El Poder Del No – Mensaje de María Magdalena

Carolina
Carolina

Canalizado por Genoveva Coyle, 2 de noviembre de 2018

No es necesario que te disculpes o te justifiques, ni que expliques tus decisiones a nadie.

María Magdalena

¡Saludos mis queridos hermanos y hermanas! YO SOY María Magdalena. Soy su hermana enamorada. Yo soy su familia. Estoy justo aquí, al lado de mi amado Yeshua, con la Madre/Padre/Uno, porque ustedes son parte de mí tanto como yo soy parte de ustedes.

Vengo hoy para hablarles sobre el poder del «No» porque se habla mucho sobre esto y hay confusión al respecto. Parece tan simple y tan sencillo, y sin embargo muchos les cuesta tener que rechazar ofrecimientos y/o peticiones innecesarias de otros.

Les cuesta permanecer centrados en el corazón de su ser, y se distraen fácilmente por la falsa ilusión de que hacer más es mejor, o que ayudar a muchos, en el sentido humano, trabajando más y más horas, es un tipo de servicio valioso.

¿Te cuesta decir que no?

Ahora, todos sabemos que los niños pequeños pasan por esta fase de decir «No» a casi todo y en ese momento parece tierno e incluso divertido.  Los mayores los contradicen, se ríen, pero luego tratan de convencerlos u obligarlos a hacer lo que tienen que hacer de la manera que el adulto cree que es correcta, mostrándoles que su «No» está mal, que no saben qué es lo mejor para ellos. Pero los pequeños saben lo que necesitan, están realmente en contacto con la pureza de su corazón… ¡simplemente saben!

Verán, la mayor parte del tiempo necesitan muy poco del mundo exterior para crecer y expandirse armoniosamente en todos sus cuerpos, para aprender sus lecciones de la manera más fácil y sin esfuerzo.

Pero en el viejo paradigma, era muy fácil distraerse de su verdadero propósito. Y es por eso que la mayoría de ustedes necesitaban algún tipo de evento duro y doloroso para redirigirlos a que recuerden escuchar sus corazones y almas.

Los niños pequeños cuando dicen NO lo dicen desde la pureza de su corazón.

María Magdalena

Cuando crecen es aún más imperativo escuchar su propio «No» y respetar los de los demás. Hay un tremendo poder al decir «No» alto y claro en este mundo de libre albedrío que están habitando en este momento. Y hay un dicho: «No, por sí solo, es una frase completa.» No es necesario que se disculpen o justifiquen, ni que expliquen su decisión a nadie.

NO por sí solo, es una frase completa.

«No» es la palabra que tu alma te susurra – literalmente a todo tu ser – cuando los límites se cruzan o están a punto de ser cruzados.

«No» es lo que escuchan y sienten cuando estás a punto de tomar desvíos que no serán para su mayor bien, o cuando están a punto de salir heridos.

«No» es la palabra mágica de la libertad, porque los ayuda a liberar los deseos y las necesidades que emanan meramente de la mente auto-importante del ego.

«No» viene de la inocencia y el conocimiento del alma, indicando cuál es el curso de acción correcto a tomar. Todos recuerdan haber sido tentados en el estado de sueño para ir y realizar ciertas acciones y entonces el «¡No!” los detuvo y los despertó de inmediato. ¡Qué alivio! se dirían a ustedes mismos.

«No» es corto y rápido, y mucho más rápido de emitir que la palabra «sí».

Pero ustedes tienen esta tendencia a quitarle la fuerza y la firmeza de la palabra NO, cuestionándose a ustedes mismos y racionalizándola, ¡y luego convirtiéndola en un permisivo «tal vez»!

Es por eso que los exhorto a ser fuertes y a seguir la sabiduría de su corazón en todo momento.

Amados, sigan por el camino a casa que es corto y divertido, sigan por el camino recto a casa, y escuchen a sus hermosos corazones, escuchen a sus más altos y universales yoes y guías.

Quédense con mi amor, fuerza y belleza.

Adiós.

María Magdalena

Haz clic para leer el mensaje de María Magdalena: Renace en la luz de esta estrella

TRADUCTORA: Carolina, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca

FUENTE: Genoveva Coyle (2018) Mary Magdalena The Power of No.

5 comentarios

  1. estoy un poco cansada de oir siempre , sigue a tu corazon…se supone que todos somos buenos. Las personas que matan a otras siguen a su corazon. Esa persona les habia hecho daño y la matan. si a mi me ofenden y me apetece escupir a alguien sigo a mi corazon. Si me apetece algo lo hago, este bien o mal sigo a mi corazon…Bueno me alegro de que todo el mundo tenga un corazon tan bueno, pero algunos, quizas somos la minoria no lo tenemos y no creo que ese sea un buen consejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx