Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Relaciones Sentimentales » Relaciones abiertas ¿Qué son realmente?

Relaciones abiertas ¿Qué son realmente?

20171119 kikio327154 id135200 imagen 1 - hermandadblanca.org

Las relaciones abiertas son un tema cada día más común en todo el mundo

Bienvenidos a otro artículo más, queridos integrantes de la gran comunidad de Hermandad Blanca. Hoy vengo a ustedes con un tema que en particular ha comenzado a inquietar a varios der mis conocidos, pacientes y colegas, me refiero a las relaciones abiertas.

Aunque muchos de nosotros todavía nos espantemos con este concepto que parece tan moderno e incomprensible, la realidad es que cada día más parejas en el mundo están optando por una dinámica así en sus relaciones. Y es que el mundo está cambiando mucho y cada vez las personas quieren experimentar más situaciones  y ver menos restringidas sus libertades.

¿Son las relaciones abiertas buenas o malas?

Ni lo uno ni lo otro. Las relaciones abiertas simplemente son un modelo distinto de la monogamia, que es la forma de relacionarnos en pareja a la que estamos más acostumbrados. No es que existan modelos “naturales” o que la monogamia sea por antonomasia la forma correcta de llevar nuestras relaciones sentimentales.

Por el contrario, la monogamia, aunque consigue que se eviten varios problemas sociales y personales, al mismo tiempo genera otros. Al igual que el poliamor y que las relaciones abiertas. Cada uno de estos modelos es distinto, ni mejor ni peor, y así  mismo, como cada persona es distinta y libre, debería poder elegir el que mejor le acomode. Sea la monogamia, la poliandria, la bigamia, la anarquía relacional,  la asexualidad, la agamia, etc. Siempre y cuando claro, no afecte de ningún modo a terceros.

20171119 kikio327154 id135200 imagen 2 - hermandadblanca.org

Tener una “relación abierta” significa que estamos haciendo algo distinto a la monogamia

¿Qué es una relación abierta?

El mismo nombre, nos indica que una relación abierta tiene muchas posibilidades. En realidad, lo único que puede decirse de manera completamente generalizada de las relaciones abiertas es que no son monógamas. Todos los demás aspectos pueden cambiar de una u otra  manera dependiendo de los integrantes de la relación. Pero en una aproximación muy amplia de lo que a mí como especialista en relaciones humanas y psicología me ha tocado ver, puedo decir que la mayoría de las relaciones abiertas implican a dos personas que no tienen una monogamia sexual estricta pero que acuerdan una cierta jerarquía emocional que ningún tercero debe desequilibrar.

Las relaciones abiertas son como un contrato en blanco en el que los integrantes anotan sus propias clausulas, en lugar de utilizar el contrato prediseñado de la monogamia. Esto hace que la relación abierta de una pareja pueda ser muy diferente a la relación abierta de otra. Eso sí, son esquemas muy flexibles y que tienden a modificarse con el tiempo.

¿Es difícil tener una relación abierta?

Es exactamente igual de difícil que ser monógamo, homosexual, poliamoroso o pansexual.  Cada persona decidirá de qué manera relacionarse sentimentalmente con otras, qué cosas le atraen y cuáles no, qué está dispuesta a sacrificar y qué no, y en base a eso, tendrá retos particulares y dificultades específicas que enfrentar.

PUBLICIDAD GOOGLE

Las relaciones abiertas pueden no incluir la dificultad principal de la monogamia, que es el imperativo de mantener fidelidad sexual, pero acarrean otro tipo de problemas.  Sin ánimo de ser pesimista, más bien de ser objetiva, puedo decir que ningún esquema de relaciones puede ser mejor que los demás en cuanto a que todos implican una buena serie de dificultades. El lado amable de la moneda es que son precisamente las dificultades y los retos lo que nos hacen crecer como personas.

20171119 kikio327154 id135200 imagen 3 - hermandadblanca.org

Las relaciones abiertas tienen sus propias ventajas y desventajas

¿Cuáles son las dificultades características de tener una relación abierta?

En primer lugar, es necesario que consideremos que, por muy racionales que queramos ser, somos seres humanos que a veces no podemos controlar del todo las emociones. Si en la monogamia aparecen los celos con frecuencia, no hay absolutamente ninguna razón para esperar que en una relación abierta no aparezcan. La diferencia es que en una relación abierta, por lo general se elije manejar los celos y la envidia a partir de la razón y la comunicación. Al final, esta elección tampoco es ninguna garantía de que las cosas van a funcionar, al igual que en la monogamia los votos de fidelidad no son ninguna garantía de que la pareja en efecto permanecerá fiel.

Por otra parte, si la monogamia no es precisamente estable, las relaciones abiertas lo son aún menos. Siempre existe la posibilidad de que la apertura sexual desemboque en un enamoramiento o en la decisión de un cambio de pareja o de vida. Sin embargo, bajo la premisa de que se busca la felicidad del individuo por encima de la institución de la posesión, este es un  riesgo que muchas personas están dispuestas a correr.

En tercer lugar, no podemos dejar de lado el tabú social que las relaciones que divergen de la monogamia aún provocan. Muchas personas tienen relaciones abiertas pero no pueden expresarlo libremente al mundo ya que eso les traería problemas familiares y hasta laborales. Por lo tanto, sí puede decirse que una de las ventajas de las relaciones abiertas es que, por irónico que suene, no pueden ser tan abiertas en cuanto a que todo el mundo lo sepa. Hay incluso una posibilidad real de tener problemas legales con la custodia en el caso de las parejas que tengan hijos, si el estado determina que una “relación abierta de los padres” no es saludable para niño.

Por último, y aunque las relaciones abiertas no limitan sus áreas de oportunidad a las que acabamos de enumerar, mencionaremos que cuando existe una apertura sexual explicita con terceros, también puede aumentar el riesgo de contraer una enfermedad venérea. Aunque muchos expertos aseguran que en el marco de las relaciones abiertas, las personas tienden a adquirir un sentido de responsabilidad adicional sobre su salud y su cuerpo. Aquí estamos hablando entonces, de un factor de riesgo que en teoría debería de eliminarse por completo si la relación se da entre dos personas maduras y responsables.

¿Cuáles son las ventajas de tener una relación abierta?

20171119 kikio327154 id135200 imagen 4 - hermandadblanca.org

Muchas personas logran tener relaciones abiertas con éxito

La principal ventaja de tener una relación abierta, es que la pareja no tiene que acatarse obligatoriamente a las cláusulas de un contrato de relación que determinaron otras personas. Nos guste o no, y por muy popular que sea la monogamia, realmente llegamos a la edad adulta pensando de que es la manera correcta de hacer las cosas porque así nos lo han enseñado, más que por habernos convencido por nosotros mismos.

En una relación abierta, dos personas se sientan a dialogar, a hablar de lo que quieren, de lo que no quieren, de lo que están dispuestas a ceder, de lo que no y de lo que esperan la una de la otra. Aunque si elimináramos el término de la apertura sexual,  este escenario también debería de ser el ideal en la monogamia o en cualquier otro tipo de esquema relacional.

En lo referente a compartirnos sexualmente con otras personas, existe la ventaja de que hay una ventana abierta para la exploración de otras facetas de nuestra sexualidad con otras personas, lo cual puede ser sumamente enriquecedor. Las relaciones abiertas en términos de verdadera igualdad, también tienden a contravenir los esquemas de relaciones machistas, en cuanto a que equiparan la libertad sexual de ambos integrantes y automáticamente, ambos comienzan a verse más “iguales” en todos los demás aspectos. Por eso puede decirse que al menos en ese aspecto, algunas relaciones abiertas resultan más favorecedoras para la mujer que la monogamia tradicional.

Pero, como ya dijimos, las ventajas de las relaciones abiertas por fuerza van a variar de una relación a otra, porque ninguna pareja va a compaginar sus expectativas igual que otra.  Lo que sí puede decirse, es que existe la ventaja de que le da la oportunidad a las personas de perseguir sus propias convicciones en cuanto al amor y la convivencia.

¿Qué tipo de personas suelen establecer relaciones abiertas?

Hay dos características fundamentales que comparten todas las personas que aceptan voluntariamente y libres de presión o chantaje tener una relación abierta. Se trata de no estar de acuerdo con los esquemas de relación de la monogamia tradicional, y de estar dispuestas a sacrificar las ventajas de los mismos en el afán de buscar la dinámica que mejor se ajuste a su individualidad.

Me gustaría aclarar que no estoy incluyendo aquí, de ningún modo, a las personas que aceptaron tener una relación abierta porque consideraron que era su  única salida para continuar con su pareja, por coerción, por chantaje, por ignorancia o por cualquier otra razón que no sea el pleno y libre convencimiento.

20171119 kikio327154 id135200 imagen 5 - hermandadblanca.org

Muchas personas están comenzando a optar por las relaciones abiertas

¿Cómo sé si estoy listo para intentar una relación  abierta?

No se trata sólo de que tú estés listo, recuerda que tu pareja también debe de estarlo. Entre los aspectos fundamentales que deben cumplir ambos para que una relación abierta pueda funcionar, están los siguientes:

PUBLICIDAD GOOGLE

Madurez: La relación entre ambos debe de estar en un punto de madurez. Me refiero a que deben haber dejado atrás la primera inercia del enamoramiento inicial, pues en ésta es muy difícil racionalizar las cosas y aventurarse a una relación abierta probablemente solo les genere sufrimiento a ambos; fisiológicamente se encuentran en una etapa de posesión mutua que es mejor vivir a plenitud. Una vez que la relación haya pasado esta etapa, en la que el subidón hormonal del enamoramiento se ha atenuado, es cuando pueden tomar decisiones más racionales sobre el rumbo hacia donde quieren llevar su historia.

Comunicación: Si la falta de comunicación hace naufragar a las relaciones monógamas,  cabe esperar que sea lo mismo o peor cuando se trata de una relación abierta.  Si tu pareja y tú no cuentan con una confianza y una apertura total, difícilmente podrán establecer una relación abierta sin que eso a la larga termine mermando la relación a raíz de un sinfín de malos entendidos. El arte de la comunicación empieza siendo honestos con nosotros mismos con respecto a cómo nos sentimos,  conociéndonos a profundidad  y teniendo claro el tipo de personas en las que queremos convertirnos, y termina poniendo todo eso sobre la mesa para compartirlo con la otra persona.

Responsabilidad: Una relación abierta implica un alto grado de responsabilidad sobre nuestros actos. Y no nos referimos solamente al hecho indispensable de cuidar nuestro cuerpo al momento de tener relaciones sexuales, sino al hecho de aceptar, anticipar y enfrentar las consecuencias de todas nuestras decisiones. Por ejemplo, acatar que si nuestra pareja se acuesta con otra persona, pueden aparecer los celos, y tener la suficiente responsabilidad como para lidiar con madurez y asertividad con ellos.

Libertad: La libertad en una relación abierta es mucho mayor que en una relación tradicional. Pero no sólo se trata de libertad sexual, ya que la filosofía que subyace a este tipo de dinámicas se apuntala precisamente en el hecho de que los seres humanos somos absolutamente libres y no podemos pertenecer a nada ni a nadie más que a nosotros mismos.

20171119 kikio327154 id135200 imagen 6 - hermandadblanca.org

La confianza absoluta es imprescindible en el marco de una relación abierta

Confianza: Al igual que con las relaciones monógamas, la confianza es imprescindible en las relaciones abiertas, pues el hecho de que exista apertura sexual con terceros no significa que cada pareja no tenga sus propias reglas y acuerdos.  La confianza que tengamos en nuestra pareja equivale en muy buena medida a nuestra paz mental dentro de la relación.

Respeto: Respetar las decisiones de nuestra pareja en una relación abierta es una de las partes más complicadas, ya que podemos no estar de acuerdo con las personas con las que se está relacionando, más allá de que exista o no un asunto de celos.

Seguridad: Es importante que los dos elementos de la pareja siempre encuentren la forma de brindarse seguridad emocional el uno al otro. Aunque el sexo no será un elemento exclusivo, cada pareja sí que desarrolla rituales propios que no comparte con nadie más, porque precisamente en ellos se basa lo especial de su relación.

Autonomía: La base de una relación abierta es la capacidad de estar juntos, manteniendo la mayor autonomía posible.

No se pierdan la próxima entrega de la serie de relaciones abiertas, en las cuales veremos los errores más comunes que cometen las personas en este tipo de dinámicas emocionales.

 

Autor: KIKIO, redactora de la gran familia Hermandad Blanca

PARA SABER MÁS:

¿Porqué vivo lo que vivo? Relaciones y Situaciones

Crear relaciones sanas. Saber escuchar las señales (tercera parte)

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Kikio (Redactora GHB)
Un comentario
  1. User comments
    sandra SANDRA ochoa gomez

    NO SE QUIEN DEMONIOS ME INSCRIBIO EN ESTA PAGINA PERO DEJEN DE ESTARME MANDANDO MENSAJES ESTAN LLENANDO DE VIRUS MI COMPUTADORA DEJEN DE CHINGAR DE UNA VEZ MENDIGOS

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend