Home » Mensajes del Cielo » Maestros Ascendidos » Morya » El Morya ~ Transformando la agresión en conciencia de sí mismos – Parte 1

El Morya ~ Transformando la agresión en conciencia de sí mismos – Parte 1

20171120 carolina396 id135269 pexels photo 415380 - El Morya ~ Transformando la agresión en conciencia de sí mismo - Parte 1 - hermandadblanca.org

Canalizado por Linda Dillon, 9 de noviembre de 2017

Suzanne Maresca: Anfitriona

[Meditación de 8:00 a 15:20 hs]

¿Cómo hace esa agresión, esa rabia, esa ira, esa cólera, esa creencia de que uno tiene derecho a agraviar a otro, cómo se traslada eso a la conciencia de sí mismo, tanto en lo individual como en lo colectivo?

Bienamados, si han logrado borrar por completo, si han erradicado este rasgo, esta agresión, entonces lo que les pido es monumental, así que no lo digo de manera casual: “Les pido que envíen amor, que se abracen, que sanan esa agresión a nivel colectivo”.

 

El Morya: Saludos, soy El Morya.

PUBLICIDAD GOOGLE

Suzi: Bienvenido.

El Morya: Bienvenidos a cada uno de ustedes, mis hermanos, mis hermanas, mis aliados, mis estudiantes. Y sí, vengo como maestro, como iniciador, como guardián, como activador porque ustedes son los Agentes del Cambio.

Y el cambio de la energía, la atmósfera, el comportamiento, el nivel de conciencia – tanto dentro de ustedes como en este planeta – es muy crítico en este momento, porque están en ese punto de inflexión y, podría decir, están activamente en el punto de inflexión. Así que no es que se estén acercando. No es que estén al borde de ello. Están en el medio y, por supuesto, por eso también están experimentando externamente tal caos.

Están en medio del punto de inflexión.

Ahora es importante, queridos amigos míos, que no internalicen, no materialicen en ustedes mismos, en su vida ni en su entorno, ninguna de estas conductas equivocadas y caóticas. Y por eso he pedido venir y hablar con ustedes hoy.

No les estoy preguntando, ni siquiera de la manera más leve -ni tampoco lo hacen Saint Germain ni Kuthumi- ni les sugiero que se retiren con nosotros a las montañas del Tíbet. ¡Su lugar está exactamente dónde están!

Pero eso no significa que nos hayamos retirado nosotros al Tíbet, o que estemos aislados de su experiencia. En todo el sentido de la palabra, yo trabajo con todos y cada uno de ustedes – y trabajo en nombre, sí, de la Gran Hermandad Blanca, del Concilio de Amor – para ayudar en este cambio de expresión y comportamiento humano, y para traer mayor conciencia no sólo a su entendimiento sino a la encarnación de su despertar espiritual.

Es tiempo desarrollo y activación del plan de la Madre Divina.

Ahora notarán… Déjenme comenzar con un prólogo. Este es el tiempo del desarrollo y activación – plena activación – del Plan de nuestra querida Madre Divina. Y en forma energética y literalmente, ha sido también el tiempo del anclaje y florecimiento de la Divina Energía Femenina, encarnada y resucitada en este hermoso planeta de GQi’ anna.

Y el elemento del Divino Femenino ha sido reprimido y suprimido por mucho, mucho tiempo, y ustedes lo están experimentando en su propio ser, en su propio corazón, en sus propias vidas. Y, por cierto, ahora están haciendo un trabajo espectacular. Y esto se ha puesto de manifiesto también en su aceptación y en el abrazo de todas las olas del Tsunami de Amor de nuestra Madre.

Así que esto va por buen camino. Y en su ser, están sintiendo el amor y la nutrición y los jugos creativos de cómo esto se siente, se ve y se experimenta dentro de su ser sagrado y en sus acciones diarias, su existencia momento a momento en este planeta. Y eso no sólo es deseable y bueno, sino necesario para el reequilibrio.

El equilibrio es necesario.

Pero también quiero hablarles del Divino Masculino también porque existe este sistema de creencias, se puede decir, que nace de la energía incompleta e incomprendida del Divino Masculino porque lo que han experimentado hasta ahora en el planeta, con toda esta agresión, no es la energía del Padre Divino masculino/hermano/abuelo. Es una aberración que se ha construido de ego y falsas armazones y falsos paradigmas de los que les hemos hablado extensamente.

20171120 carolina396 id135269 pexels photo - El Morya ~ Transformando la agresión en conciencia de sí mismos - Parte 1 - hermandadblanca.org

Pero sería completamente falso e incorrecto decir que lo que ha existido durante miles y miles de años en este planeta es un reflejo del Divino Masculino. No lo es. La verdadera energía del Divino Masculino, de la sabiduría y la acción y la habilidad de insertar inspiración y pensamiento creativo, ha estado muy ausente.

Sí, como ha dicho nuestra querida Suzanne, los destellos de inspiración y conocimiento de la Madre/Padre/Uno y el yo sagrado – esta Divina Trinidad de Ti/Madre/Padre – ciertamente ha ocurrido. Pero los constructos, la formulación, la estructura de las religiones, políticas, e instituciones de su sociedad no ha sido un reflejo de ese equilibrio infinito, de ese flujo y reflujo, de ese infinito signo de infinidad del Divino Masculino y Divino Femenino. No está ahí.

PUBLICIDAD GOOGLE

El Divino Femenino y el Masculino están en desequilibrio.

Y además, debido a esta agresión que ha alcanzado nuevas alturas en todo el planeta, hay una gran tendencia a rehuir no sólo de lo que ustedes conocen que son los comportamientos aberrantes, sistemas de creencias de lo masculino, sino de su Divino Masculino.

Pero ahora ¡no quiero que te pierdan un ingrediente clave para hornear su yo sagrado! ¿Han experimentado mayor atención para anclarse plenamente en lo Divino Femenino dentro de ustedes? Sí. Y eso ha sido una parte muy importante de este proceso – pero también lo es el anclarse en equilibrio y medida del Divino Masculino.

Declaren su autoridad Divina.

Cuando declaran su Autoridad Divina, o su alineación con el corazón y la mente y la voluntad del Uno, están en equilibrio y plena integración -no en la separación- sino en la fluidez, el flujo y reflujo, no sólo como algo necesario sino como deseable en cada partícula de su ser. Ya sea una célula o una danza o una acción o un edificio de una Ciudad de Luz, este equilibrio es necesario.

Ahora, mi especialidad, lo llaman así en su planeta – ¡me encanta!- es ayudar a los seres a pasar de la agresión, de la negación real de su ser genuino, a la plenitud de la conciencia de “quién eres realmente”. Y en eso está la aceptación – el siguiente paso es la aceptación de tu despertar espiritual, de cuerpo completo, espiritual en forma. Y tú estás en ese proceso ahora mismo. No es una meta lejana. Es lo que estás haciendo ahora mismo.

Pasar de la agresión a la conciencia.

¿Cómo -y por eso me dirijo también a ustedes- cómo hace esa agresión, esa rabia, esa ira, esa cólera, esa creencia de que uno tiene derecho a agraviar a otro, cómo se traslada eso a la conciencia de sí mismo, tanto en lo individual como en lo colectivo?

Muchos de ustedes, sí, ciertamente han hecho su trabajo -y no estoy tratando de disminuir lo que han hecho-, pero ese proceso de pasar de lo que llamamos “agresión” a la autoconciencia es el amor y el abrazo y la construcción de la paz con esa energía. Intentar ignorarlo, sucumbirlo, suprimirlo o reprimirlo, nunca funcionará.

Y ustedes me dicen: “Pero Señor, yo he trabajado con mi ira y mi temor y lo he dejado ir”.

Bien, queridos, yo sugeriría que para muchos de ustedes que eso no es del todo cierto, que ciertamente lo han reprimido porque es muy feo- y no quieren sentir que son así- y han dicho: “No. No quiero ver esto. Iré al lado de la luz. Iré al lado de la Madre Divina e ignoraré esa histórica y bien arraigada agresión e ignoraré esa parte de mí”.

No ignores tu agresión, toma conciencia, despierta.

Así que, para algunos de ustedes, para muchos de ustedes y para la mayoría de la raza humana, todavía hay que abrazar -no activar; eso no es lo que estoy sugiriendo; aún no es momento de darle fuerza plena- pero tiene que haber un reconocimiento y abrazo y, sí, esa infame palabra, “sanar” estos viejos atributos de la humanidad.

Y, queridos, si han borrado completamente, si han erradicado este rasgo, esta agresión, entonces lo que les pido es monumental, así que no lo digo de manera casual:“Les pido que envíen el amor, que se abracen, que curen esa agresión a nivel colectivo”.

 

TRADUCTORA: Carolina, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca

FUENTE: Linda Dillon. (2017). El Morya ~ Transforming Aggression into Self Awareness. 18/11/2017, de Love Has Won Sitio web: www.lovehaswon.com

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Carolina Cobelli (Redactora GHB)
Un comentario
  1. User comments
    Nicolas Ruben Fino

    Gracias Maestro El Morya !!! por tus palabras sabias !!!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend