La ley del espejo, ver nuestro reflejo en los demás

Santos Avila
Santos Avila

La ley del espejo y nuestras proyecciones

La ley del espejo nos ayuda ver nuestro reflejo en los demás. Esta ley nos ayuda a crecer como personas y a evolucionar. Si no sabes en qué consiste esta ley, en este artículo y en el video que le acompaña trataré de explicártela para que puedas utilizarla y mejorar tu vida.

La vida es un espejo que refleja lo que hay en nuestro interior.

Nuestro ego, en su intento de hacernos sentir libres de culpa, juega a proyectar en los demás todo aquello que no nos gusta de nosotros mismos.

Todas las cosas que vemos en los demás y todas las situaciones que experimentamos son fruto de nuestras propias proyecciones. Los seres humanos somos como proyectores cinematográficos que proyectamos en la vida nuestra propia película. Esa película tiene un guión que está escrito por todas las emociones, las creencias y los pensamientos que hay almacenados en lo más profundo de cada uno de nosotros, en nuestro subconsciente.

La ley del espejo y el cambio en el mundo

Las grandes filosofías y los grandes sabios de todos los tiempos ya sabían eso, no en vano personas como Gandhi trataron de compartir ese conocimiento con las masas, aunque no todo el mundo logró entender qué quería decir con su famosa frase de: «Conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo».

El cambio siempre empieza en uno mismo.

Cuando uno cambia, cuando uno se convierte en el cambio que quiere ver en su vida o en el mundo, la vida puede empezar a reflejar ese cambio. De eso trata la ley del espejo.

La mayoría de personas no entiende esta ley y dedica su vida a intentar cambiar a todo el mundo, pues creen que la culpa de todo lo que les ocurre está siempre fuera de ellos. Todos tienen la culpa de su infelicidad o de que su vida sea como es, entre los culpables están sus familiares, sus amigos, sus compañeros de trabajo, los políticos de su país, la economía y en definitiva el mundo entero, pero ellos nunca asumen su responsabilidad en lo que les ocurre, porque no entienden esta ley, la ley del espejo.

Tratar de cambiar a los demás o las circunstancias que uno experimenta en la vida, según esta ley, es algo sin sentido, pues al hacer eso, se está intentando cambiar el reflejo que se ve en el espejo de la vida y eso es como querer peinarte frente al espejo, peinado el reflejo que ves en él en vez de hacerlo pasando el cepillo por tu cabello.

Entender la ley del espejo no es tarea fácil y tampoco puede entenderla cualquiera, pues se requiere de un nivel de conciencia concreto para hacerlo. En ese nivel uno empieza a tomar conciencia de que las cosas que te ocurren en tu vida exterior no están separadas de lo que te ocurre en tu interior.

No hay separación entre las emociones, los pensamientos y las creencias que una persona tiene y la realidad que experimenta en su vida.

No solo las cosas negativas son un reflejo de lo que hay en nuestro interior, las cosas agradables que vemos en los demás también son un reflejo nuestro, así que podemos disfrutarlas sabiendo que también reflejan una parte nuestra, nuestra parte más luminosa.

Cómo usar la ley del espejo para evolucionar

Para empezar a utilizar la ley del espejo para crecer y evolucionar tenemos que empezar a responsabilizarnos de nuestra vida y de todo lo que ocurre en ella y a partir de ese momento podemos empezar a trabajar para cambiar o mejorar nosotros, en vez de tratar de obligar o forzar a los demás a cambiar o a adaptarse a lo que nosotros queremos.

Aceptar la ley del espejo supone aceptar la premisa de que si tú cambias, tu mundo cambia. Aceptar esa idea, no solo nos permite cambiar nuestra vida, sino que además nos ofrece la única posibilidad de cambio razonable, porque tratar de cambiar al mundo entero o a todas las personas de nuestro entorno, para que se amolden a nuestros deseos o a las expectativas que tenemos de ellos, es una empresa colosal que no creo que nadie sea capaz de realizar, pero cambiarnos a nosotros mismos es algo más sencillo, pues no necesitamos de nadie para hacerlo, solo nos necesitamos a nosotros mismos, pues depende de nosotros y de nadie más.

Si quieres profundizar en esta ley te aconsejo que veas el siguiente video, donde explico con más detalle la ley del espejo. Si te gusta y te parece útil recuerda compartir este artículo y el video para que llegue a más gente.

Autor:  Santos Ávila Ruiz – www.santosavila.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx