EL TAMAÑO DE TU DRAMA ES PROPORCIONAL AL DE TU EGO – Louise L. Hay


«No necesito más drama, no necesito que la gente me haga sentir que no soy lo suficientemente bueno o lo suficientemente bueno, no quiero discutir».

ESCUCHA…

LEER…

Aprendo, poco a poco, que no tengo que reaccionar ante nada que me moleste.

Aprendo, poco a poco, que la energía que gasto en reaccionar a cada cosa «mala» que me sucede, me agota y me impide ver las otras cosas buenas de la vida.

Aprendo, poco a poco, que no seré el consuelo de todos y que no podré convencer a todos para que me traten como quiero que me traten y que tampoco lo es tanto.

Aprendo, poco a poco, que tratar de «ganar» a alguien es solo una pérdida de tiempo y energía y que solo me llena de vacío.

Aprendo, poco a poco, que no reaccionar no significa que esté de acuerdo con una cosa u otra, simplemente significa que elijo elevarme por encima.

Prefiero aprender la lección, me sirvió y aprendo de ella. Prefiero ser una persona más grande. Prefiero mi tranquilidad, porque eso es lo que realmente necesito.

No necesito más drama. No necesito que la gente me haga sentir que no soy lo suficientemente bueno o lo suficientemente bueno. No necesito peleas, discusiones, argumentos y conexiones falsas.

Aprendo, poco a poco, que a veces no decir nada lo dice todo.

Aprendo, poco a poco, a reaccionar ante cosas que me incomodan, a dar poder a otro sobre mí y mis emociones.

No puedo controlar lo que hacen los demás, pero puedo elegir cómo reaccionar, cómo manejarlo, cómo percibirlo y hasta qué punto lo tomo personalmente.

Aprendo, poco a poco, que la mayoría de las veces, estas situaciones no dicen nada de mí y mucho de la otra persona.

Aprendo que todas estas decepciones están ahí para que aprenda a amarme a mí mismo y que servirán como un escudo.

Aprendo que incluso si reacciono, nada cambiará, no hará que la gente me ame y me respete de repente, que su mentalidad no cambiará mágicamente.

Aprendo que a veces es mejor dejarlo correr, separarse de la gente, no luchar por el cierre, no pedir explicaciones, no buscar respuestas y no esperar que la gente entienda cuál es mi punto de vista.

Aprendo, poco a poco, que la vida se vive mejor cuando no la centro en lo que sucede a mi alrededor y el centro más bien en lo que sucede dentro de mí.

Trabaja en ti mismo, en tu paz interior y te darás cuenta de que no reaccionar a todo lo que te molesta, es el primer ingrediente para vivir una vida feliz y saludable.

LUISA L. HAY

Más textos de Louis Hay narrados por Mi Voz Es Tu Voz AQUÍ

Libros del autor

FUENTE: https://mivozestuvoz.net/2022/04/07/el-taman%CC%83o-de-tu-drama-es-proporcional-al-de-tu-ego-louise-l-hay/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil