Anna Bonus Kingsford: Sobre el ego como verdadero sujeto 47-1

José Contreras
José Contreras

Anna Bonus Kingsford: Sobre el ego substancial como verdadero sujeto. 47

Anna Kingsford: Sobre el ego substancial como verdadero sujeto

Introducción

La Doctora Kingsford se adentra en el problema del alma. Se pregunta si Psique se desintegra con la muerte o si es algo esencial que nunca va a perecer.

Aquí se presenta la traducción de «Sobre el ego substancial como verdadero sujeto» que ella numera como 47-parte I. El título original en inglés es: Concerning the Substantial Ego as the True Subject 1

Esta Iluminación fue recibida por ella el 27 de febrero de 1883 en París.

Distingue el método que usan los científicos materialistas para comprender la evolución del que usa la ciencia del espíritu. Los primeros buscan la unidad en el átomo, es decir en lo más elemental, los últimos lo buscan en lo más complejo, es decir, en el alma.

El alma es lo que vamos construyendo cuando nos esmeramos en elevarnos hacia Dios.

Traducción de: Sobre el ego substancial como verdadero sujeto

¿El alma (Psique) existe?

Si aceptamos que las células del cerebro se comparan con estos troncos encendidos y  sus cenizas con el tejido gastado y la llama con la conciencia, entonces la conciencia solo es un producto inestable que al consumirse los troncos muere con sus cenizas.

¿Entonces como pensaremos de Psique, si ella es esta llama? ¿No está todo el fenómeno de la conciencia dependiendo para su existencia solo de un proceso orgánico; Un consenso de acción vital en las células nerviosas?

Y la Psique ¿Qué es ella sino la suma de todos los estados de conciencia que al igual que la llama es un complejo inestable y automático haciéndose y deshaciéndose a cada instante?

ame corps esprit 696×436 mensaje de uriel: fusiona tu alma con tu mente ID152571 - hermandadblanca.org

Entonces, ¿Qué es lo que conoce estos estados inestables? ¿A qué Sujeto se manifiestan estas condiciones objetivas, sucesivas y efímeras y cómo pueden ser reconocidas? Si la conciencia es un fenómeno (apariencia), ¿A qué noúmeno (esencia) se relaciona? ¿Usted no percibe que la llama, que es fenómeno, no surge de sí misma y depende para su objetividad de la subjetividad del observador?

El fisiólogo que dice que la memoria es un proceso biológico, y que la conciencia es un estado dependiente de la duración e intensidad de la vibración nerviosa molecular, no toca la Psique. Ya que este fenómeno molecular es incapaz de conocerse a sí mismo; es sólo objetivo.

¿Quien conoce? El Ego superior

¿No ve que a menos que exista un ego interno y subjetivo que perciba y refleje en sí mismo esta sucesión de estados fenoménicos (apariencia), la condición de la personalidad sería imposible? 

¿Piensa que a menos que en el universo verdadero e interno subsista la llama ideal, usted no podría conocer la llama material?

¿No sabe que en la mente divina subsisten eternamente y sustancialmente todas estas cosas de las cuales usted contempla imágenes y fenómenos?

La Psique es el noúmeno (esencia) sustancial y eterno. Y así como en la naturaleza hay infinitas gradaciones desde lo simple a lo complejo y desde lo tosco a lo fino, también se alcanza la Psique en innumerables grados y quienes no han penetrado en lo interno, se quedan en la conciencia secundaria, que solo es objetiva e imaginan que lo subjetivo, que es lo único que lo explica todo, es indemostrable.

Pero solo Psique puede aprehender lo psiquico, solo la razón puede alcanzar lo superior. Los biólogos se preguntan:

“¿Por medio de qué o de quién se pueden aprehender estos estados efímeros e inestables que se denominan conciencia? Dependiendo para su producción de la duración e intensidad de la vibración, desaparecen tan rápido como aparecen” Entonces, si ellos aparecen es a algo, de otra forma su producción y aparición, automática en sí misma, no podría ser conocida.

Una cosa o estado no se aparece a sí misma, sino al observador. Ya que la aparición y la producción son procesos que afectan a un Sujeto y este Sujeto es Psique.

Una cosa o estado no se aparece a sí misma, sino al observador. Ya que la aparición y la producción son procesos que afectan a un Sujeto y este Sujeto es Psique.

La evolución mal enfocada

Pero el vicio de tus biólogos está en su búsqueda de la unidad en lo simple y no en lo más complejo. Con este método, ellos revierten e invierten el divino método de la evolución y nulifican su finalidad.

Ellos niegan la unidad al hombre, para reclamarla para la molécula. Para el elemento último  indivisible e indestructible por el pensamiento, ellos reclaman unidad y por lo tanto individualidad solo para la mónada más simple y más baja. De esta forma ellos divinizan lo más bajo y su método de evolución no tiene ni fin razonable, ni motivos.

big bang 422749 340

Pero el vicio de tus biólogos está en su búsqueda de la unidad en lo simple y no en lo más complejo.

Ellos reclaman unidad y por lo tanto individualidad solo para la mónada más simple y más baja. De esta forma ellos divinizan lo más bajo y su método de evolución no tiene ni fin razonable, ni motivos

Psique: la cima de la evolución

Pero, en realidad, Psique es la más compleja de las esencias, y de esta complejidad nace la responsabilidad. La simplicidad pura y simple del ser es lo más externo e inferior, rozando la negación. Y la dignidad y excelencia de un alma humana no descansa en su simplicidad, sino en su complejidad. Ella es la cumbre de la evolución y todas las generaciones trabajan para producirla.

La filosofía que contrapone lo más bajo con el lugar de lo más alto, ignora al verdadero sentido de su propia doctrina de evolución. Porque la ley oculta que gobierna la evolución reúne, en entidades que incrementan la complejidad y se diversifican, innumerables unidades, con el fin de que estas unidades a partir de  su esencia substancial, polaricen una esencia compleja:

Compleja, porque se desarrolla desde, y por la concurrencia de, muchas mónadas simples,

y esencia, porque su naturaleza es indivisible e indestructible.

El problema del Ego en el hombre es el problema de Dios en la naturaleza. Por el mismo método que se expone el último, será expuesto igualmente el primero. El ego humano es por lo tanto, la síntesis, lo divino impersonal personificado. Entre más elevada y excelente es esta personalidad, más profunda será la conciencia de lo impersonal. La personalidad divina no es concreta, sino abstracta, y la conciencia divina no es objetiva, sino subjetiva.

La personalidad y la conciencia fenomenal son para el noumeno como el agua reflejando los cielos. Lo inferior completando y retornando a lo más alto su propio reflejo concreto.

¿Cómo aprende Psique?

Si usted realmente desea estudiar, comprender y llegar a la maestría de la ciencia celestial, debe aprender ese método interior y subjetivo que es el único que permite aprehender las cosas celestes. Debe cambiar la base de su observación desde el exterior al interior. Esto solo puede ser logrado por medio de la regeneración.

“Le digo que a menos que nazca otra vez, no verá el reino de los cielos”. Este dicho significa que a menos que un hombre se regenere, él no será capaz de ver lo interno y esencial, que son las únicas cosas  verdaderas y divinas. El hombre no regenerado trabaja siempre desde el exterior y solo tiene experiencia de lo que está afuera. Pero usted, si quiere contemplar el reino de Dios, aprenda a vivir en lo esencial y fije el punto polar de su mente en lo central y substancial.

Si usted realmente desea estudiar, comprender y llegar a la maestría de la ciencia celestial, debe aprender ese método interior y subjetivo que es el único que permite aprehender las cosas celestes.

Conclusión: El Ego como verdadero sujeto

La Doctora Kingsford nos habla del Yo, pero no el de la conciencia ordinaria, sino que se refiere al verdadero Sujeto (Con mayúscula). Este Yo es el alma que tenemos que construir, el alma espiritual.

Exige aprender a ver desde dentro. Podríamos decir que es aprender a ver como Dios ve. Es regresar a Dios todo lo que viene de Él. Es el cielo que ve como el agua refleja al cielo y le devuelve esa imagen al mundo celestial.

La personalidad y la conciencia fenomenal son para el noumeno como el agua reflejando los cielos. Lo inferior completando y retornando a lo más alto su propio reflejo concreto.

Referencias

Anna Bonus Kingsford Concerning the Substantial Ego as the True Subject 1

José Contreras redactor y traductor en la gran familia de hermandadblanca.org

Sugerencias de enlaces

Anna Bonus Kingsford: Sueño (2) El tren sentenciado

Anna Bonus Lingsford. Sueño 1: los tres velos entre el Hombre y Dios.

Anna Bonus Kingsford (1) Presentación

Arnold Schweinzer Premio nobel (1) Reverencia a la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx