Anna Bonus Kingsford (23) Sobre la regeneración

José Contreras
José Contreras

Anna Bonus Kingsford (23) Sobre la regeneración

Introducción

Continuamos con la traducción de la primera parte de la obra»Clothed with the sun» de la Doctora Anna Bonus Kingsford. Entramos al punto numerado XXIII, que tiene por título  Concerning Regeneration.  En esta ocasión se refiere a la regeneración que debemos cumplir todos los seres humanos y por la que pasó Jesús.

Mantenemos el mismo estilo, que consiste en presentar la traducción y luego hacer comentarios para darle nuevos elementos de reflexión al lector.

Insistimos en que cada persona debe llegar a sus propias conclusiones, tal como lo propuso la Doctora Kingsford que señalaba que en la nueva era no se debía seguir las interpretaciones de las autoridades, sino que cada uno debía aprender a hacer sus interpretaciones incluso cuando se leían obras sagradas.

Recordamos que la Doctora Kingsford se hacía preguntas sobre las que buscaba respuesta y luego recibía mensajes que respondían y ella los transcribía. Este es uno de esos mensajes.

La doctora Kingsford señalaba que en la nueva era no se debía seguir las interpretaciones de las autoridades, sino que cada uno debía aprender a hacer sus interpretaciones incluso cuando se leían obras sagradas.

Traducción de Anna Bonus Kingsford (23) Sobre la regeneración

Nacimiento de Jesús

A usted se le ha dicho que Jesús y otros similares a él regresaron voluntariamente y nacieron en condiciones diferentes a las ordinarias, en cuanto a que habían cumplido algunos grados de su regeneración, Estos grados son doce en total y constituyen doce trabajos, doce puertas o doce perlas, las cuales son de igual valor

Jesús nació regenerado en varios grados y la totalidad fue completada solo después de su “resurrección”, después de su retiro que finalizó con su “ascensión”. Los últimos grados son los más difíciles. Ellos son cuatro para el alma, cuatro para la peri-alma (o astral) y cuatro para el cuerpo, que es el último. Fue este último, el que Pablo estaba ansioso de lograr, pero fracasó.

El Matrimonio Divino

Con algunos, el cuerpo nunca está redimido, pero esto no impide el “matrimonio divino” del alma con el espíritu. Este matrimonio divino facilita la redención del cuerpo, pero puede tener lugar sin él.

Hay cuatro zonas o divisiones en la luz astral, y el reflejo de Jesús solo está en lo más elevado y no puede ser visto por quienes solo tienen acceso a lo más bajo. Y al no tener la fortaleza de la sombra del cuerpo de Jesús, se desdibuja hasta hacerse para ellos apenas perceptible.

Madre y Padre de Jesús

Jesús tenía una gran ventaja al nacer, debido en parte a su propia condición regeneradora y en parte a la de sus padres. Debido a la pureza de sangre de su madre (se dice que ella venía de una familia sacerdotal) y por la misma razón se dice que su padre tenía ascendencia real ya que los términos “Tribu de Levi” y Casa de David” tienen un significado místico.

Los términos “Tribu de Levi” y Casa de David” tienen un significado místico.

Jesús y Buda

La santidad de algún Cristo en particular depende de los avances logrados por él antes de su nacimiento. Jesús tenía en este respecto una ventaja sobre Buda. Él estaba regenerado en más grados y no tuvo relaciones sexuales, como si las tuvo  Buda.

Animales simbólicos

Los Doce Trabajos se refieren cada uno a alguna forma de concupiscencia, que es dibujada bajo la figura de un ave voraz, caballo, o algún otro animal que requiera ser sometido. Jesús ya había realizado el Trabajo que se indicaba por esa clase particular de concupiscencia.

Iniciación externa

Ahora, Algunos hombres necesitan satisfacer primero sus necesidades intelectuales. Estos se regeneran primero en la mente y luego alcanzan al Reino.

Algunos hombres necesitan satisfacer primero sus necesidades intelectuales.

Iniciación interna

Pero algunos comienzan desde dentro. Estos son los más bendecidos. Porque ellos buscan primero el reino y el resto les es dado posteriormente.

Estos últimos comienzan la Gran Obra en el corazón, por medio del afecto; y la gracia del amor atrae al Espíritu Santo y los transmuta de gloria en gloria. De manera que la mente es repentinamente iluminada por la razón interna y así el trabajo de regeneración es instantáneo “en un  parpadeo” Estos son del tipo femenino.

Estos últimos comienzan la Gran Obra en el corazón, por medio del afecto; y la gracia del amor atrae al Espíritu Santo y los transmuta de gloria en gloria.

La misma finalidad

Pero otros, y estos son del tipo masculino, deben realizar su trabajo más laboriosamente, porque en ellos la mente se ilumina primero. Ellos pasan de afuera hacia dentro, desde la circunferencia hacia adentro. Es solo una diferencia de método, no de finalidad. Porque la Razón es la heredera de todas las cosas.

Para estos, la Gran Obra es un proceso lento, pero su oro es de la misma clase que el primero. Porque cuando, al final, el matrimonio divino complete sus trabajos, la mente y el cuerpo ya están redimidos y más allá del poder de la muerte, porque ya ellos tienen el poder.

La última encarnación

Pero con los que están regenerados primero en lo interno, hay sufrimiento del cuerpo y a menudo muerte. Debido a que dos fuerzas opuestas se encuentran violentamente y el resultado puede ser separar el cuerpo del espíritu.

Pero aun así su muerte no es la muerte de los no regenerados. Porque en el choque entre ellos, se realiza la transmutación: la materia queda sublimada y el hombre no necesita una nueva encarnación. Es libre, porque ha conquistado la materia. Ya que el lazo entre él y lo terrestre está roto y no tiene que retornar a la tierra otra vez.

La materia queda sublimada y el hombre no necesita una nueva encarnación

Enoc y Elías

Quien es regenerado primero en el cuerpo y mente, suele vivir mucho tiempo, incluso más allá de los límites de la vida mortal y, en ese periodo, absorbe su ser astral completo y a menudo su cuerpo físico. Así lo hizo Enoc, Así Elías y algunos otros que no nombro.

Judas o el grado que faltaba

Jesús se quedó para hacerlo, porque él no dejará nada sin hacer por ser al final el señor del reino, del poder y de la gloria.

Pero cuando se levantó desde la muerte, sin signos de corrupción, ni caída bajo el dominio de la muerte, le faltaba un grado de regeneración por completar. Aún no había “ascendido”.

Había completado solo once, porque el doce “Judas” estaba incompleto. Fue a causa de este Judas que Jesús cayó bajo el poder de la cruz.

Porque Judas ere el tipo de su propia debilidad, ya que la carne al no estar totalmente regenerada,  era débil en ese grado inconcluso.

Y, al no estar completa la regeneración de su cuerpo antes de la crucifixión, la voluntad de su carne se defendía contra la voluntad de su espíritu y, sin embargo,  él pudo encontrar espacio para decir: “No mi voluntad, sino la tuya”.

Y, al no estar completa la regeneración de su cuerpo antes de la crucifixión, la voluntad de su carne se defendía contra la voluntad de su espíritu y, sin embargo,  él pudo encontrar espacio para decir:

“No mi voluntad, sino la tuya”.

Los Mártires

Los Mártires han seguido su enseñanza han encarado la muerte con mayor valentía que Jesús, aunque sus dolores fuesen, la mayoría de las veces, más agudos.

Mujeres niñas, vírgenes y jóvenes fueron sin temor y sonrientes a la hoguera o al patíbulo, sin llorar o suspirar, pero Jesús temió y lloró piadosamente a los pies de la cruz.

Así un hombre puedes ser victorioso en el espíritu aunque su cuerpo permanezca sin redimir, Porque la redención del cuerpo, cuando se logra plenamente, es transmutación y su comienzo es la unificación de la voluntad de la carne con la voluntad del espíritu.

Pero cuando Jesús comenzó su regeneración, hubo otra vez doce.

El reino tomado con violencia

Pero antes de  Jesús, ningún hombre había logrado internamente estos doce grados y el matrimonio divino. Hasta entonces, el reino había sido tomado desde afuera, con violencia y esfuerzo, siguiendo la manera de los Patriarcas.

Regeneración de los doce grados

Estos doce grados son cuatro para casi todas las partes del hombre; cuatro para el cuerpo físico, cuatro para el astral, cuatro para el alma, pero solo uno para el espíritu.

Hasta Jesús no había habido regeneración de los doce, en este orden, desde adentro. Buda, a su muerte había logrado hasta diez solamente.

Para unos, la generación es cuádruple, siendo un grado para cada reino y el último para el matrimonio del espíritu.

Para otros es de siete, siendo dos para cada reino y el séptimo para el matrimonio. Así fue la regeneración del padre y la madre de Jesús.

Pero Jesús mismo tenía más que los cuatro, los siete, o los diez. Él había llegado a los trece.

Del niño Jesús a su ascensión

Al principio, cuando nació,  tenía cuatro del alma. Junto a estos, dos del astral y uno del cuerpo.

Después, en la “hora novena”, cuando había completado el cuarto grado del astral, el realizó el Matrimonio Divino.

Entonces, logro tres grados de su cuerpo físico, pero el último, solo después de su “ascensión” al monte del Señor.

Ningún hombre lo había logrado antes. Y debido a que la gloria es del Espíritu, o la parte divina, se dice que Jesús con su fiesta de bodas manifestó su gloria.

Y la celebración de este matrimonio fue en el Jordán, pero la manifestación fue en Caná.

Debido a que Jesús recibió la doble porción, tiene su doble gloria.

Interpretación de Anna Bonus Kingsford (23) Sobre la regeneración

Estamos ante una revelación que nos presenta la Doctora Anna Bonus Kingsford que rompe con muchos de los conceptos que nos han transmitido.

Se nos presenta a Jesús como un ser muy avanzado, el más avanzado, pero que aún le faltaba completar algunos grados. En este sentido se puede entender que él es el camino y que no es una excepción. 

Los animales simbólicos que están en el nacimiento de Jesús nos indican que él ya había dominado las concupiscencias que simbolizan estos animales.

Un concepto importante es el del Matrimonio Divino que consiste en unir nuestra alma con el Espíritu y que es el paso final de nuestro desarrollo en el mundo físico.

Otra idea es que hay dos caminos uno el de la mente que es exterior y otro el interior que es la búsqueda del mundo espiritual. Al final ambos caminos se unen, pero las experiencias son muy diferentes.

La presentación de Judas es muy sugestiva. Judas (además del hecho histórico) también representa el punto débil de Jesús. Para superar esta debilidad necesito la crucifixión. Al final la prueba se había cumplido.

Esto explica la lucha interna de Jesús y su sufrimiento ya que una parte quería apegarse a la voluntad de este mundo y otra parte a la voluntad de Dios. La lucha queda resuelta en el momento en que Jesús grita: No se haga mi voluntad sino la tuya.

En referencia a los Mártires, también nos ofrece otra idea para reflexionar. Siempre se nos ha enseñado que nadie sufrío más que Jesús, sin embargo, este texto nos dice que algunos mártires pasaron por situaciones más dolorosas.

Una diferencia muy importante está en el camino que toman quienes avanzan por la razón y toman el cielo con violencia y los que avanzan por el espíritu y el corazón y cuando logran el triunfo todo lo demás les es dado por añadidura. No hay crítica a ninguno de los dos caminos, pero se entiende que es preferible el camino del corazón.

En conclusión, al presentar a Jesús como el camino, nos indica que no fue una excepción, sino que el pasó antes que nosotros por todas las pruebas que debemos transitar para llegar al matrimonio espiritual. Es decir, para espiritualizarnos y aprender a amar. También nos dice que hay otro camino que es el de la razón, pero es más difícil. sin embargo, no hay crítica a ningún camino, ya que la meta es la misma.

Referencias

Anna Bonus Kingsford Concerning Regeneration

J. Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

Sugerencias de énlaces

¿Qué es la meditación?

Anna Bonus Kingsford Sueño (4) El Consejo de Perfección

Arnold Schweinzer Premio nobel (1) Reverencia a la vida

Filosofía de la Libertad. Rudolf Steiner (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx