Aquí y ahora, el momento de experimentar el presente en total plenitud

Lucas María
Lucas María

experimentar el aqui y ahora

«Sólo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto, hoy es el día ideal para amar, creer, hacer y principalmente, vivir.»

Dalai Lama

Mucho hemos escuchado acerca de la importancia de vivir el presente. Sin embargo, el aquí y ahora es un concepto abstracto. Y por lo general, todo concepto abstracto viene con la posibilidad de no estar siendo comprendido correctamente.

El Carpe Diem es quizá uno de los conceptos más manoseados y mal enfocados, por la ambigüedad de su contenido.

Entonces, para no cometer errores, vamos a proponer un concepto para esto de vivir aquí y ahora que nos habilite a evolucionar y crecer espiritualmente.

Vivir aquí y ahora tiene que ver con estar presente, vivenciando el momento por el que se está transitando. No depende del momento, sino de nosotros y nuestra habilidad para que cualquiera sea el evento del que se componga el momento presente, podamos vivenciarlo a conciencia para sacarle el mayor provecho posible. Entonce, vivir el aquí y ahora no tiene que ver con una urgencia de modificar el momento caprichosamente y hacer todo lo que nos venga en gana sin pensar en consecuencias. Esta es una interpretación vacía y chata, totalmente superficial y se presta para no poder identificar el proceso que realmente se está llevando a cabo en nuestro interior.

Aquí vamos a hablar de un sentido un poco más profundo de esto, y que a su vez es necesario para llegar a un estado de plenitud y tranquilidad. Algo que nos puede ayudar a sobrellevar nuestra vida de una manera más enriquecedora.

Por qué vivir el aquí y ahora

La mayoría de nosotros (y estoy dejando aquí un margen, pues jamás dejan de sorprenderme las personas) se encuentra en una búsqueda vital por una felicidad simple y continua. De la mano de esa felicidad, podremos estar presentes en el aquí y ahora, y vivir cada momento de manera consciente.

Pero como seres humanos, tenemos una serie de necesidades que se deben cumplir como requisito previo antes de llegar a esta felicidad. Estas necesidades son tener algo que comida, agua, tener dónde descansar, etc. Una vez saciadas estas condiciones primarias, deberíamos estar listos para enfocarnos en el aquí y ahora.

Sin embargo, no es suficiente. Siempre queremos más.

De hecho, tenemos una increíble capacidad adaptarnos a lo que ya tenemos, y nuestra sed nos lleva a buscar ahora otra cosa. Vivimos enroscados en una espiral de anhelos que se nunca termina, pues no está en nuestra naturaleza el llegar a un estado completo de saciedad.

Por supuesto que celebrarás ese nuevo trabajo, esa nueva casa o auto que tanto has deseado, pero esa “felicidad” nunca dura demasiado. Desaparece tan rápido como se generó para dar paso de nuevo a un estado búsqueda.

Pues un dato interesante es que este proceso psicológico tiene nombre. Se lo llama Adaptación Hedónica, y es lo que hace que eso que tanto deseábamos llegue a aburrirnos en algún momento luego de conseguirlo.

Esa adaptación es parte de nuestra naturaleza y si no se toma consciencia de ella, nos impide constantemente vivir el presente.

detener el tiempo aquí y ahora

 

Vivir aquí y ahora: Qué te detiene

Bien, pues ahora ya lo sabemos. Sin embargo, eso es sólo el principio para empezar a vivir el presente.

Esta felicidad que buscamos muchas veces está determinada por algo en particular que tiene que darse en algún momento más adelante. Algún evento, cosa o persona en el futuro va a traernos felicidad a nuestras vidas y nos permitirá disfrutar de cada momento, vivir el presente en total plenitud. Y así, vivimos con la mira puesta en eso que nunca llega, y si llega, gracias a la adaptación hedónica se transforma en algo cotidiano y el objeto de nuestra felicidad pasa a ser otra cosa.

Mientras tanto, en el presente se van sucediendo eventos uno tras otro sin esperar que te pares a observarlos. Se escabullen como arena entre los dedos y se pierden.

Además, tenemos la capacidad de llevar el foco de nuestra atención a determinados eventos que se han dado en el pasado y traerlos constantemente a nuestra cabeza. Situaciones traumáticas, malas decisiones, o cosas negativas que nos han sucedido sólamente por azar son recordadas una y nos victimizan. Adrede o sin querer, nos libramos de la responsabilidad de experimentar lo que el hoy tiene para nosotros, y de tomar una actitud al respecto que edifique nuestra vida. Para aquellos atrapados por eventos del pasado, podremos aprender mucho de las 4 leyes hindúes de la espiritualidad.

El aquí y ahora está desenvolviéndose de manera constante, todo el tiempo. Está fluyendo en este mismo instante. Y lamentarnos por el pasado o vivir insatisfechos yendo de un futuro deseado a otro nos lo arrebatan.

Prácticas que ayudan a vivir el momento

De manera práctica, vivir aquí y ahora es algo totalmente alcanzable, por fortuna. Pero requiere la constitución de determinados hábitos que deberán ser llevados a cabo todos los días. Y en la medida en que los practiques, notarás la diferencia.

Mantén una actitud diaria de agradecimiento

Esto es fundamental. Si los primeros cinco minutos del día te tomas el tiempo de anotar las cosas por las que te sientes agradecido, tu cerebro se acostumbrará a buscar aquellas cosas, por pequeñas que sean, que te hacen feliz y traerlas a tu mente. Incluso si sientes que no hay nada bueno en tu vida en este momento, haz el esfuerzo. En la medida en que practiques esto cada vez se te hará menos difícil encontrar esos motivos de felicidad.

También es bueno que no las solamente las repitas en tu mente, sino que las anotes en papel. El cerebro tiene la capacidad de almacenar por mayor tiempo aquello que lee que un pensamiento que sólo se cruza.

Valora tu tiempo

Tu tiempo es tu verdadero capital. Aprovéchalo.

Trabaja lo que tengas que trabajar y dedícale tiempo a tu vida y a tu gente.

Lee ese libro que te gusta y que nunca encuentras el momento para dedicarle atentamente. O sal y da un paseo por el parque dejando que el sol te ilumine el rostro. El ejercicio físico también es fundamental para llevar una vida en equilibrio. Es una excelente terapia para los problemas emocionales y nos ayuda a mantener la mente joven y así pensar con mayor claridad.

Cuida de tu autoestima, y no dejes que otra persona disponga de tu tiempo como si no valiera nada. Recuerda que el reloj sigue girando y nadie podrá devolverte aquel tiempo que te haga perder.

aqui y ahora distracciones

 

Encuentra un momento para eliminar las distracciones

Hoy en día, los avances tecnológicos nos abstraen constantemente. Entonces, algo que puede significarte un descanso es encontrar 15 minutos en algún momento del día para eliminar todas esas distracciones. Apaga el teléfono, el televisor, la computadora, todo lo que pueda desenfocar tu atención y estate presente aquí y ahora. Pasa un momento de tranquilidad contigo mismo, con amigos o con tu pareja.

Algo que nos trae indudablemente al presente es la práctica de la meditación de atención plena, ideal para llevarse a cabo en estos pequeños momentos.

Aprende a apreciar la belleza de las cosas pequeñas

La vida está llena de detalles que nunca reciben nuestra atención. Quizás también sea por la misma adaptación hedónica, pero la verdad es que eso no les quita belleza.

El olor a tierra mojada, el viento corriendo por entre las hojas. La naturaleza tiene una forma de fluir que es más antigua que cualquier disciplina, religión y creencia que podamos tener. Es más antigua que el origen de la vida, más antigua que nuestro planeta. Mucho más antigua que nosotros. Obsérvala.

La belleza de una actitud de solidaridad para con otra persona. Pocas cosas son tan redituables como dar algo a alguna persona que lo necesita. Encontrar alguna manera de dar sin esperar nada a cambio, aunque sólo sea nuestro tiempo, nuestra compañía, es aportar algo positivo al mundo y participar de la belleza de la vida.

Creemos que el presente es un momento efímero, pero la verdad es que es continuo y dinámico. Somos el presente a cada instante, pero podemos perdernos de nosotros mismos si no aprendemos a estar aquí y ahora.

Es el momento de cambiar de nuestra forma de percibir el presente.

Está en tus manos.

AUTOR: Lucas, redactor en la gran familia de hermandadblanca.org

FUENTES:

  • https://en.wikipedia.org/wiki/Hedonic_treadmill
  • https://www.wanderlustworker.com/how-to-be-present-the-5-steps-for-living-in-the-here-and-now/
  • https://lamenteesmaravillosa.com/el-arte-de-vivir-aqui-y-ahora/

4 comentarios

  1. muy lindo….me ayudara mucho, ya que siempre he escuchado.." vivir el aquí, el ahora "" y uno se pregunta..como se hace eso?….su articulo me ha ayudado mucho……mil gracias !

  2. Muchas gracias, lo necesitaba en este momento. Me he dado cuenta que en realidad tengo que agradecer por toda la vida que he tenido. Es maravillosa. La paz y la armonía que siempre soñé están hoy presentes. Gracias siempre gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx