Telepatía: guía sobre cómo usarla

Rosa Iuorno
Rosa Iuorno

¿Qué es la Telepatía?

La telepatía es la transmisión directa de información a través del uso de la mente solamente, sin el uso de los cinco sentidos. Esta transmisión puede llevarse a cabo de manera intencional o no, desde una emisora ​​hasta un receptor, incluso si está separada por una gran distancia.

La información se puede recibir de muchas maneras, como oraciones o palabras rotas que surgen repentinamente en la mente, imágenes rápidas o incompletas, sueños muy lúcidos poco comunes o simplemente una preocupación repentina por una persona que quizás no hayamos escuchado por algún tiempo.

El misterio de la Telepatía.

Compartir información, emociones y sentimientos, sin usar los cinco sentidos … Para hablar de esta increíble posibilidad, usamos un término que deriva del griego téle (lejos) y pàthos (sufrimiento).

La etimología, sin embargo, es engañosa. De hecho, la telepatía es básicamente una relación paranormal entre dos o más personas. Pero en lo que respecta al «sufrimiento remoto«, sería parte de una especie de sugerencia mental, que concierne más al campo mágico que al parapsicológico.

En realidad, telesthesia sería el término más adecuado: téle (lejos) y àisthèsis (sensación). Sin embargo, especialmente en el siglo pasado, se utilizó como sinónimo de clarividencia (es decir, de la percepción extrasensorial directa de objetos y eventos en circunstancias como para excluir la telepatía).

Muchos ejemplos de telepatía espontánea surgen durante el sueño. Pero incluso en la condición de vigilia, las llamadas alucinaciones telepáticas o, menos notoriamente, las intuiciones telepáticas son relativamente frecuentes.

Lo que se llama un caso espontáneo es un evento paranormal que involucra repentina e inesperadamente. Podemos ser personas particularmente receptivas y, por lo tanto, sujetas a experiencias paranormales frecuentes, o solo puede haber un caso en la vida.

Al abordar el tema de la telepatía, también es necesario detenerse, aunque sea brevemente, en un fenómeno muy similar: la clarividencia, es decir, la adquisición directa paranormal de información.

Por ejemplo, adivinar una serie de cartas barajadas automáticamente por una máquina y no observadas por nadie. Sin embargo, aparte de algunos casos (y especialmente en el laboratorio), no es posible distinguir claramente la telepatía de la clarividencia, porque la mayoría de las veces no es posible saber si la información adquirida paranormalmente ya es conocida por alguna persona viva.

Para distinguir la telepatía de la clarividencia, se han propuesto las siguientes definiciones:

  • La telepatía es una percepción extrasensorial en la que la fuente de información está compuesta por otra persona (viva).
  • La clarividencia es una percepción extrasensorial en la que la fuente de información está representada por un objeto físico o una situación objetiva.

También podría plantearse la hipótesis de que la telepatía, la clarividencia, la retro y la precognición son manifestaciones diferentes en la forma expresiva, pero no en la sustancia, de un solo fenómeno psi «cognitivo», que trasciende los límites del espacio y el tiempo.

Experimentos prácticos para todos.

guias que los acompanan a lo largo de la vida abre los ojos y a través de tu pensamiento pasarás a vibraciones má ID156873 - hermandadblanca.org

Hay personas más o menos talentosas, y tu también puedes tener buenas facultades paranormales.

En el estudio de los fenómenos paranormales, la verificación en primera persona siempre representa una gran satisfacción. Hay muchos experimentos que pueden llevarse a cabo para descubrir la realidad de la telepatía.

Aunque obviamente existe un método infalible para obtener una transmisión telepática, hay personas más o menos talentosas, y usted también puede tener buenas facultades paranormales, sin saberlo. . Por lo tanto, trataré de exponer algunos métodos y ejercicios simples para verificar estas habilidades.

Comenzaremos con tres técnicas preliminares: respiración, concentración, visualización. Mi consejo, entonces, solo puede ser una sugerencia, un punto de partida: usted será el que descubra el método con el que obtendrá los resultados más positivos y reconozca la experimentación más adecuada, entre la transmisión de dibujos, imágenes, palabras, sensaciones

Además, las percepciones adquieren diferentes características según el perceptor: hay quienes tienen visiones, quienes escuchan palabras, quienes reciben estímulos de «decodificación» confusos y difíciles .

Para obtener buenos resultados, se requieren numerosos intentos, mucha práctica y sobre todo la paciencia para estudiar en profundidad sus reacciones internas: saber leer en nosotros mismos las señales que representan la respuesta.

La famosa psíquica Eileen Garrett, cuando quería establecer un contacto telepático, comenzó con una respiración rítmica y profunda. El ritmo dado a la respiración, en palabras de la psíquica irlandesa antes mencionada, tendría el propósito de facilitar la conexión con la «conciencia creativa«. . El yoga también otorga gran importancia al ritmo respiratorio, y luego se eleva a conceptos metafísicos.

Volviendo a la telepatía, la aplicación de estas prácticas se basa en la alternancia de largas pausas (en las que se mantiene la respiración) entre la inspiración y la exhalación, de los medios distribuidos de la siguiente manera:

inspiración: pausa de diez segundos: cinco segundos exhalación: pausa de diez segundos: cinco segundos

Los tiempos pueden cambiarse según se desee: es suficiente que los descansos correspondan exactamente a la mitad de las otras fases. Además, la respiración se puede medir en relación con su ritmo cardíaco (inspiración: 10 latidos; pausa: 5 latidos; etc.).

Parece que se logran mejores resultados alargando el tiempo. Una tradición oculta oral también afirma que dos personas obtendrán un buen diálogo telepático sincronizando su respiración. La fase de inhalación profunda de uno debe corresponder a la fase de exhalación del otro.

numerologia numerologia para el amor 9 tipos de numeros i211559

Todos podemos llegar a sorprendernos con nuestras habilidades telepáticas, algunos son más receptivos que otros.

Sin embargo, algunas escuelas de yoga tánico enseñan cómo el ritmo respiratorio de las dos personas debe proceder al unísono. La respiración, por lo tanto, se revela como la primera «técnica preliminar» simple.

La concentración también es importante. Pero hay quienes dicen que de ninguna manera es indispensable, refiriéndose a los casos de telepatía espontánea. Estoy totalmente de acuerdo en que la falta de concentración es total en los flashes involuntarios; incluso, en ciertos casos, la conciencia vigilante misma está alterada o ausente (como en los sueños).

Otra cosa, sin embargo, son los experimentos en los que se establece a priori el establecimiento de una relación telepática, es decir, cuando uno elige conscientemente transmitir o percibir.

«El tipo de concentración que indico consiste en fijar la atención en un solo tema o en un pensamiento simple, como la alegría o la paz, y mantenerlo permanentemente. Esto no significa pensar; más bien, es una forma de inhibir los pensamientos, con la excepción de un solo pensamiento y un solo objeto de pensamiento.

También debe inhibir el impulso de pensar en torno a ese objeto, examinarlo, evaluarlo o permitir la aparición de recuerdos conectados a él. La mayoría de las personas nunca ha oído hablar de este tipo de concentración y, por lo tanto, necesitan aprender cómo lograrlo. Al mismo tiempo, debe aprender a relajarse … »

Una vez que haya alcanzado un buen estado de relajación, puede continuar con la técnica de visualización. Consiste en pensar intensamente, cerrar los ojos, a la persona que tendrá que percibir el mensaje telepático, tratando de «materializarlo» frente a él.

Al principio puede obtener, a lo sumo, una imagen bastante confusa. Luego, con la ayuda de la memoria, tendrá que hacer que la figura sea más distinta: comenzar a delinear los ojos, la nariz, la boca, etc., hasta que el retrato de la persona esté claramente formado.

Cuando la imagen se vuelve clara y estable, es hora de pensar persistentemente en la comunicación que se realizará al representarla escrita ante sus ojos. Según Oliva y Morelli, quienes describen esta técnica en un libro de época, el método funcionaría: es suficiente, dicen, tener solo un poco de paciencia.

Pasemos a la presentación de un primer experimento: la transmisión de dibujos. Sugiero practicar en pareja, pero aún puede ampliar la cantidad de participantes que desee. Una persona (agente) dibuja un dibujo.

Al principio, serán preferibles representaciones muy simples o simbólicas, por lo tanto, gradualmente más complejas. Otra persona (perceptor) se colocará en otra habitación o, si esto no es posible, en la misma habitación, utilizando las precauciones apropiadas (mamparos y otras) para evitar «fugas sensoriales» (que consisten en percibir a través de los sentidos).

Se enviará cualquier número de diseños. Antes de comenzar el experimento, se establecerá el momento preciso de la realización de los dibujos y el tiempo disponible para poder «recibirlos» (por ejemplo, diez minutos).

Al final de una serie, se compararán los documentos: es preferible que esta operación sea realizada por una tercera persona, definida como ciega (es decir, sin darse cuenta del experimento). Tal persona tendrá que encontrar analogías, comparar todas las figuras y luego combinarlas una por una.

El resultado óptimo se obtiene cuando el llamado hombre ciego, ignorando la secuencia exacta de los dibujos, los combina en base a detalles similares entre los transmitidos con los recibidos telepáticamente.

El vidente estadounidense Edgar Cayce sugiere una práctica un poco más compleja. Él aconseja establecer algunos momentos específicos del día. La persona que se colocará como destinatario en el experimento telepático posterior tendrá que tomar nota de lo que el otro sujeto (el futuro agente) está realizando en esos momentos específicos.

Estas observaciones deberán repetirse durante muchos días y luego compararse. La correspondencia debe originarse con este sistema, una especie de hábito de orientar los pensamientos de uno sobre el compañero de la experimentación futura.

Durante la transmisión telepática real, ambas personas (agente y perceptor) deben centrarse exclusivamente en lo que están tratando de lograr. Rastreado el dibujo, Durante todo el tiempo preestablecido, el agente debe observar la figura dibujada, con la intención de transmitirla.

La otra persona, por otro lado, tendrá que liberar su mente de todos los pensamientos y preocupaciones para poder así lograrse una adecuada conexión telepática.

Traductora: Rosanna Iuorno / Redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca en hermandadblanca.org

Fuente: Canalizado por  escritores del Jardín del Libro

Url original: https://www.ilgiardinodeilibri.it/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx