El silencio mental y la Voz interior – por Fran Soto

Fran Soto
Fran Soto

Cuando escuchamos la frase deja la mente en blanco referida a un estado preparatorio para la meditación, a menudo nos encontramos con la dificultad de definir exactamente a qué hace referencia dicha expresión.

934b0481d90b3b5b8b53bbb91f4594e8 el silencio mental y la voz interior – por fran soto ID177683 - hermandadblanca.org

En meditación, el silencio mental se logra a través de la contemplación, es decir, sin necesidad de hacer un esfuerzo consciente para no pensar, sino admitiendo cualquier tipo de pensamiento y contemplarlo sin juzgarlo ni procesarlo racionalmente, como mero espectador.

No obstante, este artículo está enfocado al silencio mental necesario para estar alineados con nuestra Conciencia Maestra en estado de vigilia, es decir, cuando estamos despiertos, trabajando, comiendo o realizando cualquier tarea cotidiana.

A menudo buscamos fórmulas o mecanismos para concentrarnos mejor, o para calmarnos, o para poner nuestros pensamientos en orden. Pero sobre todo, nos importa mucho el saber tomar decisiones adecuadas a cada situación que debemos afrontar en nuestro día a día.

Las personas que han iniciado su sendero de vida espiritual anhelan vivir conforme a su más elevado ideal de Fe y Servicio. Desean que todos sus actos se ajusten a la mayor perfección divina de acuerdo a la Voluntad del Creador.

En muchos momentos se acude a la meditación o a la oración para recabar del cielo, es decir, de nuestro interior, aquello que a simple vista no podemos dilucidar adecuadamente. No obstante, los estudiantes más avanzados irán aprendiendo una serie de comportamientos o técnicas de vida que les permitirán actuar de una manera más perfecta al mismo tiempo que resuelven sus problemas y toman sus decisiones en el acto, de manera realmente instantánea.

93b88d52c9037dfffb36ec083ec9eb08 el silencio mental y la voz interior – por fran soto ID177683 - hermandadblanca.org

En primer lugar, todo estudiante ha de saber mantener constantemente su silencio mental.

Ello comporta no analizar las cosas internamente hablándose a sí mismo y estableciendo un diálogo consigo mismo, sino simplemente dejar a la mente que perciba la circunstancia sobre la que se tiene que decidir u opinar, recibir la información, y esperar a la Voz interior a que dé su respuesta.

Esta voz interior será el primer impulso que nos venga de lo más elevado, es la solución natural a la dilucidación y es el criterio de tu Verdad más elevada. Lo primero que se te pase por la cabeza. Pero para que lo primero que se te pase por la cabeza sea la Voz de tu Yo Superior, y no un prejuicio de tu ego inferior, primero has de tener ese silencio mental que te permite contemplar, en vez de tener un diálogo interior de contrastes y prejuicios.

El diálogo interno donde uno hace de las dos partes de quien habla puede ser útil en cierto tipo de meditaciones no trascendentes, es decir, en reflexiones de autoanálisis en las que uno hace de partes y de juez. En ese caso, cuando adoptamos la función de juez, estamos realizando la síntesis de nuestros pensamientos de autoobservación y reflejamos nuestra voz interior.

Pero en relación a temas de decisiones de la vida, opiniones, o hallar la respuesta que más nos conviene para una situación vital determinada, deberemos emplear el mecanismo descrito de previamente lograr nuestro silencio interior para hacer caso del primer impulso.

de9d23d8a9547086519ae788a5bdf6ac el silencio mental y la voz interior – por fran soto ID177683 - hermandadblanca.org

Especialmente es importante la concentración en el plano visual que nos ocupa

Debemos tener asimilado todo lo que nuestro campo visual está procesando. A partir de ahí, tener constancia de que sea cual sea nuestra decisión será Voluntad divina si bien, si queremos que ésta sea de mayor grado, deberemos emplear la voluntad consciente de requerir a nuestro Yo Soy ese impulso que nos dará claramente la respuesta inmediata.

De esta forma, con la confianza de siempre ser vehículos de la Perfección, nos habituaremos a recibir constantemente la información necesaria para resolver cualquier duda al instante. Un ejemplo para comenzar a poner en práctica esta noción es tan sencillo como, ante una disquisición, preguntarnos interiormente en voz alta: ¿qué es lo mejor?, y a continuación recoger nuestro mejor impulso tras el silencio mental creado después de la pregunta. Un decreto positivo a tener en cuenta es Yo Soy la Verdad y la Luz en la resolución de este asunto.

AUTOR: Fran Soto, redactor en la gran familia de hermandablanca.org

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx