Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Cursos Gratuitos » Cómo protegernos ante un riesgo de sífilis

Cómo protegernos ante un riesgo de sífilis

CURSO  DE  SALVACIÓN                Unidad 2. Lo hereditario  Objeto de aprendizaje 3:                  La sífilis

De las tres enfermedades principales heredadas del pasado podría decirse que la sífilis, o las denominadas enfermedades sociales, son remanentes de los excesos de la época lemuria, siendo de tan antiguo origen que hasta la misma tierra está saturada de los gérmenes de estas enfermedades, hecho totalmente desconocido por la ciencia moderna. En el transcurso de las épocas los hombres han sufrido esa serie de infecciones, y millones murieron y fueron enterrados, contribuyendo con su cuota infecciosa a la tierra. En la época lemuria, el énfasis de la fuerza vital fue puesto sobre el cuerpo físico, su desarrollo, empleo y control y también sobre su perpetuación o reproducción. En ese entonces se iniciaron las dificultades vinculadas con el abuso de la vida sexual; esto fue, en sentido peculiar, el mal esencial primitivo, y este hecho es mencionado en las antiguas leyendas e insinuaciones halladas en los anales y escritos más remotos.

Paralelamente a la actividad de la Gran Hermandad Blanca  había una actividad de las fuerzas oscuras. Debían producir sus efectos por intermedio del centro sacro, estableciéndose una situación extremadamente viciosa, que debilitó el vigor del cuerpo humano, acrecentó grandemente las exigencias de la naturaleza sexual por la estimulación del centro sacro, producido artificialmente por la Hermandad Negra, lo cual trajo como consecuencia numerosas alianzas impías y una amplia difusión de relaciones malignas. Entonces el Ser planetario impuso una grande y nueva ley de la naturaleza, expresada  por las palabras “el alma que peca, morirá”.

Esta ley podría ser mejor expresada con las palabras,

“Quien abusa de lo que ha construido, lo verá derrumbarse por las fuerzas internas que contiene”.

 

OBJETIVOS

  • Establecer diferencias entre las tres  enfermedades de la humanidad.
  • Establecer relaciones entre los factores de riesgo y los factores protección.
  • Definir acciones de prevención y promoción frente a la sífilis.

 

LEY   III

“Las enfermedades son efecto de la centralización básica de la energía vital del hombre. Del plano en que dichas energías  están enfocadas, provienen esas condiciones determinantes que producen mala salud. En consecuencia se manifiestan como enfermedad o como buena salud”.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

ACTIVIDAD INTRODUCTORIA: Entre sexualidad y creatividad

20170813 jariel id130915 Géminis - Cómo protegernos ante un riesgo de sífilis - hermandadblanca.org

Boyd, un carismático chico de 15 años que dice ser enviado por Dios para sanar; colapsa y convulsiona durante una de sus prédicas. Él dice tener contacto directo con Dios, por lo que llega un momento en el que dice no querer recibir más tratamiento porque Dios le cuidará. El doctor advierte un crecimiento anormal de Esclerosis Tuberosa, y afirma que es lo que está causando todos los síntomas de Boyd. Durante su estancia en el Hospital, parece que “Dios” a través de él curará a una enferma de cáncer, con la que el chico tiene cierta sintonía. House vs Dios es el episodio número 19 de la segunda temporada de la serie Doctor House. El dilema que se plantea en este episodio es entre la medicina y la sanación, entre la ciencia y la fe, así como entre la sexualidad y la creatividad, puesto que Dios se manifiesta a través del Hijo y su capacidad sanadora.

Andy Beckett  es un joven abogado cuya vida cambia cuando descubre que vive con VIH y por ello es despedido de la firma de abogados para la que trabaja. Entonces, decide contratar al abogado Joseph Miller  para que le defienda durante el juicio debiendo luchar no solo contra la opinión que tiene la sociedad sobre dicha enfermedad, sino también contra sus propios prejuicios sobre la homosexualidad, en un conmovedor desenlace. Philadelfia es una película de 1993 protagonizada por Tom Hanks. El nombre de la película se debe a la ciudad estadounidense, a su asociación con el amor y la hermandad, y donde los padres de la patria declararon la independencia. Por esto se trata el tema de los derechos humanos.

  • Después de ver la serie y la película responder las siguientes preguntas. Cuál es la diferencia entre la sanación por la razón y la sanación por la fe? Cuál es la relación entre sexualidad y creatividad? Cuáles prejuicios conoces acerca de lo sexual? Qué tipo de derechos hemos tenido que defender hasta diferenciar lo reproductivo de lo sexual?

Al hablar de la sífilis y su relación con el comportamiento sexual, es oportuno diferenciar el comportamiento de la orientación y de la identidad. El comportamiento sexual es aprendido y hace parte del instinto que nos identifica con nuestra parte animal. La identidad  de género depende de nuestra conexión con el amor, nuestra parte angelical, implica profundizar nuestra experiencia de identidad divina a través del alma. La orientación sexual es una combinación del comportamiento aprendido y la elección del Yo.

Se nos asegura que Dios es Amor, y esta afirmación es una verdad exotérica y esotérica. Este subyacente amor de la Deidad llega a nuestro sistema solar principalmente a través de Géminis, el cual forma un triángulo  cósmico con las constelaciones de la Osa Mayor y de las Pléyades. Géminis está relacionado con el cuerpo energético y es el intermediario así como Mercurio. A la conjunción de la inteligencia y el amor a nivel sicofísico, se le denomina Hermafrodita.

 

 

ACTIVIDAD UNO: La mentalidad creativa

20170813 jariel id130915 Sífilis - Cómo protegernos ante un riesgo de sífilis - hermandadblanca.org

 

Uno de los mayores problemas para los psicólogos actualmente, y en menor medida para los médicos, es el aumento de la disforia de género, (femenina o masculina). Sendos argumentos son presentados a fin de probar que esta  tendencia se debe a que la raza se está convirtiendo lentamente en andrógina y que va apareciendo gradualmente el futuro hombre o mujer hermafroditas. Esto no es verdad. La mayoría de los hombres tiene una identidad de género masculina, y de las mujeres,  femenina. La sexualidad es menos clara: es una mezcla de atracción erótica, romántica, conducta sexual e identificación propia, y cada uno se sitúa en un punto distinto de cada escala.

La homosexualidad es lo que podría llamarse un “residuo” de los excesos sexuales de la época lemuria, si se quiere es una tara heredada. Los egos que se individualizaron y encarnaron en ese vasto período, son los que hoy demuestran tendencias homosexuales. En esos días, el apetito sexual era tan apremiante que el proceso normal de las relaciones sexuales no satisfizo el insaciable deseo del hombre avanzado de ese período. La fuerza del alma, que afluyó por medio del proceso de la individualización, sirvió para estimular los centros inferiores, por eso se practicaron métodos ilícitos. Un gran número de quienes entonces los practicaban, se hallan hoy encarnados y los antiguos hábitos son demasiado poderosos para ellos. No obstante han avanzado bastante en el sendero evolutivo, de allí que sea posible su curación en esta época si así lo desean. Con relativa facilidad pueden transferir el impulso sexual al centro laríngeo, y entonces llegar a ser creadores en el sentido más elevado, empleando la energía  sentida y circulante, correcta y constructivamente. Muchos de ellos comienzan ya automáticamente a hacerlo. Por otra parte es bien sabido que entre los así llamados tipos artísticos, la homosexualidad es muy prevaleciente. Digo “así llamados”, porque el verdadero artista creador no es víctima de estos antiguos y predisponentes malos hábitos.

El 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud.​ El gobierno del Reino Unido hizo lo propio en 1994, seguido por el Ministerio de Salud de la Federación Rusa en 1999 y la Sociedad China de Psiquiatría en 2001. Mientras que el trastorno de identidad de género es clasificado como un desorden en la CIE-10 CM, en el DSM-5 fue reclasificado, moviéndose de la categoría de trastornos sexuales hacia una propia, y renombrado como disforia de género​ con el objetivo de evitar la estigmatización hacia los individuos transgénero. En esta reclasificación se aclara que la disconformidad de género no constituye enfermedad mental en sí misma, sino que su elemento crítico es la presencia de malestar clínicamente significativo asociado a la condición de género.

Podría puntualizar aquí que la homosexualidad es de tres tipos:

  1. El resultado de antiguos malos hábitos, siendo hoy la principal causa, e indica:
  • Individualización en este planeta, pues los que se han individualizado en la cadena lunar, no son susceptibles de estas peligrosas características.
  • Una etapa relativamente avanzada en el sendero de evolución, adquirida por los egos de la Lemuria que sucumbieron a este deseo y satisfacción.
  • El consiguiente estudio de la magia sexual, más un constante e insaciable impulso sexual y físico.
  1. Homosexualidad imitativa. Un sinnúmero de personas que perteneciendo a todas las clases sociales, imitaron a los de clases mejores (si puedo emplear un término tan paradójico) y adquirieron malos hábitos en las relaciones sexuales, que de otra manera no lo hubieran hecho. Ésta es una de las prevalecientes razones por las cuales hoy abunda entre muchos hombres y mujeres, basándose en una imaginación muy activa, además de una poderosa naturaleza física o sexual, y una lasciva curiosidad. Digo esto después de un cuidadoso estudio. Esto justifica el gran número de sodomitas y lesbianas.
  2. Son pocos y muy raros los casos de hermafrodismo. Estas personas combinan en sí ambos aspectos de la vida sexual, creándoseles un verdadero problema, el cual se agrava grandemente por la ignorancia y la negación humanas de encarar los hechos, por la temprana y errónea educación y por una difundida incomprensión. Existen pocos casos, pues su número, en relación con la población mundial, es todavía insignificante. El hecho de que existan, constituye algo de real interés para la profesión médica y un tema que despierta la piedad y la conmiseración del humanista y la comprensión del psicólogo, pues se hallan ante una difícil situación.

Me he extendido sobre este tópico, porque es útil que conozcan tales hechos, y la información les será de valor. Arroja luz sobre ese problema que un acrecentado número de personas debe encarar. Los psicólogos, los trabajadores sociales, los médicos y todos los que se ocupan del entrenamiento grupal, afrontan constantemente este problema, y es justo que se establezca una diferencia entre los tipos a considerar, clarificando la cuestión.

  • Elabora una tabla comparativa entre sexualidad y creatividad partiendo de los colores del arco iris.

 

ACTIVIDAD DOS: La emotividad pasional.

20170813 jariel id130915 Enfermedades Venereas - Cómo protegernos ante un riesgo de sífilis - hermandadblanca.org

 

Para la mayoría de los seres humanos, una gran cantidad de influencias e impulsos que emanan del plano astral son factores predisponentes en todos los asuntos por los cuales se interesa el individuo, aparte de esas condiciones que (impuestas por el medio ambiente y el período en que vive) son para él inevitables. El plano astral es un centro de emanante fuerza dinámica, que tiene efectos fundamentalmente condicionantes, debido a la etapa de conciencia individual que posee la mayoría. La enfermedad constituye primeramente un esfuerzo por parte del cuerpo físico natural que busca alivio y liberación de las presiones internas, inhibiciones subjetivas y retenciones ocultas. Ante todo, desde el punto de vista esotérico, toda enfermedad física es el resultado de:

  1. Erróneo estímulo, o sobreestímulo, o estímulo mal aplicado y tensiones internas en alguna parte del mecanismo.
  2. Inhibiciones, inanición psíquica, y esas fuerzas subjetivas acumuladas que detienen la afluencia de las fuerzas de la vida.

Asimismo se observará que (en el campo de la salud) todos los problemas se resuelven mediante el correcto empleo y manejo de la fuerza, a fin de que se efectúe la libre afluencia de energía.

PUBLICIDAD GOOGLE

Gran parte o quizás la mayoría de las  dolencias que el hombre común sufre, están basadas en causas astrales o en un deseo claramente definido. Un deseo formulado, halla expresión en alguna forma de actividad. De ellas, la homosexualidad es la más fácil de definir. Las demás enfermedades que la humanidad ha heredado no son tan fáciles de aclarar ni de definir. El hombre o la mujer son víctimas, pero la causa de la enfermedad o la dificultad (física o sicológica) se oculta en el lejano pasado, que la víctima (debido a su limitado conocimiento) es incapaz de investigar, ni tampoco puede llegar a la causa que produce el efecto. Lo que podrá afirmarse es que, con toda probabilidad, el deseo fue el impulso iniciador. Lo que los seres humanos son hoy, y lo que sufren, es el resultado de su lejano pasado, y el pasado presupone largos y arraigados hábitos. Dichos hábitos inevitablemente son el resultado de uno de los dos factores siguientes:

  1. El deseo, que domina y controla la acción,
  2. El control mental que sustituye al deseo, mediante una campaña planeada, contraría en muchos casos al deseo normalmente sentido y definido.

Por lo antedicho, quisiera que capten la importancia del cuerpo sensorio emocional y su poder para iniciar esas causas secundarias que en esta vida se manifiestan como enfermedad.

La sífilis y la artritis entran en la categoría de enfermedades que se basan mayormente en la satisfacción del deseo físico. El cáncer y la diabetes entran más definidamente en el tipo de enfermedades vinculadas con los deseos emocionales internos y en la vida de deseos, que en muchas personas ha sido violentamente inhibida. Las enfermedades infecciosas como el sarampión y la escarlatina, la viruela o el cólera, son en forma bastante curiosa y definidamente enfermedades grupales y aliadas a la naturaleza mental. Esto les sorprenderá, pero es así.

El cuerpo astral es para la mayoría de la humanidad, el principal factor determinante a considerar. Es causa preponderante de la mala salud. La razón de ello estriba en que tiene un potente y predisponente efecto sobre el cuerpo vital o bioenergético. El cuerpo físico es el autómata de cualquier cuerpo interno más fuerte que él. Si recordamos que el cuerpo vital es el receptor de corrientes de energía, y en realidad está compuesto y formado por tales corrientes, y estas corrientes impelen a la actividad al cuerpo físico, es evidente que la más poderosa controlará al cuerpo físico en el plano físico. Existen por lo tanto dos corrientes de energía que deben ser consideradas al estudiar los factores que conducen a la actividad en el plano físico. Les recordaré a este respecto que la enfermedad es una actividad del plano físico.

  1. La corriente de la vida misma, anclada en el corazón, determina la vitalidad del hombre, su capacidad para trabajar y la duración de su existencia.
  2. Las predominantes corrientes de energía que provienen de los cuerpos astral, mental o álmico. Éstas controlan su expresión en el plano físico.

Referente a las masas del mundo y lo que llamamos el vasto público irreflexivo, la corriente de vida y la corriente de energía astral o de deseo, constituyen los factores predominantes. Éstos pueden ser de calidad inferior o mediocre.

En lo que respecta al público pensante, los factores predominantes los constituyen esas dos corrientes más una constante afluencia y una creciente oleada de energía mental.

En conexión con los intelectuales del mundo y los aspirantes (los que están preparados para entrar o se hallan en el camino de probación),  tenemos que las tres corrientes mencionadas llegan a un punto de equilibrio, produciendo así una personalidad integrada y coordinada. Entre ellos podemos contar a los místicos del mundo y a los trabajadores creadores, que son conscientes de la inspiración y del contacto espiritual, lo cual indica que comienza a afluir la energía del alma.

En lo que atañe a los discípulos del mundo tenemos un grupo de hombres y mujeres que comienza a ser controlado por la  energía del alma, mientras que las otras tres energías están subordinadas cada vez más a este tipo superior de control.

Debe recordarse que hay otros dos tipos de energía que debemos tener en cuenta, cuando consideramos al hombre inteligente.

  1. La energía compuesta por las fuerzas fusionadas y mezcladas de una personalidad coordinada.
  2. La energía del plano físico, identificada finalmente por el aspirante o discípulo, que llega a ser rechazada en forma tan absoluta que oportunamente constituye uno de los principales factores para la liberación de los centros.

Por último llega el momento en que el aprendiz trabaja simplemente con tres tipos de energía, mientras se manifiesta en la encarnación: la energía de la vida misma, la energía negativa de la personalidad y la energía positiva del alma. De esta manera llega a ser una expresión en manifestación consciente de los tres aspectos de la Trinidad.

  • Elabora una tabla comparativa de los factores de riesgo de infección sexual con los factores de protección.

ACTIVIDAD TRES: El instinto sexual

20170813 jariel id130915 Gonorrea - Cómo protegernos ante un riesgo de sífilis - hermandadblanca.org

 

A pesar de que tiene más de cinco siglos de antigüedad, de que existe un conocimiento pleno de su etiología y de sus métodos de diagnóstico, y de que hace más de 60 años la penicilina demostró ser efectiva para su tratamiento, la sífilis llega al siglo XXI gozando de muy buena salud. Es el VIH el que en los últimos  treinta años ha contribuido a su vigencia. En nuestros días y en nuestro medio, la sífilis no sólo se encuentra presente, sino que representa una realidad preocupante. La relación entre sífilis y VIH obliga a sospechar y a buscar su coexistencia en todos los casos en que ella es diagnosticada.

La concomitancia entre sífilis e infección por VIH es una situación frecuente y la razón es que en parte ambas patologías comparten la vía de transmisión sexual y presuponen similares conductas de riesgo. Además, la presencia de una de ellas facilita el contagio de la otra. Por eso  se considera oportuno solicitar el VIH a todo paciente con sífilis. Actualmente no existen dudas de que todas las ETS aumentan la transmisibilidad del VIH, y estudios recientes han comenzado a dilucidar las bases biológicas de la asociación epidemiológica entre este virus y las otras enfermedades.

A medida que transcurrieron los siglos y la raza lemuria se sometió a los malvados impulsos de la naturaleza animal, aparecieron gradualmente los primeros tipos de enfermedades venéreas; oportunamente toda la raza fue contaminada y produjo su desaparición; la naturaleza cobró sus tributos y exigió inexorablemente su precio. Cabe aquí interrogarse ¿cómo estos primitivos habitantes de nuestro planeta pudieron ser responsables, puesto que no existía pecado donde no habla sentido de responsabilidad ni conciencia de obrar mal? La Jerarquía en esos días tenía sus propios métodos de enseñanza para estos pueblos infantiles, así como se puede enseñar al niño en los primeros años a no adquirir ciertos hábitos físicos. En aquel entonces la humanidad sabía muy bien lo que era el mal, porque se puso en evidencia físicamente y era fácil percibirlo. El castigo fue obvio y los resultados inmediatos; los Instructores de la raza procuraron que la causa y el efecto fueran observados rápidamente.

En esa época también aparecieron las primeras tendencias al matrimonio, algo distinto de la promiscuidad; la creación de unidades de familia se convirtió en objeto de atención y  constituyó la meta para los más evolucionados. Ésta fue una de las primeras tareas emprendidas por la Jerarquía y el primer esfuerzo para realizar cualquier tipo de actividad grupal, impartiendo la primera lección acerca de la responsabilidad. La unidad familiar no era estable como puede serlo hoy, pero aún su relativamente breve comienzo fue un gran paso adelante; la segregación del ente familiar y el desarrollo del sentido de responsabilidad han continuado firmes hasta culminar en nuestro actual sistema matrimonial y en la acentuación, en Occidente, de la monogamia; ha conducido al orgullo occidental acerca del linaje y la alcurnia, al interés por las genealogías y vinculaciones y al intenso horror que siente el pensador occidental por las enfermedades sifilíticas, puesto que afectan a la familia y su descendencia.

Sin embargo, dos cosas muy interesantes están aconteciendo hoy. La unidad de la familia, en escala mundial, está siendo destruida debido a los azares de la guerra y -en menor escala- a los modernos puntos de vista concernientes al matrimonio y al divorcio. También se están descubriendo rápidas y definidas curaciones de las enfermedades sexuales, lo cual hace que la gente tienda a ser más insensata. Sin embargo, cuando la curación sea perfecta, a la larga salvaguardará a la raza y después de la muerte devolverán  al suelo cuerpos libres de toda plaga que ha contaminado la tierra durante infinitas edades. Así se producirá una gradual purificación del suelo. La cremación también ayudará en este proceso de purificación. La destrucción por el fuego y la intensidad del calor engendrado por la aplicación de los métodos militares, también están ayudando, y durante el próximo millón de años veremos que la sífilis (heredada desde lemuria) desaparecerá, tanto de la familia humana como del suelo del planeta.

En el transcurso de las épocas la humanidad entró en la etapa atlante de desarrollo. El control consciente del cuerpo físico quedó bajo el umbral de la conciencia; el cuerpo etérico se hizo en consecuencia más poderoso (un hecho que frecuentemente no es considerado) y el cuerpo físico como un autómata reaccionó acrecentadamente a la impresión y orientación impuestas por la naturaleza deseo en constante desarrollo. El deseo se trasformó en algo más que una simple respuesta al impulso físico animal y a los instintos primitivos; se dirigió hacia objetos y objetivos extraños al cuerpo, hacia las posesiones materiales y aquello que (al ser visto y codiciado) podría poseer. Así como los principales pecados de la época lemuria (si se los puede llamar pecados en su verdadero sentido, teniendo en cuenta la poca inteligencia de la raza) se cometían por el abuso del sexo, análogamente el mayor pecado de los atlantes fue el latrocinio, muy difundido y general. Los gérmenes de la agresión y la adquisición personal comenzaron a manifestarse, culminando en la gran guerra entre los Señores de la Faz Luminosa y los Señores de la Faz Oscura. Para apoderarse de lo que codiciaban y creían necesario, los más evolucionados de esa raza comenzaron a practicar magia.

  • Elabora un listado de acciones de prevención de la enfermedad y promoción de la salud.
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge Ariel (Editor GHB)

Es uno de los colaboradores de la hermandad desde 2009. Pedagogo del comportamiento, orientador escolar de una Institución educativa en Caldas-Colombia, seguidor del Maestro Tibetano y estudiante de cuarto grado de la Escuela Arcana. Lleva 130 artículos publicados durante siete temporadas y a partir del año 2016 empezó a difundir los fundamentos de la alquimia, la magia y la astrología en términos de creatividad.

Un comentario
  1. User comments

    muy interesante articulo, gracias por entregarnos conocimiento..!!!!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend