Perdónate, por Tahíta

perdonar,

 

¿Alguna vez has cometido un error y pensaste que eras tan malo que simplemente no podías perdonarte a tí mismo? Tan malo… que te hundiste en la depresión y no pudiste seguir adelante? ¿Por qué somos tan duros con nosotros mismos? Por qué no podemos perdonarnos por nuestros errores? ¿Cuánto tiempo nos castigamos antes de considerarnos dignos de perdón?

Hace poco contacté con una mujer amorosa, angustiada porque iba a tener que declararse en quiebra debido a un momento crítico en la marcha de sus negocios. Había dejado su trabajo un año antes, tomado todo el dinero que ella y su marido tenían ahorrado, y comenzó un negocio de elaboración y venta de joyas. Instaló una joyería hermosa, pero careciendo de visión para los negocios y experiencia para obtener suficientes ventas.

Después de un año de hundirse en deudas, tuvo que admitir la derrota y se preparaba para declararse en quiebra. El peso de la culpa era abrumador. Simplemente no podía perdonarse por “arruinar la situación financiera de su familia.” Se había vuelto deprimida, retraída y triste, porque no podía soportar la vergüenza y la decepción que leía en el rostro de su esposo e hijos. Se sentía como un fracaso total y absoluto.

Quería saber qué podía hacer para corregir la situación. Tenía la esperanza de sus guías espirituales le daría un nuevo plan de negocios o una forma rápida de ganar dinero por lo que no tendría que declararse en quiebra. Pero eso no es lo que sus guías le ofrecieron. Le ofrecieron el don del auto-perdón.

PUBLICIDAD GOOGLE

Al principio, puede que no parezca un gran regalo, pero sabiendo cómo perdonarnos a nosotros mismos y cómo seguir adelante después de que una tragedia golpea a nuestra puerta, todo se reacomoda, de adentro hacia afuera, que es la forma en que lo espiritual promueve el cambio para ayudarnos. ¿Cómo lo hicieron? Creo que me utilizaron.

Me dijeron que le preguntara: “Si tu mejor amiga viniera a ti con este problema, ¿qué le dirías?”

“Oh, me gustaría decirle que no debería ser tan dura con ella misma, que todo el mundo comete errores. Le diría que como es ingeniosa e inteligente, puede recuperarse de este revés. Me gustaría decirle que no renuncie, sino que profundice, para tomar mejores decisiones, aprender de sus errores y seguir adelante. “

Entonces le dije: “¿Y por qué no puedes decirte esto a ti misma? ¿Por qué no lo aplicas en tu caso? “

Ella se quedó atónita por un momento, sin habla. Luego dijo: “Pero yo no merezco ser perdonada.”

Así que le dije: “¿Cómo es que tu amiga se merece el perdón, pero no tú?”

Ella no respondió.

“Perdonarte a tí misma no significa que te librarás de las consecuencias de tus acciones. Sí, habrá consecuencias, pero esas consecuencias no tienen que incluir sensación de culpa, vergüenza y depresión. La culpa, la vergüenza y la depresión no te van a dar nuevos recursos ni te van a hacer más fuerte .De hecho, te debilitan y hacen más difícil que te recuperes. Te debes a ti y a tu familia, mantener tu vibración alta para encontrar la salida de esta situación de la mejor manera posible”

Respondió: “Sí, supongo que sí les debo eso. Pero si me perdono a mí misma y quedamos todos felices otra vez ¿No pensrán que no estoy tomando en serio mi fracaso? “

“¿Crees que tu familia quiere que te sientes en un rincón a llorar y culparte? ¿O crees que preferiría que encontraras los recursos y que trabajaras todos los días para mejorar la situación? Ellos saben que lo sientes. “

Comenzó a llorar. “Yo soy la que se siente malísima. No puedo creer que haya hecho ese daño a mi familia “.

PUBLICIDAD GOOGLE

“No le has hecho daño. Estás desilusionada de ti misma y estás decepcionada del resultado de tus acciones. Pero nada es permanente. No importa si te caes. Todo el mundo cae. Sólo importa la rapidez con que te recuperas y continuar la carrera. Tu familia cuenta contigo. ¿Qué es lo mejor que puedes hacer para ayudarles en este momento? “

“Yo podría conseguir un trabajo.”

“Y lo harás, pero lo primero que tienes que hacer es perdonarte a ti misma. Date la misma compasión y comprensión que le darías uno de tus hijos si tomaran una decisión equivocada. Quieres que tus hijos aprendan de sus errores ¿no? “

“Por supuesto. Quiero que sepan que nunca deben darse por vencido. No quiero que terminen deprimidos, llorando en un rincón “.

“Bueno… enséñales a caer y volver a levantarse. Tienes la oportunidad de ser un modelo para ellos acerca de lo que el verdadero éxito es , que estás aprendiendo cómo recuperarte después de un revés. Únanse como familia, lleguen a un plan sólido para recuperarse, un plan de trabajo, y sigan adelante. Ser feliz y crear recursos después de un revés no significa que estés negando la responsabilidad de lo que hiciste. Sólo significa que estás reconociendo la situación y te comprometes a hacer algo para mejorarla.

Al momento en que nuestra conversación terminó, se sentía mucho mejor que cuando nos contactamos. Adoptó una nueva creencia sobre su situación. En lugar de considerarse un fracaso, empezó a pensar en sí misma como un “éxito en potencia.” Se comprometió a dedicar tiempo y energía en mejorar su situación en lugar de seguir castigándose. Finalmente aceptó el perdón de su familia y empezó a tratarse a sí misma en la forma en que trataría a los demás en la misma situación.

El secreto para perdonarse a sí mismo es tomar responsabilidad por nuestras acciones, pero no permitir que nuestra idea de fracaso nos abata. Cuando cometamos un error, aprendamos de él lo que vino a enseñarnos, y sigamos adelante. No nos rindamos…elevemos lo más posible nuestra vibración, y pidamos guía y ayuda si la necesitamos.

DÉMONOS EL PERDÓN QUE TAN AMOROSAMENTE DAMOS A LOS DEMÁS!

El perdón es el regalo que nos brindan para que aceptemos en humildad nuestra parte humana.

No siempre podemos evitar errar, pero siempre…SIEMPRE…podemos perdonarnos.

 Perdónate, por Tahíta

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend