Los peligros de automedicarse

Kikio
Kikio

Para muchos es una práctica común. Sin embargo, los peligros a los que te expones si tomas medicamentos sin supervisión médica son reales y pueden empeorar tu condición de salud en lugar de sanarte.

Con frecuencia, muchos de nosotros optamos por la alternativa de automedicarnos cuando padecemos alguna dolencia de salud que consideramos leve. Pero no debemos olvidar que toda la gama de medicamentos que están a nuestro alcance, llevan tras de sí una investigación por parte de los laboratorios que los han creado.

Es importante seguir las recomendaciones de un médico para garantizar que la enfermedad o padecimiento que nos aqueja se solucione mediante los medicamentos que nos prescriba.

A continuación, enlistaremos algunos de los riesgos más comunes a los que te expones, cuando decides automedicarte. Específicamente, los peligros relacionados a consumir sin supervisión médica, antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios.

2–ID150309 - hermandadblanca.org

Consumo de antibióticos sin supervisión médica

Los antibióticos se utilizan para controlar enfermedades de origen bacterial o viral. El problema de consumirlos sin receta médica es que muchos de ellos pueden tener efectos secundarios indeseables.

El resfriado común, dolencias gastrointestinales, dolor de oídos o infecciones urinarias son quizás los padecimientos en los que mayormente las personas deciden automedicarse. Pensar que la dolencia o enfermedad no es grave o se encuentra en su etapa inicial no debe ser justificación para omitir la visita al médico.

En algunos países de Europa y América, los antibióticos de fuerte espectro son controlados y solo se venden bajo recete médica. Sin embargo, los de espectro simple se pueden adquirir de forma libre. Los riesgos de consumir antibióticos sin supervisión de un profesional de la salud sin duda son graves, aunque aparentemente no percibamos ningún problema o consecuencia.

Para comenzar, imaginemos que te aqueja una dolencia gastrointestinal. Decides medicarte con un antibiótico, pero existe la posibilidad que tu padecimiento no sea de origen bacteriano. Quizá estás presentando un cuadro de gastritis por úlcera consecuencia de una dieta rica en grasas.

Al momento de consumir medicamentos específicos sin tener la certeza del origen de la enfermedad, no sólo no estrás solucionando el problema. Además podrías estar debilitando tu sistema inmunológico, agrediendo directamente tu flora gástrica, todo sin contar los efectos secundarios que pueda generar el medicamento cuando se usa sin supervisión.

Woman suffering neck ache in an uncomfortable bed - hermandadblanca.org

Cuando sentimos dolor, recurrimos a los analgésicos.

Los analgésicos, se utilizan para ayudar a disminuir o para corregir dolores derivados de algún padecimiento o lesión.

Consumirlos sin control médico, conlleva el riesgo de mitigar por un tiempo el dolor pero sin corregir lo que lo causa.

El consumo de analgésicos sin control médico presenta riesgos para la salud muy específicos. Uno de ellos es le respuesta natural del organismo. Nos referimos a un fenómeno llamado “resistencia a la sustancia activa”. Concretamente, se entiende como la capacidad del cuerpo para acostumbrarse a determinada sustancia. Es muy común que los pacientes aseguren que con el uso continuo los analgésicos pierden su efectividad.

En realidad no la pierden. Se trata de una respuesta orgánica natural ante la ingesta de un medicamento que se consume largo tiempo. Además, el punto medular del peligro de automedicarse en este caso radica en atacar la consecuencia, más no la causa de la dolencia.

Sólo un médico puede determinar certeramente qué está causando el dolor que manifiesta el paciente. De ese modo, podrá prescribir el o los medicamentos adecuados para solucionar el problema o lesión y por ende el dolor relacionado.

4–ID150309 - hermandadblanca.org

La supervisión médica es indispensable

Los antiinflamatorios, son otro tipo de medicamento que la gente consume sin control médico.

Generalmente relacionados con lesiones deportivas o malestares propios de la edad avanzada, los antiinflamatorios también pueden perjudicar nuestra salud si los consumimos sin control profesional.

Las consecuencias y riesgos relacionados al consumo sin control de medicamentos que combaten problemas de inflamación, ya sea articulares o musculares, también son dignos de tomarse en cuenta.

Si tomas antiinflamatorios sin supervisión médica, con seguridad corregirás lo más evidente del problema. Sin embargo, existe la posibilidad de que la inflamación que presentas tenga un origen más complejo. Por ejemplo, si tienen inflamación en las rodillas podrías pensar que se debe a que has realizado mucho ejercicio últimamente. Pero dicha inflamación puede tener un origen distinto, como un mal funcionamiento del sistema renal, problemas de circulación e incluso mala postura o el uso de calzado inadecuado para tus actividades.

Como podrás ver, consumir un antiinflamatorio sin tener la certeza de qué está causando la inflamación, solucionará sólo lo evidente, más no corregirá lo que la provoca. Y no atender el origen real puede significar no detectarlo a tiempo para aplicar el tratamiento correcto para sanarlo.

 

Recuerda que detrás de las fórmulas de todos los medicamentos, existe un protocolo de investigación específico. Son tantos y tan variados, justamente porque la ciencia moderna ha determinado que existe una sustancia o componente concreto para cada padecimiento.

Automedicarse es una decisión riesgosa. No dudes en visitar a tu médico ante cualquier dolencia o enfermedad que presentes. Siempre será mejor que no escatimes en ello.

 

AUTOR: Kikio, redactora en la gran familia hermandadblanca.org

Para saber más:

Bruce Lipton: Los pensamientos curan más que los medicamentos

Los Medicamentos pueden Curar o causar cualquier Enfermedad

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx