Soledad: El miedo a estar solo y el camino de desencuentro con uno mismo

Lucas María
Lucas María

“No tengas miedo de la soledad. Ten miedo de vivir engañándote, mirando la realidad como te gustaría que fuera y no como realmente es.”

Paulo Coelho.

La soledad, el gran enemigo. El silencio, el miedo, la ansiedad.

Somos seres sociales desde los inicios de la historia del hombre. Tenemos el instinto de pertenecer a un grupo para sobrevivir. Poseemos, además, la costumbre de aprender sobre nosotros mismos observándonos en los ojos de los demás.

Necesitamos del otro, eso es una realidad. Sin embargo, eso no significa que sea normal recaer en la dependencia emocional de estar entre otros para sentir que todo está bien.

Además, puede llevarnos a tomar decisiones o realizar acciones que nos perjudican.

¿Qué secretos se esconden en el silencio?

Todo el mundo nos repite que estar a solas un momento nos puede traer muchos beneficios. Y por lo menos, sabemos que estar solos no puede ocasionarnos ningún daño físico. Sin embargo, huimos despavoridos de la soledad. Nos aterra.

No hemos sido educados en la práctica de autoconocernos, y nos asusta lo que podamos encontrar en nuestro interior. Este miedo tan común, conocido en la psicología como autofobia, puede ser la clave de la explicación de nuestro malestar.

De cualquier manera, la soledad se nos presenta también como la posibilidad de pasar tiempo de calidad con nosotros mismos. Llegar a la paz interior tiene que ver con esto, y es un camino muy interesante de superación.

Qué es la soledad emocional

Principalmente, deberíamos plantearnos qué es la soledad.

Pues esta angustia que nos genera no se da necesariamente en relación al aislamiento físico. Dicho de otra forma, no es una soledad objetiva. Es una soledad subjetiva, un aislamiento psicológico, interior. No tiene que ver directamente con el hecho de estar o no rodeado de personas. Consiste en todo caso, en un estado mental, una actitud para con la vida.

Es por esto que se lo llama soledad emocional. Porque nos sentimos solos, por más que no lo estemos. A pesar de que en el mundo haya cada vez más personas. Esta soledad emocional no varía entonces con lo que sucede en el mundo exterior. Permanece siempre dentro nuestro a la espera del silencio para hacerse notar. Nos lleva lentamente al aislamiento sentimental, lo que lo vuelve un círculo vicioso. Sentirnos solos nos lleva a aislarnos, lo que alimenta a su vez este sentimiento de soledad.

De esta manera corremos el riesgo de enroscarnos en un mecanismo que es autosubsistente, que se retroalimenta y a la vez socava nuestro equilibrio desde la raíz. Nos echa en cara nuestra incompletitud, nuestra carencia, nuestro desequilibrio. Algo que somos reacios a enfrentar.

De esta manera, recurrimos a un mecanismo de defensa que es más antiguo que la soledad misma: el escape.

Huimos por nuestras vidas. Y cuando notamos que no podemos escondernos de nosotros mismos, cunde el pánico. Estamos indefensos. Es miedo, en su más pura expresión.

¿Acaso tiene sentido tener miedo sin saber exactamente a qué se teme?

la soledad y las máscaras

Qué es el miedo a estar solo

Vivir es difícil.

A medida que vamos creciendo vamos volviéndonos más sensibles al sufrimiento. Nuestras relaciones interpersonales cambian de significado, pues empezamos también a identificarnos a partir de las personas con las que nos movemos.

Sumado a esto, hay un paradigma en el mundo de que la vida debe ser hermosa. Debemos cumplir nuestros sueños, tener vacaciones, una familia hermosa, una casa, un perro. Tenemos que ser protagonistas de una historia que valga la pena ser contada a los demás.

Pero muchas veces, la vida está lejos de nuestras expectativas. Todos sufrimos, en mayor o menor medida. A todos se nos presentan experiencias que nos superan, que nos doblegan.

Si una persona les asegura que nunca ha sufrido nada en su vida, les miente.

Esto es parte de nuestra esencia: somos seres imperfectos e incompletos, con defectos e inseguridades. Y con una búsqueda intrínseca orientada a aquello que nos completa.

Esa búsqueda, mal enfocada, puede hacer que proyectemos eso que nos falta en el dinero, en la fama, en el poder. De la misma manera puede lograr que nos convenzamos de que otra persona o grupo de personas nos completa.

El miedo a estar solo no es más que un reflejo de lo carentes que somos. De nuestra imperfección, de que nuestra vida no es un cuento de hadas. De que tenemos angustias, miedos y frustraciones, de que a veces tomamos malas decisiones.

Mientras rellenemos nuestra carencia con cosas de un mundo sensible que es dinámico y cambiante, también lo será nuestro estado.

Cómo superar el miedo a estar solo

Entonces, este miedo que nos provoca la soledad tiene que ver con no admitir quienes realmente somos, con negarnos a aceptar la realidad. Si nada de lo exterior a nosotros tiene el poder de llenar ese vacío que tenemos dentro, es hora de chequear lo interior.

Irónicamente, un requisito fundamental para hacer una introspección es lograr un estado de soledad. Enfrentarse a uno mismo. Dejar de negarse a escuchar lo que hemos escondido durante tanto tiempo. Pelear esa batalla.

Debemos dejar de tapar el vacío, y verlo a la cara. Admitirnos y aceptarnos imperfectos. No está mal sentir tristeza, no está mal sentir miedo, ni angustia, ni frustración. Estas sensaciones son sólo otro tipo de información sobre nosotros mismos. ¿Qué nos dicen?

Si te sientes triste, hazlo. Acepta la tristeza y aprende de ella. Reconócela como parte de la vida y de ti.

Tenemos la mala costumbre de querer superar el miedo sin enfrentarnos a él. La mala noticia es que no funciona de esa manera. Es como querer ser nadador sin meternos al agua.

Para alcanzar una meta tenemos que transitar un camino que nos lleve a ella. Con paciencia, con esfuerzo y disciplina. Y esto sirve para cualquier meta que tengamos en la vida.

meditacion en soledad

«Conócete a ti mismo»

Te mintieron: la vida no es color de rosa. Nunca lo fue.

Pero así y todo tenemos el privilegio de ser testigos del universo en su magnitud. De las fuerzas que rigen el mundo y a nosotros, y ser parte de ellas. Tenemos la capacidad de conocer y amar, y eso no es poca cosa. Como punto de partida, podemos empezar conociéndonos y amándonos a nosotros mismos.

En el pronaos del Templo de Apolo en Delfos, en la Grecia antigua, se encontraba inscrito el aforismo griego “Conócete a ti mismo”. Esta ley, como pueden ver, no es nada nueva.

Quizá conociéndonos en profundidad nos demos cuenta de que siempre estuvimos completos. Que no hay nada en el mundo exterior que pueda potenciarnos, sino que nosotros tenemos esa capacidad también.

Aprender a vivir implica también aprender a sobrellevar la tristeza, la frustración, el enojo, la angustia que la vida te trae por momentos. Sanar es dejar de negarles la entrada a esas sensaciones y abrazarlas.

El cambio comienza por dentro.

Contigo mismo. En soledad.

Pues enfrentándote a los miedos es que llegas a conocerlos, y nadie teme a lo que conoce realmente.

AUTOR: Lucas, redactor en la gran familia de hermandadblanca.org

FUENTES:

  • https://mejorconsalud.com/reconciliate-la-soledad/
  • http://www.doctissimo.com/ar/bienestar/psicologia/relaciones-sociales/tipos-de-soledad
  • https://www.tuestima.com/enfrentar-la-soledad-emocional-vencer/

9 comentarios

  1. Estebtema es muy muy importante tratarlo en esta era , en este tiempo, puesto que he notado muchos seres humqnos temen a estar solos, es por eso que siempre buscan algo o alguien que llene ese vacio.
    Algunos van de relacion en pareja, terminando una y al poco tiempo comenzando otra, repitiendo ese circulo icioso donde en realidad no hay amor, al final las consecuencias son negativas, otros se refugian en una religion, que promeye la salvacion,..pero que nunca termina de lle a las personas, otros se refugian en lo material, y asi nos vamos refugiando en cosas efimeras, depositando nuestra felicidad no en nosotros mismos, porque tenemos miedo de estar solos, nos angustiamos,somos ansiedad pura…yo en este momento estoy solo pero no me siento solo..estoy aprendiendo a conocerme a mi mismo..a aceptarme como soy…he decido afrontar mi soledad y a ser feliz conmigo mismo..solo cuando aprenda ser feliz conmigo mismo.me habre conocido.porue habre encontrado en mi interior..lo mas puro de mi ser..quiza me demore mqs de 1 año quiza 2 años..pero valdda la pena.despues de todo siempre florecera mi alma y espiritu esa sera la mejor recompensa,!!!..muy buente a te felicito por tratarlo..

    1. ¡Hola, Froyd! Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer el artículo, me alegro de que te haya gustado.
      Hace falta mucho coraje para animarse a conocerse uno mismo, y por eso te felicito. Verás que es un vínculo que vale la pena fortalecer, y del cual se obtiene mucho crecimiento.
      ¡Adelante! Un abrazo.

  2. GRACIAS Lucas , útil reflexión , nos recuerda q debemos aceptarnos , amarnos y estar eternamente agradecidos de ser?

    1. ¡Gracias, Maribe! Sí, es un tema muy interesante. Me alegro de que te haya gustado.
      ¡Te mando un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx