Sellos Mayas: El fascinante mundo del Tzolkin, la concepción del tiempo y la relevancia del nacimiento

Lucas María
Lucas María

«Tú eres yo, y yo soy tú.»

– Antigua frase Maya

Los Sellos Mayas son uno de lo más grandes legados que esta cultura nos ha dejado. La cultura maya fue una de las más grandes y complejas que han existido en este planeta desde el principio de los tiempos. Astrónomos y de gran fascinación por el tiempo, su sistema Tzolkin (camino de los días) constaba de un ciclo de 260 días. Veinte trecenas, para ser exactos, cada una de las cuales se corresponde con uno de los distintos sellos mayas. Este ciclo iniciaba el 26 de julio, y cerraba el 24 de julio del año siguiente. Así, el 25 de julio es el día que está fuera del tiempo. El cual era un gran momento para la creatividad, el arte y la magia.

Ellos decían que durante el nacimiento, la energía que desplegaremos a lo largo de toda nuestra vida se condensa, y que cada persona estará marcada por esa energía vibracional, representada con el sello maya que corresponda con el período de su llegada al mundo.

Esta energía será la que nos caracterice a lo largo de toda nuestra vida.

Estos sellos mayas son, de esa manera, otra herramienta más que nos ayuda a conocernos y conocer a los demás en profundidad. Y ellos dan sentido a nuestro día a día. Así, nuestro papel en la historia está grabado en nuestro ser desde el momento en que venimos al mundo, y dependerá de nosotros el encaminarnos hacia él o errar el camino.

Elementos principales en los Sellos Mayas

Veremos en el Tzolkin que hay tres elementos que influyen en la personalidad que será señalada. Estos elementos son la Raza o el color, los Tonos y los veinte Dioses, que son los realmente representados en los sellos mayas.

Las Razas son cuatro, y se encuentran relacionadas con los puntos cardinales, Este, Norte, Oeste y Sur. Serán, a su vez representadas en el Tzolkin con cuatro colores: Rojo, Blanco, Azul y Amarillo.

Los Tonos son trece, uno por cada ciclo lunar. Es necesario entender que el calendario de los sellos mayas se compone por semanas de siete días, y “meses” de veintiocho, que es lo que dura cada ciclo lunar. Si multiplicamos veintiocho días por los trece ciclos, nos da el año de 364 días más un día que es el día fuera del tiempo. La Luna simboliza la energía femenina en el Tzolkin, y el Sol la masculina.

Los veinte Dioses están representados por los símbolos de los sellos mayas. Cada uno de ellos determinará las características que la energía posee en su influencia por la posición en la que el Sol se encuentre ese kin o día.

Vamos ahora a ahondar un poco en cada uno de estos elementos.

La Raza o color en los Sellos Mayas

Como dijimos anteriormente, las Razas pueden ser cuatro, y se corresponden con un punto cardinal. Este elemento le dará a nuestro día una cualidad especial.

El color rojo se corresponde con el punto cardinal Este, y se caracteriza por ser raza creadora. Simboliza el principio, el sol naciente, la creatividad, el pensamiento.

En los sellos mayas, el color blanco se corresponde con el punto cardinal Norte, y se caracteriza por ser raza actora. Simboliza la acción, la decisión, el objetivo, la superación de obstáculos.

El color azul se corresponde con el punto cardinal Oeste, y se caracteriza por ser raza transformadora. Simbolizan la prosperidad, el avance, el cambio, la potencia, la transmutación.

El color amarillo se corresponde con el punto cardinal Sur, y se caracteriza por ser raza integradora. Simboliza el futuro, el nuevo amanecer, la maduración, la evolución, la completud.

Los trece Tonos en los Sellos Mayas

Los Tonos son el segundo de los elementos de los sellos mayas, e indican la vibración particular que caracterizará cada uno de ellos. Están simbolizado por una numeración, que corresponde a un punto por cada unidad, una línea cada cinco unidades.

El primer tono es el de la Luna Magnética. Es una luna guiada por el Propósito. La energía de este tono orienta los sellos a buscar, reafirmar y cumplir con el propósito de su existencia.

El segundo todo de los sellos mayas es el de la Luna Lunar. Esta luna se encuentra guiada por los Desafíos. La energía de este tono orienta los sellos a crecer, desarrollarse y evolucionar con cada desafío que se le plantee.

El tercer tono es el de la Luna Eléctrica. Es una luna guiada por el Servicio. La energía de este tono orienta los sellos al ofrecimiento, a liberar a los demás de las complicaciones sin que se lo pidan.

El cuarto tono de los sellos mayas es el de la Luna Autoexistente. Es una luna guiada por la Forma. La energía de este tono orienta los sellos al orden, a la alineación y el análisis.

El quinto tono es el de la Luna Entonada. Es una luna guiada por el Resplandor. La energía de este tono orienta los sellos a la simplicidad, la aceptación de la condición humana, a encontrar su centro.

El sexto tono de los sellos mayas es el de la Luna Rítmica. Es una luna guiada por la Igualdad. La energía de este tono orienta los sellos al equilibrio dinámico, a ser receptivos y brindar respuestas.

El séptimo tono es el de la Luna Resonante. Es una luna guiada por la Armonía. La energía de este tono orienta los sellos a la conexión con la fuente, la auto-aceptación, la alineación con lo místico y lo sagrado.

El octavo tono de los sellos mayas es el de la Luna Galáctica. Es una luna guiada por la Integridad. La energía de este tono orienta los sellos a buscar explotar su potencial, al crecimiento, a seguir su corazón.

El noveno tono es el de la Luna Solar. Es una luna guiada por la Intención. La energía de este tono orienta los sellos a la expansión, la plenitud, a la maestría, el diseño, la realización.

El décimo tono de los sellos mayas es el de la Luna Planetaria. Es una luna guiada por la Manifestación. La energía de este tono orienta los sellos a la motivación, la identidad, la alineación al Ser.

El tono número once es el de la Luna Espectral. Es una luna guiada por la Liberación. La energía de este tono orienta los sellos al cambio, el desapego, la búsqueda de lo esencial.

El tono número doce de los sellos mayas es el de la Luna Cristal. Es una luna guiada por la Cooperación. La energía de este tono orienta los sellos a la unión de las polaridades, la conexión, la relaciones, la estabilidad.

El tono número trece es el de la Luna Cósmica. Es una luna guiada por la Presencia. La energía de este tono orienta los sellos al contacto con lo invisible, el azar, la apertura, la consciencia.

Los veinte Sellos Mayas

Por último, las 20 frecuencias que nos rigen desde nuestro nacimiento.

  • El Dragón, el nacimiento, la esencia y la capacidad de nutrir.
  • El Viento, el espíritu, la comunicación, comunión con su ser superior.
  • La Noche, la intuición, el subconsciente a través de los sueños y la abundancia.
  • La Semilla, de la que toda la materia se origina y florece.
  • La Serpiente, el instinto, la supervivencia por su gran fuerza vital.
  • El Enlazador de Mundos, la igualdad,  la trascendencia a la muerte y el contacto entre diversas dimensiones.
  • La Mano, su capacidad de sanación, la sensibilidad y la misión de curar.
  • La Estrella, el arte, la elegancia y belleza del mundo y las cosas.
  • La Luna, diosa del agua, la purificación y el flujo de las energías.
  • El Perro, la lealtad, el amor y la amistad incondicional.
  • El Mono, lúdico, maravillado por la magia y la ilusión.
  • El Humano, las decisiones, la influencia y sabiduría.
  • El Caminante del Cielo, el espacio, la atención, el conocimiento.
  • El Mago, la sensibilidad, la atemporalidad y los hechizos.
  • El Águila, la mente, la visión y la creatividad.
  • El Guerrero, la inteligencia, la osadía y el cuestionamiento.
  • La Tierra, la evolución, la sincronicidad y la navegación.
  • El Espejo, la eternidad, el orden y el reflejo.
  • La Tormenta, la energía, la catalización y la autogeneración.
  • El Sol, la iluminación, la vida y el fuego universal.

AUTOR: Lucas, redactor de la gran familia de HermandadBlanca.org

FUENTES:

3 comentarios

  1. Hola, gracias por este resumen me encanta ver como cada vez más muchas personas se conectan con esta sabiduría ancestral…

    Saludos

    Laura,águila solar azul

  2. Gracias Lurdes por el artículo. Es interesante ver la relación de lo maya con lo chino y cómo el 20 es la suma del 13 con el 7, los doce signos zodiacales y los siete rayos de energía, siendo el número 13 el caminante del cielo.

  3. Muchas gracias Lucas, por este articulo. Uno no deja de fascinarse con el conocimiento astrológico de los Maya, que tenía integrado al resto de sus conocimientos en general, como una unidad múltiple de factores que creaban su cosmogonía vital y la relación entrópica del uno con el todo, y el todo con el uno. Macrocosmos y Microcosmos reflejándose en un mismo espejo.
    Un fuerte abrazo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx