Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » AURA, nuestro arcoiris por Alejandra Vallejo Buschmann

AURA, nuestro arcoiris por Alejandra Vallejo Buschmann

aura chakra

El Universo es un constante intercambio energético, todo lo que en él habita libera y absorbe energía. Es en este intercambio de energías donde se manifiesta la vida y se diversifica.

Entre toda esta comunicación, se desprende una parte que pertenece a cada entidad de vida, formando un campo único e individual que tiene su sello y que habla de su nivel de conciencia en su existencia personal. Este campo de energía no es más que la energía cósmica absorbida por el individuo e impregnada y calificada con sus vibraciones. Estás emanaciones de energías sutiles, lumínicas, rodean el cuerpo, pasando a ser el manto de luz contenedor de todos los ámbitos de la existencia de ese ser y protector de toda su experiencia física, emocional, mental y espiritual.

 

Somos por sobre todo energía. Poca conciencia tenemos de esta realidad energética que es nuestra verdadera realidad. El aura es lo que primero se forma, dando el pase a la vida física, y es lo último que suavemente se va desprendiendo cuando la muerte del cuerpo llega.

 

Nuestro sistema energético está compuesto por El Aura, Los Chakras y los Nadis, que son los canales energéticos por donde fluye la energía e todo nuestro ser.

 

¿QUÉ ES EL AURA?

¿Qué es el aura, si no una luz que emerge de nosotros, mostrando lo  que en realidad somos?

 

Una definición que englobaría lo mayoritariamente aceptado sobre el Aura, sería: “El aura se puede considerar como un campo de fuerza o energía vital que envuelve a todo ser existente en nuestra naturaleza, seres humanos, animales y plantas, e incluso hasta los metales y minerales”

 

El campo de fuerza energético del aura humana, es producido por las distintas vibraciones y frecuencias, emanadas de nuestro cuerpo, a través de los distintos puntos energéticos o Chakras así como también a través de los ojos. Está compuesta por siete cuerpos (incluyendo al cuerpo físico) y contiene todas nuestras experiencias vividas, incluso las experiencias vividas en otras de nuestras encarnaciones.

Es nuestra verdadera piel. Un huevo energético “huevo áurico” de energía suave y delicada, que nos rodea en todas direcciones. Es un abanico de colores, que se interpenetran y mueven constantemente. Muy sensible a los impactos del entorno, puede fácilmente romperse y fisurarse, debido sobre todo a traumas, accidentes, estados de shock, estados de ira, etc. Tener conciencia de esto, obliga a entrar rápidamente en proceso de sanación para recuperar y sellar su estructura y poder así contar con la protección que nos da el Aura, en nuestra relación con el entorno.

Todo sucede en primera instancia en nuestra aura, por lo tanto debemos deducir que cuando la enfermedad llega al cuerpo físico, ha recorrido un largo camino, para atravesar esta barrera protectora, es decir las causas de nuestros desequilibrios, están tan enraizadas que son capaces de traspasar esta barrera lumínica de altas frecuencias.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

LAS DIVERSAS AURAS

“El sendero que conduce a las estrellas se encuentra en el rayo de luz que mora en tu alma, tu mente y tu corazón”.

Existen siete de estas capas o cuerpos áuricos y cada una de ellas parece corresponder con un nivel de concien­cia. Las tres primeras auras o capas también son conocidas en forma genérica como “el aura de la salud”, ya que refleja las motivaciones fundamentales de la salud física de cada uno de nosotros y el funcionamiento de nuestra personalidad. Las tres restantes son manifestaciones cada vez más espirituales de nuestra existencia.

Estas capas son las siguientes:

CUERPO FISICO: Es también llamado “yo inferior”. Nuestra realidad en la tercera dimensión, en el plano material denso. Es el templo donde se manifiesta el ser espiritual en su camino evolutivo. Es el punto de anclaje del hijo de DIOS, el hombre, la materia física. Por medio de él ejecutamos nuestros actos físicos y nos movemos durante cada existencia en el plano material.

 

CUERPO ETERICO: Es una replica exacta del cuerpo físico, incluyendo estructuras anatómicas y órganos, formado por finas líneas de colores azulosos en constante movimiento. Contiene todo lo que el cuerpo físico, y graba todo lo que le sucede en la vida. Es un generador de energías que mantiene al cuerpo físico y que lo regenera en las horas de sueño. Cuando uno comienza a visualizar el aura, es el campo más fácil de ver, sobre todo en la punta de los dedos. Mide aproximadamente 5 cm.

 

CUERPO EMOCIONAL: El  segundo cuerpo aural está asociado con los sentimientos. Su estructura es mucho más fluida y está formado por nubes coloreadas de una sustancia fina en constante movimiento. Se extiende desde 2,5 hasta 7,5 cm del cuerpo. El cuerpo emocional penetra en los otros más densos a los que envuelve. Su color varía desde matices brillantes hasta tonos oscuros y turbios, lo que depende de la claridad o confusión del sentimiento o la energía que los produce. Los sentimientos de mejores vibraciones como el amor, la alegría, la paz, son brillantes y transparentes. Al contrario cuando estamos agobiados, tristes, abrumados o enojados los colores resultan oscuros y turbios. Este plano refleja más bien la expresión de las emociones hacia uno mismo.

 

CUERPO MENTAL: es el cuerpo donde se manifiestan los pensamientos, ideas y la intelectualidad. Está compuesto por finas líneas de color amarillo, que se puede ver sobre todo como una luz brillante que irradia sobre la cabeza y los hombros y se extiende alrededor de todo el cuerpo físico. Se expande y se hace más brillante cuando la persona que lo posee está concentrada en procesos mentales. Se extiende desde 7,5 cm hasta 60 cm del cuerpo. Las energías mentales forman concentraciones energéticas llamadas formas pensamientos. Estas pueden tener formas y colores, dependiendo de las emociones asociadas a éstos. Estas formaciones pueden tener una poderosa energía, en la medida en que estos pensamientos son alimentados, es energía concreta que puede afectarnos tanto positiva como negativamente. En el caso de pensamientos negativos,  urge cambiar estos estados mentales a unos de mejores vibraciones, a fin de disolver estas dañinas materializaciones energéticas que ensucian y obstruyen nuestra aura y que generan un circulo vicioso de pensamientos perturbadores.

 

CUERPO ASTRAL: El cuerpo astral es uno de los cuerpos superiores. Esta también compuesto por múltiples colores, todos ellos más brillantes y nítidos que los del cuerpo emocional. Acá se graban las emociones vividas con respecto a nuestros semejantes. Este bello arcoiris de colores, está generalmente teñido por la luz rosácea del amor. El chakra del corazón de una persona que ama está invadido por la luz rosa en el nivel astral. Cuando las personas se enamoran, entre sus corazones se pueden percibir bellos arcos de luz rosada. Entre la gente se producen numerosas interacciones a nivel astral. Las auras se comunican antes que exista comunicación física, esa conexión uno la puede percibir ante la presencia de una persona, que nos produce fuertes emociones, con solo estar cerca, sin ninguna comunicación adicional. Grandes manchas del color rosa del astral, se mueven en el espacio entre estas personas, haciendo contacto. Este contacto puede ser agradable o no, pero es tan real como el contacto físico. Esta comunicación puede ser incluso a distancia, no hay límites físicos para ella.

 

CUERPO PATRÓN ETÉRICO: Es un cuerpo estructurado que replica todos nuestros sistemas. Este nivel contiene todas las formas de existencia del plano físico en forma de calco o plantilla, como el negativo de una fotografía. Su ovoide se extiende desde 45 a 60 cm. En este plano se encuentra nuestro plan de vida, es decir, un diseño de las experiencias que tendremos que atravesar en una encarnación para que esta sea exitosa. Es el nivel en el cual el sonido crea materia, en el que se puede curar a través del sonido. Su forma es de líneas traslucidas sobre un fondo azul cobalto. Es llamado doble etéreo porque es allí donde encontramos las formas más sutiles del primer cuerpo aural, o etéreo; aquí queda el negativo de toda forma de creación del patrón que se ha creado en la parte física.

 

CUERPO CELESTIAL: este nivel es el nivel emocional del plano espiritual. Se extiende desde unos 60 hasta unos 83 cm del cuerpo. Es el nivel a través del cual experimentamos el éxtasis espiritual, el que se puede alcanzar a través de una constante disciplina en nuestra vida espiritual, y teniendo constancia en la meditación y el auto-conocimiento. En este plano alcanzamos el punto  del «ser» donde conocemos nuestra conexión con todo el universo, cuando vemos luz y amor en todo lo existente, cuando nos encontramos sumergidos en luz percibiendo que formamos parte de ella y que ella forma  parte de nosotros y sentimos que somos uno con Dios, entonces hemos elevado nuestra conciencia  hasta el sexto nivel del Aura. El cuerpo celestial parece bañado por una hermosa luz tornasolada compuesta principalmente por tonalidades pastel. Esta luz tiene un brillo de oro – plata y una calidad opalescente, como lentejuelas de madreperla. Su forma es menos definida que la del nivel del patrón etéreo, por cuanto parece estar compuesta simplemente por luz que irradia del cuerpo, como el brillo que rodea una vela encendida. Dentro de este brillo hay, además, rayos de luz más fuertes y brillantes.

 

CUERPO ESPIRITUAL O CAUSAL –  YO SUPERIOR – PATRÓN CETÉRICO: esta capa es la última del Aura, la que la contiene y mantiene unida. Es como una malla que da la forma de este huevo de energía. Es el plano mental superior de nuestra parte más espiritual. Se extiende desde aproximadamente 75 hasta unos 105 cm del cuerpo. Cuando llevamos nuestra conciencia al séptimo nivel del aura sabemos que somos uno con el Creador. Está compuesto por diminutos hilos de luz oro – plata que mantienen unida la forma completa del aura. La frecuencia de la séptima capa es de una hermosa luz dorada. Se asemeja a un conjunto de millares de hilos dorados. La parte exterior de la séptima capa, muy fuerte y elástica, resiste a la penetración y protege el campo en la misma forma que el cascarón lo hace con el polluelo. En este nivel, todas las formas de los chakras y el cuerpo parecen hechas de luz  dorada. Se podría comparar con una onda luminosa erguida y de intrincadas formas, que vibra a una velocidad extremadamente elevada. La red muestra el poder de la luz dorada, la mente divina que mantiene unido el campo en su totalidad e integridad. Además; en el nivel del patrón cetérico también están las bandas de la vida anterior. Se trata de franjas de luz coloreada que rodean completamente el Aura y que se pueden encontrar en cualquier  lugar de su superficie. La banda que se halla cerca del área de la cabeza-cuello suele ser la que contiene la vida pasada que tratamos de aclarar en nuestras presentes circunstancias vitales. El nivel cetérico es el último nivel aural en el plano espiritual. Contiene el plan de vida y es el último nivel directamente relacionado con esta encarnación.

 

LOS CHAKRAS Y EL AURA

“En los chakras  encontramos los siete rayos del arco iris”

Las distintas capas del aura están “respirando” alrededor de nosotros, energías que se asocian con la energía vital. Pero, existe otro tipo de energía, comparable con los rayos de luz, que entra y sale de ciertos centros de nuestro cuerpo. Estos centros se llaman chakras. Los chakras son pequeños torbellinos giratorios de energía, dispuestos en línea a lo largo de la espina dorsal, y van desde la parte superior de la cabeza hasta el coxis. Su nombre en Sánscrito significa rueda, ya que giran como estas en dirección de las manecillas del reloj.

Cada chakra tiene cuatro funciones principales:

  • dinamizar las capas áuricas
  • alimentar la función psicológica
  • alimentar la función fisiológica
  • transmitir la energía entre las capas áuricas

 

En el terreno fisiológico, cada chakra presenta una estrecha relación con una glándula endocrina.

Chakra raíz – M?l?dh?ra: asociado al Campo Etérico

Color rojo. Instinto de supervivencia, seguridad, conexión a la tierra y la vida en ella.

 

Chakra Sacro – Sv?dhi??h?na: asociado al Campo Emocional

PUBLICIDAD GOOGLE

Color naranjo. Relaciones, sexualidad, creatividad, sensibilidad.

 

Chakra Plexo Solar – Ma?ip?ra: Asociado al Campo Mental

Color amarillo. Poder personal, autoestima, mundo emocional.

 

Chakra del Corazón – An?hata: Asociado al Campo Astral

Color verde o rosa. Amor, compasión.

 

Chakra de la Garganta – Vi?uddha: Asociado al Cuerpo Patrón Etérico.

Color azul. Comunicación interna y externa, creatividad artística.

 

Chakra del tercer ojo – An?hata: asociado al Cuerpo Celestial.

Color índigo. Intuición, conexión con planos sutiles. Inteligencia superior.

Chakra de la Corona – Sahasr?ra: Asociado al Cuerpo Espiritual o Causal. Yo superior.

Color blanco. Conexión con la fuente creadora.

 

LIMPIEZA Y CURACIÓN DEL AURA

“Muestra cómo brillas y me dirás quien eres”.

 

El Aura es una Luz que fluye de la Energía Universal, pero cuando enfermamos física o mentalmente, perdemos su luminosidad y se vuelve oscura y sombría. Recordemos que el Aura es la suma total de las ema­naciones de vida de cada uno de nosotros, y que con frecuencia, esconde a la vista de todos, nuestro lado más oscuro. Por lo tanto, debemos buscar en nuestro interior y sacar lo mejor de nosotros hacia la superficie, para recuperar su Luz. Este proceso de purificación nos traerá el fortaleci­miento de nuestra vida y por lo tanto, del Aura. Afortunadamente, el Aura se puede limpiar, devolviéndonos la vitalidad física y mental. Pero su limpieza tiene sólo efectos temporales si insistimos en volver a la infelicidad y a los malos hábitos emocionales y mentales.  

 

Una de las mejores instancias de recuperación energética y limpieza tanto del Aura como de los chakras, son las Terapias vibracionales. De ellas la más conocida es el reiki. También podemos usar terapia Floral o cristales para el trabajo con nuestras energías.

Mantener el Aura limpia no es algo complicado. Una buena ducha después de un día particularmente agotador o después del contacto con alguien que nos dejo una sensación de cansancio (contaminación energética), es una buena instancia de limpieza. Pasar nuestras manos suavemente por el Aura, como un acariciamiento, desde arriba hacia abajo, es una buena forma de limpieza. Si además lo acompañamos de una toma de conciencia e intención clara de lo que estamos haciendo, dando una orden precisa a nuestras energías a volver al equilibrio, este trabajo es aún más completo. Después de uno de estos ejercicios de limpieza es muy importante lavarse las manos.

Yo comando mi micro universo, yo lo moldeo y con el poder de mi intención lo re-creo y armonizo. Toca tu aura, ajústala, acaríciala y límpiala, de manera consciente y con una intención concreta de salud y bienestar. No necesitas nada más que esto para mantenerte energéticamente limpio y armónico.

 

Que esta información vaya en vuestro mayor beneficio,

 

Alejandra Vallejo Buschmann

Casa de Tara

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.


Un comentario
  1. User comments
    MA Guadalupe López

    Gracias. Muy oportuno.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend