Activación del Rayo Blanco, Nueva Frecuencia.

David Trias
David Trias

Nos encontramos en la activación del Rayo Blanco en la nueva frecuencia con los conocimientos e integraciones que nos aporta este rayo. Nos podemos acompañar durante las meditaciones y las prácticas con el mineral de la Azurita. Su conciencia colectiva nos va a aportar destellos de sus emociones y sabiduria.

Para asistir en este proceso, primero nos podemos centrar conscientemente en situarnos en una vibración adecuada y claramente especifica de frecuecia de luz:

 
Una vez en nuestro estado empezamos a sentir y proceder por los conceptos que podemos integrar y trascender con este rayo blanco en la nueva frecuencia.

Crecemos en la comprensión y aplicación de la disciplina mediante el sentir de las emociones que nos nacen durante cada proceso. La paciencia sin esfuerzo, la comprensión que se va tornando innata ante las situaciones, la compasión que emerge progresivamente sola y la integración cuando pasa a formar parte de nuestro ser. 

El Rayo blanco es a menudo llamado también de la ascensión. Aunque recomendamos experimentar y sentir  sobre el significado de ascensión llevándolo más allá de la experiencia de elevarse hacia los cielos.

La ascensión es un resultado, no un objetivo.

Es el resultado de alinearse en su parte emocional y mental, de comunicarse con su yo superior, para así llegar a discernir pensamientos y sentimientos internos de los externos, poner los límites a los segundos. Posteriormente con las emociones de la disciplina, llegar al único nacimiento de emociones y pensamientos alineados entre si y acordes al estado de conciencia al que hemos aprendido a permanecer.

El uso de las visitas a los templos de luz nos ayuda a adquirir e integrar las sabidurías a las que allí se van llegando. La suma de todos sus asistentes voluntarios de luz nos da un resultado concreto y nosotros podemos pedir desde la luz y amor incondicional acceder a ese espacio tantas veces como nuestro crecimiento precise.

piramide cristalina activación del rayo blanco, nueva frecuencia. ID158353 - hermandadblanca.org

Vamos aprendiendo la disciplina y su significado en nuestra fusión con los rayos. Vamos aprendiendo el significado real de los sonidos que forman las palabras y las emociones que las acompañan. La misma palabra desplaza la información del significado de su existencia a medida que nosotros nos desplazamos también por las conciencias. Puede incluso que en las últimas conciencias la misma palabra se deshaga solo en emoción sin sonido.

Vamos dejando atrás los conceptos de las iniciaciones y maestrías, el camino se vuelve ligero y liberado de las creencias establecidas  por los velos que atraviesan estas mismas palabras, si soy un iniciado me quedo en ese estado porque laboro desde ser iniciado. Soy luz intensificando mi existencia.

En este rayo blanco aprendemos a discernir la información que nos llega, dejamos de ser seres manipulables y separamos desde el alineamiento de nuestro ser.  Sentimos dar desde el respeto, ponemos en duda las creencias, voces, visualizaciones, pensamientos y emociones que nos llegan para diferenciar las que son realmente de luz. Integramos los valores de luz que nacen desde el sentir, el respeto, el amor incondicional, la felicidad, la alegría, la constancia, la disciplina…

La distracción del ego se entiende y con ese entendimiento se va apagando.

Al empezar nuestro camino por el rayo blanco, ya sabemos que nadie va a hacer nuestro camino, ni vamos a permitir a nadie hacerlo por nosotros. Esa cesión de nuestro destino hemos aprendido a sentir que es una falta de respeto sea cual fuera el rol que representemos. Es la misma desviación de la energía hacerle a alguien su camino como dejar que nos haga el nuestro.

Acceder y permanecer en los caminos de la luz es acompañar o ser acompañado, sin órdenes ni obligaciones, ni tratos, ni exigencias, no más. El compromiso es propio, la disciplina es propia, el camino es propio.

Cada despertar es único, viene por la suma de caminos realizados, nace con la necesidad del buscador de verdades  y trae con él las oportunidades y caminos solicitados para cada integración. Hay un primer despertar, después, hay más despertares. 

En esta llama se facilita el camino a la ascensión, purificamos los diferentes estados de los chacras terrenales, activamos el nuevo ADN y por consecuencia todos los componentes de nuestro cuerpo físico.

En todo momento estamos acompañados por los guías de la luz blanca de nueva frecuencia. Incluso antes de empezar nuestro Trabajo con este rayo, hace un tiempo que han estado a nuestro lado haciendo resaltar detalles sutiles para venir aquí con más aspectos integrados de los ahora mismo podemos ver, aunque si sentir.

Borremos las creencias que nos han llegado sobre trabajadores y guerreros de la luz, esa información no pertenece a estas frecuencias de luz. Ahora las viviremos y las integraremos para permanecer. En las nuevas frecuencias podemos sentir que son asistentes de la luz. si buscas el origen de la palabra trabajador entenderas porquè esa palabra la podemos considerar nacida de un velo: «triplalium; yugo para hacer sufrir a los esclavos»

tripalium activación del rayo blanco, nueva frecuencia. ID158353 - hermandadblanca.org

Y en la luz si algo sabemos y sentimos es que no hay trabajadores como se pretende con la densidad de esta palabara atroz. De guerreros no hace falta ni buscar para ver que su solo uso o interpretación nos mueve por espacios densos constantes donde las reactividades entre seres dispares son la tónica constante.

El uso consciente de las palabras nos permite trascender.

 

Las energías van creciendo  en intensidad y belleza a medida que las vamos integrando, trabajamos en grupo y en red por todo el planeta entero.

Un concepto básico es la creación del momento. La práctica de expandir el momento requiere disciplina y constancia para dedicarnos íntegramente durante ese espacio de tiempo a crear el inicio del camino hacia donde queremos llegar o hacia algo que queremos a conseguir, desde el corazón, con respeto y humildad entre otros valores regidos voluntariamente en las frecuencias de la luz.

Despertamos la creación de los momentos de luz de forma consciente y constante para salir de la densidad y el dolor donde se ha establecido el planeta.

Los momentos de luz son aquellos en que nos paramos a crear lo que queremos y deseamos desde las pautes y conceptos que sentimos integrados desde la frecuencia de luz en la que estemos.

 

5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx