Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » El salvaje camino místico (Parte 5), por Román Hidalgo

El salvaje camino místico (Parte 5), por Román Hidalgo

1 Espadas

He imaginado a Dios a mi imagen y semejanza… me he relacionado con un Dios a mi imagen y semejanza… y ahora que lo escribo pienso… está bien, muy bien, bastante bien.


Sí; él es como yo.


A muchos les horrorizará que el Jefe sea como yo, pero si yo soy como Él, el es como yo… claro.


¿Qué tan fiel es el espejo en el cual él nos reflejó?


Es el espejo de Dios… ha de ser muy bueno.


De otra forma no podría haberme relacionado nunca con Él.


Y hasta se me ocurre que El Jefe es mucho más considerado y comprensivo que los que están debajo de Él… y es cierto, quizá Dios no sea tan jodido, quizá los de abajo son los que han pintado el camino tan difícil.


El más alto ideal de comprensión es Él, la más alta manifestación de hermandad es Él, la bondad más sublime está en Él, la compasión más compasiva… ja, es Él.


Con otro… me pasó distinto. Un día leí sobre Sanat Kumara… me impresionó; lo imagine ahí… en el desierto de Gobi, casi sólo, creo que a su lado había dos seres más, lo imagine muy serio. Y casi no podía hablar de Él. A mi me impactó tanto saber la existencia de ese Ser que… a penas si le pude contar a mi compañera de Él, y a ella también le habrá impresionado ese Ser… hace poco me dijo que le contará a alguien sobre… no puedo escribir el nombre… me equivoco. La cuestión es que ella nunca se olvido de Él; habían pasado años que le había comentado del que habitaba en el Gobi…


Durante mucho tiempo no podía pronunciar su nombre, a penas si me animaba a pensar en Él, su imagen me intimaba. Con él sí que no podía pensar en relacionarme de ninguna forma. Sabía que si yo me ponía a pensar en Él inmediatamente lo percibiría y… no quería tener la mirada de ese Ser analizándome, observándome en mis humanidades más bajas.


Sólo hace tiempo pude empezar a pensarlo. ¿Será por que se ha ido? Creo que se fue, leí por ahí.


No podría haberme relacionado con Dios si no me lo hubiese imaginado comprensivo… a mi lado siempre, en las buenas y en las malas… mis malas, claro, cuando caía en mis oscuras verdades… sentimientos.


No podría relacionarme con un Dios que no compartiera mi humanidad, con alguien que no tuviera nada en común, o muy poco.


Es que Dios es imperfecto, ahora que lo pienso… es imperfecto a través mío. ¡Por eso nos entendemos!


Si yo soy una parte de Él y no soy perfecto, el tampoco aún lo es, en esa pequeña parte.


Y ha de ser por eso que Dios me entiende, porque yo soy Él.


En algún momento de mi vida… ya no recuerdo cuando fue, me di cuenta que al Jefe no se lo podía engañar, y que Él conocía todos mis vericuetos psicológicos. Y empecé a vivir la vida con esta extraña sensación y presencia… de todo un… departamento de policía en mi cabeza.


Y Él… o ellos, alguno de sus subordinados, siempre estaban observando mi mente y mis actos; observando…


Mi creencia es que no se les puede hacer trampas, sencillamente.


Mi vida seguía siendo igual… en todos los aspectos, sólo que… me acostumbre a su presencia, y viví mi humanidad… haciendo todo aquello que quizá no correspondía a las más altas demandas éticas de un peregrino; es que… por otro lado sabía que no me podía engañar a mi mismo, que no podía ser un hipócrita con lo que sentía; y hasta tanto no dejara de sentirlo seguiría viviendo, o haciendo aquellas cosas… un tanto cuestionables.

Al ver a mi alrededor notaba que… no era un tipo jodido, a pesar… de todas las inmundicias que se me cruzaban por la mente.


Creo que fue antes de saber que al Jefe no había posibilidades de embaucarlo que empecé a observar mis pensamientos, a dejarle rienda suelta; quizá influenciado por Krishnamurti. Sabía que eran pensamientos, que los tenía… y había que observarlos, al menos por un instante, antes de censurarlos…


Entonces con esta realidad mental he estado viviendo. Y Ellos me han acompañado. A veces quizá no… y esa es mi medida, el punto de referencia, el termostato ético con el cual me he movido. De una u otra forma veía su presencia, o a veces el censor era el I Ching. El I Ching me ubicaba, me marcaba si estaba en una postura correcta frente a la vida o no… durante muchísimo tiempo me salió “La necedad juvenil” insistentemente el Ching me decía “joven necio”… ja.


En otras oportunidades no me respondía, me decía cualquier cosa en realidad, esa es la forma de no responder del I Ching. Y pasaba el tiempo y seguía sin responder… Hasta que por ahí volvía a hacerlo.


He creído que a veces no veo manifestaciones por otro motivo: para que se forje mi temperamento… me dejan sólo. Sin la aprobación… ja, y me miran… a ver ¿qué hago?


Como soy muy exigente conmigo así los he concebido a Ellos, también.


El hombre siempre ha hecho a Dios a su antojo ¿o no?


¿Cómo es abajo es arriba realmente? ¿Cómo soy yo es Él? ¿Cómo es arriba es abajo realmente?


Es como si fuera un Dios para cada hombre… entonces. El Jefe me juzgará por mi propia ética, no más que por eso.


Sí, un Dios para cada hombre… sería un mundo maravilloso. Si cada uno viviese con convencimiento, con consecuencia la idea de su Dios estaría todo mejor, pero hay muchísima gente que no es consecuente con esa imagen de Dios que ha creado, o adoptado.


Sí… he estado pensando el tema de la culpa para con Dios, sentirse culpable, o esa carrera mística hacia el cielo en la que uno parece ir… último, esa sensación de no ser puro, digno, etc. Y no creo que este bien, es una diferencia muy grande, es una diferencia cualitativa. Debo aspirar a ser consecuente con mis propios valores; sería injusto que nos midan con los de Ellos.

Así es que voy… caminando por la delgada línea de la libertad… estas creencias me han dejado en ese punto: libertad.


Y el I Ching me ha impulsado mucho hacia ese lugar; es él quién promueve a diario que yo me tomé esta licencia de decir ¿qué sí y qué no?


Ahora incluso, ya me trata de… flojo, pregunto cosas y casos que debería resolver sólo. Es qué… (he sido siempre una persona capaz de justificar todo; ja) es que… no me la creo que soy tan elevado; y la vida es muy compleja… es variable, la gente es un día una cosa y al otro día otra, entonces me cuido.


Si bien entiendo que algunas personas conciban sus errores como una especie de camino perfecto que los conducirá tarde o temprano a ser más sabios, yo prefiero no equivocarme tanto. ¿Será que vivo muy en presente? Sí, tal vez venga de ahí; el tiempo vuela para mi y el camino al Jefe requiere una seriedad absoluta.


Mi visión de la vida y la humanidad cambió mucho, mi pareja me lo dice, ella lo ve. Ya no me importan tanto los hombres; antes quería ayudar: en esto y en aquello: me preocupaba y hacía cosas por el resto. Ahora sólo me interesa mi ascensión. Parece que la evolución se vuelve egoísta… pero en realidad es pragmática: Un día en la Luz… deben ser cien veces más útil que… sacaré una cuenta… voy a pensar… basta. Irse con Dios es el camino más corto para cambiar el mundo.


Tengo una tristeza… ahora… ya me quiero ir. A este mundo le falta muchísimo para ser agradable. Y es por este motivo que he cambiado, me di cuenta de eso.


Y me he vuelto una persona quejosa; ayer leí de los que desparraman pesimismo… una especie de vampirismo que pretende contagiar al resto, y dije: ¡La puta! me estoy volviendo eso. Pero veo en mi entorno y veo que no pasa nada… usted está leyendo esto y otros tantos más, hay gente que lee otras cosas espirituales etc., etc., mientras que la mayoría… sigue como si nada. Y yo me he rodeado de la mayoría… ja. ¡Qué salame!


Veo que soy un pescado… ja; un salmón específicamente, en mi círculo de relaciones soy un perfecto salmón: voy río arriba.


Pero bueno, allá es donde se desova.


La libertad… era el tema… la medida… creérsela, creerse por encima de (en el fondo también implica eso)… una gran cantidad de gente, cómo para determinar qué es lo bueno y lo malo: ¿qué es lo que debo hacer? Y que naturalmente afectará al resto. Suena horrible y dogmático.


Pero ¿qué hay que hacer frente a esos dioses dormidos, esas personas que no asumen su divinidad, esas manifestaciones de Dios que están… en vías de desarrollo…


Uno tiene que asumir responsabilidades, es eso. Es terrible… esto de ascender, es: “deja todo y sígueme”


Porque Jesús dijo: todo.


“La unidad” surgiría si todos nos encontráramos en el mismo camino (Jesús, Dios… etc.), pero como no es así, no lo es para con algunos de los que nos rodean… ni remotamente, y no lo es en nosotros mismos aún. Y no lo es tampoco en la misma medida en unos que en otros; entonces ha sido por eso que sabiamente el Maestro dijo: “Deja todo y sígueme” Porque es lo más sensato, y el camino más corto quizá.


Sí… sí, desde la óptica popular la ascensión es egoísta… el viejo y querido I Ching siempre me impulsa al más allá, hay que saltar… soltar las amarras, ahora se dice.


La meta lo justifica, es Dios.


El miedo, el fantasma que me persigue es… distraerme… quedarme enredado en el misticismo intelectual; dejar de lado lo esencial y perderme en… mi propio discurso, en justificaciones.


La libertad… ante tanta información, se me hace eso: un discurso propio, un sistema de creencias que he armado con fundamentos de… aquí y allá. Pero ¿es el correcto… ante tanta información, tanta filosofía espiritual, tantos mensajes, temo perderme en ese perfil del “débil bonachón” que “deja que todo siga su curso”… como dice el I Ching.


Me persigue un fantasma, y creo que persigue a muchos peregrinos: No juzgar.

“No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis se os juzgará, y con la medida con que midáis se os medirá a vosotros”


“No soy quién para juzgar…”


“Juzgar, sólo juzga Dios…” etc., etc.


El origen de todo esto creo que es de la Biblia, de un par de pasajes; pero en última instancia tampoco obtendrán el infierno… quienes juzgan: sólo se los juzgará tal como ellos lo han hecho… o sea que si mis juicios sobre los demás no han sido muy malos, los que caigan sobre mi, tampoco lo serán.

No sólo a buscadores de la luz, esta línea filosófica… o más bien esta interpretación que hemos hecho, o nos han inculcado, esta muy arraigada en buena parte de la sociedad. Y está haciendo mal, nos hunde, nos reprime, y nos ahogamos en la injusticia.


Tengo la impresión que esa actitud es un gran obstáculo para superarnos: ¿Cual es la diferencia entre discernir y juzgar?


Porque discernir, discernimiento… esta muy bien visto en el camino espiritual; pero juzgar… ah… no ¡eso nunca… jamás!


Entonces me sumergí en los diccionarios para saber qué diferencia hay. La verdad es que el significado no difiere mucho, y en algunos diccionarios la diferencia es muy sutil, o directamente inexistente, es un sinónimo.


Pero puedo observar en los sinónimos de una cosa y la otra un carácter más benévolo del discernimiento, quizá más contemplativo… sí, creo que es eso: Juzgar es una acción: más concreta, enérgica.


Real Academia Española

Juzgar: (Del lat. iudic?re).

2. tr. Formar opinión sobre algo o alguien.

3. tr. Fil. Afirmar, previa la comparación de dos o más ideas, las relaciones que existen entre ellas.

7. m. Fil. Operación del entendimiento, que consiste en comparar dos ideas para conocer y determinar sus relaciones.


Juicio: (Del lat. iudic?um).

1. m. Facultad del alma, por la que el hombre puede distinguir el bien del mal y lo verdadero de lo falso.

3. m. Opinión, parecer o dictamen.


Discernimiento: (De discernir).

1. m. Acción y efecto de discernir.

(Del lat. discern?re).

1. tr. Distinguir algo de otra cosa, señalando la diferencia que hay entre ellas. Comúnmente se refiere a operaciones del ánimo.


Diccionario Maria Moliner

Discernir (del lat. “discernere”)

1 (“de, entre”) tr. Ver una cosa como distinta de otra y reconocer entre varias cuál es cada una: “Discernir el bien del mal”. *Distinguir, reconocer. tr. o abs. Particularmente, saber cuáles cosas son buenas y cuáles no. Tener *criterio para conocer la bondad o maldad, la conveniencia o inconveniencia, etc., de las cosas.


El Mundo. es

Juzgar:

2. Valorar, formar juicio u opinión sobre algo o alguien.

Sinónimos: fallar, considerar, valorar, opinar, resolver, pronunciarse, decidir, estimar, dictaminar, sentenciar, conceptuar, creer, decretar, arbitrar, enjuiciar, establecer

Discernimiento m. Juicio por medio del cual percibimos y declaramos la diferencia que existe entre varias cosas.

Discernir: tr. Distinguir una cosa de otra: discernir lo verdadero de lo falso. Distinguir una cosa de otra: discernir lo verdadero de lo falso.

Sinónimos: aclarar, distinguir, apreciar, comprender, juzgar, entender.


Diccionario de sinónimos y antónimos © 2005 Espasa-Calpe:

Discernimiento: clarividencia, lucidez, raciocinio, sensatez, juicio, perspicacia

o Antónimos: confusión.

Juzgar: conceptuar, considerar, opinar, estimar, pronunciarse, creer, valorar fallar, sentenciar, dictaminar, enjuiciar, arbitrar, resolver, decidir, decretar, establecer


De todas formas no temí juzgar… el “No juzgar” ja. Y busque qué tan mal podría irnos si lo hacemos…

Genesis 18: 19 “guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio”

Salmos 106:3 “Dichosos los que guardan juicio, los que hacen justicia en todo tiempo”

Proverbios 12:17 “El que habla verdad declara justicia”

Isaías 32:17 “el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre”

Proverbios 11:18 “El impío hace obra falsa; más el que siembra justicia tendrá galardón firme”.

Proverbios: “Hacer justicia y juicio es a Jehová más agradable que sacrificio.”

Isaías 56:1 “Así dijo Jehová: guardad derecho y haced justicia; porque cercana está mi salvación para venir, y mi justicia para manifestarse.”

Jeremías 5:1 “Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas haber si halláis hombre, si hay alguno que haga justicia, que busque verdad; y yo lo perdonaré”.


Miqueas

Lo que pide Jehová

6:8 “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: Solamente hacer justicia; y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

Hechos 10:35 “Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: en verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.”

1 Juan 3:10 “En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.”


Realmente está lleno de citas como esta y podría llenar una página más o dos, pero encontré una… que es la de este tiempo…


Daniel:

El tiempo del fin 12: …2012?

1 “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.

2. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.

3. Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñen la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.”


Nos han vendido un hermoso buzón en el medio del círculo Ártico…

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Claudio Alvarez (Redactor GHB)
Claudio es unos de los más veteranos y expertos redactores de la familia de hermandadblanca.org
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend