores. Para que se compruebe esta cosa, hacen falta cálculos matemáticos. Entonces voy a comprobaros el por qué exactamente los polos eran ecuadores y el ecuador era polos. Entonces, ha ocurrido algún movimiento razonable. Pregunto: ¿Por qué el Polo Norte está arriba, y el Sur – abajo? Porque el Polo Sur es más pesado que el Norte. Entonces la materia de la Tierra no está en todas partes igualmente pesada. Una parte de la Tierra es más pesada, y otra es más ligera, en consecuencia de lo cual el eje de la Tierra se ha inclinado a veintitrés grados. No solo el eje de la Tierra se ha inclinado, sino que se ha inclinado y el eje del hombre hacia Dios, de nuevo a veintitrés grados.

Diréis: “¿Qué relación hay entre los polos de la Tierra y los polos del hombre?” Hay cierta relación, pero por analogía vosotros no podéis hacer esta comparación. Por ejemplo, si tomáis un número estático y un número dinámico, vosotros no podéis darles ningún valor. El número estático muestra el resultado solo de un momento, y el número dinámico es un proceso incesante.

Y el amor tiene estos dos momentos: la posición estática y dinámica. Cuando alguien dice que hace tiempo amaba y ahora no ama, él se encontraba en la posición estática del amor. El amor sobreentiende una posición dinámica. Tú no puedes decir que hace tiempo amabas más y que ahora amas menos. Que se piense así, esto es un engaño. El Amor no puede cambiar. El Amor como una magna razonabilidad, él es la única realidad que nunca se divide. Por sí mismo el amor es indivisible. Por lo tanto, cada hombre debe o aceptar el Amor en Su totalidad, o negarlo totalmente. Los sufrimientos de la gente provienen de esto de que ellos no pueden aceptar el Amor en Su totalidad. Ellos lo consideran como algo peligroso y dicen que si caminan por el camino del Amor, sufrirán. Entonces la gente contemporánea que no camina por el camino del Amor, vive en gracia. Esta gente que ahora se pelea ¿tiene amor? Pues y entre los pobres y los ricos ¿hay amor? Tomad, la gente contemporánea se divide todavía en creyentes y no creyentes. Así no se determinan los hombres y no deben determinarse. La fe es una fuerza que sostiene la mente. Si la fe del hombre es débil, y su mente es débil. Si la esperanza es débil, y su corazón es débil. Si el amor del hombre es débil, y su espíritu no puede manifestarse. Por lo tanto, para que se manifieste el espíritu, él necesita de Amor. Sin esta fuerza interna el hombre no puede lograr nada.

Ahora algunos piensan que deben enamorarse de un hombre. Que te enamores de un hombre y que constantemente le sostengas delante de tus ojos, esto es ceguedad. Yo no hablo de este amor que ciega al hombre. El Amor es una fuerza que abre las mentes y los corazones de toda la gente. El que ama de esta manera, a quienquiera que encuentre, él está listo de ayudarle. Este hombre introduce una disposición del espíritu dentro de toda la gente. Habéis tenido tal experiencia ¿no? Te encuentras con un extranjero, un hombre desconocido, pero te es agradable de encontrarle. Solo una cita te es suficiente, te es agradable. Digo: La gente presente debe estudiarse, tanto a sí misma, como y a sus prójimos.

Frecuentemente la gente depilan sus cejas, quieren hacerlas finas. La cuestión no es por qué hacen esto, pero a mí me interesa el hecho de que algunos quieren tener cejas gordas, y otros – finas. La grosura de las cejas se determina y por su forma. Algunas cejas determinan al hombre como un materialista grande. Tal hombre, desde la mañana hasta la noche piensa solo en trabajos materialistas. Él dice: “Mientras estamos en la Tierra, que vivamos. Mañana, cuando muramos, todo se terminará”. Hay cejas que determinan al hombre como científico, otras – como razonable, etc. Cómo son por forma las unas y las otras, no voy a describirlo, puesto que comenzaréis a criticarse. No es solo la grosura de las cejas, pero las cejas deben tener una cierta cantidad de pelos. Los pelos son antenas por las cuales vienen voces del mundo espiritual y del Divino. La gente que tiene cejas finas, están en mayor comunicación con el mundo espiritual. Lo que ocurre en el mundo espiritual, ellos lo saben. Ellos presienten todo lo que ocurre en el mundo espiritual con decenas de años por delante. Aquella gente que tiene cejas gordas, saben lo que va a ocurrir en la Tierra. Y los unos, y los otros son clarividentes. Los unos saben lo que va a suceder en la Tierra, y los demás desde lejos previenen lo que sucede en el mundo espiritual.

Yo no quiero que a toda costa creéis en estas cosas. Hay libros, podéis leer y comprobar. Así vosotros mismos os convenceréis. Yo hablo de una verdad que he comprobado, pero hay aún por comprobar. Vosotros no debéis tomar las cosas en su sentido absoluto, que consideráis que todo lo sabéis. Una cosa debéis saber: Aquel que tiene cejas finas, que crea en su corazón: aquel que tiene cejas gordas, que crea más en su mente. Aquel que tiene cejas finas, si cree más en su mente y menos en el corazón, se va a atascar. Y si aquel que tiene cejas gordas, cree más en su corazón y menos en su mente, y él se atascará. Para que no os atasquéis, aquel que tiene cejas finas, que crea en su corazón, el que tiene cejas gordas, que crea en su mente. Así vais a intercambiar las mercancías. El que tiene cejas gordas, que intercambie su mercancía con aquel que tiene cejas finas. Y aquel que tiene cejas finas, que intercambie su mercancía con aquel que tiene cejas gordas. Las cejas gordas muestran que este hombre tiene producción en el mundo físico. El hombre con las cejas finas tiene producción en el mundo mental. Vosotros sabéis que aquel que no come mucho, adelgaza. Para recibir las cosas del mundo físico, él debe comer más.

Esta es una representación figurativa de las cosas. Diréis que el hombre gordo no está conectado con el mundo Espiritual. Estoy de acuerdo con esto. Pero según yo, el hombre espiritual se distingue con dos cualidades: él conoce las leyes de la luz y las leyes de la obscuridad. El hombre espiritual nunca se engaña. Vosotros no podéis presentarle la luz por obscuridad, y la obscuridad por luz. Esto es imposible. Un hombre que vive en el mundo divino, nunca puede engañarse en el amor. Vosotros no podéis presentarle el desamor por amor. Vosotros nunca podéis decirle que le amáis, y que en realidad no le améis. Vosotros no podéis engañarle. Aún cuando os acerquéis a él, él conoce si le amáis. Si de vosotros sale calor, vosotros le amáis. El calor más agradable del Amor, este es el calor de la Vida Eterna. Sin este calor, la vida orgánica de la Tierra no existiría. La gente que se ama debe unirse para dar un impulso. Y tanto más fuerte ha sido su amor, tan fuerte es y la vida. La larga vida depende de la intensidad del amor. Cuanto antes murieron los niños, tanto el amor de la madre y del padre era más débil. Y entonces, según la ley de la heredad, decimos: si la madre ha introducido más amor en su hijo, él va por su línea, o sea, por una línea femenina. Por lo tanto, si la madre es sana, el padre, aunque esté enfermo, el niño será sano. Este niño no está expuesto a la enfermedad del padre. Sin embargo, si el niño va por la línea de su padre, que era frío en cuanto a él, este niño está condenado a irse.

Digo: La gente muere por desamor, por poco amor. La gente se decepciona por poca fe. Y la fe es una fuerza. Verdaderamente, si el hombre no alimenta su mente con la fuerza de la fe, él no puede pensar. Pues lo precioso en el hombre, estos son sus pensamientos. Estos son una vestimenta, estos son una ropa con la cual él se viste.

Entonces, el hombre está vestido con tres tipos de ropa: el amor representa la vestimenta Divina, la fe representa la vestimenta angelical, y la esperanza representa la vestimenta humana. Yo llamo santo a cada hombre que está vestido con la ropa del amor, con la ropa de la fe y con la ropa de la esperanza. Alguien dice que es hombre. Entonces él está vestido solo con una ropa. Te hace falta una más, una ropa angelical. Cuando vistes y la ropa angelical, llegarás a ser un siervo excelente en el mundo. Un hombre que no puede servir a toda la gente, él no sabe qué cosa es la fe. Y un hombre que no está listo de amar a toda la gente, él no puede llamarse Hijo de Dios. Para que sea un Hijo de Dios, el hombre debe tener un temblor sagrado hacia todo aquello que Dios ha creado.

Ahora yo no hablo de cosas que el hombre ha creado. Yo excluyo las cosas humanas. Solo lo Divino puede ser amado. Solo en lo Divino se puede creer. Solo en lo Divino se puede esperar. A esto, a lo que en un caso dado podéis esperar, a esto, a lo que en el futuro podéis creer, y a esto, que en el futuro puede dar sentido a vuestra vida, le llamo Divino. Solo de esta manera podemos probar lo Divino. Y cuando caminamos por estos caminos nos enfrentaremos con lo Divino.

Aquel que te ama debe darte algo y que tú sientas su cariño. La gente presente se tortura, quieren que haya alguien que les ame. Para que améis a un hombre, él debe tener fe. Para que le améis, él debe tener esperanza. Y por fin, para que le améis, él debe tener cariño. Si dos personas no se aman mutuamente, ellos no pueden transmitir la fuerza del amor y entre ellos no puede ocurrir intercambio ninguno. El amor se manifiesta en dos contrariedades: el uno de los lados debe ser positivo y que dé, y el otro debe ser negativo y que reciba.

Solo de esta manera se formará movimiento en el hombre. Toda la gente que tiene este movimiento dentro de sí, tiene una cabeza bellamente formada, manos, piernas, cuerpo bellos. Todas las líneas de los ojos, de las cejas, de la nariz, de la boca, son bellas. Que ames, que creas y que tengas esperanza, esto significa que crearás un cuerpo excelente que esté apto para todos los logros hacia los cuales procuras. Para edificar este cuerpo, el hombre debe auto-negarse. Yo no comprendo esta auto-negación que asusta al hombre. Cristo ha hablado de la auto-negación, pero Él comprendía que el hombre se niegue de aquellas tonterías que han creado las desdichas de la gente. Cuando os negáis de las tonterías, recibiréis todas las cosas buenas y bonitas en todas las áreas, porque éstas os ennoblecerán. Cada cosa que introduce luz, conocimiento, paz en ti, acéptala. Cada cosa que te da riquezas, acéptala. Aceptad todas las cosas bonitas de donde quera que vengan.

Ahora el error de la gente contemporánea reside en esto, que ellos han entrado en una posición estática. Esto se debe al hecho de que ellos todavía no han nacido de agua y Espíritu. La gente presente ha nacido solo de carne, y cada uno que ha nacido de carne, a él le espera muerte. Y entonces todos aquellos ideales que ha tenido desaparecerán. Incluso la gente contemporánea observa la cuestión así. Ellos dicen: “Un día la Tierra será destruida. ¿Qué sucederá con nosotros entonces? ¿Qué quedará del hombre? Pero ellos no comprenden las leyes. La Tierra es una escuela, ésta no puede ser destruida. Cuando termine la escuela de la Tierra el hombre pasará a otra, una escuela más alta. Hay otra Tierra para la cual el hombre se está preparando. Esta es la Tierra prometida. Cuando mueren, los hombres irán a esta Tierra prometida.

Algunos esperan reencarnar y preguntan a dónde irán después de su muerte. La cuestión de la reencarnación está bien planteada en la filosofía hindú, y los que se interesen pueden leer sobre la cuestión del karma. Ellos plantean bien la cuestión del karma. Cuando se encuentren delante de algo que no puedan explicar, ellos dicen: “Karma es esto”. El karma no explica nada. El karma es un resultado del amor no bien aplicado y utilizado. El karma es un resultado de la fe no bien utilizada. El karma es un resultado de la esperanza no bien utilizada. Entonces, si la vida que ha salido del amor, no está bien utilizada, da un resultado al que los hindúes le llaman “karma”. Un pensamiento que no es utilizado como se debe, y éste forma karma. Si y la voluntad humana no ha actuado como se debe, también forma karma. Y entonces en una vida se amontonan todas las desgracias sobre tu cabeza. Tú dices: “¿Por qué el Señor creó el mundo así?” Cuando te encuentres en esta situación, dirás: “Este mundo, yo lo creé así”.

Voy a transmitiros un ejemplo. Un búlgaro joven seguía en el extranjero, en alguna parte en Occidente, donde estudiaba música y algunas disciplinas filosóficas.  Cuando regresó a Bulgaria él se acomodó como maestro de las hijas ricas de Varna, de música y baile. Sin embargo ente los padres de estas muchachas apareció algún descontento de él y ellos le negaron enseñar a sus hijas. Él se quedó sin trabajo y se encontró en grandes dificultades. En un tiempo él se encontró con un sacerdote conocido en la ciudad, que le invitó a su hogar de visita. Le preguntó por qué no estaba trabajando. – “Apareció alguna disputa entre los padres de las hijas ricas y ellos me negaron, no querían más que les enseñase”. El sacerdote le recibió bien, le alimentó, y al salir de su hogar le dio un medjidie turco (una moneda turca – n.d.t.), diciéndole: “Cuando te encuentres en necesidad, siempre puedes venir a mí”. El señor joven agradeció mucho al sacerdote y le dijo: “Tú me invitaste justo a tiempo. Tres días no había comido y ahora sacié mi hambre”. El sacerdote le dijo: “Estate tranquilo, tú te acomodarás en un trabajo”. Y verdaderamente, no pasaron ni 4-5 meses, él fue llamado a un oficio como secretario principal del director de las villas de Varna. En este tiempo culpan al sacerdote por rebelión, de que se comunicaba con los moscovitas, e inmediatamente se fueron a su hogar, sellaron todos sus libros, recogieron sus cartas y las llevaron a la institución, donde el búlgaro joven era secretario. Cuando buscaban a algún hombre para leer las cartas, llegaron finalmente a este secretario. Él tomó las cartas e inmediatamente comprendió que la cuestión se refería al sacerdote que le prestó una ayuda tan grande en los días difíciles de su vida. Él escondió y quemó todas aquellas cartas que podían introducir duda, y dice al director: “No hay nada sospechoso en este hombre. Él es muy bueno”. Después de esto encuentra al sacerdote y le dice: “La comida y el medjidie que me diste, salvaron tu vida”. Verdaderamente, si el sacerdote no se hubiera portado cuidadosamente con el hombre joven y si hubiera dicho que no hay por qué ocuparse con él, con este hombre que enseñaba bailes y que no es religioso, su cabeza se hubiera ido.

Así que digo: Nosotros debemos ser en la vida un poco más realistas. Ahora debemos llegar a las siguientes reglas. Cuando os levantáis por la mañana y no estáis bien dispuestos, tenéis un estado de ánimo pesimista, no cedáis a vuestro estado, sino coged vuestra nariz con los dos dedos, pasad una línea por su longitud y decíos: “Bella eres tú, basta tu mente para hacer algo”. Luego acaricia tu nariz y con la otra mano. Tú estás sentado y estás indispuesto, te preguntas qué hacer y empiezas a golpear tu cabeza. Dices: “No tengo tiempo de ocuparme con mi nariz”. Con tu nariz no tienes tiempo de ocuparte, pero tienes tiempo de golpear tu cabeza. ¿Qué es mejor: acariciar tu nariz o golpear tu cabeza en la pared? Después de pasar tu mano 2-3 veces por encima de tu nariz, algo te iluminará. Pues es que tú estás pasando el aliento Divino por tu nariz. La razonabilidad Divina ha pasado por tu nariz. Tú vas a mantener tu nariz constantemente en una posición arreglada. Ésta es de una posición alta. Cuidadosamente te vas a portar con ésta, no vas a frotarla. Es bueno que de vez en cuando untéis vuestra nariz. Debéis comprarse una crema bonita, pura, que tenga un olor agradable, y con ésta untarse. Vosotros untáis vuestra cara, vuestros lados, pero a la nariz la olvidáis. Hacia ésta debéis portarse cuidadosamente. Pero una cosa os voy a decir: aquel del cual vais a comprar la crema, debe ser un hombre con una frente ancha y alta, con ojos abiertos, con cejas bellas, que esté gozoso. Solo de tal hombre podéis tomar crema para vuestra nariz. Si es alguno irritable, no toméis de él crema. Si tomáis del irritable, vais a estropear vuestra nariz. Puede que algunos no crean en esto lo que hablo, pero cuando estáis indispuestos, haced esta prueba. Pasad vuestra mano tres veces por vuestra nariz y veréis qué resultado tendréis. Portaos razonablemente con vuestra nariz y ésta se va a portar razonablemente con vosotros.

Vosotros debéis fijarse en vuestros movimientos. El hombre siempre debe procurar hacia los movimientos razonables. Nunca deis impulso a un movimiento irrazonable dentro de vosotros. Aprended a dominar vuestra mano. Alguna vez hacéis un movimiento irrazonable con vuestra mano, pero vuestra mente os dice que este movimiento no es recto. Cada movimiento vuestro debe estar precedido por vuestra mente. Primero hacéis el movimiento y luego pensáis. Esto no es recto. Vuestra mente debe estar en una posición arreglada. Cuando respiráis, no respiréis rápido, sino cadenciosamente, lentamente. En esto, ningún ruido debe oírse durante la respiración. Algunos respiran así, que todos los oyen. Esto muestra que las glándulas en ellos están fuertemente aumentadas. En consecuencia de esto la respiración no es correcta. Si la respiración del hombre es incorrecta, en el momento dado y el pensamiento no puede ser correcto.

Digo: Mantened estas reglas en vuestra mente y recordad: Nunca retengáis cualquier pensamiento en vuestra mente, nunca retengáis un sentimiento desordenado en el corazón, nunca retengáis un acto desordenado en vuestra voluntad. Cuando hacéis un tal acto, inmediatamente enderezadlo. Porque el mundo Divino no aguanta cosas anormales. Los actos malos forman hábitos malos en el hombre.

Un señor contaba su experiencia, cómo ha adquirido un hábito malo. Como alumno, él tenía a un compañero que frecuentemente guiñaba, tal hábito tenía. Él se burlaba de su compañero, pero desapercibidamente adquirió el mismo hábito. Creció, terminó escuela, llegó a ser un maestro. Cuando enseñaba a sus alumnas y alumnos, él de nuevo guiñaba, por una costumbre vieja. Un día los padres se indignaron de su comportamiento y dijeron: “Nosotros no queremos tal maestro que guiña a nuestras hijas”. Cuando se enteró de esto, él se fue a los padres para disculparse y explicó que este hábito de guiñar él lo lleva desde su infancia y no lo hace conscientemente ahora. Muchas veces se esfuerza para arreglárselas con este hábito, pero todavía no puede.

Pues y vosotros tenéis hábitos malos. Tenéis el hábito de explotar por cualquier cosa. Y cuando explotáis, decís palabras que no están a su sitio. Cada palabra es dinámica y produce cierto efecto. Pues y en la Escritura está dicho: “De toda palabra vana daréis cuenta” (Mateo 12:36 – n.d.t.). Nuestras palabras y pensamientos deben ser dinámicos en el bien. Creed que el mundo fue creado para los razonables, y no para la gente tonta. El mundo fue creado para la gente buena. El mundo fue creado para toda la gente que Dios ha determinado a algún trabajo. Toda la gente está determinada. Los que no creen, ellos tardarán en su progreso. Si hay algunos de vosotros que son infelices y quieren tener éxito en el bien, creed, enviadles buenos pensamientos. Cuando vosotros deseéis el bien a los demás hombres, y ellos desearán vuestro bien. Alegraos del conocimiento de los demás hombres y ellos se alegrarán del vuestro. Alegraos de cada cosa bonita que veáis, porque esto será un día y para vosotros. Tal es la Ley. Todo lo bueno o malo que la gente adquiere, un día esto será heredado, todos lo tendrán. Esto llegará por un camino natural. Por ejemplo, si la madre de un niño es altamente musical, el padre – un hombre bueno, este niño heredará la música de su madre y la bondad de su padre, y llegará a ser musical. Él logrará éxito en su vida sin grandes dificultades. Si la madre no es musical, por mucho que se esfuerce él no puede llegar a ser musical. Si alguien es religioso, que agradezca a su madre y a su padre. En general, todas las cosas se transmiten de la madre y del padre.

Por lo tanto, para que el pensamiento del hombre sea fuerte, esto depende de su mente; para que sea el hombre noble, esto depende de su corazón; para que sea el hombre fuerte, esto depende de su voluntad. Por lo tanto, Dios ha dado al hombre tres lugares importantes y si éste camina por los caminos de Dios, él puede ser razonable, noble y fuerte. En cualquier dirección que piense, todo lo que el hombre piensa, si no en un año, entonces en una vida él puede lograrlo.

Yo hablo de aquellas posiciones básicas que están en él. En el hombre hay muchos deseos que no son básicos. Por ejemplo, él tiene el deseo de llegar a ser un músico. ¿Sabéis cuáles son las reglas para el músico? En la música hay imágenes. Tú quieres cantar, llegar a ser un músico, ¿pero cómo debes transmitir el pensamiento en la música? En cada pensamiento hay cierta presión. Tú quieres lograr algo, ¿pero cómo vas a presentar tu pensamiento, cuando este no es musical? Para lograr algo, antes que todo tu pensamiento debe ser musical. Para esto hay un método, pero yo todavía no puedo deciros el secreto de la música. Si quiero hacer a un hombre bello, debo componer tal canción en la cual el tono “sol” tenga prioridad. Si quiero hacer a un hombre fuerte, debo crear tal canción en la cual el tono “re” tenga prioridad, en tal gama tienes que escribirla. Si quiero hacer a un hombre rico musicalmente, debo componer tal canción en la cual el tono “fa” tomará supremacía, que tenga prioridad. Si no sabes cantar el tono “fa” como se debe, siempre llevarás la pobreza a tu espalda. Toda la gente rica sabe tomar el tono “fa” correctamente.

Y así, cuando Dios sopló aliento al hombre, Él sopló a través de su nariz, diciendo: “Tú pensarás correctamente”. Porque la música no es sentimiento, sino que es pensamiento. Aquellos sentimientos que despiertan pensamiento para el logro de las cosas bellas en el mundo, éstos son música. Lo mismo se puede decir y para los pensamientos del hombre. Solo aqueos pensamientos son musicales que tienen en cuenta el logro de lo bello en el mundo. A través de la música se logran las cosas bellas en el mundo. La vida espiritual, la pura, la santa, la superior en el amor, no puede dirigir estos sentimientos superiores si en el hombre no está desarrollada la música.

La gente, recién ahora debe comenzar a estudiar música y canto. Así como ahora cantan, esto todavía no es canto. En el futuro habrá escuelas en las cuales habrá modelos del canto verdadero. Si todos los hombres manifiestan su bondad, ellos van a mejorar su canto. Delante de los ojos del hombre bueno se va a descubrir y el mundo físico, y el espiritual, y el Divino, y él lo verá todo. Yo llamo hombre bueno a aquel para quien y el mundo físico, y el angelical, y el Divino están abiertos. Si me preguntan qué hombre es amoroso, digo: Este hombre es amoroso, para quien están abiertos y los tres mundos. Lo mismo se refiere y para el hombre de la fe y de la esperanza. Si los tres mundos no están abiertos para ti, tu fe, tu esperanza y tu amor son débiles.

Y así, la primera cosa: Tendrás un amor determinado hacia Dios. Cada hombre puede sentir la voz de Dios. Y cuando llegue este tiempo, sabrá que esto le fue dicho y lo probará. Cuando el hombre sufra un fracaso grande, cuando se desespere completamente, cuando se sienta abandonado por todos, que entonces se ensimisme dentro de sí, oirá una voz silenciosa que le dice: “No temas, todo se arreglará”. Cuando oigas esta voz, verás que después de poco tiempo tu trabajo se va arreglará.

Digo: Creed en Aquel en vosotros Quien os dice que este trabajo se arreglará. – “Pero yo voy a morir. – No, tú vivirás”. – “De mi nada llegará a ser. – No, llegarás a ser algo”. Este Quien constantemente introduce en ti Amor, este es Dios. Este Quien constantemente introduce en ti fe, este es Dios. Este Quien constantemente introduce en ti esperanza, este es Dios. Este Dios habla a todos. Él ha hablado y ha ayudado a todos en el pasado, y ahora ayuda, y en el futuro ayudará. Escuchad Su voz y la cabeza no os va a doler. Vosotros no vais a lograr todo de repente, pero todo andará con alegría, y fácilmente aguantaréis las pruebas y las dificultades.

“Bendito el Señor Dios nuestro” (canción – n.d.t.).

            Secreta oración.

 

Las Fuerzas potentes en la naturaleza

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend