Cómo ha contribuido la terapéutica a la salud mental

Jorge Ariel
Jorge Ariel

CURSO DE INNOVACIÓN.   Unidad 2. Tecnologías.   Objeto de aprendizaje 3: Terapéutica

Los judíos helenizados interpretaban las escrituras hebreas de una manera tan alegórica, que no encontraron dificultad alguna para conformar la teología hebrea con la filosofía de Aristóteles, que ellos veneraban. Pero todo esto condujo a una confusión desastrosa hasta que estos problemas fueron tratados por Filón de Alejandría, que procedió a armonizar y organizar la filosofía griega y la teología hebrea en un sistema compacto y medianamente coherente de creencias y de prácticas religiosas, propia de terapeutas. Esta enseñanza más reciente de filosofía griega y de teología hebrea combinadas es la que prevalecía en Palestina cuando Jesús vivió y enseñó, y la que Pablo utilizó como cimiento para construir su culto cristiano, más avanzado e iluminativo que los demás.

Los terapeutas hacen parte de un grupo judío en la diáspora, cuyo nombre proviene de las pretensiones de sus integrantes de curarse de las enfermedades del alma y cuyo ejemplo podía servir para curar a los demás. Filón de Alejandría habla de ellos en su obra De vita contemplativa. Las técnicas y teorías terapéuticas han continuado el camino iniciado por la filosofía, las religiones y el misticismo. La terapéutica retoma el ideal de unificación, instrumentalizándolo a partir de un modelo científico y refiriéndola a una escala de valores distinta. Las terapias se clasificaron inicialmente en dos categorías principales: conductuales y psicodinámicas, las primeras van del exterior al interior y las segundas desde el interior al exterior. Más recientemente aparecen las terapias transpersonales llegando al centro del inconsciente, quedando completa la serie de procesos espiritualizantes: transmutación,  transformación y transfiguración.

Tres veces surge el llamado a todos los caminantes que se hallan en el Sendero de la Vida: «Conócete a ti mismo» es el primer gran mandato, y largo es el proceso para lograr ese conocimiento. Luego viene «Conoce el Yo», y cuando se ha logrado, el hombre no sólo se conoce a sí mismo sino a todos los yoes; el alma del universo ya no es para él el libro sellado de la vida sino el libro con los siete sellos rasgados. Después, cuando el hombre ya es un adepto, surge el llamado «Conoce al Uno» y las palabras reverberan en los oídos del adepto: «Busca aquello que es la Causa responsable, y habiendo conocido al alma y su expresión, busca AQUELLO que el alma revela.»

OBJETIVOS

  • Establecer relaciones entre ciencia, filosofía y religión, así como entre  arte y técnica.
  • Establecer diferencias entre  alma, mente y personalidad, así  como espíritu y materia.
  • Comprender la salud mental a partir de un modelo cognitivo.
     

REGLA DIEZ

Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos de maya y así pueda entrar la luz. Que la Hueste de la Voz no se haga oír y que sigamos adelante dentro del Sonido. Que conozcamos el significado del O.M. y oigamos el O.M tal como lo emite Aquel que permanece y espera en el centro mismo de la Cámara del Concilio del Señor.

ACTIVIDAD INTRODUCTORIA; de gurús y ashramas

el guru cómo ha contribuido la terapéutica a la salud mental ID157745 - hermandadblanca.org

Eddie Murphy personifica al centro G, un hombre carismático y extraño que se hace llamar «G». Eddie tiene un inusual uso de túnicas blancas y está perpetuamente feliz y sonriente. Parece darse cuenta de lo preocupado que está Ricky, y los sigue hasta el estudio de grabación. G entra al plató de un infomercial que en ese momento vendía una motosierra, y mientras está en el aire hace una inesperada acción que los productores creen que es una locura. Sin embargo, aumenta el número de llamadas con clientes que desean comprar algo.  Los infomerciales de G son en su mayoría anécdotas o pensamientos espontáneos sobre la vida, pero los clientes se conectan con él e incluso los artículos de movimiento más lento comienzan a venderse. Mientras se hospeda en la casa de Ricky, ingresa en una fiesta de hombres de negocios y muestra su talento al hacer que un reloj Rolex «desaparezca» y curar a otro hombre de su miedo a volar. Holy Man es una película estadounidense de 1998.

Jamie un joven de 23 años de edad recibe un críptico mensaje que le hace viajar hasta el Himalaya indio para seguir el rastro de su novia perdida. Allí se encuentra con una comunidad secreta liderada por un gurú que posee extraños poderes. Aunque es un escéptico, Jamie piensa que puede estar relacionado con la desaparición, e investigando averigua más cosas de las que pensaba. Así descubre que la misteriosa montaña esconde el secreto de la reencarnación y un portal a otra dimensión. El Ashram es una película de 2017.

  • Después de ver las películas El Gurú y El Ashram responder las siguientes preguntas. Cómo cerrar la brecha entre materialismo y espiritualismo? Cuál es la importancia de la meditación? Qué relevancia tiene el número 23? Cuál es la diferencia entre el  punto G del centro sacro y el centro G como lo cardíaco?

Un Ashrama es el centro en que el Maestro reúne a los discípulos y aspirantes para instrucción personal. El Gurú es el Instructor espiritual, un Maestro en las doctrinas de la metafísica y la ética. La entrada de un miembro de la familia humana en las filas de los aprendices y su participación en la actividad de uno de los ashramas, produce el traslado de un Maestro desde la Jerarquía al centro más elevado de todos, produciéndose únicamente después que el aprendiz ha recibido la tercera graduación, pudiendo, por lo tanto, desempeñar su parte en la vida jerárquica, como expresión espiritual susceptible de ser impresionada desde Shamballa. Cuando un Maestro surge de esta manera, inmediatamente lo enfrenta la elección de uno de los siete senderos. Los siete senderos se ocupan del propósito, así como también los siete ashramas, del Plan. Como veremos, existe una relación directa entre los siete senderos y los siete ashramas. Tenemos, en consecuencia, curiosamente interrelacionados: los siete senderos, los siete rayos, los siete ashramas y las siete razas.

 

ACTIVIDAD UNO: terapias conductuales.

conductismo cómo ha contribuido la terapéutica a la salud mental ID157745 - hermandadblanca.org

 

La Filosofía no conserva ya un lugar original y a la vez irremplazable a título de reflexión acerca de los saberes y los poderes de que dispone el hombre, dado que su lugar lo ha ocupado la tecnología. Pero a la filosofía aún le queda la función de reflexionar sobre la conciencia moral y la virtud. La filosofía oficial que se enseñaba en las escuelas se basaba en la lógica de Aristóteles, de ahí la palabra “escolástica”, pero las profundidades recónditas de la conciencia del hombre fueron mejor entendidas por los filósofos místicos cuyo pensamiento se conectaba íntimamente con los sistemas paralelos de la filosofía hermética: la alquimia, la cábala y la filosofía.

Las terapias conductuales incluyen una amplia gama de trastornos conductuales y técnicas para superarlas. Entre los trastornos tratados estaban la ansiedad, las fobias, los problemas sexuales, las conductas obsesivas, amnesia, y la histeria. Mientras que las teorías neurológicas que usaba Wolpe hoy están superadas, la tecnología desarrollada sigue estando entre las más usadas y efectivas de la terapia de la conducta. La idea básica era que la respuesta de ansiedad podía ser rivalizada e inhibida por una nueva respuesta antagónica. La respuesta antagónica usada comúnmente es la relajación, y habiendo aprendido el paciente la técnica de relajación, se le presenta el estímulo ansiógeno de forma paulatina, de tal manera que el paciente vaya aprendiendo a relajarse ante el estímulo que provoca ansiedad o situación temida. Este método se conoce hoy día como desensibilización sistemática.

La conducta ha sido  entendida como aquellos cinco instintos que el ser humano comparte con el animal. Pero mientras que en el animal esos instintos marcan la pauta para adaptarse al medio ambiente, el ser humano, del todo impotente y parasitario, ha de efectuar un largo aprendizaje de sus conductas, aprendizaje que se lleva a cabo en las relaciones humanas con otros que condicionan su comportamiento.

La lección es la enseñanza que dan los maestros a sus discípulos y por tal motivo es más moral y de adoctrinamiento. «Lectura» es lo que etimológicamente significa lección, pero cuando una persona no lee por sí misma ha de estar sujeta a lo que le exija su maestro para lograr disciplina. El lexema “docere” proviene de “aceptación” o “pensamiento” y puede vérsele en dogma, ortodoxo, paradoja, decente, digno y derivados; indagar, discípulo y disciplina, sinécdoque, etc.

La transmutación es la tendencia de la energía de ir hacia arriba: del centro sacro al centro laríngeo, del plexo solar al cardiaco, del básico al coronario, de cualquiera de los cinco centros al centro ajna.

  • Cómo se han asimilado los conceptos de conducta y disciplina en la formación del carácter?

 

ACTIVIDAD DOS: terapias psicodinámicas.

psicodinamica cómo ha contribuido la terapéutica a la salud mental ID157745 - hermandadblanca.org

 

La Ciencia se ha caracterizado por su razonamiento causal y la causalidad de todo fenómeno psíquico se redujo al orden de lo corpóreo. El conductismo y el psicoanálisis comparten este supuesto epistemológico. En su búsqueda de afirmación científica, la psicología cayó en diferentes clases de reduccionismos y determinismos, tanto físico, biológico como sociológico, y cuando pretendió superarlos, hizo psicologismo con los diferentes problemas relacionados con el ámbito espiritual de la psique.

Las terapias psicodinámicas se centran en la exploración y objetivación del mundo interno del que el sujeto no tiene conocimiento, considerando lo inadvertido o inconsciente de la conducta como un componente esencial de la misma, precisamente por considerar que es lo inconsciente lo que da sentido y soporte a la conducta manifiesta.

El adjetivo «dinámico» intenta explicar tres aspectos: lo genético, lo social y lo cultural. Por un lado, la concepción genética de la personalidad. La interacción del individuo con el medio y su intento de adaptarse, va conformando en el niño, distintas etapas evolutivas con características propias. Por otro lado, la «dinámica» de enfrentamiento, relación y choque, entre las instancias de la estructura del aparato psíquico determina junto a la necesidad de equilibrio entre esos componentes, el comportamiento del sujeto. El condicionamiento de la actividad psíquica es determinado por la calidad del mecanismo de respuesta.

El tercer aspecto es el carácter «profundo» de la teoría psicodinámica. El concepto básico y central de esta «profundidad» es el inconsciente, es lo no reconocido por la persona pero que influye y en algunos casos determina el comportamiento. El inconsciente no se puede ver con ojos mortales, es algo oculto, es algo que habrá que conocer a partir de signos, de símbolos. Freud establece un código de «signos» y «símbolos» para reconocer algunos aspectos del inconsciente. El inconsciente se convierte en algunos casos en la explicación última, final, y determinante del comportamiento. La verdad final.

La instrucción es el conjunto de órdenes que se le dan al discípulo para que ejecute una acción. El diseño instruccional es la práctica de crear «experiencias de instrucción que hacen la adquisición de conocimientos y habilidades más eficiente, eficaz y atractiva.»

La transformación es la tendencia de la energía de ir hacia abajo. La energización de la vida creadora vía el centro laríngeo, la energización de la vida consciente vía el centro cardíaco, la energización de todo el ser humano vía el centro básico.

  • Cómo se realiza el proceso de convertirse en persona y cuál es la diferencia entre persona e individuo?

ACTIVIDAD TRES: terapias transpersonales.

 

La Religión y la espiritualidad pueden influir tanto positiva como negativamente en la salud mental de los individuos. Las creencias existenciales, como la fe en Dios o en otro orden natural del Universo, son creencias generales que ayudan a las personas a conservar la esperanza  y a buscar el significado de la vida, a pesar de sus experiencias dolorosas. Los valores y las virtudes se entremezclan con las creencias religiosas, formando un esquema de segundo orden valorativo de alta complejidad.

Las terapias transpersonales surgen como «cuarta fuerza» tras la psicología humanista, que estudia el desarrollo personal y el potencial humano. Constituye una comprensión diferente del psiquismo, la salud, la enfermedad y el desarrollo personal y espiritual.

El término transpersonal significa “más allá” o “a través” de lo personal, y se refiere a las experiencias, procesos y eventos que transcienden la habitual sensación de identidad, permitiendo experimentar una realidad mayor y más significativa.​ Sus investigadores estudian lo que consideran los potenciales más elevados de la humanidad y del reconocimiento, comprensión y actualización de los estados modificados de consciencia, unitivos, espirituales y trascendentes.​

La sicología arquetipal utiliza dos palabras que tienen estrecha relación con la difícil ley del karma; los cánones y los condicionamientos indican dos ideas básicas con las cuales trabajan los aprendices entrenados. Los cánones son  esos tipos de energía que luchan por emerger a la expresión material y que eventualmente subordinan las energías evidentes y más superficiales. Los  cánones son literalmente ideas divinas, pues surgen de la conciencia grupal subjetiva y adoptan esas formas mentales que pueden ser apreciadas y apropiadas por la mente y el cerebro del hombre durante determinada época. El condicionamiento concierne a la respuesta, innata e inherente, de la sustancia mental a ese canon.

La oración, aun como práctica puramente humana, un diálogo con el propio otro yo, constituye una técnica del acercamiento más eficiente a la realización de aquellos poderes de reserva de la naturaleza humana que están almacenados y conservados en los dominios inconscientes de la mente humana. La oración es una práctica psicológica sana, aparte de sus implicaciones religiosas y de su significación espiritual. Es un hecho de la existencia humana que la mayoría de las personas, si las circunstancias los apremian bastante, oran de alguna manera ante alguna fuente de ayuda.

La transfiguración ocurre cuando el ser humano utiliza los centros básico, ajna y coronario conscientemente y de manera simultánea, en expresión rítmica y coordinada. En la transfiguración queda observada la idea de la persona, los “rastros” de las vivencias, esa luz que, con la vida, retorna sobre sí misma: La Flor del Yo.

 

  • Cuáles son esas ideas arquetípicas que dan forma a las siete fuerzas del alma?

ENTRE ISIS Y MAYA

pleyades_Ba

 

Egipto estaba de moda en los años finales de la Ilustración; y ya Schiller había dedicado un poema a La imagen velada de Saïs. En la formulación de Schiller se trata de un joven discípulo del templo de Isis cuyo afán era conocer la verdad, contemplarla, y gozar en esa contemplación de la posesión de todas las cosas. La verdad, le dice su maestro, está en el rostro de la diosa, cuya imagen se encuentra cubierta por un velo que ningún mortal con culpa puede levantar sin morir. La historia termina mal: el joven no pudo refrenar su pasión, y lo encontraron muerto una mañana ante la imagen velada. La diosa guarda en sí la clave de todas las cosas; y eso significa, a finales de la Ilustración, el misterio de la naturaleza entendido como verdad. En su formulación novalisiana, el velo de la diosa es el símbolo poético de la naturaleza misma, como un lenguaje cifrado cuyos trazos, que son sus pliegos, somos incapaces de leer. Levantar el velo quiere decir interpretar ese lenguaje. Por su parte, Schopenhauer dedica un libro a El velo de maya.

Maya es en la mitología hindú la ilusión física, una imagen ilusoria o irreal. En la mitología griega es la mayor de las Pléyades y madre de Hermes, la inteligencia. La  regla empieza afirmando que todos los aprendices ya conocen y aplican las reglas para trabajar dentro de los velos de maya. Maya es el factor que condiciona los niveles etéricos, y el discípulo en probación debe eludir y vencer cuando se «evade» de la esclavitud del plano físico. Así aprende a hollar el sendero del discipulado. Estas características son, sin embargo, la reacción de la humanidad a las actividades de la evolución dévica, la cual prosigue divina y correctamente la tarea de complementar la voluntad divina. Cuando la esfera de su actividad entra en contacto con la inteligencia humana, el efecto sobre la humanidad es impulsar al hombre (antes de lograr dominarlos) a «divagar por los campos de maya, a ahogarse en el mar del espejismo y a responder al llamado de la ilusión».

Dios es mente. Dios es actuación inteligente. Dios es actividad creadora. Éstas son las cualidades de la evolución dévica. Dios es amor, Dios es relación, Dios es conciencia, son las tres cualidades de la evolución crística, evolución que se lleva a cabo dentro de la creada esfera de influencia del tercer aspecto. Dios es vida, Dios es fuego, Dios es el ser puro, son las cualidades del aspecto espíritu, aspecto omnipotente de la Deidad. Los tres aspectos se enfocan y se expresan en los niveles de los planos etérico cósmicos y en los niveles de los planos etéricos que la humanidad conoce en los tres mundos.

La fuerza empleada debe afluir a través del arco iris y, de acuerdo a la índole del trabajo a realizar, así será el particular hilo o hebra del arco iris que el aprendiz empleará. Estos son los cuatro velos de maya, necesariamente construidos de siete fuerzas, que producen el aspecto real y fenoménico (en tiempo y espacio) de la Gran Ilusión en sus tres formas: ilusión, espejismo y maya. Existen siete puntos de energía a través de los cuales afluyen los distintos aspectos de la fuerza necesaria para producir los efectos deseados dentro de los velos de maya, correspondientes a los siete tipos o cualidades de rayo. Pero el tipo principal de energía con la cual trabaja el aprendiz en el plano físico es la séptima, el rayo o energía del ritual, del ceremonial, del orden y de la ley.

  • Cómo hemos logrado diferenciar los cuatro velos de la materia de las siete fuerzas del alma?

EL TEJEDOR EN LA LUZ

Ser tejedor de la luz implica sintetizar la vida interna con la externa mediante un enfoque transpersonal. Verticalmente constituye la técnica de la Presencia, horizontalmente constituye la técnica del servicio. El nombre de los Trabajadores de la luz deriva del trabajo horizontal después de haber rasgado los cuatro velos de maya. Para lograrlo utiliza tres técnicas previas a la fusión

1.            La Técnica de la Presencia.  Por medio de esta técnica, el alma asume el control de la personalidad integrada y de sus relaciones, horizontal y vertical. Esta técnica implica la apertura de la flor de la intuición que disipa la ilusión, revela al Ángel, indica la Presencia y abre al discípulo el mundo de las ideas y la puerta de las graduaciones superiores. Cuando el discípulo capta y aplica estas ideas divinas o pensamientos simiente, se convierte en un aprendiz, entonces es posible la tercera graduación como meta inmediata. La intuición significa la aplicación del poder de transfiguración. Dicha técnica está relacionada con la poco conocida yoga del fuego o Agni Yoga.

2.            La Técnica de la Luz.  Por medio de esta técnica, la mente iluminada asume el control del cuerpo emocional, y disipa el espejismo. Cuando la luz afluye, el espejismo desaparece. La iluminación domina y la visión de la realidad puede ser vista. Dicha técnica está relacionada con el Raja Yoga y su meta es la segunda graduación, capacita para hollar el Sendero del Discipulado y permite al hombre «vivir una vida iluminada por la divinidad”.  La iluminación significa la aplicación del poder de transformación.

3.            La Técnica de la Indiferencia.  Por medio de esta técnica se pone fin a maya, pues el control del vehículo emocional purificado es consciente y técnicamente puesto en actividad, liberando a las energías del cuerpo etérico, del control de la sustancia, y conduce a muchos seres al Periodo  de Prueba. Donde hay “indiferencia divina” a la atracción de la materia, entonces se hace posible la inspiración.  Esta técnica está relacionada con el Karma Yoga. La meta de esta técnica tiene por objeto lograr la primera graduación, lo cual permite al hombre “vivir una vida inspirada por Dios”. La inspiración significa la aplicación del poder de trasmisión.

El aspirante debe trabajar siempre de afuera adentro y esforzarse por dirigir su vida de arriba abajo, si quiere dominar dichas fuerzas y no ser controlado por ellas. En cambio el aprendiz trabaja “desde adentro del círculo”, o sea el campo o círculo de maya. Por lo tanto debe desarrollar su actividad desde el propio núcleo del misterio que encierran dichas fuerzas, y puede hacerlo porque está en una posición donde sabe con qué tipo de energías debe habérselas, comprende la naturaleza de las fuerzas con las cuales puede y debe manipular las “energías de maya” y dominar así al plano etérico; también es consciente de dónde termina un velo y comienza otro y, desde ese nivel puede, con todo éxito, adaptar las arremolinadas y vivientes energías al canon divino.

 

Debe observarse también que el aprendiz proyecta las energías al mundo de maya, las dirige desde varios centros existentes en su cuerpo y desde el punto central de energía correspondiente a cada centro empleado. El aprendiz actúa desde la “joya central en el loto”, y estos siete centros focales, las denominadas siete joyas, son la analogía de la joya en el loto egoico. Por consiguiente, esto significa que el trabajo exitoso “dentro de los velos de maya” involucra siempre el empleo del aspecto voluntad y el consiguiente uso de esa porción de fuerza shambállica que el aprendiz es capaz de apropiarse y usar, porque ya ha comenzado a actuar como agente de enfoque para la Tríada espiritual, y no actúa como alma o personalidad controlada por el alma.

Los estudiantes no deberían nombrar ni diferenciar los cuatro velos, los cuales en sí son transitorios y variables. Difieren cuando reciben el impacto de los siete rayos. En la actualidad su destrucción (anteriormente no fue así) debe producirse desde el plano físico denso y el ataque deben realizarlo las personalidades e individuos en cuerpos físicos. En cierto modo es un nuevo acercamiento, pues hasta ahora muy pocos discípulos y aprendices han sido capaces de trabajar de esta manera.

Mencionaré tres grandes rasgaduras producidas en los velos. La Biblia se refiere a ellas en forma simbólica, aunque no ha sido observado ni comprendido su significado esencial. La primera fue producida por el establecimiento de la Ley de Dios, que El Antiguo Testamento describe simbólicamente en el episodio de Moisés, cuando ascendió al Monte de Dios, y allí recibió los Diez Mandamientos; expresión de la ley divina adaptada a la humanidad y necesaria para proyectar las fuerzas que destruyen, purifican y reorganizan. La segunda y muy importante rasgadura la produjo el poder del segundo aspecto, cuando Cristo sometió al Maestro Jesús a la cuarta graduación, y su influencia conjunta triunfó sobre la muerte, en la crucifixión. Leemos que el velo del Templo se rasgó de arriba abajo. Otra rasgadura del velo, relativamente de menor importancia, tuvo lugar cuando Saúl de Tarso contempló la gloria del Señor y se trasformó en Pablo, el Apóstol. Su empuje y poderosa rectitud y sinceridad, su apresuramiento en el «camino a Damasco», lo impelieron a atravesar uno de los velos separadores. El Reino de los Cielos «sufrió la violencia», y los violentos lo toman por la fuerza. Dicha fuerza, actuando en Saúl, lo impelió a través del velo que impedía la visual, y la rasgadura producida le trajo una nueva revelación.

Aún falta una cuarta gran rasgadura resultante de las energías liberadas y del bien adquirido, que posibilitaron las tres rasgaduras anteriores. Esta cuarta rasgadura la ha realizado la humanidad misma, con «intención masiva» enfocada a través de los grupos que constituyen  los ashramas de los Maestros. Por lo tanto, la rasgadura se ha producido por la exteriorización de la Jerarquía en la tierra. El último atrio es el de los cambistas de dinero y se relaciona con la encriptación.

REFERENCIAS

Alice Bailey. Espejismo, un problema mundial.

Arthur Schopenhauer. El mundo como voluntad y representación.

Carl Jung. El secreto de la flor de oro.

Carl Rogers. El proceso de convertirse en persona.

Michel Foucault. Hermenéutica del sujeto.

Walter Riso. Terapia cognitiva

 

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx