Home » Sabiduria y Conocimiento » Astrología » Purusha: La persona cósmica

Purusha: La persona cósmica

PurushaLos Vedas manifiestan que Yoga es el establecimiento de la correspondencia entre los sistemas macro y micro de la creación. Desde los tiempos más remotos, a la esencia o la sustancia fundamental del universo se la adora como la persona cósmica. Aunque la dimensión de nuestra forma física parece ser pequeña, en esencia somos lo mismo que la persona cósmica, tal como una ola tiene la misma sustancia que el océano. Nosotros por lo tanto, somos un microcosmos en el cual el universo puede ser visualizado y experimentado.

 

La persona cósmica es la forma original en cuya imagen y semejanza hemos sido creados. Él es el original y nosotros somos copias de este prototipo; de él, fueron hechas todas las formas humanas. A la persona cósmica se la llama con muchos nombres y se la describe de varias formas. En Occidente se refieren a él como el Cristo Cósmico o Adam Kadmon, en Oriente como Vishnu o Purusha.

 

Pura significa ciudad y Purusha significa “Aquel que ha entrado en la ciudad”. Purusha es el alma universal, la que ha entrado en las muchas formas y las permea. De todas las formas en la creación, la forma humana es la más perfecta. En nosotros también trabajan muchos Devas. La persona cósmica descendió por su propia voluntad y se individualizó a sí mismo. Él ha entrado en “la ciudad de nueve puertas”, al cuerpo con nueve orificios (dos ojos, dos orejas y dos fosas nasales, la boca y los dos órganos excretores; el cuerpo femenino, que representa a la naturaleza, tiene el décimo orificio para que emerja el niño). La persona cósmica vive en nosotros como nuestra esencia.

 

 

Purusha es el potencial del espacio en toda forma y las circunda. Las formas circunscriben el espacio y crean un espacio dentro y fuera. El alma individualizada está limitada por el tiempo y obtiene cualidades que no tenía en el estado ilimitado. La persona cósmica es la fuente del cuerpo físico, pero parece disolverse a sí mismo y perderse debido a la dominancia del físico. Por medio de nuestra ignorancia y egoísmo desarrollamos muchos vínculos y nos atoramos. El Purusha debería ser liberado de nuevo y hacerlo que brille.

 

 

La anatomía espiritual por los antiguos profetas explica la existencia de tres planos del Purusha: el Kshara Purusha, el Akshara Purusha y Purushotama. Kshara Purusha es el mortal, el hombre externo quien nos sirve como un vehículo para experimentar la objetividad. Se somete al cambio; en cada vida tenemos diferentes personalidades. Akshara Purusha es la parte inmortal, la forma indestructible de luz. Él está relacionado con el sol, mientras que el Kshara Purusha está relacionado con el planeta. Purushotama es el centro de Dios, el aspecto cósmico. Solo podemos conectar con él por medio del Akshara Purusha, no desde la personalidad mundana. Purushotama se corresponde con Atma, Akshara Purusha a Buddhi y Kshara Purusha a Manas. El 15avo capítulo del Bhagavad Gita explica esto en forma detallada.

 

 

El Ser del Tamaño del Dedo Pulgar

 

El Akshara Purusha es el cuerpo sutil de luz dorada, del cual se forma más tarde el cuerpo de luz diamantino. De modo de revelar de nuevo el Akshara Purusha, quien se ha disuelto en el cuerpo físico, se utiliza un proceso de calentamiento interno denominado Agni Prachodana o Kundalini Prachodana. El fuego de Kundalini construye lentamente en nosotros el cuerpo de luz. Primero éste nace como una forma humana del tamaño del dedo pulgar en el centro cardíaco. Esta forma se parece a nuestra forma externa, pues de hecho es el origen de la forma externa. Su nacimiento en el corazón es el nacimiento en la luz o el Segundo nacimiento denominado Dwijatva. Para acelerar este nacimiento es el propósito de iniciar a los niños en el Gayatri a la edad de 7 años, denominada Upanayanam.

 

 

La forma del tamaño del dedo pulgar trata de desapegarse a sí misma del cuerpo de carne y sangre así como un cacahuate se disocia de la cáscara del cacahuate durante la maduración. La figura brilla con luz ténue al principio . Más tarde la luz crece más brillante y eventualmente se desarrolla un ser con una luz muy brillante. En los estados avanzados, el ser que era inicialmente del tamaño del dedo pulgar, puede expandirse y crecer muy grande o hacerse pequeño a voluntad. Se puede mover fuera del cuerpo y a través del aire, o aparecerse a otros en sus sueños y darles consejo. Entonces, podemos dejar nuestros cuerpos y ayudar a otros.

 

 

El ser del tamaño del dedo pulgar es la esencia de Purushotama. Cuando éste se desapega de la forma externa se conecta más con la super-alma. El hombre externo está centrado en el plexo solar, la forma del hombre interno del tamaño del dedo pulgar en el corazón y el centro cósmico de Purusha en Sahasrara, el centro de la cabeza. Sahasra es también el mantra para Sahasrara, por el cual es invocada en nosotros la presencia de la persona cósmica. Cuando el Señor entra en el individuo, Él toma la forma del ser humano quien entonces se convierte en un Hijo de Dios. Este proceso del descenso de la divina gracia se le llama Purushakara; el humano se hace uno con Purusha. Grandes almas como Moisés, Jesús y Ramanuja han demostrado esto. Tal ser humano sabe exactamente que es el Señor quien se expresa a través de él, de modo de servir, inspirar e iluminar a las personas.

 

La Crucifixión en el Espacio

 

El Purusha Sukta es el himno del Rig Veda que canta la formación y la gloria de la persona cósmica. Éste es el más importante de los 11,600 himnos del Rig Veda y está considerado el rey de los suktas.

 

El Purusha Sukta comienza con el sonido “Sahasra Sirsha Purushaha.” Al Señor se lo describe como con mil cabezas, mil ojos y mil pies. Esto significa que el uno, la persona cósmica existe como las muchas personas. Las cabezas de las diferentes personas deben ser meditadas como la cabeza de la única persona que existe en los diversos cuerpos. La cabeza significa un vórtice de Su manifestación. El globo del espacio, el globo solar y los diversos globos planetarios así como los átomos, son sus cabezas.

 

El Purusha Sukta describe el ritual de como la persona cósmica desciende voluntariamente como unidad de conciencia en las muchas unidades. Este es también denominado el ritual del Sacrificio Total o Sacrificio del Hombre:

 

Surgiendo del Dios absoluto, la persona cósmica desciende como Dios en la creación. Él se forma a sí mismo en forma de huevo, el huevo cósmico. Entonces a partir del antecedente del huevo áurico, o de la esfera, se forma lo que sucederá en la creación. Este huevo áurico es llamado Virat y el habitante el Purusha.

 

A partir de este huevo, los Devas del plano cósmico prepararon a la persona cósmica. Ellos lo fijaron en el espacio crucificándolo en una cruz de cuatro brazos. Ataron su radiante y brillante forma hasta el poste vertical y lo hicieron el ser sacrificado para que surgieran de él, los 7 planos de la creación. Entonces de su carne y sangre ellos extrajeron la quintaesencia de los seres de todo el universo. A través de esta crucifixión, Purusha se sacrifica en el cosmos. Esto significa que una parte del espacio ilimitado llegó a ser aparentemente limitado y con confines.

 

En la forma – huevo los 27 principios pre-cósmicos flotaron en el espacio sin relación unos con otros; no pudieron funcionar por ellos mismos en forma colectiva, así como un cuerpo permanece sin vida sin el alma. Es solo el descenso de la divina esencia a través de la crucifixión del Purusha lo que trajo la actividad integrada a través de la conciencia moradora.

 

 

La persona cósmica es la forma más completa y es como la forma humana, pero tiene cuatro brazos. Los cuatro brazos simbolizan los cuatro aspectos o estados de la creación, de la cual tres cuartos es invisible e inmortal y solo un cuarto es visible. Entonces Purusha así como cada humano tienen cuatro dimensiones: la existencia, la conciencia de la existencia, el pensamiento y la acción. Solamente el campo de acción es visible y manifiesto; éste es el cuarto paso, con el cual el hombre cósmico ha descendido como el cuarto en todo el mundo de la objetividad. “Un cuarto forma la manifestación como todos los seres creados del Señor, mientras que los tres cuartos existen en la eternidad” dice el Purusha Sukta.

 

Simbolismo y Visualización

 

El círculo con un punto central es también el símbolo para Purusha quien es representado por el número 1 – el círculo es el fondo y el punto es la conciencia que emerge de éste. En el Purusha Sukta dice que en diez pasos él desciende en la creación. Él se ha manifestado en la creación en múltiplos de 10 representados por un 1 con un número de ceros, como 10 veces 10 o 1000. También ahí dice que tiene 10 dedos. Los 10 aspectos de las cuatro dimensiones de Purusha son también representados por el símbolo de Dattatreya o la década Pitagórica.

 

Nosotros podemos visualizar a Purusha como el Maestro de la existencia cuádruple e imaginarlo en nosotros como una hermosa forma humana con una radiante luz azul. Y luego cantar el Purusha Sukta. El Maestro EK dijo que si nosotros cantamos con regularidad los himnos, encontraremos acceso al ashram del Segundo rayo. El sonido, aún más que el significado, causa las transformaciones. Fue su expreso deseo que todos los grupos que siguen a la Jerarquía deberían aprender y emitir el Purusha Sukta y también el Sri Sukta, porque ellos hacen un bien inmenso. Mientras más nos comprometemos con ellos, más nuestro cuerpo Búdico madura y la persona cósmica se forma en nosotros.

 

Fuentes: K.P. Kumar: OM Namo Narayanaya / notes from seminars. E. Krishnamacharya: Lessons on Purusha Sooktam. Ediciónes Dhanishta España. (www.edicionesdhanishtha.com)

 

 

 

 

 

Purusha: La persona cósmica

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend