¿ El Merk´aba, conoces lo que es y puede hacer ?

David Trias
David Trias

El Merk´aba es sin lugar a dudas uno de los grandes conocidos desconocidos de nuestro siglo.

Merk´aba es de esos nombres que suenan y resuenan por todos lados, pero cuando rascas un poco te encuentras siempre con los mismos comentarios y las mismas informaciones, mayoritariamente muy básicas y en muchas ocasiones distorsionadas.

El Merk´aba pertenece a la familia de la geometría sagrada y por lo tanto es una herramienta de crecimiento espiritual. Esta parte es quizás la más común y su forma es más que archiconocida por lo que no vamos a dedicar mucho más a esta parte.

Lo que nos interesa para profundizar son sus informaciones, funciones y usos de los que ya cuesta más encontrar información y que después se corresponda con la práctica diaria que se realiza con él durante el proceso de vida en que lo acompañamos y nos acompaña.

El Merk´aba trae consigo una infinita sabiduría e información, pero no nos llega a todos por igual, ni en el espacio ni en el tiempo y eso pasa porque depende de nuestras horas de dedicación y sobre todo el nivel de rendición que tengamos con nosotros mismos. A mayor rendición el proceso es más cuántico y a menor rendición más 4D, eso se debe básicamente a que nuestras creencias generan una resistencia a la nueva información y eso ralentiza cualquier proceso evolutivo.

A estas alturas ya son numerosos autores que nos dicen por activa y por pasiva que dejemos de creer y que vayamos pasando a descreer y recrear nuestro estado, nuestro ser y nuestro presente para modelar nuestro futuro a voluntad y desde nuestra capacidad como creadores que somos, como artesanos de nuestra vida.

Me gusta describir la geometría sagrada y por lo tanto al Merk´aba como USB´s que tienen infinidad de archivos a los que podemos acceder cuando y como queramos. Si centramos nuestra atención en las carpetas no pasaremos de ahí, si las vamos abriendo una tras otra, toda esa información y sabiduría irá pasando a formar parte de nuestro ser universal y cuántico, o sea a nosotros en plenitud de conciencia.

La otra función y puede que un poco menos conocida es la de protección. Se entiende protección como un campo psíquico, energético y emocional que sirve para que estemos o seamos en un espacio armonioso y seguro sin estar pendientes de densidades ajenas a nuestra práctica o movimiento.

No hay protección desde el miedo y uno no se hace esta nave por temor o porque no es capaz de o cualquier otra intención limitante. Uno se hace esta nave para desplazarse tranquilamente por donde su conocimiento le permita ir, sin sobresaltos, sin desgastes innecesarios y sobre todo por las frecuencias ligeras que es por donde uno circula más rápida y cómodamente.

Y ya sin querer nos hemos puesto en la tercera función que es la de nave de desplazamiento cuando salimos de nuestro cuerpo.

Y esta es quizás la parte más investigada y elaborada por seres como Da Vinci, Drunvalo, Saint Germain y otros grandes seres de gran dedicación y disciplina.

Un Merk´aba por ser

Merk´aba generalmente tenemos uno cada uno por su dedicación y simbiosis con nuestro eje central o polo taichi y porque las escuelas de kabala y del hermetismo tradicional así lo han transmitido, pero podemos llegar a tener más de uno según funciones muy concretas que vamos desarrollando con las prácticas y el tiempo.

El color exterior es como de espejo aunque no es de ese material y sería más bien deslizante y viscoso como el mercurio, es un material vivo que se adapta y readapta al exterior generando una fusión con el espacio por el que pasamos y nos hace inobservables.

El interior suele ser y se recomienda que sea para un apersona, acolchado y de colores suaves. Depende de cada color se manifiesta una intención u otras, así un rosa nos suaviza, un azul nos activa, y dorado o plateado nos define nuevas frecuencias de luz y un rubí o verde esmeralda nos muta nuestro cuerpo físico en todos sus planos mientras estamos dentro.

Merk´aba

No hay espacio más relajante y seguro para descansar, tanto de noche mientras nuestro cuerpo se queda en la tierra, como de día generando un campo para sostener toda la densidad que se mueve ahora por la calle, los trabajos y los espacios abiertos y cerrados.

Te invito a descubrir y practicar con los merk´aba. Recuerda revisar antes la meditaciones para asegurarte que las pautas son las transmitidas y no las distorsionadas.

Son dos pirámides de tres lados más base que se enlazan, la parte superior va desde encima la cabeza hasta debajo de las rodillas y la inferior desde debajo de los pies al pecho.

Exterior cristalizado e interior acolchado

Se funde y se dirige desde el polo taichi

La parte inferior gira hacia la izquierda y el superior a la derecha.

Lo guardas donde solo tú sabes y es personal e intransferible.

Para cualquier duda, aquí estamos, al servicio. Un abrazo y feliz práctica.

Práctica con el Merk´aba:

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx