Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » La Búsqueda de la Paz por Alfonso del Rosario

La Búsqueda de la Paz por Alfonso del Rosario

LA BUSQUEDA DE LA PAZ

Cuando uno de los Grandes Seres dice…, “Os doy Mi Paz” o “La Paz sea con vosotros”, está expresando ancestrales y mágicas fórmulas que se vienen utilizando eficazmente desde la más remota antigüedad. Algunos de estos mantrams, expresan una gran fuerza y poder, teniendo la virtud de proyectar alrededor de quien los pronuncia de forma correcta, ingentes oleadas de energías espirituales, matizadas de armonía, de equilibrio y de integración espiritual, algo, que sólo pueden realizar Aquéllos en cuyo corazón mora la Paz  Universal.

 

El ser humano es portador de este gran potencial espiritual que es la Paz. Una realidad que reside en los misteriosos repliegues de cada uno de nuestros corazones, adormecida, esperando ser despertada de su letárgico sueño, desde los albores de la humanidad, lista para entrar en actividad a la llamada del Alma para poder ejercer el derecho a ser nuestro guía y maestro, nuestro más querido y amoroso compañero de viaje, para ayudarnos a salir airosos de las duras pruebas a las que nos vamos a ver sometidos en el transcurso de nuestras vidas.

 

Ningún ser humano goza del privilegio de poder evitar las penurias y las pruebas de toda índole que antes o después a todos se nos deben presentar en el transcurso de nuestro continuo caminar por los senderos de la evolución. Durante el proceso de redención kármica por el que todos antes o después debemos de pasar, tendremos que consumir antes o después hasta los últimos rescoldos de la pesada carga de fracasos que hemos ido acumulando en el transcurso de todas nuestras experiencias, de todos los errores acaecidos a través de nuestra ignorancia, debiendo asumir con mayor o menor agrado, los sinsabores, las amarguras, la soledad y el sufrimiento que todo estos acontecimientos conllevan y que deben de producirse inexorablemente por la aplicación de esta ley que actúa siempre en aras de lograr esa calma, armonía y equilibrio que contiene el Arquetipo de la Paz Universal que todo ser humano debe internamente descubrir, despertar y expresar de forma permanente en algún momento de su proyección espiritual.

 

Una vida sin contratiempos, plácida y sin obstáculos carece de sentido y de valor espiritual. Debemos entender y aceptar que las tensiones, obstáculos y los problemas que aparecen en nuestra vida, son oportunidades que se nos presentan para aprender y progresar en el ámbito trascendente y espiritual. En el transcurso de las pruebas, tensiones y complejas situaciones, la Paz, aparece siempre en esos intervalos de silencio, de soledad y de calma que se presentan entre las múltiples crisis que tienen lugar durante toda nuestra vida. La Paz que aparece en los momentos de silencio mental, crea el equilibrio y la estabilidad en nuestro entorno, impidiéndonos sucumbir a cualquier tipo de situación y de pruebas, despertando en nuestros corazones la llama de la serenidad mental y de la estabilidad emocional que nos hace poder resistir sin desfallecer las situaciones más difíciles y aceptar las más duras pruebas con las que hemos de convivir a lo largo de nuestra vida. La Paz, se convierte así en la fuerza y la energía que nos impulsa en esos difíciles momentos a seguir por la senda correcta, por el camino que nos hemos propuesto hollar para llegar a la meta de nuestra liberación.   

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Contemplando la Paz desde una amplia perspectiva, podemos observar que es el origen y la causa que nos induce y nos conduce hacia esa aproximación del Equilibrio y de la Armonia que existe en el Universo y como consecuencia, a poder contemplar con todo su esplendor el sonido y la música de las esferas. La Paz, en su más puro y elevado significado, es la esencia y la expresión de cualquier tipo de Creación, ya sea la de un Universo o la de una Forma Mental, creada por cualquiera de nosotros para un fin sutil y espiritual, siguiendo esa línea energética y natural del Impulso de Vida Infinita que es el Logos Solar.

 

La Paz desencadena y se expresa en el hombre, como expansión de la conciencia, de ahí el especial énfasis que se pone en la enseñanza esotérica, al espíritu de investigación y de observación de los hechos que suceden a nuestro alrededor, en donde el constante proceso de investigación personal y de disciplina espiritual, nos lleva a reorientar nuestra vida y nuestros hábitos hacia una correcta forma de pensar, de sentir y de actuar. Todo éste proceso de propósitos y de realizaciones espirituales, hace que la Paz que anida en nuestros corazones, se expanda a nuestro alrededor en perfecta sintonía con ese Centro de Paz que es desde donde se origina la Vida del Universo.

 

La Paz en sí misma no debería ser la meta que tratamos de alcanzar, sino el resultado y el medio que nos va a permitir seguir sin ninguna resistencia el constante proceso de expansión espiritual, ya que la Paz no se alcanza por la voluntad, sino por el olvido de nosotros mismos en el Mágico Océano de la Creación. El propósito de la Voluntad del Logos Solar está en un constante proceso de expansión dentro de nosotros mismos. Dejando de ofrecer resistencia a éste Propósito Divino, la Paz nos llega silenciosamente, poco a poco, envuelta en una especial calma y sosiego, envuelta en fragantes y especiales aromas, cuajados de vibrantes y especiales sensaciones que embargan y hacen que se asienten, solo en los corazones en donde residen la Compasión y el Altruismo, por este motivo, la Paz no debería ser esa única finalidad, sino que debería de surgir desde esos laberintos misteriosos de nuestros corazones, como algo natural que va apoderándose de forma paulatina y silenciosa de nosotros, purificándonos y llenándonos de serenidad, de quietud, de equilibrio y de armonía, confiriendo a los seres que la expresan, una correcta visión de la realidad de los diferentes planos de conciencia de nuestro mundo, confiriéndoles el permanente estímulo y capacidad para convertirse en canales y servidores del Gran Plan evolutivo de nuestro planeta y a la vez en los perfectos colaboradores y discípulos de la Jerarquía Planetaria.

 

En el ámbito de la Creación y de la Evolución Universal, la Paz es el estado y la meta del ser realizado, del hombre perfecto, el objetivo que el hombre debe en consecuencia alcanzar y expresar en su vida diaria.

 

Si admitimos que hay Seres que habiendo pasado por la etapa humana, están promulgando la difusión de éste Arquetipo Divino hacia la humanidad y hacia todos los seres impulsando la Evolución de todo el Planeta, el ser humano, debe seguir esos mismos pasos que le lleven a esos estados de paz, calma y armonía, para fomentar y participar activamente en la Paz y en el Servicio a escala Planetaria. Todos los que creemos en ésta realidad, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que desde cualquier situación, desde cualquier ambiente existencial, proyectar potentes energías de Luz que sean capaces de  disipar y eliminar la Ignorancia, el Egoismo y la Separatividad, principales causas del dolor y el sufrimiento. De ésta forma, se otorgará así la oportunidad al Hombre y al Reino Humano de dar  el trascendente salto hacia la Felicidad y la Fraternidad Universal, aspectos esenciales y consustanciales de su esencia divina.

 

Pero, ¿cómo adquirir la Paz, dentro de la casi permanente manifestación en nuestras vidas de tantas y convulsas olas de problemas personales de toda índole, físicos, sicológicos y morales que a veces paradójicamente nos hacen reflexionar sobre las profundas interrogantes acerca de nuestra existencia y de los problemas capitales de la vida, y de esa ausencia de serenidad, calma y sosiego que tanto necesitamos?. Cuando se alcanza un determinado nivel evolutivo, cuando se han trascendido los apegos de la personalidad hacia los niveles más burdos de nuestra existencia, es en ese momento cuando surge desde lo más profundo de nuestros corazones la misteriosa llama de la Paz, con todo su esplendor y magnificencia. Desde ese instante la Paz se nos revela como un sentimiento interno y lúcido de unidad y de comunión con todo lo que nos rodea, de sentir latir a nuestro corazón de forma acompasada y armónica con la Vida de toda la Naturaleza, de experimentar que la Paz, no está circunscrita a un simple estado de conciencia, ni se encuentra en las efímeras vicisitudes de cualquier vida personal o situación kármica, ya que la Paz está más allá de todo lo que ofrece el mundo de los sentidos y de la vida personal de cualquier ser. La Paz, tiene un origen Universal y Divino, por este motivo mora desde siempre en nosotros, de ahí la necesidad de enfocar nuestra atención y búsqueda hacia lo más recóndito de nuestro interior y no fuera de nosotros mismos, sólo de esta forma lograremos superar con éxito esta gran búsqueda en la que hemos estado involucrados durante largas edades y hacernos al fin uno para siempre con la Paz Universal que mora y reina en todo el Universo.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

Bien es cierto, lo que uno de los Maestros dijo hace mucho tiempo …

 

la Paz es la Vida …

 

la Paz es la Causa …

 

 la Paz es el motivo de la Creación …

 

 

alrogiss@yahoo.es

 

 

15.01.2013

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)

Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend