Anna Bonus Kingsford (1) Presentación

José Contreras
José Contreras

Vida de Anna Bonus Kingsford

Anna Bonus Kingsford (1846‒ 1888) Nació en Stratford, Inglaterra Fue poeta, defensora de los animales, novelista, ensayista, sufragista y feminista. Su trabajo principal en la vida fue como mística y esotérica. Desde muy joven comenzó a publicar sus escritos (novelas, cuentos y poesías) que ella decía le llegaban en sueños.

Compró y dirigió una revista The Lady’s Own Paper y se dedicó a promover las ideas de liberación femenina, vegetarianismo, derechos de los animales. Se dedicó a defender los derechos de propiedad de las mujeres y su derecho a estudiar en las universidades y a practicar deportes.

Durante el siglo XX, fue muy poco conocida y a partir del año 2000 sus trabajos han sido publicados por diversos medios.

Estudios de Medicina en París

En 1867, a los 21 años, se casó con su primo Algernon Godfrey Kingsford (1845 ‒ 1913). Tuvieron una hija. Antes de casarse,  Anna puso como condición mantener su libertad. Esa condición la respetó su esposo y después de tener su hija, el matrimonio solo fue de nombre. Con el apoyo de él, fue a estudiar medicina a París.  En esa época las mujeres no podían estudiar en Inglaterra.

Sobre su experiencia en la escuela de medicina, le envió una carta al señor Kingsford en la cual le comentó que las cosas no le estaban yendo bien.

Entre otras cosas le comenta que el profesor jefe desaprobaba que las mujeres estudiaran y aprovechó que le correspondía pasar la asistencia para dejarlo en claro. Eran casi 100 estudiantes y la única mujer era ella. El profesor nombró a todos los estudiantes, excepto a la señora Kingsford. Ella se acercó y en voz baja le explicó al profesor que no la había nombrado. Él, en respuesta, grito para que todos escucharan: «Vous, vous n’êtes ni homme ni femme» Usted no es ni hombre, ni mujer. Ella se sentó en silencio y nadie dijo nada. (Deborah Rudacille, 1874)

Eran casi 100 estudiantes y la única mujer era ella. El profesor nombró a todos los estudiantes, excepto a la señora Kingsford.

Ella se acercó y en voz baja le explicó al profesor que no la había nombrado. Él, en respuesta, grito para que todos escucharan: «Vous, vous n’êtes ni homme ni femme» Usted no es ni hombre, ni mujer.

Ella se sentó en silencio y nadie dijo nada. (Deborah Rudacille, 2000)

Anna Bonus Kingsford fue a estudiar en la Faculté de Médecine en la Universidad de París debido a que las mujeres no podían estudiar en Inglaterra. Allí estudió dos años y luego se le permitió continuar sus estudios en Lóndres. Fue la séptima mujer británica graduada en Medicina. También fue la única que se graduó sin haber realizado experimentos con animales, debido a que siempre estuvo en contra de la vivisección. La vivisección consiste en abrir a los animales vivos, casi siempre sin anestesia, para ver cómo funcionan los órganos. Aunque Anna Kingsford no aceptada las ideas materialistas de Darwin, estaba de acuerdo en que hay vínculos entre los seres humanos y los animales por medio de la evolución, lo cual era otro argumento en su defensa de los animales. Su tesis trató sobre la alimentación vegetal de los seres humanos.

Feminismo y desilusión

Su trabajo como feminista se dirigió más hacia el desarrollo intelectual de las mujeres de clase media. Y esperaba que ellas llegaran a la clase trabajadora. Se desilusionó de este movimiento, ya que consideró que las mujeres feministas despreciaban su propia feminidad y querían hacerse masculinas en sus costumbres. Consideró que este movimiento no buscaba el desarrollo ético de las mujeres y confundían igualdad con tener los mismos vicios que los hombres.

Su catolicismo ha sido centro de debate

Su esposo llegó a ser un  clérigo anglicano. Cuando se hizo clérigo, ella decidió estudiar religión con él, pero esto la llevó a hacerse católica. Más que católica era ecuménica. Su catolicismo ha sido centro de debate, ya que le importaba más la iglesia cristiana original y sus símbolos religiosos y esotéricos.

Anna Bonus Kingsford y Edward Maitland

En 1873 conoció a su compañero espiritual que fue Edward Maitland, (1824 ‒ 1897),  veintidós años mayor que ella.. Él publicó la vida de Anna Kingsford y The Story of the New Gospel of Interpretation (La Historia del Nuevo Evangelio de la Interpretación). En su juventud publicó novelas de gran éxito. Todos sus trabajos están vinculados al tema del desarrollo religioso y moral.

Ambos compartían ideales espirituales y estaban contra el materialismo. El señor Kingsford aceptó la amistad de ellos dos y motivó a Maitland para que la apoyara tanto en el campo profesional como en la misión esotérica. Maitland tenía la capacidad de interpretar los sueños y visiones de Anna y se convirtió en su intérprete y transcriptor.

Murió a la edad de 41 años.

Misión de Anna Bonus Kingsford

Kingsford y Blavatsky

Mantuvo vínculos con Madame Blavatsky y, aunque las relaciones fueron tensas, llegó a ser presidente de la Sociedad Teosófica fundada por Blavatsky.

Maitland y Kingsford consideraron que su tarea era hacer algo paralelo al trabajo de Madame Blavatsky con la Teosofía de actualizar al esoterismo, pero en vez de ideas orientales centradas en el budismo, fundamentarse en la tradición esotérica occidental cristiana. Consideraban que las religiones occidentales habían caído en un fetichismo ritualístico y que era necesario regresar a tradición original del cristianismo.

Pensaban, a diferencia de Blavatsky,  que el mundo occidental no tenía que buscar fuentes en las tradiciones orientales, debido a que occidente tenía sus propias fuentes. No era una lucha contra el esoterismo oriental, sino un reconocimiento de que siempre hubo un esoterismo cristiano que se había mantenido oculto por razones históricas.

buda anna bonus kingsford 1 presentacion i211738

Blavatsky consideraba que la tradicción esotérica estaba en oriente y un personaje relevante era Buda.

cristo anna bonus kingsford 1 presentacion i211738

Kingsford mantenía que no era una lucha contra el esoterismo oriental, sino un reconocimiento de que siempre hubo un esoterismo cristiano que se había mantenido oculto por razones históricas.

La idea es que si bien es cierto que oriente también tiene estos conocimientos, se estaba presentando como que eran novedosos para occidente, cuando en realidad, la tradición esotérica occidental también es milenaria y además tiene el conocimiento adaptado para nosotros los occidentales.

Otro de los aspectos de desacuerdo con algunos sectores de la Sociedad Teosófica fue que ellos decían que ya se había demostrado los errores de la iglesia católica y Anna afirmaba que se podía trabajar en la Iglesia y rescatar los valores que se habían perdido.

El Cristianismo ha sido tergiversado

Su idea no era crear otra iglesia, sino integrar una nueva forma (que es en realidad la antigua) de interpretación  y de reconciliación. Su planteamiento es que el cristianismo ha fracasado, no porque sea falso, sino porque ha sido tergiversado.

Ambos tuvieron éxito al conformar un grupo esotérico ya que eran carismáticos. Especialmente ella. Los periodistas se sentían fascinados por ella. Eran un grupo esotérico reconocido socialmente. En esa época los grupos esotéricos estaban de moda.

En 1884 fundó The Hermetic Society (La sociedad Hemética) de la que fueron participantes Samuel L. Macgregor Mathers y William Wynn Westcott.

Hay dos aspectos que guían su trabajo son Cristo y la Madre María. La idea es que para nuestro desarrollo necesitamos de ambos, de Cristo y de María. Cristo expresa el desarrollo de nuestro Espíritu y María el desarrollo de nuestra alma.

Durante la vida de Anna solo se publicó una obra esotérica (en 1882) titulada: El camino perfecto, o el encuentro con Cristo The Perfect Way or the Finding of Christ. En esta obra Maitland y Kingsford afirmaban que:

Definiremos ahora con mayor precisión la naturaleza del sistema que buscamos restaurar y su relación con el sistema que durante tanto tiempo ha controlado a Occidente.

Aunque este sistema no es ni cristiano ni católico en el sentido aceptado de la palabra, afirma ser tanto cristiano como católico en el sentido original y verdadero y ser el heredero legítimo, cuya herencia ha sido usurpada por un presente completamente corrupto, falso, supersticioso e idólatra (p. 49).

Trascendencia del trabajo de Anna Bonus Kingsford

Sus obras fueron desconocidas por casi un siglo y ahora en el siglo XXI, está siendo redescubierta.

Es considerada la precursora de la Orden de la Golden Dawn. Se considera que la Golden Dawn incorporó la igualdad de los sexos por influencia de Kingsford.

Su influencia no solo se ve en Mathers con la Golden Dawn, sino también el Dion Fortune y la Fraternity of the Inner Light, en Rudolf Steiner y la antroposofía, en Annie Besant, quien fue luego presidente la Sociedad Teosófica. En Annie Besant se muestra esta influencia de manera sorprendente en su artículo «La expiación y el cristianismo esotérico». La mayoría de los estudiosos de estas escuelas esotéricas ni siquiera han conocido su nombre. Esto está cambiando ahora que sus obras son accesibles por internet.

Referencias

Kingsford, Anna y Edward Maitland. (1972) The Perfect Way or the Finding of Christ. Boston: Esoteric Publishing Company.

Maitland, Edward. (2003)  Anna Kingsford: Her Life, Letters, Diary and Work. 2 Vols. Whitefish: Kessinger Publishing.

Rudacille, Deborah.  (2000) The Scalpel and the Butterfly (University of California Press).

Sugerencias de enlaces

Los Arcanos Menores del Tarot Rider

Los misterios de los Arcanos Mayores

¿Qué es la meditación?

Autor: José Contreras redactor en la gran familia de hermandablanca.org

5 comentarios

  1. Gracias Jaime.
    Las he buscado pero no las he conseguido. Si puede envíeme el enlace. En todo caso, mis traducciones son comentadas. Pero sí me gustaría tenerlas en español.
    Saludos.

    1. Gracias Blanca Leo. Estoy traduciendo algunos de los trabajos de Anna Bonus Kingsford pra ser publicados en esta página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx