B. A. Robinson – Cristianismo, Antiguas Creencias Celtas y Hechicería

Diana Martinez
Diana Martinez

1er milenio de la Era Común

El primer misionero que se dirigió a los Celtas pudo haber sido San Pablo. Él buscó convertir al cristianismo a los habitantes de la tierra pagana celta de Galacia, ahora parte de Turquía, como lo relató en su epístola a los gálatas en las Escrituras Cristianas (Nuevo Testamento). Los misioneros siguientes y el ejército romano esparcieron gradualmente el cristianismo por Europa, convirtiendo fácilmente a los gobernantes y líderes religiosos, pero teniendo menos éxito en hacer entrar en razón a las personas comunes.

Mucho de lo cristiano derivó de fuentes paganas; esto incluye los sitios de muchas catedrales; las vidas de muchos santos cristianos, que fueron reciclados de diosas y dioses paganos; muchos días festivos cristianos; y muchas celebraciones culturales. Hay muchos rastros de paganismo que continúan siendo parte de nuestra cultura, como la Navidad, Halloween, el nombre de los días de la semana y los meses del año, dichos comunes, numerosas tradiciones asociadas con las vacaciones, entre otros.

De 1000 a 1800 de la Era Común

Durante la Edad Media, antes de los años 1400 de la Era Común, estaba la creencia popular de que las brujas existían y veneraban a Satán, como personas malignas, especialmente mujeres, que dedicaban sus vidas a dañar y matar a otros a través de magia negra y hechicería oscura. La Iglesia Cristiana de aquel entonces aseguró que no había Brujas. De hecho, fue declarado oficialmente herejía creer que sí existían.

Para los años 1430, los teólogos cristianos comenzaron a escribir artículos y libros que “probaban” la existencia de Brujas en áreas teológicas. Este giro inspiró una oleada de juicios contra “brujas” y ejecuciones a lo largo de Europa, iniciando los años 1450. La Iglesia Cristiana trató de construir un monopolio religioso en oeste de Europa al cazar, arrestar y exterminar herejes. La Iglesia creó una religión malvada imaginaria, usando estereotipos que circulaban desde tiempos precristianos. Algunos elementos de las creencias Celtas Paganas, como adorar a la diosa Diana, fueron incluidos en esta cuasi-religión de hechicería.

La multitud de asesinatos de herejes se concentró primariamente en Francia, Alemania, y Suiza. Alrededor de dos docenas de brujas sospechosas fueron ejecutadas colgadas en Nueva Inglaterra; una fue aplastada hasta morir. La mayoría murió durante la obsesión con las brujas de Salem, durante los años 1690. A diferencia de la creencia pública, la mayoría de los juicios eran en cortes civiles, no religiosas. La masacre se extendió hasta 1792 de la Era Común en Europa, cuando la última bruja fue ejecutada en Polonia.

Durante la Era de la Iluminación, de 1660 a 1800, la creencia en la existencia de brujas adoradoras de Satán disminuyó. Los juicios continuaron hasta los años 1830 en Sudamérica. Aunque, el estimado actual del número de ejecuciones difiere, el total fue probablemente alrededor de los 100 mil.

De 1800 a 1950 de la Era Común

Algunos creen que todavía había seguidores de las “Viejas Religiones” en Europa, durante y después del tiempo de quema de brujas. Porque por el peligro de ser acusado de herejía, pudieron haber ido bajo tierra, continuando con sus rituales en secreto, y quedando fuera de vista. Otros sostienen que las religiones Celtas y otras Paganas murieron completamente en Europa.

Gerald Gardner, un sirviente civil británico, escribió que él había sido iniciado en uno de los pocos grupos de hechicería que se conserva en el país (tal vez el último). Él explicó que ellos perdieron muchos de sus rituales, creencias y tradiciones, debido al paso del tiempo y su lejanía con otros grupos. A finales de los años 1940, con la revocación de las leyes anti-hechicería en Inglaterra, él y una de sus sacerdotisas, Doreen Valiente, escribieron una serie de libros sobre hechicería. Ellos unieron las creencias y prácticas de su grupo con elementos Masónicos y tradiciones mágicas. Él contó que luego de que sus libros fueron publicados, muchos neopaganos sorprendidos, a lo largo de Europa, salieron de la oscuridad y lo contactaron. Muchos creían que su propio grupo solitario era el único que quedaba en Europa que seguía la vieja religión pagana. Algunos críticos mantienen que la Hechicería de Gardner no tiene conexión con el antiguo paganismo celta, sino que es completamente una creación de Gardner.

Los Wicca Hoy

El neopaganismo en general y los Wicca en particular se están expandiendo con rapidez. Actualmente hay alrededor de 200.000 a 1.000.000 de neopaganos en Norte América. Los números exactos son imposibles de obtener por la naturaleza descentralizada de la religión, y porque la mayoría de los Wicca se mantienen escondidos por razones de seguridad personal. Algunos datos indican que el número de seguidores de ellos incrementa al doble cada 30 meses. La religión Wicca parece estar creciendo con velocidad, especialmente entre los jóvenes.

El problema más grande de los Wicca es que el público continúa asociándolos con las brujas imaginarias de la época de la quema de brujas. Algunas fuentes de información cristiana utilizan propaganda de dicho período para malponer a los Wicca hoy. Aunque la religión Wicca es una fe amable, espiritual y aborigen, que se parece mucho a la espiritualidad de los Nativos Americanos, muchos de los norteamericanos siguen viéndolo como una forma de adoración satánica.

Algunos cristianos conservadores actúan como si la Inquisición todavía estuviera en el poder. Unos pocos líderes cristianos incluso han llamado al genocidio; la exterminación de los Wicca. Un pastor de Texas expresó su esperanza de que el gobierno los quemara vivos. Otro ministro, también de Texas, una vez dijo que los Wicca deberían ser apedreados hasta la muerte por sus creencias religiosas. Tristemente, él recibió un aplauso espontáneo y duradero de su congregación.

Philip S. Johnson, un escritor cristiano, escribió: “No puedo evitar sentir que los cristianos a veces son la peor publicidad de las lecciones de Jesús. En verdad creo que muchos cristianos son propensos a violar uno de los Diez Mandamientos. No, no el que habla del adulterio, aunque muchos se exaltan con solo mencionar la palabra sexo. El Mandamiento que comúnmente violan es el de no levantar falsos testimonios sobre su prójimo”.

Confusión en el significado de las palabras

Un serio problema de comunicación que afecta a religión Wicca y a la neopagana es causado por significados múltiples y a veces contradictorios de las palabras “bruja” y “hechicería”. Hemos encontrado 17 definiciones extensas y sin relación de estos términos. Cuando las discusiones sobre Hechicería surgen, las personas involucradas suelen utilizar la palabra refiriéndose a prácticas completamente diferentes. Por ejemplo, el 2 de agosto del 2020, el servicio de información “Esto es Verdad” publicó lo siguiente sobre los Wicca en Australia:

La publicación se refería a un censo sobre la hechicería: “La religión que crece más apresuradamente en Australia es la Hechicería, los oficiales del censo dicen… Los datos del censo indican que en los últimos seis años, el número de brujas se ha cuadriplicado a más de 9.000 y que el número de paganos se ha duplicado para alcanzar 10.632, mientras que la mayoría de las denominaciones cristianas han perdido seguidores”.

Hace referencia a una ley que va en contra de la hechicería que todavía existe. Es similar al código criminal de Canadá y al de otros países que forman parte del Imperio Británico: “… el estado de Victoria está considerando revocar una ley de 1966 que prohíbe la práctica de ella y de religiones similares, como el paganismo”.

También cita un comentario hecho por un Monseñor Católico Romano, Peter J. Elliot: “Me horrorizaría si la ley es revocada, ya que implicaría cierto tipo de aprobación de la práctica. Creo que esto sería un reflejo del colapso de los valores y de la sanidad de nuestra sociedad. Esta mezcla de superstición y fraude no puede ser reconocida”.

La oficina de los censos, en el estado de Victoria, y la Iglesia Católica Romana parecen estar utilizando la misma palabra: “hechicería”, para referirse a tres actividades muy diferentes:

-El estado de Victoria aparentemente se refiere a una ley que prohíbe predecir el futuro, y a aquellos que prometen encontrar objetos perdidos usando magia.

-La oficina de los censos se refiere a la religión Wicca, y otras tradiciones neopaganas.

-El Monseñor aparentemente se está refiriendo a dos prácticas muchas veces traducidas como “hechicería” en La Biblia: mujeres usando maldiciones dichas para dañar a otros y asesinar.

Sin necesidad de decirlo, las tres actividades no se relacionan. Hasta que los individuos y los grupos se den cuenta de que están hablando de tres actividades muy diferentes, el caos reinará.

Traducido por: Diana Martínez, redactora y traductora en la gran familia hermandadblanca.org

Redactado por: B.A. Robinson

Página original: http://www.religioustolerance.org/wic_chr.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx