El Sufrimiento, las Causas del Sufrimiento, la Liberación y el Noble Camino de las Ocho Ramas

Lucas María
Lucas María

cuatro nobles verdades

Las Cuatro Nobles Verdades

“Yo enseño acerca del sufrimiento y la manera de que acabe”
– Shakyamuni Buda

Introducción

Las enseñanzas de las Cuatro Nobles Verdades están entre las primeras de muchas enseñanzas que Shakyamuni Buda nos dejó en Sarnath (cerca de Benares o Varansi en el noreste de India), siete semanas después de lograr la iluminación en Bodhgaya.

Estas enseñanzas son conocidas por contener la esencia del camino budista, más allá de la tradición que uno practique.

1. Esto es el Sufrimiento

De acuerdo con el Buda, cualquiera sea la vida que llevamos, tiene la naturaleza de algún aspecto del sufrimiento.

Incluso si nosotros nos consideramos felices por un momento, esta felicidad es transitoria por naturaleza. Esto significa que, como mucho, sólo podremos encontrar felicidad transitoria y placer en la vida.

El sufrimiento (o la insatisfacción) puede distinguirse de tres maneras:

  1. Sufrimiento del sufrimiento: esto se refiere a los aspectos más obvios, como el dolor, el miedo y la angustia mental.
  2. Sufrimiento por el cambio: se refiere a los problemas que el cambio nos trae, como la desaparición de la alegría, nada perdura; el desmoronamiento y la muerte.
  3. Sufrimiento penetrante: este es el aspecto más difícil de comprender, se refiere al hecho de que nosotros siempre tenemos potencial para sufrir o poder mantenernos en situaciones problemáticas. Incluso la muerte no es una solución en la filosofía budista, ya que simplemente nos encontraremos reencarnando en un cuerpo diferente, el cual también experimentará problemas.

Para ilustrar esto con las palabras del séptimo Dalai Lama (de ‘Canciones de transformación espiritual’ traducidas por Glenn Mullin):

Cientos de estúpidas moscas se reúnen
en un pedazo de carne podrida.
Disfrutando, piensan, un delicioso festín.
Esta imagen encaja con la canción
de miríadas de ingenuos seres vivientes
Que buscan felicidad en placeres superficiales;
e incontables manera lo intentan,
Sin embargo, jamás los he visto satisfechos.

Noten que ‘sufrimiento’ es una traducción inadecuada de la palabra ‘Dukkha’, pero es la más comúnmente aceptada, a falta de una mejor palabra en Español. ‘Dukkha’ significa ‘intolerable’, ‘insustancial’, ‘difícil de soportar’ y puede también significar ‘imperfecto’, ‘insatisfactorio’ o ‘incapaz de proveer la perfecta felicidad’. Interesantemente, algunas personas incluso la traducen como ‘estrés’.

Sufrimiento es una gran palabra en el pensamiento budista. Es el término clave y debería ser comprendido a fondo.

La palabra en Pali es dukkha, y no significa sólamente la agonía del cuerpo. Significa esa profunda sensación sutil de insatisfacción que es parte de cada momento mental y el cual resulta directamente de la noria mental.

La esencia de la vida es el sufrimiento, dijo el Buda. A primera vista esto parece mórbido y pesimista en exceso. Parece falto de verdad. Después de todo, hay muchos momentos en que estamos felices.

¿Los hay? No, no existen. Sólo pareciera ser de esa manera. Toma cualquier momento en el que te hayas sentido realmente realizado y examinarlo cuidadosamente.

Debajo de la alegría, encontrarás esa sutil, penetrante tendencia subyacente de tensión, que sin importar qué tan grandioso este momento sea, ha de finalizar.

No importa cuán mucho hayas obtenido, tú o bien vas a perder algo de él o pasarás el resto de tus días cuidando lo que tienes y buscando estrategias de cómo conseguir más. Y al final, tú también has de morir. Al final, lo pierdes todo. Todo es transitorio.” Aquí fundamentada una de las las Cuatro Nobles Verdades.

Henepola Guanaratana, en ‘Mindfulness en Inglés simple’.

nobles verdades de buda

2. Las Causas del Sufrimiento

La razón por la que experimentamos sufrimiento viene en última instancia de nuestra mente.

De acuerdo con el budismo, nuestros principales problemas mentales o ilusiones de raíz son: el apego, la ira y la ignorancia.

Es por causa de estas ilusiones que nos involucramos en acciones que nos causan problemas a nosotros mismos y a otros. Con cada acción negativa (karma) que cometemos, creamos un potencial para experiencias negativas.

¿Cómo puede el apego provocarnos sufrimiento?

Sólo debemos pensar en chocolate y existirá la tentación de comer más de lo que es bueno para nosotros. O como ejemplo, mi historia favorita: la manera en que la gente solía cazar monos en el sur de la India: Uno tomaba un coco y le hacía un agujero, lo suficientemente grande para que el mono pudiera meter su mano adentro. Luego, ataba el coco, y le ponía un dulce adentro.

El mono huele el dulce, introduce su mano en el coco, toma el dulce y… el agujero es demasiado pequeño para dejar salir un puño cerrado de adentro del coco. Lo último que el mono consideraría es soltar el dulce, así que queda atado por culpa de su propio apego. Sólo eventualmente lo dejarían ir cuando se duermen o quedan inconscientes por el cansancio.

En última instancia, el Buda explica que nuestro apego a la vida nos mantiene en una existencia cíclica o samsara, la cual no nos aporta una felicidad continua.

¿Cómo puede la ira provocarnos sufrimiento?

Como será explicado en la página sobre el karma, todas nuestras acciones tienen consecuencias.

Hacer el mal a otros volverá en la forma de nosotros siendo víctimas.

La ira es una de las razones por las que creamos el daño a los demás, por lo que lógicamente es regularmente la causa de sufrimiento de nosotros mismos. Por ello, las Cuatro Nobles Verdades son muy claras al hablar del karma y sus consecuencias.

¿Cómo puede la ignorancia provocarnos sufrimiento?

Esto se explica de dos maneras:

– La manera convencional es que por el hecho de no ser omniscientes, nos metemos de manera regular en problemas.

No nos damos cuenta de todas las consecuencias de nuestras acciones, no entendemos a otros seres y no entendemos por qué el mundo es exactamente como es.

Por lo tanto, muchas veces terminamos en situaciones donde no realizamos las mejores acciones.

Sólo reflexiona por un momento en qué tan seguido pensamos: “Si tan sólo hubiera sabido esto antes…

– La explicación más complicada tiene que ver con el aspecto más profundo de la filosofía budista: la verdad última o el vacío, también altamente implícito y explícito en las Cuatro Nobles Verdades.

Esta es una materia vasta, toma años de estudio y meditación para caer en la cuenta de la visión hacia la sabiduría del vacío.

Para colocarlo de manera simple: la realidad no es lo que nos parece. Siendo que la realidad es diferente de nuestras opiniones acerca de ella, nos metemos en problemas.

Mientras no podamos darnos cuenta de la última verdad, estaremos estancados en una existencia cíclica.

Mientras estemos en una existencia cíclica, experimentamos en todo momento algún aspecto del sufrimiento (lo que será al menos el potencial para futuro sufrimiento).

buda

3. El Sufrimiento puede acabar, Nirvana es Paz

Este es el mensaje más positivo del budismo: Por más que el sufrimiento está siempre presente en nuestra existencia cíclica, podemos cerrar este ciclo de problemas y dolor, e ingresar al Nirvana, que es un estado más allá del sufrimiento.

El razonamiento detrás de las Cuatro Nobles Verdades, y en específico de esta Tercera Noble Verdad es el hecho de que el sufrimiento y las causas del sufrimiento son dependientes del estado de nuestra mente, por lo que sí podemos cambiar nuestra propia mente, podemos también eliminar el sufrimiento.

Las razones por las que cometemos acciones que nos causan daño a nosotros mismos y a los demás vienen de nuestras ilusiones.

Cuando poseemos la sabiduría apropiada (convencional y última), podemos liberarnos de estas ilusiones, y por lo tanto de todos nuestros problemas y sufrimientos.

Cuando este proceso es completo, podemos dejar nuestra existencia cíclica y disfrutar del estado de Nirvana, libre de problemas.

El razonamiento hasta ahora es lo suficientemente simple, cuando estamos enfermos, vamos al doctor. Él sabe (idealmente) lo que está mal, y prescribe medicinas y nos da consejos, los que debemos tomar y acatar para ponernos bien nuevamente.

De la misma manera, cuando un maestro espiritual nos prescribe una práctica y el desarrollo de nuestra sabiduría para terminar con nuestro sufrimiento, tenemos todavía que seguir esas instrucciones, de otra manera no tendrán efecto. Eso no guía a la última de las Nobles Verdades del Camino de la ‘medicina’.

¡Sorprendente la Sabiduría de estas Cuatro Nobles Verdades!

4. El Camino Verdadero, o el Noble Camino de las Ocho Ramas

Si nosotros podemos controlar nuestro cuerpo y mente de manera tal que ayudemos a los demás en vez de hacerles daño, y generando sabiduría en nuestra propia mente, podemos terminar con nuestro sufrimiento y problemas.

El Buda resumió la actitud correcta y las acciones de las Cuatro Nobles Verdades en el Noble Camino Óctuple:

(Las primeras 3 son evitar las 10 no-virtudes de la mente, el discurso y el cuerpo:)

  1. Pensamiento Correcto: Evitar la codicia, el deseo de dañar a otros y la mirada errada (como pensar: las acciones no tienen consecuencias, yo nunca tendré problemas, no hay manera de acabar con el sufrimiento, etc.)
  2. Discurso Correcto: Evitar la mentira, el discurso divisivo y cruel, y el chisme vano.
  3. Acciones Correctas: Evitar el matar, robar y las malas conductas sexuales.
  4. Sustentos Correctos: Tratar de llevar una vida con la actitud más elevada de pensamiento, discurso y acciones.
  5. Entendimiento Correcto: Desarrollar sabiduría genuina.
    (Los últimos tres aspectos se refieren principalmente a la práctica de la meditación:)
  6. Esfuerzo Correcto: Luego del primer paso real necesitamos una perseverancia alegre para continuar.
  7. Atención Correcta: Tratar de estar atento del “aquí y ahora”, en vez de soñar con el “allí y luego”.
  8. Concentración Correcta: Mantener un aquietado, calmo y atento estado de mente.

meditación

El Buda explicó que podemos utilizar las Cuatro Varas para verificar si estamos practicando de manera correcta: debemos sentir felicidad, compasión, amor y un esfuerzo alegre cuando practicamos.

Si ninguno de estos está presente, algo está definitivamente mal con nuestra práctica.

Una manera de prevenir el sufrimiento mental es el observar a nosotros mismos y descubrir qué dispara nuestro problema.

Si podemos identificar lo que hace que nuestra presión sanguínea se eleve y cause el sentimiento de malestar, entonces hemos dado un gran paso hacia el ver la imagen más grande.

Con esta perspectiva más amplia, hay menores chances de que volvamos al patrón habitual antiguo que sólo nos hace sentir mal.

No es que tengamos que dejar de ir a todas nuestras vacaciones familiares, sino que encontremos maneras de disfrutar las partes que son disfrutables, como la comida deliciosa y la chance de conectar con las personas, y el sentirnos más neutrales y desapegados acerca de los momentos molestos y dañinos.

Muchas veces colocamos demasiada expectativa y requerimientos en nosotros mismos y aquellos que nos rodean. Podríamos dar un poco de espacio a la situación y ver qué se desarrolla.

Lo más gentil que podemos hacer en estas situaciones es el permanecer calmos y abstenerse de causar mayores dificultades.

De ‘Tu Mente Es Tu Maestra: El Despertarse A Través De La Meditación Contemplativa’, por Khenpo Gawang

Los productos son especialmente designados para atraer el ojo y cautivar la mente. Porque nos enfocamos en aquello otro que debemos adquirir, más que en lo que tenemos ya, caemos en el juego interminable de la superación.

¡Las funciones que necesitas vienen en la próxima versión!¡El nuevo diseño es mucho más atractivo!¡Y viene en tu color favorito!’ Estos productos pueden producirse en masa, pero son personalizados para encajar con nuestra avaricia y ambición. Son exactamente a medida para distraernos con sus apariencias.

Como yo lo veo, sin embargo, el mayor problema es la candidez de nuestra mente. Esto es lo que nos deja vulnerables a la seducción de las cosas que nos distrae.

En otras palabras, nosotros mismos somos el mayor problema. A veces somos como pequeños niños; cuando se trata de suplir nuestras propias necesidades, regularmente no mostramos señales de madurez.

Sólo piénsalo: Cuando un niño pequeño llora, la manera más fácil de detenerlo es darle un juguete. Lo movemos en frente de él y lo sacudimos a su alrededor para atraer su atención hasta que se estira para agarrarlo.

Cuando finalmente le alcanzamos el juguete, él se calma. Nuestra meta era sólo parar con su llanto. No atendimos las necesidades subyacentes del niño. Sólo le dimos otra cosa para desear, lo engañamos para que quede en silencio por el momento.»

De ‘El Corazón Es Noble: Cambiando el Mundo de Adentro hacia Afuera’, por H.H. el Decimoséptimo Karmapa, Ogyen Trinley Dorje.

Así, luego de reconocer la existencia y la causa de nuestros problemas y sufrimiento, la tercera Noble Verdad nos explica que no tenemos necesidad de sufrir interminablemente, y la cuarta Noble Verdad describe lo que podemos hacer para terminar con todo el sufrimiento; caminar en el verdadero camino espiritual.

¿Cómo te pareció este Artículo sobre las Cuatro Nobles Verdades? Te invitamos para que hagas todos tus aportes en la sección de comentarios, para mí conocer de las Cuatro Nobles Verdades fue asombroso, ¡una experiencia increíble!

Autor: Lucas, Redactor y Traductor de la gran familia de hermandadblanca.org

Fuente: http://viewonbuddhism.org/4_noble_truths.html

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx