¿Qué es la espiritualidad?

¿Qué es la espiritualidad?

mensaje para los trabajadores de la luz un mensaje para los trabajadores de la luz 8211 5 de agosto de 2019 i212282

Cuando buscamos más allá del mundo que alcanzan a ver nuestros ojos, encontramos nuestro Yo Superior, la esencia de nuestra «espiritualidad».

 

El crecimiento espiritual es más importante que la salud, la educación, el estado social, porque una persona espiritualmente vacía no sabe quién es ni por qué existe.

La esencia de la espiritualidad

La espiritualidad es la capacidad de una persona para comprenderse a sí misma, o la capacidad de encontrar respuestas a las preguntas: ¿Quién soy? ¿De donde vengo o a donde voy? ¿Qué vínculos y qué valores me dan la posibilidad de alcanzar el sentido de mi vida?

Gracias a la espiritualidad, una persona puede tener una actitud consciente y responsable hacia sí misma, los demás, Dios y el resto del mundo. Sólo una persona «espiritualmente activa» sabe pensar, amar y trabajar. Una persona sin vida espiritual es impotente y está expuesta a todos los peligros, como un animal privado de su instinto. 

La vida espiritual es el centro de mando de la vida humana. Las hormonas regulan el cuerpo, la conciencia da dimensión a la psique, la conciencia a la sensibilidad moral, la vida espiritual es responsable de manejar todas las esferas de la existencia personal. La espiritualidad vivida de diferentes maneras (del cristianismo, del budismo, del ateísmo) deriva de la manera de entender a la persona y su existencia de maneras extremadamente diferentes.

Espiritualidad descuidada

Actualmente es probable que hayan más personas que deseen riqueza material que riqueza espiritual. Las necesidades espirituales no se perciben tan fácilmente como las necesidades físicas, emocionales y materiales de nuestro mundo. Es más probable que un niño le pida a sus padres que le den algo para comer en lugar de algo para meditar. Hay muchos jóvenes pero también adultos que tienen miedo de hacerse preguntas sobre quiénes son y por qué viven

20170524 willyhern39164 id126180 no sigas en tu tristeza - hermandadblanca.org

Especialmente los jóvenes llegan a sufrir más confusión sobre su propia espiritualidad que los adultos mismos.

Cuanto más inmadura es una persona espiritualmente, más incapaz es de manejar adecuadamente los bienes materiales cuando los posee. Una persona que tiene mucho dinero pero no tiene vida espiritual es peligrosa para sí misma. Cuanto más rica es, más está convencida de que el amor puede ser reemplazado por estar rodeado de objetos que la ayudan a ser feliz. La falta de vida espiritual implica una búsqueda de felicidad hecha a tientas, o por intentos y pruebas que conducen a resultados que a veces son positivos pero a menudo negativos. 

Esta última es una forma extremadamente peligrosa de actuar para la persona humana, porque a partir de algunas pruebas, luego ya no volvemos al punto de partida.

El cuerpo no puede explicarle al hombre el misterio de la vida humana, porque no sabe quiénes somos y por qué vivimos, y solo sabe interpretar los impulsos y las necesidades físicas. Si en la vida de una persona prevalece la dominación del cuerpo, entonces se convierte en un cáncer que somete a todas las otras esferas de la existencia humana, viviendo a su costa. 

Quien se considera a sí mismo solo como un cuerpo físico, enfoca todo en la fisicalidad y se somete a la dictadura del cuerpo. Una persona que se considera a sí misma solo como un cuerpo no es capaz de pensar racionalmente, no sabe cómo madurar en el amor y ser responsable en el trabajo. Ella es una esclava de su cuerpo, en lugar de ser su maestra y su sabia guía

Cultivar la vida espiritual no significa dejar que el espíritu prevalezca sobre el cuerpo, sino integrar la esfera espiritual y física. El cuerpo sin el espíritu no es consciente, sensible; El espíritu sin el cuerpo es inhumano. La espiritualidad comienza cuando la persona, razonando más allá de su estado físico, se pregunta cuál es el significado de esta dimensión física, cuál es el significado de la vida misma, recibida como un regalo.

Espiritualidad en peligro

El desarrollo espiritual está en peligro cuando el término «espiritualidad» indica algo que en realidad no lo es. El crecimiento espiritual no es una sensibilidad emocional o estética, amor por la naturaleza, ejercicios que ayudan a la concentración, etc. Estas son todas preguntas de cierto valor e importancia, pero no garantizan la comprensión, el significado de la propia existencia. El verdadero peligro de la espiritualidad es la ligereza, la falta de reflexión, la tenuidad

Una persona sin vida espiritual se guía fácilmente por los instintos, las emociones y las manipulaciones de la sociedad, convencida de que el dinero, el poder y la belleza son suficientes para ser feliz. De hecho, muchas personas hermosas, famosas, ricas y a menudo incluso jóvenes se suicidan, mientras que muchas personas viejas, enfermas, pobres y aparentemente insignificantes disfrutan de la vida y saben cómo apoyar a los demás.

La espiritualidad madura

1 la alegria de vivir i211307

Somos luz, cada uno de nosotros está conectado a la fuente original, solo debemos entenderlo y aceptarlo.

Una persona espiritualmente madura, capaz de reflexionar y amar, comprende que no puede ser fruto de la materia solamente, de la casualidad, sino que es creada por Alguien que es capaz de pensar y amar aún más. Tal persona percibe lo que es más valioso en ella, ve todo el valor que hay  en su vecino, pero que a su vez está oculto a los ojos del mundo. Él sabe que lo más difícil de superar para la humanidad es la soledad, sin vínculos fuertes basados ​​en un compromiso mutuo y constante. Él entiende que uno no puede ser feliz siguiendo y cumpliendo sólo una parte de la propia persona, a expensas de las dimensiones restantes del ser.

La serenidad proviene de la colaboración de todas las esferas de la personalidad humana: No solo se deben considerar el cuerpo, los impulsos, los instintos y las emociones. En esta tierra, la felicidad no es fácil de alcanzar, no se puede alcanzar sin sacrificios considerables, sin disciplina, sin ser ayudados y educados por Dios y buenos consejeros. El mayor fruto de la espiritualidad madura es dar y recibir amor. 

La persona espiritualmente madura sabe que sin amor, se vuelve incomprensible e insoportable para los demás. Vivir en constante crecimiento espiritual significa estar abierto al encuentro con Dios y a la acción del Espíritu Santo, que da los ojos para mirar al mundo. Es por eso que todos los que se preocupan por el crecimiento espiritual serán dados en abundancia.

Traductora: Rosanna Iuorno / Redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca

Fuente: Canalizado por Don Marek Dziewiecki

URL original: www.mimep.it

 

8 comentarios

  1. Hola que buen articulo, me encanta la espiritualidad y todo sobre la mente, para las personas interesadas en los chakras y en los poderes ocultos de la mente les dejo este curso para descubrir dichos poderes! Que pasen bien y saludo

  2. Muchas gracias Alcira, es un tema muy profundo e interesante, por eso ame este articulo y decidí traducirlo para todos ustedes nuestros lectores. Nuestra alma es infinita.
    Un abrazo
    Rosanna

  3. Muchas gracias por tus palabras, Rosa. Soy una persona anciana (a fin de mes cumpliré 80 años), pero he tenido una vida plena, con dolores muy grandes y muchos sorpresas hermosas. He aprendido del dolor y estoy agradecida de haber podido aprender de las pérdidas de seres amados; porque estoy convencida que ellos siguen viviendo en otra dimensión mucho más más sutil y más llena de paz. Gracias por tus palabras, tan sabias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx