LAS DOS CARAS DE LA FELICIDAD – Bert Hellinger

Joselin Narea


«En otros tiempos, cuando los dioses todavía parecían muy cercanos a los hombres, había en un pequeño pueblo dos cantantes con el mismo nombre».

ESCUCHA…

LEER..

En otros tiempos, cuando los dioses todavía parecían muy cercanos a los hombres, había en un pequeño pueblo dos cantantes con el mismo nombre: Orfeo.

Uno de ellos fue el grande. Había inventado la cítara, una forma primitiva de guitarra y, cuando tocaba sus cuerdas para cantar, la naturaleza a su alrededor estaba encantada, los salvajes descansaban mansamente a sus pies y los árboles más altos se inclinaban hacia él. En definitiva, nada se resistió a sus melodías.

Como era tan grande, cortejó a la mujer más hermosa. Entonces comenzó la puesta de sol.

Mientras se celebraba la boda, la bella Eurídice murió. La copa estaba llena y antes de que llegara a sus labios, se rompió. Pero para el gran Orfeo la muerte no fue el final. A través de su arte sublime encontró la entrada a los Infiernos, bajó al Reino de las Sombras, cruzó el Río del Olvido, logró pasar por delante del Cancerbero, llegó vivo al trono del Dios de los Muertos y lo movió con su canto para liberar a Eurídice, aunque con una condición…

Tan feliz estaba Orfeo que no percibió la malicia a este favor. Emprendió el camino de regreso escuchando detrás de él los pasos de la amada mujer. Pasaron ilesos ante el Cancerbero, cruzaron el río del Olvido, iniciaron la subida hacia la luz. Ya la vieron desde lejos… De repente, Orfeo escuchó un grito: Eurídice había tropezado. Se sobresaltó y vio que las sombras se desvanecían de nuevo en la noche: estaba solo. Inundada por su dolor, cantó la canción de despedida: «¡Oh, la perdí, toda mi felicidad fue con ella!»

Encontró su camino a la luz del día, pero la vida se había vuelto extraña para él entre los muertos. Cuando algunas mujeres borrachas quisieron llevarlo a la nueva fiesta del vino, él se negó, y lo destrozaron vivo. Tan grande era su miseria como vana era su arte. Pero, ¡todos lo conocen!

El otro Orfeo era el pequeño. No era más que un cantante, actuaba en fiestas sencillas, tocaba para gente sencilla, proporcionaba una simple alegría y se lo pasaba bien. Como no podía vivir de su arte, también aprendió otra profesión ordinaria, se casó con una mujer común, tuvo hijos comunes, pecó de vez en cuando, generalmente era feliz y murió viejo y lleno de vida. Pero nadie lo conoce… ¡Excepto yo!

BERT HELLINGER

Más textos de Bert Hellinger narrados por Mi Voz ES Tu Voz AQUÍ

FUENTE: https://mivozestuvoz.net/2022/04/04/las-dos-caras-de-la-felicidad-bert-hellinger/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx