Home » Mensajes del Cielo » Entidades y Maestros Cósmicos » Kwan Yin » El camino hacia la felicidad, por la Maestra Kwan Yin

El camino hacia la felicidad, por la Maestra Kwan Yin

Kwan Yin 007

INTRODUCCION.

Bienvenidos sean a este recinto, los saludo con el cariño de siempre, Yo soy KWAN YIN y tal como se lo había anunciado mi Hermano Hilarión, la vida me da otra oportunidad de trabajar con ustedes para recorrer juntos un nuevo sendero.

Una nueva enseñanza.

Esta vez vamos a trabajar sobre una serie de conceptos que nos llevarán de la mano hacia la comprensión de las más internas motivaciones humanas; buscaremos despertar los corazones dormidos, buscaremos libertar los corazones encarcelados, buscaremos hacer brotar las sonrisas en esas caras demacradas de muchos de nuestros hermanos, pero queremos en esta ocasión, hacer que nuestro estudio siga una cierta lógica que vaya poco a poco, de manera gradual, acercándonos a lo más interno de los seres humanos, para extraer de ahí la suficiente fuerza para liberarlos de todo aquello que han recogido a lo largo de sus vidas. Buscaremos hacer contacto con el Yo íntimo, con el Yo más interno del ser, para después, mediante unas muy breves y sencillas reglas de comportamiento, enderezar sus vidas y encauzarlas definitivamente por el sendero de la armonía y la felicidad.

Bases para una terapia.

¿Cuál es la diferencia entre este estudio y los que ya anteriormente han recibido de parte de JESUS y de HILARION?. Les diré que en ocasiones anteriores, los esquemas bajo los cuales han trabajado han sido más que nada académicos, eslabonando una serie de conceptos y penetrando en la raíz de los conflictos humanos, pero de ninguna manera han sido cursos terapéuticos. En esta ocasión, nos proponemos dar las bases para la terapia de ayuda que es necesario impartir a los hermanos que sufren de depresiones, de anormalidades psicológicas y de tendencias mentales patólogicas; buscaremos llegar hasta sus corazones para transformar sus emociones que son la base de la mayor parte de las enfermedades mentales.
La psiquis del hombre está gobernada por las emociones, pues son ellas las que generan los pensamientos malsanos que posteriormente se transforman en enfermedad; sin embargo, las emociones generadas por un ser humano son dictadas por las experiencias acumuladas a lo largo de su vida y estas experiencias se encuentran grabadas en la memoria del individuo. Esto nos lleva a un círculo vicioso, pues lo que una persoa recibe en la vida diaria, lo lleva a asociarlo con experiencias negativas de su pasado, lo cual a su vez, genera emociones negativas, y posteriormente esto hace que sus pensamientos vuelvan a ser negativos, reforzando los ya almacenados.
De esta forma, una persona se va hundiendo gradualmente en un problema hasta convertirlo en una enfermedad; un conflicto mental puede hundir a una persona si este círculo vicioso no es frenado a tiempo. Una experiencia negativa puede disparar una serie de asociaciones en la mente de un individuo y llevarlo hasta una profunda depresión.

Invitación a la reflexión profunda. Autocuración.
Entender la dinámica de las emociones y pensamientos dentro de un ser humano, es la base para iniciar un sistema de terapia que sea verdaderamente efectivo y rápido. Quisiera especificar que lo que diremos a lo largo del curso, no es en sí mismo un esquema de terapias clínicas en donde el doctor recibe una serie de instrucciones para ir guiando a su paciente, no, nuestra exposición será basada en el mismo sistema que hemos seguido anteriormente, una serie de mensajes en donde se expresan puntos que llevan a la reflexión profunda. Mediante estas reflexiones, la persona puede iniciar un proceso de autocuración, pero el discípulo inteligente sabrá extraer de estas lecciones, los secretos que pueda traducir en una terapia clínica. Por lo pronto, lo que deseamos es formular los conocimientos necesarios para una autoterapia; el material que salga de este curso, servirá para proporcionarlo a todas aquellas personas que sufren de problemas de orden psicológico, e igualmente, para todas aquellas otras que busquen una mayor estabilidad mental y, por supuesto, emocional.
Partiremos de la premisa que “el amor salva todos los abismos”. Cada una de las palabras será cuidadosamente escogida para saltar esos abismos que separan a un corazón de otro. Cada uno de los conceptos buscará ir rasgando los velos tras los que se esconden los corazones lastimados, temerosos, aquellos que han sido dañados por la vida. Buscaremos hacer llegar la luz a esos rincones obscuros del alma, a fin de que el hombre pueda empezar nuevamente a respirar la energía fresca del espíritu que renueva la voluntad de vivir y lo abre nuevamente a la posibilidad de ser feliz.

Más allá del dolor, más allá de la soledad, más allá del temor, se encuentra el corazón encogido, temblando y preso, pero siempre, por más profundo que sea el dolor, por más grande que sea el temor, por más obscuro y complicado que sea el problema, existe una rendija por la cual puede llegar a penetrar la luz del espíritu.
Esos valores, esas emociones que fueron guardadas en la primera infancia del ser, en el primer momento en que el hombre vió la luz del mundo y sintió los brazos de su madre, esos primeros instantes que quedan grabados indeleblemente en el subconsciente del hombre, son muchas veces la única rendija a través de la cual podemos asomarnos y llegar al corazón; hasta allá llegaremos si es preciso, pues mientras haya un ser humano que esté sufriendo por no ser capaz de haber aprendido el arte de vivir, nosotros tendremos trabajo por hacer, no importa en dónde se encuentre, no importa qué tipo de problema sea, llegaremos hasta donde sea posible llegar y haremos lo que sea necesario hacer, pues ese fue el mandato del Cristo cuando El estuvo con nosotros.

No es necesario expresar la gran emoción que siento de poder tener la oportunidad de trabajar nuevamente con ustedes, no es fácil encontrar grupos con los cuales trabajar en estos niveles, el hacerlo nos llena de gozo y felicidad, así pues, por todo esto, gracias por el servicio.

Me despido e iniciaremos en la siguiente sesión.
Marzo 29, 1992.

HIPOTESIS PRELIMINARES.

Habíamos comentado que el objetivo perseguido por estas lecciones, sería ante todo, abrir las puertas de los corazones encarcelados para que la brisa fresca de la felicidad los inunde y los lleve a la convicción de que es posible permanecer en armonía, aún en medio de las más duras dificultades. Dijimos que las lecciones seguirían la tónica hasta ahora empleada en otra de las series, autodidactas y autosuficientes, por cuanto uno de los temas es cubierto en una sola plática.

Qué es lo más importante para explicar a un ser humano. Cuáles son los conceptos fundamentales a través de los cuales cada hombre y cada mujer deberían regir sus vidas. Cuáles son los orígenes de sus conflictos, tanto a nivel de pareja como a nivel individual. Dónde nacen los problemas del hombre, dónde está la falla, el error, dónde está la enfermedad.

Reeducación mundial.

Ha llegado el momento en que la humanidad conozca los verdaderos secretos de la felicidad. Es el momento para empezar una reeducación mundial que permita sembrar la semilla de la armonía permanente en las vidas humanas. Toda esta labor, de ninguna manera se pretende llevar a cabo en un día, o por un grupo, o siquiera por una escuela formada de muchos grupos; la labor está lejos de ser particular o exclusiva de algún grupo o discípulo, es preciso unir esfuerzos, es preciso entender que el ser humano es un ser colectivo y que se necesita trabajar en conjunto, si realmente se desean obtener los resultados más satisfactorios posibles.

La energía y la percepción.

Quisiera ordenar un poco la exposición a fin de poder entender la mecánica que seguiremos a lo largo de estas pláticas: Cuando centremos nuestra atención en el cerebro humano, observaremos que sus pensamientos son drásticamente coloreados por las emociones generadas en el área del corazón; esta área se encuentra a su vez dominada por el chakra cardíaco quien continamente la está bombardeando de energía propia de su manifestación; es preciso entonces trabajar con esa energía que el chakra cardíaco envía continuamente hacia el corazón, esa energía es proveniente del cuerpo astral y es ahí en donde se van acumulando todas las experiencias que a lo largo de la vida una persona va pasando. Ahora bien, a su vez, la experiencia acumulada filtra la percepción que las personas tienen de las cosas por las que están pasando, y la filtra de tal forma, que el individuo observa únicamente cosas positivas o únicamente cosas negativas, el ser humano pierde la capacidad de discernimiento y la capacidad para ver las cosas imparcialmente tal como son; el ser humano las colorea, y en esa filtración, los hechos son percibidos como una confirmación de lo que sus creencias lo están obligando a ver. Podríamos decir entonces, que los mismos defectos del hombre se retroalimentan a sí mismos, gracias al papel que juegan dentro de la mente humana.

Autoobservación y autocontrol.

Para encontrar una respuesta inmediata a la pregunta de cómo es posible aplicar esto a las terapias, diremos que el ser humano debe desarrollar una nueva percepción de la vida y ésta únicamente será posible a través del trabajo continuo y consciente de la persona; la autoobservación y el autocontrol mental y conductual, son piezas claves dentro de toda terapia. Me propongo estudiar con algo de detalle este tipo de conceptos, para ir centrando las bases de lo que vendría a ser la nueva terapia. Dejaré aquí mis palabras para continuarlas en las siguientes sesiones.
Abril 12, 1992.

LAS FUNCIONES DEL CORAZON.

Sumergirse en el mundo del corazón es como penetrar en un intrincado laberinto de complejas sensaciones que tergiversan tanto lo que el hombre siente en realidad en su yo más interior, como las emociones que está percibiendo provenientes del mundo que le rodea.
Al corazón se le educa con las emociones.

El corazón funciona como un órgano autónomo, que, independientemente de la voluntad del individuo, de su comprensión de las cosas que le ocurren, genera una serie de sentimientos de acuerdo a sus propios mecanismos de funcionamiento. Al corazón no se le puede pedir que razone, de la misma manera como no se le puede pedir que sienta al cerebro. Al corazón se le educa no con conceptos sino con emociones; un corazón que ha crecido en medio de los suaves efluvios del amor, aprenderá a emanar estas mismas emociones sin medida y sin descanso, pero un corazón forjado en la fría indiferencia no podrá hablar el lenguaje del cariño y de las caricias.

El corazón es como una delicada flor que cuando siente el invierno cierra sus pétalos y se refugia en lo más interno de su ser, pero cuando siente los tibios rayos solares encarnados en las suaves caricias del amor, abre su corola y deja escapar el perfume de los amores más sublimes que el ser humano puede emanar; y cada corazón tiene una historia diferente, cada corazón ha sido forjado bajo diferentes condiciones de vida, cada corazón, podríamos decir, es como una flor con diferente color y perfume. Decíamos en la sesión anterior que los pensamientos de los seres humanos colorean la percepción que tiene de todo lo que le rodea, déjenme agregar, que el corazón es uno de los órganos que más influye en el coloramiento de las percepciones externas.

El papel de los padres.

Uno de los fundamentos de la familia es entender que la madre tiene, como una de sus obligaciones principales, que proveer al niño de ese lenguaje del amor a través de sus cuidados y sus caricias, mientras que el hombre tiene la función primordial de formar la parte intelectual del niño; no quiero decir que sus obligaciones se limiten exclusivamente a estos aspectos, pero desde un punto de vista psicológico espiritual, cada uno de ellos está mejor capacitado para esas funciones, así el niño, en su proceso formativo, recibe un desarrollo equilibrado tanto en sus aspectos emotivos como intelectuales.

A medida que crecemos, la percepción del mundo empieza a ser cada vez más particular, más propia de nosotros, va siendo coloreada con nuestro propio aroma, con nuestra propia personalidad, y así, la felicidad se va escribiendo, tanto si es limitada como si es abundante, en nuestras vidas. La misma tarde puede ser hermosa para un corazón alegre y abierto, o puede ser deprimente y triste para un corazón carente de esa libertad. ¿Qué determina que una persona lo vea de una manera o de otra?, ¿qué es lo que lo condiciona?: su pasado, su experiencia, su manera particular de ver al mundo.

El objetivo de este curso.

A lo largo de este curso enfrentaremos una y otra vez el mismo problema, ¿cómo podemos enseñar a un corazón que ha aprendido a ver el mundo de una manera, a redescubrir las bondades, la belleza y la riqueza de este mundo?.
Reto.

Cada uno de nosotros, desde nuestro propio marco de referencia, desde nuestras propias limitantes, buscaremos ayudar a los que nos rodean; en verdad, ¿se sienten preparados para esta misión?, ¿en verdad desean subir por encima de todas las limitantes, de todas las cadenas, de todas las espinas que los mismos corazones han forma do a lo largo de tantos años, y desde arriba, poseedores de una nueva visión del mundo, poseedores de un nuevo poder, romper las cadenas, derribar las murallas y apartar las espinas que estos corazones han querido forjar en sus vidas.

Esta pregunta la hago porque el corazón no entiende con conceptos, el corazón entiende con el ejemplo; si en verdad deseamos poder arrastrar a otros hacia una nueva vida, debemos nosotros mismos empezarla, debemos nosotros mismos levantarnos sobre esas mismas limitantes, y entonces, con esa libertad para amar indiferentemente a todos los seres humanos, sean éstos humildes o poderosos, sean éstos pequeños o grandes, sean éstos amigos o enemigos, y a través de nuestra sonrisa, a través de nuestra mirada y a través de nuestras palabras, expresar, sin asomo de dudas, la realidad de que es posible libertarse e iniciar un nuevo camino. Un triste no puede enseñar la felicidad, un deprimido jamás podrá hablar de la alegría de vivir, un corazón encarcelado no encontrará las palabras adecuadas para expresar lo que es el amor por la vida.

PUBLICIDAD GOOGLE

Así, yo les pido que en esta aventura, en esta jornada hacia la libertad, hagamos de nosotros los primeros discípulos, los pioneros, y cada ejercicio, cada lección, tomémosla primero nosotros, sintámosla en nuestro interno, recorramos juntos el camino, y cuando lleguemos a la cima de la libertad espiritual, cuando nuestros corazones se encuentren limpios, puros y prestos para amar a todos los seres y a todas las cosas de la creación, dejemos que esa libertad hable por nuestras bocas y arrastremos a multitudes tras nosotros. Este camino empieza hoy mismo, yo los invito a coronarse en el más poderoso reino que haya existido sobre el planeta, el reino de los corazones.

Que la bendición del Padre los ilumine desde adentro, para que puedan percibir claramente el camino que descifra el laberinto del corazón.
Abril 19, 1992.

LA POSIBILIDAD DE SER FELIZ.

Todos los sers humanos aspiran llegar a la felicidad, pero siempre sitúan esta felicidad más allá de lo que tienen en ese momento, la ven como si fuera algo que tuviera que alcanzarse, como si fuera algo por lo que tuvieran que luchar, como si fuera algo que llegara justo en el momento en que ellos consiguen hacer determinadas cosas, pero esta forma de ver a la felicidad, en realidad los aleja de ella. Pensar que la felicidad se encuentra en algún futuro indeterminado, implica que ese futuro nunca se va a hacer presente, pues siempre estará más allá de lo que el propio individuo ha conseguido; sin embargo, la felicidad se encuentra presente en todo momento alrededor de las personas.

¿Dónde está la felicidad?.

La felicidad no es un estado futuro, es una posibilidad en el presente, es algo que se tiene, que simplemente no se ha observado, no se ha sabido experimentar, no se ha aprendido a verla. La felicidad es una palabra que las personas no han aprendido todavía en su correcto significado, generalmente se piensa que la felicidad va asociada a una casa, a un automóvil, a la salud, al cariño, al estado del tiempo, al bienestar económico, a muchas cosas, y por sí sola la felicidad no se le comprende, ésta es otra de las grandes mentiras, la felicidad es independiente de cualquier objeto, de cualquier cosa, incluso espiritual; la felicidad es un estado de conciencia, es un momento en la vida del individuo, es una forma distinta de sentirse, de verse a sí mismo, y de ver a todo lo que lo rodea.

La felicidad es un estado de conciencia.

La felicidad no llega necesariamente con las cosas materiales, tampoco llega necesariamente con las cosas espirituales, se es feliz o no se es feliz, y todo únicamente por un estado de conciencia; así pues, no esperemos encontrar la felicidad en algún momento de nuestras vidas futuras, ni tampoco esperemos encontrarla en el momento en que logremos conseguir tal o cual cosa, la felicidad está ya en este momento, ha estado siempre con nosotros y estará siempre dentro de nuestras posibilidades; ¿qué es lo que nos separa de ella?, ¿qué es lo que nos impide ver exactamente que la felicidad la tenemos alrededor nuestro?.

Cómo experimentar la felicidad.

Si dejamos correr nuestras mentes y nos sumergimos dentro de nuestros propios pensamientos, observaremos que nuestro ser interior está lleno de anhelos, está lleno de deseos insatisfechos, está deseando siempre cambiar las cosas que tiene a su alrededor, está siempre mirando al futuro o al pasado, y en ese agitado mundo mental interior en el que nos movemos, no existe un espacio en donde el ser se siente tranquilamente, y sin pensar en el futuro ni en el pasado, sin desear cambiar nada de su vida, observe simplemente lo que está pasando a su alrededor, experimente la alegría de estar vivo, unifique su ser con todo lo que lo rodea y entonces, en ese estado, experimente esto que hemos llamado felicidad.
La felicidad está siempre en el presente, siempre en el presente, y la felicidad está siempre en nosotros mismos y nunca en cosas ajenas a nosotros; ser feliz significa aprender a mirar en el presente y evitar cualquier tipo de deseo de cambio, en esos momentos somos felices, en esos momentos disfrutamos de la vida, en ese momento nos sentimos plenos y en total armonía con el universo; sin embargo, la dinámica que rige todas las actividades del cosmos nos impulsa a movernos de un estado a otro, es el motor de nuestras vidas, es ese algo inexplicable que nos impulsa y nos empuja a buscar nuevos horizontes de realización personal.

El impulso de la evolución y el impulso de la felicidad.
Distingamos perfectamente estos dos aspectos de nuestra vida interior; cuando la fuerza que actúa es la de la evolución y estamos moviéndonos de un estado a otro, luchando por ser mejores, luchando por tener más cosas, luchando por tener un mejor control sobre nosotros mismos, en esos momentos, nuestro esfuerzo y voluntad está dedicado a la consecución de esos fines, pero en el momento que esa fuerza cesa, en el momento en que nosotros nos damos un respiro y observamos lo que tenemos, en esos momentos entra en acción la fuerza de la felicidad, el deseo desaparece y la experiencia de estar vivo y en armonía con todo lo que nos rodea impera y colorea de colores brillantes todo el universo.
Entre la felicidad y la evolución debemos equilibrar nuestras vidas, entre esos dos impulsos radica el secreto del vivir armónico, del equilibrio espiritual, de la realización personal.

Mediten intensamente en estos dos aspectos, experiméntenlos en sus vidas, aprendamos a ser felices viviendo en el presente y eliminando hasta el más mínimo deseo de cambio, experimentemos la felicidad, y después, sin apegarnos a ella, busquemos que esa fuerza de evolución nos impulse adecuadamente para que, cumpliendo la voluntad divina, podamos alcanzar niveles más altos de realización personal.

Este es el camino que hoy les dejo marcado, háganlo suyo y vívanlo siempre, porque será la pauta que dirija en total armonía su vida hasta la realización última de su ser espiritual.
Abril 26, 1992.

LA BUSQUEDA DE LA FELICIDAD.

Habíamos dicho que el sendero a la felicidad es un camino que oscila entre la alegría de aceptar las cosas, de experimentar el estar vivo, el ser parte del universo, y ese otro estado que impulsa al cambio, a la superación, a moverse hacia otros niveles mayores de armonía y realización. Dijimos que el equilibrio entre estos dos estados era la clave para la armonía individual, pero estas fuerzas, estas tendencias que los seres humanos manifiestan, son traslapadas y trabajadas indistintamente en sus mentes, por lo que, ni experimentan un estado de paz y armonía permanente, ni tampoco pueden sostener un impulso evolutivo permanente; de esto se deriva, en primera instancia, un estado de infelicidad o insatisfacción continuo, y por la otra, una incapacidad para alcanzar mayores estados de armonía.

Ambos factores son importantes: por un lado, la capacidad para apreciar la vida y todas sus manifestaciones, la capacidad de maravillarse de la creación, de sí mismo, de los demás y de todas las cosas que nos rodean, es un derivado de la aceptación del mundo tal cual es y de la comunión que el ser establece con la naturaleza; pero, por la otra parte, al no ser capaz de mantener un impulso continuo y sostenido hacia un ideal, le impide al hombre dedicar todas sus fuerzas hacia el cumplimiento de sus realizaciones, de sus metas personales, y por lo mismo, ese oscilar, esa indecisión, lo mantiene estancado en el mismo estado en que se encuentra, que, combinado con la infelicidad que manifiesta, da como resultado a un ser con conflictos.

La esencia de la felicidad.

La búsqueda de la felicidad no debe de estar encaminada a lograr ciertas cosas, ni debe ser entendida como un estudio largo para la comprensión de algunos conceptos, la felicidad es como un despertar, es instantáneo y no requiere preparación previa; la felicidad es un estado de conciencia que se alcanza por momentos en todos los seres humanos, pero debido a las mentes inquietas y a los corazones no entrenados, esos estados son momentáneos, de muy corta duración y, desgraciadamente, involuntarios, el individuo, incluso, ni siquiera llega a sospechar que por instantes ha tenido momentos de felicidad y que esos estados pueden expanderse a medida que se entrena a permanecer por más tiempo en esa armonía.

Dónde nace la felicidad.

La dinámica de los procesos mentales dificulta al hombre percibir el presente como el único estado de conciencia que es capaz de concederle la felicidad; dado que la felicidad nace de la comunión que establece el ser humano con el entorno, por necesidad, esto se logra únicamente cuando se vive el presente. Aun cuando la persona puede experimentar o reexperimentar momentos armónicos cuando evoca algunos recuerdos dulces de su pasado, o bien cuando sueña algunos hechos de su futuro, la felicidad la experimenta en su presente, aunque para esto haya tenido que recurrir, o a experiencias pasadas o a sus sueños futuros; en esos casos, aunque la emoción es genuina, los recursos de los que se ha valido no le ayudarán a que esos momentos de felicidad puedan ser provocados a voluntad e incluso puedan realmente transformar su vida, no dejan de ser herramientas, instrumentos y habilidades que funcionan a manera de mecanismos de defensa, para evadir, tal vez, un presente que lo reta continuamente a resolver los problemas que posee.

Sin embargo, en esta búsqueda, cuando el ser humano alcanza cierta edad y siente mermadas sus capacidades para modificar, tanto su vida personal, como el entorno en que se mueve, su mente busca, cada vez más frecuentemente, los recuerdos de su pasado, se refugia en un pasado que ya no existe, y decimos entonces, que la persona ha renunciado a vivir; en definitiva esto es un problema, porque incapacita a la persona para seguir resolviendo los problemas cotidianos. Vivir en el pasado o en el futuro es perderse la oportunidad de seguir evolucionando y poder apreciar, en toda su dimensión, la maravillosa vida que se mueve alrededor nuestro.
Cómo ser un instrumento de Dios en la tierra.

Hacer la comunión con la vida que nos rodea, es comprender las fuerzas divinas que se mueven, impulsan y transforman la naturaleza, es entender los designios divinos alrededor nuestro, es fundir nuestras voluntades con las voluntades divinas que se están manifestando en cada una de las cosas creadas. De ese estado de comunión perfecta con la creación, nace un nuevo estado de actividad creadora permanente; sólo el ser que ha logrado establecer la completa comunión con la naturaleza, podrá trabajar en completa actividad creadora, manifestando una armonía interior y exterior evidente para todos; sus palabras y sus acciones serán congruentes con sus pensamientos y sentimientos, su vida será una bendición de Dios trabajando en su nombre en medio de los seres humanos, su mirada será la mirada de Dios, y sus palabras, la voluntad divina expresada por un ser humano.

Técnicas para encontrar y expander la felicidad.

¿Cómo lograr que estos estados puedan ser reproducidos a voluntad?. ¿Cómo lograr que los momentáneos chispazos de armonía personal que todo ser humano experimenta en sus vidas, puedan ser controlados, evocados y expandidos, para hacerlos nuestro permanente nivel de conciencia?. Esta es, sin duda, una de las grandes búsquedas de la humanidad en todas las épocas. Lo que yo me propongo con este trabajo, es, precisamente, presentarles algunas técnicas que pudieran servirles para este propósito:

Vivir en la emoción de vivir.

Vivir en la comprensión de que Dios está con nosotros.

Vivir trabajando en la Voluntad Divina.

Son algunos de los múltiples frutos que se alcanzan cuando se ha logrado dominar ese estado de conciencia.
Bendición a todas las madres del mundo.

Así pues, hoy, en una fecha tan especial para todos ustedes, (el día de las madres en México) quise traerles este regalo, las claves para encontrar la felicidad de una manera sencilla y práctica. Quisiera también agregar, aunque tal vez mis palabras lleguen fuera de tiempo, a los hogares de todas las madres que han escogido éste como su camino en la vida, que todo mi amor y mi respeto hacia ustedes, es tan sólo un pequeño presente para la sublime misión que ustedes mismas han elegido para cumplir en la tierra. El apostolado de una madre, que hace suya la misión de educar y preparar para ser felices a sus hijos, es la más noble tarea que un ser humano pueda emprender en su vida, y quiero decirles, que ese amor que ustedes sienten por sus hijos, es la fuerza más grande y maravillosa que Dios ha creado para todos nosotros, una fuerza que mueve los mundos, una fuerza que da cohesión a los átomos, una fuerza que arrastra tormentas y aquieta los océanos.

Mis bendiciones eternas, mi gratitud a todas las madres del mundo, que en su apostolado puedan encontrar la más alta realización como seres humanos. Que Dios las bendiga.
Mayo 10, 1992.

DECALOGO PARA CONSEGUIR LA FELICIDAD.

El poder de la mente del hombre.

La mente del hombre tiene una gran influencia sobre los estados de ánimo del ser; la mente ha acumulado a lo largo de su vida tantas experiencias, tantos recuerdos, que en realidad, los patrones de conducta de una persona no son sino el resultado de las distintas asociaciones que hace el ser humano en su mente, provocadas por las experiencias por las que está pasando; pero también, en la mente del hombre, reside el secreto de la felicidad.
Dijimos que la felicidad sólo puede experimentarse en el presente, que tanto el pasado como el futuro, no son sino intentos de fugarse de una realidad insatisfactoria para el ser. Cuando la mente recurre a experiencias pasadas, el hombre vive en un tiempo irreal, se encuentra desconectado de lo que su cuerpo experimenta y decimos que no hay integración. Para disfrutar la felicidad se requiere estar integrado, totalmente integrado, emociones y experiencias sensoriales deben estar disfrutando el presente. La felicidad que se alcanza saboreando un hecho pasado o fabricando un acontecimiento futuro, no es una felicidad real debido a que no existe la integración del ser; es preciso que el ser humano aprenda a disfrutar su presente, manteniendo su mente, sus emociones y su percepción de la vida, totalmente integradas en la experiencia de ese momento.

Sin embargo, es tan fuerte la tendencia del hombre a perderse en laberintos mentales olvidándose de lo que la vida le da en cada instante, que es preciso dar algunas técnicas que le permitan regresar a su estado ideal del presente. Podríamos entonces hablar de un decálogo de principios, diez claves que puedan dar al hombre las suficientes bases mentales que le permitan afianzarse fuertemente en su presente y aprender a disfrutarlo, diez claves que deben ser universales, ajenas a principios nacionalistas o religiosos.

Decálogo.

Empecemos pues, a diseñar estas primeras diez fórmulas, que le permitan al hombre recordar, en todo momento, que su felicidad está al alcance de su mano, en este preciso instante y en todo momento. La primera de ellas podríamos enunciarla así:

l.- Nadie va a darme la felicidad, sólo yo puedo conseguirla. En este primer pensamiento, el ser humano toma la responsabilidad de su vida e inicia una búsqueda y un esfuerzo por encontrar eso que tanto busca.

2.- Yo soy un ser único en toda la tierra, nadie me comprende mejor que yo, y nadie sabe lo que yo necesito mejor que yo. En este segundo principio se dan las bases para eliminar cualquier ofensa que las personas reciban de parte de otras; cualquier comentario que deprima a una persona podrá ser nulificado bajo este principio, ya que la persona reconoce que nadie puede opinar acerca de ella, puesto que nadie la conoce mejor que ella misma.

3.- Lo que recibo ahora es lo que sembré ayer, y lo que siembre ahora será lo que reciba mañana. Este tercer principio permite al ser humano reconocer que los problemas actuales son resultado de acciones incorrectas del pasado, pero que, por lo mismo, el momento presente es el indicado para ir sembrando un futuro.

4.- Ni el pasado ni el futuro pueden lastimarme, sólo el presente tiene valor en mi vida. Entendiendo este cuarto principio, la persona le dará todo el valor que tiene su momento presente y le restará importancia a los hechos pasados que le causan remordimientos, y a los hechos futuros que le causan angustia.

5.- Sólo yo decido lo que debo hacer en este momento. Es decir, el ser humano entiende que las influencias ajenas son tan sólo eso, influencias, y él es el único que puede decidir qué hacer en ese instante.

6.- Sólo en el amor y en la paz interior puedo tomar las decisiones correctas. Es decir, si hemos de actuar en el tiempo presente, tendremos que hacerlo en paz y con amor, pues de esta manera, las acciones que tomemos estarán inspiradas en nuestra más alta capacidad tanto de servicio como de inteligencia.

7.- En mis decisiones tomaré siempre en cuenta el beneficio de los demás. Es decir, tomaré aquellas decisiones que beneficien a la mayor cantidad de personas; de esta forma, mi vida se estará encaminando hacia la más alta gloria que es la de recibir la compensación por el servicio prestado a los demás.

8.- Mi cara es el reflejo de mi estado interior. Es decir, cuidemos siempre el aspecto de nuestro rostro, adornémoslo siempre con la sonrisa, y que los ojos se encuentren siempre prestos a mandar una mirada de amor, porque de esta forma estaremos reflejando la serena armonía de quien ha aprendido a caminar en el sendero de la felicidad.

9.- Soy un hombre al servicio de la humanidad. Es decir, todo lo que yo haga, todo lo que yo diga, todo lo que yo piense o sienta, servirá para gloria de la humanidad, o bien, para perdición de ella.

10.- Yo tengo una misión en la vida, ser feliz y hacer feliz a los demás. Este último principio da sentido a nuestra existencia, y, a la vez, orienta nuestros esfuerzos hacia el beneficio de toda la humanidad.

¿Qué hay más allá de estas claves, qué podríamos decir además de lo mencionado de cada una de ellas?. En las siguientes sesiones veremos, que detrás de estos principios, se encuentra un camino que permitirá a todos los seres humanos, mantener siempre en su mente, las claves que les permitan alcanzar una vida llena de paz y de armonía espiritual.

Tres caminos.

El sendero de la felicidad es tan amplio, que toda la humanidad cabría en él, si tan sólo supiera mantenerse en el presente. El pasado, el presente y el futuro, se asemejan a tres caminos que flotan en el espacio. El sendero de en medio es el presente, es un sendero firme, quieto, no se mueve, es el ser humano el que camina sobre él, es el ser humano el que avanza.

El sendero de la izquierda es el sendero del futuro, el de los sueños y las fantasías, el de las angustias y de los temores; ese sendero arranca al hombre del presente y lo lleva vertiginosamente hacia el futuro, ahí el hombre no camina, es el sendero el que se mueve, pero tan sólo se mueve un espacio y después da vuelta sobre sí mismo, dejando caer a la persona nuevamente sobre el sendero quieto del presente, el camino vuela, pero siempre regresa al mismo punto, dejando al ser humano con la sensación de no haberse movido ni un centímetro del lugar en que se encontraba.

El sendero de la derecha, es un sendero que se mueve igualmente, pero hacia atrás, arranca al hombre de su presente y lo lleva sumergiéndolo en tinieblas, presentándole imágenes fantasmagóricas, alguna agradables y otras llenas de crueldad y de dolor; ese camino igualmente se mueve, aunque más lento, y en donde las escenas se vuelven, o más dolorosas, o más agradables; parece como si el sendero se detuviera, permanece unos instantes quieto mientras las imágenes embelesan a la persona, y, repentinamente, el piso se desvanece, las imágenes desaparecen y la persona regresa estrepitosamente al sendero original del presente.
Sólo el camino del centro, aquél que está quieto, es el único seguro, el único firme, y en él, el hombre puede caminar y sentir realmente que está avanzando. Detrás de esta alegoría se encuentran muchas claves para meditar en el futuro y en el pasado, y aprender a valorar el presente.

Dejo aquí mis palabras y los lleno de todo el amor que necesiten para aprender a caminar eternamente en el presente.
Mayo 17, 1992.

INTEGRACION PERSONAL.

Ser feliz representa el acto supremo de comunión entre el ser y la vida que lo rodea; ser feliz es integrarse internamente con su mente, sus emociones y sus sentidos, y a la vez, fundirse con todas aquellas cosas que lo rodean. Cuando la mente y las emociones están atentas a los mensajes del mundo físico existe integración; cuando el ser humano desfasa sus pensamientos mandándolos hacia un pasado o hacia un futuro hipotético, decimos que el ser humano está desintegrado.

Integración consciente.

En la práctica diaria de ser feliz, es preciso abocarnos a la tarea de la integración, pero consciente, hay múltiples trabajos en los que el ser humano se encuentra, mental, emocional y físicamente, unido, integrado, dedicado a la ejecución de una determinada acción o tarea; sin embargo, todo esto se hace de una manera inconsciente, automatizada, perdiendo el sentido de lo que es estar vivo y estar disfrutando de la existencia física. Cuando el ser humano pueda trabajar normalmente, pero a la vez, estando consciente de su responsabilidad de ser feliz, en ese momento tendremos una mutación, un cambio en la naturaleza interna del ser, en los procesos mentales, en la calidad de las emociones, e incluso, en la percepción física de lo que lo rodea.

La disciplina de la integración.

La disciplina de la integración implica que el ser humano debe permanecer con su atención mental y emocional puesta en aquello que su cuerpo físico está realizando; si esto se logra hacer disciplinadamente, al menos treinta minutos al día, estaremos cultivando a un nuevo ser, que vendrá a la manifestación, en el momento que la integración sea lo suficientemente completa como para establecer el contacto directo con el ser interior. En otras palabras, experimentando la integración en el presente, el ser pone en marcha un proceso de expansión continua de conciencia que lo llevará de una manera automática y rápida, a establecer un antakarama, es decir, su contacto con la mente superior, con el ser superior, con su Dios interno.

El primer principio: Nadie puede darme la felicidad, sólo yo debo conseguirla.

PUBLICIDAD GOOGLE

La mutación, aunque no puede ser explicada, en principio, debe representar el despertar hacia una nueva vida, el despertar hacia una nueva realidad, el abandono de los moldes y viejas ideas, y el descubrimiento de nuevos conceptos y emociones que enriquecerán, notablemente, la vida del ser, por eso es que decimos en nuestro primer postulado: Nadie puede darme la felicidad, sólo yo debo conseguirla. ¿Dónde reside el valor de esta afirmación?. Mas allá de nuestra pueril significación de lo que es felicidad, tenemos que encontrar el verdadero sentido de la palabra; la felicidad es un estado de conciencia, no es un goce pasajero, ni es un estado armónico transitorio, no debe estar asociado a ciertas causas externas, porque entonces deberíamos llamarlo de otra forma, pero no felicidad.

La gran diferencia entre la felicidad que proviene de la integración en el presente y la felicidad que se logra mediante el haber alcanzado ciertos objetivos, o el haber sucedido ciertas cosas, reside en la permanencia de la primera y en la temporalidad de la segunda, es decir, el ser humano, en el primer caso, alcanza la felicidad como un estado normal del ser y empieza a vivir en él; en el segundo caso, la felicidad sigue dependiendo de que las condiciones externas se mantengan y no cambien.
La felicidad es inenarrable.

Si observan, la felicidad a la que he venido refiriéndome no es conceptual, es una experiencia real, vivida, experimentada únicamente por el ser, e imposible de ser transmitida a otras personas por ninguna vía; la felicidad es algo personal, es algo que sólo el ser comprenderá una vez que la haya experimentado, y, cuando esto suceda, la descripción que podría hacer de ella a otras personas, resultará tan vacía, que en definitiva no podrá ser descrita ni imaginada por los demás.
Haciendo una recapitulación de lo dicho hasta ahora, podríamos afirmar, que los diez principios tienen su razón de ser, en el hecho de que la felicidad es un logro personal y que únicamente será alcanzado cuando el ser humano realice una transformación en sus procesos mentales, en sus actitudes hacia su vida externa y descubra el maravilloso mundo del presente; estamos hablando entonces, de una nueva forma de pensar, de sentir y de vivir la vida.
Mayo 24, 1992.

 

CADA SER HUMANO ES UNICO.

Formas de percibir la felicidad.

La felicidad es una palabra tan mágica que para algunos se pierde en algún sueño, pertenece a las tierras encantadas, ajenas a este mundo y, por lo mismo, inalcanzable. La felicidad, tal como lo entienden otros, está tan devaluada, que se atreven a afirmar que son felices, aun cuando internamente viven en un mundo lleno de angustias y temores y de inestabilidades emocionales.
Así pues, mientras que para unos la felicidad es como una estrella a la que únicamente se puede observar desde lejos, para otros, la palabra ha perdido su sentido original, y, simplemente, se ha degradado al punto en que ha dejado de significar lo que originalmente representaba para todos los seres; sin embargo, la felicidad representa un bello estado del ser que se encuentra permanentemente al alcance de todos aquellos que se atrevan a vivir en el presente y que puedan aprender a disociar perfectamente esos dos aspectos que la misma naturaleza humana les presenta y que explicamos en sesiones anteriores, llamándolos el impulso de la evolución y la necesidad de aceptación.
En la sesión anterior mencionábamos que cada ser humano debe hacer un esfuerzo para vivir en el presente y apartarse de esas tendencias malsanas de vivir en realidades hipotéticas del pasado y del futuro.

El segundo principio: Yo soy un ser único en toda la tierra.

Hoy vamos a estudiar al segundo principio que afirma que cada ser humano es único y que sólo él es capaz de comprenderse a sí mismo y de entender y cambiar sus procesos de percepción.

Debemos entender que nuestro paso por el mundo representa un sendero únicamente seguido por nosotros, nadie, en ninguna parte del mundo, podrá seguir exactamente el sendero que nosotros hemos elegido para nuestra vida, nadie caminará exactamente por los mismos pasos, podrán seguirnos y podremos ser nosotros quienes sigamos a otros, pero debemos entender, que cada paso que damos es únicamente nuestro, y las responsabilidades que esto trae consigo las debemos afrontar nosotros, puesto que fuimos nosotros quienes ejercimos las acciones. Por otra parte, ¿quién podría juzgar el camino que nosotros vamos llevando en nuestras vidas, quién podría entender los porqués, las motivaciones que nos impulsan a dar tal o cual paso en nuestra vida, quién conoce lo que sucede dentro de nosotros, con qué derecho el resto del mundo se atreve a juzgar nuestros actos, quiénes son ellos y qué representan para mí sus opiniones?.

Tomar conciencia de nuestra esencia personal.

Una cosa debemos entender: nosotros somos únicos en todo el mundo, no hay otro ser como nosotros, no existe otro ser que piense igual que nosotros; lo que nosotros hacemos lo hacemos por convicción propia, y si nos equivocamos, nosotros seremos quienes aprenderemos, y si acertamos, nosotros seremos quienes obtengamos la gloria. Es muy cierto que a lo largo de nuestras vidas vamos siguiendo los ejemplos dejados por otros antes que nosotros, escuchando los consejos que otros nos dan, y vamos siendo impulsados por los comentarios que nuestras familias, amistades, o personas importantes para nosotros nos dan. Es muy cierto que vivimos continuamente interaccionando con otros, y que de esta continua interacción surgen una multitud de decisiones de parte nuestra, pero, más cierto que todo eso, es que nosotros somos criaturas únicas en el universo y que lo que pasa dentro de mi ser, sólo yo puedo entenderlo y los resultados de lo que haga, sean buenos o malos, satisfactorios o frustrantes, serán únicamente mi responsabilidad.

No aceptaremos las ofensas provenientes de otras personas, porque carecen de significado al no entender ellos nuestro verdadero ser; los consejos y todas las buenas intenciones que otras personas tengan para ayudarnos y guiarnos en nuestra vida, las escucharemos con el debido respeto, pero entendiendo que nuestras vidas son únicamente nuestras y que en el camino que vamos siguiendo, cada paso que damos, nos acerca o nos aleja de la meta que nosotros mismos nos hemos definido.
La trascendencia de nuestros actos: cosechamos lo que sembramos.

¿Por qué vivir pensando en si a los demás les gustará lo que vamos a hacer; por qué vivir mortificados si cada una de nuestras acciones será aprobada por la sociedad?; mejor entendamos, que cada cosa que hagamos producirá un efecto en el mundo exterior, en las demás personas, y que esos efectos me ayudarán o perjudicarán en mi continuo caminar hacia las metas que me he fijado. ¿Por qué no observar a las personas y analizar su comportamiento hacia nosotros, en función de las acciones que nosotros vamos realizando en nuestra vida; por qué no entender, que lo que nosotros recibimos de parte de la sociedad es un resultado de lo que nosotros mismos le hemos dado?.
Por qué no entender, de una vez por todas, que si bien sigo un camino único y soy un ser distinto a todos los demás, todo lo que yo haga provoca una reacción en el resto de mis hermanos, y que si lo que busco es lograr el respeto, la amistad, la admiración de los demás, cada uno de mis actos debe estar cuidadosamente vigilado para obtener precisamente esos resultados. Si la sociedad me rechaza, seguramente ha sido porque mis acciones no han estado acordes a lo que es comúnmente aceptado; si el trato que recibo de parte de los demás no es de mi agrado, debemos entenderlo como una respuesta a lo que nosotros mismos hemos estado haciendo.

¿Deseamos la felicidad?. Esa es la pregunta que debe estar permanentemente presente en nosotros; entonces, busquémosla a través de nuestras acciones, cuidemos cada uno de nuestros pasos, para que la respuesta que obtengamos del mundo sea justamente la que nosotros esperamos. Vivir plenamente, disfrutando cada momento de la vida y participando de esa experiencia a los demás, es iniciarse en el camino de la permanente felicidad. Hagamos de nuestra vida un eterno estudio, analicemos cada acción, cada paso, y las consecuencias que obtenemos de parte de la sociedad que nos rodea; vivamos una vida en donde cada hecho no sea sino una lección dedicada especialmente para nosotros; permanezcamos receptivos, porque las claves supremas del comportamiento humano se esconden en los lugares más increíbles y surgirán a la luz en el momento menos esperado.

Interacción individuo-colectividad.

Así pues, en este segundo postulado podríamos resumir, que aun cuando el ser humano es único en sus características personales, vive inmerso dentro de una vasta colectividad humana, y que de su continua interacción individuo-colectividad, se produce un estado que puede llevar a la felicidad permanente, o bien, a un estado conflictivo que atrapa al ser y lo lleva a vivir una vida miserable. Muchos hombres se encuentran sufriendo estados de permanente conflicto; muchas mujeres igualmente, se encuentran sufriendo estados permanentes de desarmonía, y cuando esto ocurre, y los individuos se sienten incapaces de romper esas largas cadenas de sufrimiento, se buscan otras opciones, entran en acción los mecanismos de defensa y aparecen las patologías que únicamente pueden ser sanadas después de largos tratamientos. Aprendamos entonces, a vivir internamente sanos, a cultivar dentro de nosotros el equilibrio permanente de nuestras emociones, haciendo que cada uno de nuestros pasos en la vida, se convierta en una lección en donde podamos aprender la forma correcta de ser feliz.
Mayo 31, 1992.

LA REEDUCACION DE LA HUMANIDAD.

Repaso de conceptos.

Decíamos, que dentro de los principios que los seres humanos deben seguir para entender y vivir en la felicidad, conforman una disciplina, una nueva forma de percibir al mundo y organizar sus pensamientos internos, y de participar dentro de la sociedad con nuevas perspectivas.

Habíamos ya analizado el principio que dice: que sólo yo puedo alcanzar la felicidad, sólo yo puedo dármela, y, por lo mismo, esa es mi responsabilidad. Entendíamos lo inútil que es culpar a otros por no poder ser felices nosotros.

Después entendimos, en el segundo principio, que somos personas únicas en el universo, que nuestras experiencias y nuestros procesos mentales nos dan una manera particular de ver la vida y ésta es la razón de que nuestros actos, nuestra conducta, sea particularmente nuestra, ya que sólo nosotros podemos entender nuestras motivaciones más internas. Una de las implicaciones de este segundo principio, era, que los juicios que otras personas emitan acerca de nosotros no deben afectarnos, puesto que entendemos que nadie podría juzgar las verdaderas causas de mis acciones, a menos que pudieran sentir y pensar lo que nosotros sentimos o pensamos; todos los juicios que otras personas elaboran acerca de nosotros son parciales, incompletos, y son el fruto de su propia percepción de la realidad, y esa visión que ellos tienen es tan parcial e incompleta, como la que nosotros tenemos acerca de ellos, por lo que, así como sus juicios no son válidos acerca de nosotros, tampoco los nuestros serán válidos acerca de ellos.

Entendimos la inutilidad de pasar por la vida juzgando cada cosa que vemos. Entendimos que viviendo en el presente se eliminan los juicios hipotéticos. Aprendimos igualmente, la trascendental importancia que tiene el que las personas aprendan a fijarse en el tiempo presente, eliminando todo el sentimiento y la carga emotiva que se acumula al estar viviendo en realidades del futuro o del pasado, es decir, realidades hipotéticas.
El tercer principio: Lo que recibo ahora es lo que sembré ayer.

Ahora, un tercer punto que nos debe llevar a adquirir una mayor responsabilidad de nuestros actos, es el que nos enseña que todo lo que recibimos en el tiempo presente, no son sino frutos de acciones tomadas en el pasado, pero, a la vez, mis acciones presentes serán las semillas cuyos frutos recogeré en el futuro. Aparentemente, es un principio que ha sido estudiado ampliamente en todas las religiones y filosofías del mundo, es un concepto que nosotros recibimos desde el momento en que abandonamos la cuna, y que no se aparta de nuestras vidas hasta el momento en que abandonamos el cuerpo físico. ¿Qué podemos agregar a éstas ya tan conocidas palabras, qué podríamos decir además de todo lo que ustedes han aprendido ya?.
Para empezar, quisiera decirles, que como ley universal, ésta se cumple en todos los niveles, no únicamente en el reino humano, sino en todos los reinos; no únicamente en el planeta tierra, sino en toda la creación, por lo mismo, si en el tiempo presente recogemos lo que ha sido sembrado en el pasado, busquemos entonces las causas de aquello que estamos viviendo.

La humanidad actual.

En principio, los seres humanos han logrado construir una sociedad, que dentro de sus conflictos, de sus problemas y crisis, presenta opciones para seguir caminando hacia estados más armónicos de convivencia. Observamos a la humanidad actual y vemos que un ochenta por ciento de las personas no son sino el fruto de las mismas condiciones bajo las cuales su vida se desarrolla; son máquinas programadas por las condiciones que la sociedad les ha impuesto, sus necesidades han sido creadas por la publicidad en los medios de información; sus ideales y metas han sido puestas allí, igualmente, por la sociedad; el camino que han llevado ha sido el que el gobierno ha querido, o bien, sus padres le han obligado; sus emociones no son sino aprendizajes que ha tenido que llevar, gracias a la convivencia forzada por su familia o sus amistades.

En resumen: El ser humano conformado por un cuerpo físico, que se mantiene sano o se enferma, dependiendo de las condiciones que la sociedad le presenta para vivir. Su cuerpo emocional que ha sido manipulado y desarrollado bajo la presión de las fuerzas que se mueven en el medio en que vive. Y sus necesidades espirituales que han sido parcialmente satisfechas por las religiones bajo las cuales ha crecido y que más que ofrecer una opción viable hacia una vida más armónica, lo llenan de ocultos temores o cierran su capacidad de razonamiento, para enmarcarla dentro de un fanatismo que no son sino cadenas a su mente y a su alma. Este es el panorama que nos presenta el ochenta por ciento de la humanidad.

Dijimos que lo que hoy ocurre, es el fruto de lo que antes ocurrió, ¿qué fue lo que pasó antes para que esto se llegara a dar?.

El símil del río.

Si siguiéramos el curso de un río en sus etapas de formación, cuando las primeras lluvias empiezan a humedecer las cumbres de las montañas y siguiéramos a ese pequeño chorro de agua que se desliza precipitándose hacia el fondo del valle, observaríamos que los obstáculos que se le presentan en el camino, son salvados sacando la vuelta y escogiendo el camino que menos resistencia opone a su descenso. Si tuviésemos la visión del conjunto y viéramos cómo está la geografía de la montaña, podríamos predecir si el río tomará tal o cual camino en su carrera descendente, sabríamos que los obstáculos tal vez lo lleven hasta un pequeño estanque en donde esa agua quedará encerrada por algún tiempo, o tal vez pudiéramos predecir, que el agua en su recorrido, formará una cascada a determinada altura. Si pudiéramos nosotros seleccionar el camino que el agua seguirá para llevarla hasta donde nosotros deseamos, sería más fácil cumplir con la misión del río.

Algo similar ha pasado con la evolución de los hombres; la evolución es una fuerza formidable, impulsa a las humanidades a avanzar y avanzar hacia terrenos desconocidos para ella, pero los obstáculos que el camino presenta van marcando la pauta por la que la humanidad seguirá su curso. Un descubrimiento nuevo de la ciencia puede darle un impulso a la humanidad hacia una determinada dirección; alguna crisis de tipo política o económica, puede impulsar los esfuerzos de la humanidad a avanzar hacia otra dirección. Nosotros, que podemos ver el plan divino y entender hacia dónde debe llegar el hombre, nos preocupamos por apartar del sendero todas aquellas causas, conflictos o accidentes de terreno que pudiera desviar el sendero por el que la humanidad debe seguir, sin embargo, no todo es posible y, en ocasiones, el rumbo que la humanidad toma es distinto al que nosotros hubiéramos deseado; surge entonces la necesidad de tomar acciones correctivas y reorientar el sentido de la evolución.

El panorama que hoy ofrece la humanidad a nuestros ojos, es similar a un río que viene en descenso con una fuerza tempestuosa. Imaginemos un pequeño chorrito de agua que va ligeramente adelante del caudal mayor, que viene arrastrando piedras, basura, plantas y animales que encuentra a su paso; el pequeño chorro de agua que va al frente son quienes deciden el sendero por donde cruzará el resto de la humanidad, las decisiones que ellos tomen son vitales para el futuro de la sociedad humana, y, ¿quiénes son los que conforman a ese pequeño chorro que va en la punta del enorme río, formado por millones de seres humanos?. Son los políticos, los jefes de gobierno, los grandes científicos y filósofos, los grandes economistas, las mentes iluminadas de la humanidad, los grandes iniciados, algunos conscientes y otros inconscientes, todos en conjunto, deciden el sendero por el que la tierra avanzará.

El futuro de la humanidad.

¿Qué podemos esperar para el futuro, si el ochenta por ciento son inconscientes?, si el ochenta por ciento no son sino el fruto de la sociedad, con sus conflictos y problemas, ¿qué podemos esperar para el futuro?, sólo conflictos y problemas.

La esperanza está en ese pequeño grupo de seres humanos que dan las pautas a seguir por el resto de la humanidad; es necesario, es preciso, es indispensable, que aquellos de ustedes que han encontrado una solución a los conflictos internos de las personas, tomen acciones concretas que permitan la reeducación de la humanidad, que permitan encender la luz dentro del laberinto obscuro en que se mueve la mayor parte de los humanos.
La responsabilidad está al frente de este río caudaloso, no es un marco imaginario para ver las cosas de una manera espiritual, es un marco real, es un hecho real, que sólo unos cuantos toman las decisiones por los millones de seres humanos, es un hecho real, que cuando un sendero se muestra a la humanidad y su imagen puede llegar a impactar e influenciar a una gran cantidad de seres humanos, la humanidad puede reenderezar el rumbo, la humanidad se lanza en busca de esa opción, de esa nueva enseñanza, porque lo abre a posibilidades que de momento no ha encontrado.

Invitación a compartir este conocimiento.

La felicidad, la armonía y la paz, son conceptos que todos desean incorporarlos a sus vidas; véanse a ustedes mismos y dénse cuenta de todo lo que han recibido; les pregunto ¿no es justo pedirles que todo lo que han recibido lo compartan?, pero no con unos cuantos, no con aquellos que tienen la suerte de vivir en su ciudad, no únicamente con aquellos que tienen la suerte de hablar el mismo idioma, sino con todo el mundo, con todos los seres que tuvieron la suerte de vivir esta época al mismo tiempo que ustedes. Eleven su voz en libros, en conferencias, en cursos, en viajes, en todos los idiomas que les sea posible y hagan llegar estas opciones, den a conocer a todos lo que por el amor divino ustedes han recibido.
Junio 14, 1992.

 

EL REENCUENTRO CON LA ARMONIA.

Hablábamos de que los frutos de hoy son las semillas del pasado, que toda acción efectuada en algún momento de la vida tiene su repercusión más adelante en el tiempo. Hablábamos de que la sociedad humana, con todos sus conflictos, no está haciendo otra cosa que recoger lo que su propia siembra plantó tiempo atrás. Y también comentamos que la humanidad avanza por su camino evolutivo, de la misma forma como lo hace un río que va descendiendo por las laderas de una montaña.
El poder de la resistencia a ser feliz.

Hoy quisiera decirles algo más: Cada sonrisa que ustedes hayan esbozado tendrá un eco que se escuchará en algún momento en el futuro; las sonrisas engendran sonrisas y las lágrimas engendran más lágrimas. Olviden el llanto y entréguense de lleno a la felicidad, que su vida presente pueda ser la semilla de felicidad que siembre los ecos que llenarán de armonía su futuro. Cierto es que las lágrimas, en ocasiones, nacen de una profunda felicidad, pero, en esos momentos, las lágrimas no hacen sino desmoronar las limitantes, las creencias y los valores que impedían al ser humano alcanzar una felicidad; las lágrimas son el resultado de la resistencia que hace el ser humano por evitar ser feliz.

El sentimiento de culpabilidad.

Esos sentimientos de culpabilidad que los inclina erróneamente a sentirse identificados con todos los desdichados de la humanidad; no se necesita estar triste ni tener problemas para ayudar a las personas necesitadas, no se necesita ser uno de ellos para ayudarlos, es mil veces mejor proyectarles una imagen de felicidad, de espiritualidad, de paz interior, y extender la mano para que todos puedan alcanzar esos valores.
El desdichado que es auxiliado por otro, simplemente se identifica y multiplica su dolor haciéndose fuerte, sintiendo que ahora son más los que se encuentran en la misma situación; no es eso lo que buscamos, si vamos a unirnos todos, que sea en el reino de la felicidad, si vamos a extender nuestras manos, que sea para sacarlos del estado en que se encuentran y no para sumergirnos nosotros junto con ellos. Fácil es ayudar a otra persona proyectándole una imagen similar a la que tiene; te ayudo porque yo también estoy triste, o te ayudo porque yo también tengo un problema y, entonces, el mal de uno se convierte en mal de dos y la ayuda que se puede proporcionar es limitada, porque entonces, la persona encuentra una excusa más para persistir en su tristeza.
¿Quién puede ayudar?.

Sólo el que ha encontrado un camino puede ofrecer la opción a los demás; sólo aquél que ha alcanzado la felicidad puede guiar a otros a conseguirla, y los demás se sentirán motivados e impulsados para seguir a ése que ha alcanzado lo que todos buscan.

Por eso hoy vengo a decirles: es muy importante que todos hagan de este camino su ruta a la felicidad, el sendero que los lleve, paso a paso, al reencuentro con la armonía y el gozo interior y exterior; ya basta que los iniciados piensen que deben ser humildes y pordioseros para acercarse al mundo, si por humildad se entiende la pobreza, es una de las más grandes equivocaciones; si por humildad se entiende el sentimiento de hermandad entre todos los hombres, sin importar su clase o condición social, entonces es un bello ideal, no es necesario automartirizarse para salir como apóstol a salvar almas, es preciso alcanzar la gloria de la felicidad, es preciso que, cada palabra, cada acción, cada cosa que se haga, sea igualmente un ejemplo vivo de lo que una persona puede hacer cuando se adentra en el sendero de la iniciación.

La realización del ser humano.

La realización suprema del ser humano reside en esa tierra misteriosa llamada felicidad, porque, el hombre que es feliz, es el hombre que se realiza en todos los terrenos, en todas sus actividades, en todos sus papeles dentro de la sociedad, ese es el camino y el sendero por el que todos debemos seguir. Que las aparentes miserias del mundo exterior no engañen sus ojos espirituales; detrás de los cuerpos enfermos, de las caras demacradas, de las lágrimas que son derramadas por millones cada día, detrás de todo ese tenebroso panorama se encuentran espíritus aprendiendo, se encuentran seres evolucionando, se encuentran hermanos que buscan aprender el arte de vivir; convirtámonos en sus guías, en sus instructores, en sus mentores, y eliminemos ese sentimiento desgarrador que sufren las personas cuando viven envueltas en problemas y carecen de la preparación para resolverlos.

Continuaremos en las siguientes sesiones con el resto de los postulados para alcanzar la felicidad.
Junio 21, 1992.

LA FELICIDAD ESTA EN EL PRESENTE.
ESTADOS DE ENERGIA.

Motivación.

Hace tiempo, cuando me presenté la primera vez con ustedes, les di a entender que la vida es una escuela y que el amor pinta de colores brillantes cada lección. Los invité a que pudieran observar la vida bajo otra perspectiva, bajo otra visión, y buscamos interiorizarnos en los verdaderos valores que enaltecen la vida y dan sentido a la existencia de los seres humanos.
Posteriormente, en cada una de las ocasiones en que me ha tocado participar con ustedes, he intentado, he buscado la manera de presentar las verdades que ustedes ya conocen y han escuchado desde muchos años atrás, de una manera simple y fácil de comprender; he buscado que cada palabra active y mueva cada una de las fibras de sus corazones, he buscado reordenar los conceptos bajo los cuales ustedes trabajan en sus vidas, educando sus emociones y reorientando sus aspiraciones. Cuando les di aquellos diez principios mediante los cuales la persona podía alcanzar un nuevo estado de existencia, en donde se puede experimentar la felicidad de una manera permanente y continua, buscaba, en realidad, establecer un método pedagógico que pudiera servirles a ustedes para presentar, sistemáticamente, nuevos puntos de vista y que pudieran reenmarcar las perspectivas bajo las cuales las personas actúan en su vida diaria.

Los estados de baja energía.

En los estados de baja energía, que es como llamaremos de hoy en adelante a esos estados negativos del ser, llámense depresiones, angustias, nervios, temores o cualquier otro similar; en los estados de baja energía, las personas se convierten, literalmente hablando, en pozos por donde se fugan una cantidad de energías considerables; las personas a su alrededor sienten un desgaste energético por la simple interacción con las personas que se encuentran en estados bajos de energía.
Los estados de alta energía.

Por el contrario, en los estados de alta energía que llamaremos positivos, tales como la felicidad, el optimismo, el amor, la comprensión o la unidad con el universo, en estos estados de alta energía, la persona se convierte en un donante, y aquellas otras que se encuentran a su alrededor, son beneficiarias y depositarias de esa energía que esas personas están acumulando y generando.

Repercusión de la calidad de la energía.

Observen ahora la diferencia en sus relaciones humanas, todo el mundo rehuirá a las personas con bajas energías, porque es enormemente desgastante convivir con una de ellas; en cambio, aquellas otras que son donantes de energía, que rebosan y distribuyen su energía indiscriminadamente a su alrededor, son personas que serán buscadas y nunca les faltará amistades para relacionarse. Los estados de alta energía son los deseables, son aquellos estados a los que aspiramos llegar, porque producen inmediatamente beneficios para todos los que los rodean, mientras que los estados de baja energía, sólo producen conflictos, problemas e interrupciones en las relaciones armónicas con seres humanos.

Quisiera comentar que más adelante y dentro de las pláticas que mis Hermanos JESUS e HILARION les han venido dando acerca de las relaciones humanas, estos conceptos de estados de mínima o de baja energía y estados de máxima o alta energía, serán detalladamente estudiados y observarán la enorme importancia que tienen para estblecer las correctas relaciones humanas.
Nada del pasado ni del futuro pueden lastimarme, sólo el presente tiene valor para mí.

Regresando al principio que en nuestro decálogo ocupaba el cuarto lugar, y que afirma que nada del pasado ni del futuro pueden lastimarme y que sólo el presente tiene valor para mí, analicemos esta afirmación desde el punto de vista de los estados de alta y baja energía:
La felicidad se obtiene en el presente: aquí y ahora.
En principio, la persona que se preocupa por cosas que ya pasaron y acerca de las cuales nada puede hacer, observaremos que mentalmente se encuentra ligada a un pasado que la lastima; los recuerdos son regiones de la mente que desgastan la energía que tenemos disponible para vivir el presente.

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


27 comentarios
  1. User comments

    Muy bueno… Gracias

  2. User comments

    Gracias por compartir este sabio y amoroso mensaje.

  3. User comments

    Gracias a toda la hermandad blanca que trabaja en comunion con nuestro eterno padre, por el bien de todos.

  4. User comments

    Hola, Gracias por esos momentos que nos ayudan a comprendernos mejor, los quiero mucho.

  5. User comments

    Gracias Hermandad Blanca por otorgarnos este mensaje de la Maestra Kwan Yin…. luz angelical a todos.

  6. User comments

    Gracias, este tipo de reflexiones me hace detenerme en mi quehacer diario y ver en que aspectos de mi personalidad debo trabajar para cambiar y así poder crecer en la luz.

    Muchas gracias!!!!!

  7. User comments
    Maria Luisa Guti&eac

    A la Amada Señora Kuan Yin y a toda la Hermandad Blanca, mi mas profundo agradecimiento por todo su Amor, hecho labor y cuidado para todos nosotros y para nuestro A mado Planeta. Gracias por toda su Presencia y guia en todo este hermoso momento y Gracias por permitirme estar consciente de ello.

  8. User comments

    TE QUERÍA HACER UNA CONSULTA. PUES ME HA INTERESADO ESTE E.MAIL PR ESO TE ESCRIBO Y RESPONDO SOBRE EL MISMO.-Hay una parte que habla de las diez reglas de la felicitad, donde una parte ´dice. Soy Una persona al servicio de la humanidad. >Otro´El pasado no podr´afectarme………. etc. te queriía consultar pues esas frases, exáctamente igual que están ahí, las tengo en un libro que salió hace unos seis años atrás, de Daniel Goleman, sobre inteligencia emocional. La consulta, es si esto que has enviado, es Inteligencia Emocional, o es una decálogo que ya viene de alguna otra disciplina anterior. Si viene de otra disciplina, me gustaría saber cual es pues me interesa. Aunque el tema de inteligencia emocional, me apasionaaaaaaaaaaaaaaaa. Pero desde ya me gustaría saber quien origina ese decálogo. gracias.bueno. te mando un saludo grandote.

  9. User comments

    Increible! Siempre me maravillo de vuestras enseñanzas. Amor y armonía para todos!

  10. User comments
    Administrador GHB

    Estimado Fernando,

    Hoy dia llamamos Inteligencia Emocional al estudio de la practica responsable de nuestras relaciones sociales, sin embargo, y aunque hoy veamos que esta practica desgraciadamente no la tenemos todos en cuenta, es logico pensar, que dentro de una sociedad armonizada y equilibrada es una de las piedras angulares como pueden ser a otro nivel el RESPETO PERDON AMOR….

    Realmente cuando los Maestros nos dan consejos integran a la hora de hablar muchas disciplinas, que, aunque nos puedan parecer modernas, ellos usan desde el principio.

    Un abrazo en la Luz,

  11. User comments

    Muchas Gracias por su respuesta

  12. User comments

    LUIS NAREDO

    MONTERREY,NUEVO LEON, MEXICO.

    AGRADECEMOS UNA VEZ MAS LA INTRODUCCION DE ESTE HERMOSO MATERIAL INFORMATIVO QUE TANTA FALTA NOS HACE EN ESTOS DIAS. GRACIAS POR SU TIEMPO Y ESFUERZOS, POR SU GUIA Y APOYO,

    BENDITOS SEAN SIEMPRE EN ARMONIA CON TODO EL MUNDO, DEACUERDO A LA VOLUNTAD DIVINA Y DE MANERA PERFECTA, QUE ASI SEA, QUE ASI SEA Y ASI SERÁ. IN LAKECH.

  13. User comments

    MUCHAS GRACIAS, POR ESTE HERMOSO MENSAJE DE NUESTRA AMADA KUAN-YIN

  14. User comments

    Mil gracias y que Dios Padre les bendiga por compartir amorosamente los mensajes recibidos de los Maestros.

  15. User comments

    Muchas gracias nuevamene por los mensajes, ensenanzas y sobre todo LUZ que me dan, la vida es muy bella y me encanta vivirla, estoy aprediendo a disfrutarla cada vez mas y es maravillosa.

    Gracias a Dios!!!

    Los quiero mucho :o)

  16. User comments

    Desde mi foro interno, muchas gracias. Mucho amor y energias positivas!!

  17. User comments

    Hermanos de Luz, Gracias por estar presentes en este medio de comunicación

    El amor nos una cada vez más, y tomemos tiempo para difundir las cosas que valen la pena al espíritu!

  18. User comments

    Ante todo Gracias por ayudarnos a creer y crecer en la Luz! Más que interesante el decálogo y la explicación de los mismos, pero por alguna razón solo llega hasta el cuarto punto . ¿Tendrían la bondad de proporcionarme el mensaje completo de la Maestra Kwan Yin?

    Un abrazo en la Luz.

  19. User comments

    gracias por todo ok

  20. User comments

    La Maestra Kwan- Yin ha venido a mi en suenos y en meditaciones y me ha llevado a su Templo Eterico dandome sabiduria y ensenandome a tener alegria,felicidad y misericordia por todos y por todo. Ahora con este curso me ha ensenado como perdonar.Si, a perdonar,me ha ensenado el camino del Corazon.

    Gracias Patricia

  21. User comments
    LAURA SHIMIDZU

    Doy gracias por estos mensajes y doy gracias a la maeastra KWAN YIN por estar presente al momento de leer sus mensajes por que confirme en que plano estoy y me aclara muchas cosas en las que tenia dudas senti su presencia en ese momento y me siento muy feliz

    Gracias

  22. User comments

    Amada Maestra una vez´más reapareces en mi vida para darme el consejo justo, la palabra exacta que necesito para el momento que estoy pasando, acepto el momento en que vivo como una lección para ascender a estados de mayor comprensión. Se que debo de vivir el aquí y el ahora, no tiene sentido andar hurgando en mi pasado sino es solo para aprender bien la lección. Yo tengo todo el poder para alcanzar mi felicidad, mi armonía y mi paz. Bendigo a cada ser que contribuye a la difusión de tus enseñanzas…. GRACIAS POR TU AMOR.

    BENDITA TODA LA GRAN HERMANDAD BLANCA. Namasté.

  23. User comments

    Maestra?

    Y asi es la nueva humanidad?

    Los viejos esquemas no sirven para el mundo nuevo, en el mundo nuevo nadie enseñara a nadie porque Dios habita en los corazones de cada uno y El mismo enseñara que quiera a cada uno desde dentro, no desde fuera……

    Solo Dios es el Maestro, no hay mas maestros…….

    Saludos

  24. User comments
    ellvia perez arellano

    oh, estoy encantada, me gusta muchisimo este, me fui a dormir y senti la presencia de kwan yin, felcidades, gracias por su aporte

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend