La Verdad del Viaje de María Magdalena Actualizado

Carolina
Carolina

plandaups grottecircuitpah p1 grd la verdad del viaje de maría magdalena actualizado ID155861 - hermandadblanca.org

María Magdalena, mensaje canalizado por Natalie Glasson – 3 de agosto de 2018

Originalmente canalizado el 5 de agosto de 2016, Actualizado el 3 de agosto de 2018

Natalie: He visitado dos veces la Grotte de la Sainte Baume, que es una cueva en el sur de Francia donde se dice que María Magdalena pasó gran parte de su tiempo después de la Crucifixión, Resurrección y Ascensión de Jesús. La cueva se encuentra en la ladera de una montaña, y se tarda unos 45 minutos en caminar a través de un bosque glorioso y delicioso para llegar a este lugar sagrado. Antes de entrar en la cueva, comencé a comunicarme con María Magdalena para descubrir el propósito de mi visita y por qué estaba siendo guiada a visitar la Gruta. Después de mi segunda visita, recibí de María Magdalena una sabiduría nueva y actualizada que sentí que debía ser compartida una vez más con cualquiera que estuviera dispuesto a recibirla.

María Magdalena: Es un honor conectarme contigo, y te sumerjo en las vibraciones de la Diosa Divina y la Diosa Isis. Ya de niña, llevaba yo el símbolo de la Serpiente Dorada. Un símbolo de ser iniciado en las enseñanzas de la Divina Femenina y la Diosa Isis. Fui y sigo siendo una Suma Sacerdotisa de la Orden de la Diosa Isis dedicada al poder, la magia y el amor de la forma más pura de la Diosa sagrada.

Mientras honrábamos y encarnábamos a la Diosa Cósmica, también cultivábamos el equilibrio de lo Divino Masculino y lo Divino Femenino dentro de nuestros seres, reconociendo esta sagrada unión como nuestra verdad y poder creativo.

Yo, María Magdalena, fui iniciada en las Magdalenas, lo cual promovió mi desarrollo espiritual y aprovechó mi entendimiento y experiencia de la Conciencia Crística, una energía activa, sanadora y creativa del Universo del Creador. Cada etapa de mi infancia estuvo dedicada a mi unión con el Creador y a descubrir cómo puedo ser útil siguiendo los susurros de la guía dentro de mí.

Fue mi entrenamiento lo que me allanó el camino hacia mi unión con Jesús y me preparó para continuar las enseñanzas compartidas con ambos, después de su ascensión. Las enseñanzas que Jesús compartió nacieron del amor y fueron dadas en amor, representando la unión de las vibraciones masculinas y femeninas del Creador en armonía y unidad, despertando lo mismo en todos. Sus enseñanzas se basaban en el conocimiento que habíamos adquirido, comprendido y descubierto durante nuestra infancia, y sin embargo Jesús tenía una manera de compartir las energías y la sabiduría a la que estábamos acostumbrados, bajo una nueva luz, como si renaciera y avanzara la sabiduría para que todos pudieran entenderla y encarnarla.

Jesús compartía la energía y la sabiduría bajo una nueva luz, para que todos pudieran entender.

Verdaderamente estaba siendo inspirado divinamente. Permitió que todos tuvieran acceso a vibraciones de luz más puras y elevadas. Durante los tiempos en que Jesús compartía sus enseñanzas, yo también recibía las mismas descargas de energía e inspiración. Como representante de lo Divino Femenino, actué como un ancla, enraizando la energía sagrada en la Tierra y en la conciencia de la humanidad.

Fue después de la ascensión de Jesús que fui guiada a continuar compartiendo con otros las enseñanzas detalladas y las prácticas de sanación que había recibido. Uno de mis mayores propósitos en ese momento era compartir mi sabiduría con la Orden de la Diosa Isis, Magdalenas y seguidores de Cristo en los países vecinos y más allá. 

Sabíamos que teníamos amigos en todas partes a quienes aún no habíamos conocido, y que estaban esperando para recibir la energía y la sabiduría que Jesús y nuestra comunidad habían anclado. Mi misión era preservar las enseñanzas para las generaciones venideras. Las direcciones divinas y las tareas que me dio el Creador parecían interminables en ese momento.

Mi misión era preservar las enseñanzas para las generaciones venideras.

Yo debía desarrollar la presencia de la Diosa y recordar a muchos la fusión de lo Divino Masculino y Femenino dentro de ellos para nutrir al mundo, así como sanar la devastación que ocurrió en la humanidad debido a los malentendidos cuando Jesús dejó la Tierra.

Yo debía distribuir códigos energéticos, plantillas y sanación, así como pergaminos físicos, objetos, herramientas y cristales de valor espiritual en ciertos lugares sagrados de todo el mundo. Mi propósito era apoyar la preservación y continuación de la sanación y el despertar que Jesús había comenzado.

No lo hice sola, ya que la mayoría de nuestra comunidad sagrada que nos envolvió a Jesús y a mí a través de su ascensión, viajaron conmigo; hombres, mujeres, niños e incluso algunos de nuestros animales. Jesús mismo estaba allí a veces en su cuerpo energético ofreciendo palabras de sabiduría y perspicacia para animarnos.

Yo debía recordar a muchos la fusión de lo Divino Masculino y Femenino

Tuve otro papel muy hermoso, un papel que todos los días sanaba mi angustia de perder físicamente a Jesús, aunque entendía la verdad del asunto. Este papel me animó a estar decidida a cumplir las tareas que me había encomendado el Divino Creador, al mismo tiempo que llenaba mis días de diversión, amor y risas. En mi opinión, es el papel más sagrado de una mujer, se me dio el don de ser madre.

Sara fue la creación del Divino Creador para encarnar mis energías como María Magdalena y las vibraciones sagradas de Jesús. Ella realmente fue la imagen de nuestra unión en más de lo que parecía posible. Un regalo sagrado para la Tierra y para mí. Ella llevaba muchos nombres, el Cáliz Dorado, el Santo Grial, el Tesoro del Grial, la Serpiente Dorada y la Unión de lo Divino en Manifestación, por nombrar algunos. Sara ya había nacido cuando Jesús pasó por la crucifixión y la iniciación de la resurrección. Cuando comencé mis viajes estaba embarazada de nuestra segunda hija, que iba a nacer en Francia y se llamaba Maya.

sara hija de jesus y magdalena la verdad del viaje de maría magdalena actualizado ID155861 - hermandadblanca.org

Sara

Nuestro propósito al llegar al sur de Francia era comenzar el proceso de distribución de los muchos pergaminos energéticos y físicos sagrados, herramientas y plantillas que se habían puesto en nuestra posesión. Estos debían ser entregados a personas específicas y escondidos en ciertos lugares para preservar su seguridad. Los miembros del Templo y Orden de la Diosa Isis dedicado al Divino Femenino, nos saludaron y apoyaron. Estas mujeres y hombres de tan profunda belleza interior apoyaron nuestra misión, así como la creación de un santuario para que Maya naciera a la luz de la Diosa Divina. Más tarde la Orden de Isis nos llevó a un espacio de seguridad cerca de su templo. Nuestro refugio era una cueva en el sur de Francia conocida ahora como la Grotte de la St Baume. Este refugio era necesario para garantizar la seguridad de Sara y Maya, tanto energética como físicamente. También queríamos educarlos en nuestras enseñanzas, ya que ellos distribuirían en sus años adultos lo que nosotros habíamos comenzado con Jesús.

Se me dió el papel más sagrado de una mujer, se me dio el don de ser madre.

Era necesario que nos refugiáramos lejos del mundo exterior ya que Sara era inmensamente sensible, ella sostenía e irradiaba una Conciencia Crística tan pura y, sin embargo, siendo una niña podía fácilmente absorber las energías que otros emanaban. Si estas energías fueran de una vibración más baja, Sara se enfermaría muy rápidamente. Necesitaba estar constantemente rodeada de la luz y de aquellos que pudieran dominar sus pensamientos y despejar sus energías. De esta manera ella podía aprender a protegerse mientras compartía la pureza dentro de su ser.

También estaban aquellos que habían oído hablar de Sara y Maya y deseaban sabotear nuestro trabajo y misión de distribuir la luz y el amor del Creador.

Sara, como todos los niños, podía fácilmente absorber las energías que otros emanaban.

Natalie: Durante mi tiempo en la cueva, la presencia de María Magdalena fue muy fuerte, a pesar de que esta área, cual una iglesia, ha sido supervisada durante muchos años por los monjes. Las vibraciones de la Divina Femenina aún permanecían dentro de la energía de la gruta. Cuando María Magdalena apareció en mi tercer ojo delante de mí, hizo que Sara se adelantara. Sara me pareció que tenía unos doce años cuando María Magdalena la estaba trayendo a mi conciencia. María Magdalena quería que Sara compartiera algunas de sus ideas sobre su vida en la cueva. Nunca antes había conocido conscientemente a Sara, así que fue una nueva experiencia para mí.

Sara compartió algunas visiones conmigo. La primera fue una procesión de mujeres, hombres y niños vestidos de blanco con la marca de la serpiente dorada que iban subiendo por el bosque hasta la cueva. Sara me dijo que venían a visitarlas a la cueva todos los días trayéndoles comida y todo lo que necesitaban.

Dijo que disfrutó de sus visitas ya que algunos de los iniciados del Templo de la Diosa Isis eran de edad similar a la suya o incluso más jóvenes, por lo que tuvo tiempo para hablar y jugar con ellos antes de la ceremonia diaria dirigida por María Magdalena. Me contó cómo le encantaba correr por el bosque con sus amigas y su hermana, como ella no sabían realmente cómo era el mundo exterior, sin embargo, disfrutaban compartiendo historias de sus experiencias en el plano interior.

Las vibraciones de la Divina Femenina aún permanecen dentro de la energía de la gruta.

Sara compartió que también disfrutaba de la ceremonia diaria que se celebraba dentro de la cueva, ya que le permitía ver a su madre en el trabajo, el poder, la gracia y la sabiduría que emanaba. Durante su estancia en la cueva, la Orden de Isis realizaba todas sus ceremonias e iniciaciones dentro de la cueva.

La segunda visión que Sara compartió conmigo fue de sí misma y Maya durante la noche abrazada en los brazos de su madre dentro de la cueva mientras María Magdalena compartía sus recuerdos de Jesús. Le pedía a su madre que compartiera todo lo que sabía sobre su padre desde su nacimiento hasta su ascensión. Sara dijo que a ella le encantaban estos tiempos, ya que a veces en esos momentos íntimos de compartir con su madre y su hermana, su padre aparecía como una forma energética en la cueva para compartir algún tiempo con ellos.

Sara me dijo que le gustaba vivir en la cueva ya que tenía todo lo que necesitaba, y se movían de los planos físicos a los planos internos del Universo del Creador muy fácilmente. Creo que el hecho de que María Magdalena compartió la vida de Jesús con Sara y Maya fue su manera de guiar a sus hijas a través de sus iniciaciones y prepararlas para su vida adulta.

En la gruta, se movían de los planos físicos a los planos internos del Universo del Creador muy fácilmente.

María Magdalena: Cuando Sara alcanzó la edad de quince años, supe que era hora de apoyarla en la siguiente etapa de su vida. Desde el momento en que llegamos a la cueva supe que dejaríamos la seguridad de la cueva y viajaríamos a una comunidad sagrada de druidas en Inglaterra cuando Sara alcanzara la mayoría de edad. Nuestro destino es ahora conocido como Glastonbury. Sabía que su propósito era casarse y permanecer con la comunidad druida.  Esto hizo nuestro viaje a Inglaterra emocionante, ya que sabía que una nueva vida esperaba a Sara, mientras que también me rompía el corazón, ya que sabía que eventualmente, una vez que ella se estableciera y hubiéramos viajado por la zona, estaría haciendo el viaje de regreso a Francia sin ella.

No pasó mucho tiempo antes de que Sara estuviera enamorada y casada con un alma que le era profundamente familiar, un alma con la que había viajado muchas vidas juntas. Tuvieron muchos hijos y una vida muy feliz. Sara asumió el papel de compartir las enseñanzas de amor que su padre y yo le transmitimos. Sus poderes curativos eran asombrosamente hermosos. Sara pasó unos cincuenta años en Glastonbury. A la edad de sesenta y ocho años viajó a Escocia, donde vivió durante el resto de su vida, dejando este plano allí cuando tenía casi cien años.

Viajamos a una comunidad sagrada de druidas en Inglaterra.

Yo, María Magdalena, continué cuidando de Maya mientras estaba en la comunidad druida en Inglaterra hasta que alcanzó la mayoría de edad. Maya tenía un carácter tan ardiente que tenía la habilidad de regalar las enseñanzas espirituales más avanzadas a otra persona de la manera más sencilla, para que las entendieran completamente, experimentando hermosas transiciones internas. Tenía una manera encantadora de comunicarse con la gente y era casi intrépida en su acercamiento a la vida y a la ascensión. Ella estaba decidida y continuó el trabajo que su padre había comenzado.

765 360 los druidas 1513597544 la verdad del viaje de maría magdalena actualizado ID155861 - hermandadblanca.org

Yo, María Magdalena, regresé al sur de Francia y viví mis días dentro del templo de la Diosa Isis con la Orden de Isis que había cuidado de Sara, Maya y yo durante muchos años.  Ya no necesitaba vivir en la cueva para proteger a mis hijas y garantizar su seguridad, así que disfruté de mi tiempo rodeado de las hermosas almas del templo.

Visité la cueva de vez en cuando sentía que Jesús quería aparecer y compartir algún tiempo conmigo. Viajé un poco por Francia y Europa. Sin embargo, había completado las tareas que me había encomendado el Divino Creador, por lo que pude pasar mucho tiempo en paz y soledad, a veces reviviendo mis recuerdos, otras veces en profunda comunión con el Creador. Ascendí dejando atrás mi cuerpo cuando tenía más de cien años y entré en un cuerpo energético que me permitió moverme más fácilmente entre los planos terrenal y espiritual.

Quería compartir la verdad de mi viaje después de la ascensión de Jesús, para que podamos conectarnos en un nivel más profundo, y para que ustedes puedan acceder a la verdad de mi ser y de mi alma.

Soy María Magdalena

Gracias

TRADUCTORA: Carolina, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca

FUENTE: Canalizado a través de Natalie Glasson – 3 de agosto de 2018 – Fuente original: Escuela Sagrada de OmNa

 

7 comentarios

  1. De antemano, Yeshua o Ieshu no murió en la cruz, murió en oriente en la vejez. Así que está es una canalización falsa que alimenta el invento (y mentira) de los romanos en poder y dominación de la mayoría del mundo. Pocos los que se atreven a dejar atrás lo falso conocido. Yeshua jamás tuvo hijos pues sabía y lo dijo "buenaventurados los vientres que no han parido y los pechos que no han amamantado" El sabía la verdad, como Buddha. "Nacer es sufrimiento"

  2. Realmente extraordinario, la verdad ante todo se impone, nos está demostrando sobre las dimensiones superiores, la mente universal puede seguir existiendo sin hallarse un pensamiento, mas un pensamiento no puede vivir sin la mente, esa es la gran diferencia entre el creador y nosotros escapar de esta realidad imposible, trabajamos sí árduamente para nuestra propia subsistencia, asi está hecho el sistema y a si será eternamente.

  3. Hola super el articulo pero tengo una inquietud en otros textos hablan de un hijo varón llamado Manuel por que no lo. Han mensionado gracias

  4. Que hermoso relato, gracias por compartir estas vivencias de nuestra querida Maria Magdalena con todos nosotros.

  5. Realmente he quedado sorprendida de esta noticia. Nos han enseñado una cosa tan diferente con relación a Ma Magdalena que suena increible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx