Establece una conexión entre cuerpo y alma: mensaje de Yeshua

Fanny Zapata
Fanny Zapata

Querido lector: ¿quieres ser partícipe de la experiencia de ser un trabajador de la luz? En este mensaje de Yeshua, canalizado a través de Pamela Kribbe, queda de manifiesto la especial importancia que tiene la conexión entre cuerpo y alma para lograrlo.  Sigue leyendo y aprende cómo lograrlo.

«Queridos amigos, yo soy Yeshua y os saludo a todos de corazón. Me da una gran alegría conectarme con cada uno de ustedes en el aquí y ahora.

Yeshua nos enseña la importancia de la conexión entre cuerpo y alma para convertirnos en trabajadores de la luz. Fuente: Pixabay.

Les pido que sientan cómo el espacio y el tiempo se desvanecen, cómo nos encontramos, alma con alma, en una dimensión más allá de lo material, más allá de las definiciones convencionales de espacio y tiempo. Nos encontramos en el nivel interior y los invito a estar aquí conmigo.

Cada uno de ustedes es infinitamente precioso: la forma en que son aquí y ahora, con las cualidades particulares que tienen, el cuerpo en el que moran, la personalidad que les pertenece.

El cuerpo es el refugio terrenal del alma

Pero dentro de esa esencia propia está contenido algo más, algo que trasciende todo eso: es tu alma. Siente tu alma, que también participa en otras realidades, cuya conciencia se extiende mucho más allá de lo terrenal, pero que aún quiere estar aquí en la Tierra a través de ti. Durante un momento, siente tu alma como un campo a tu alrededor y toma conciencia de ese campo.

Entre lo terrenal y lo celestial hay todo tipo de capas, niveles de materialidad, algunas muy enrarecidas y etéreas, y otras muy visibles y tangibles.

Siente tu cuerpo desde dentro, el cual está construido a partir de elementos materiales de la Tierra, así que siente lo sólido y tangible que es; siente su presencia física inmediata.

Es importante experimentar tu cuerpo como un refugio, como algo en lo que tu alma puede vivir y en lo que estás a salvo. Recibe tu cuerpo con alegría y sin juzgarlo en términos de salud o enfermedad, belleza o imagen de sí mismo; recíbelo puramente como el refugio a través del cual fluye y se basa la energía de tu alma.

Ve a tu cuerpo como parte de su alma, y ​​no simplemente como algo separado de ti, sino como iluminado y avivado por tu alma. Cuando experimentas tu cuerpo conscientemente, te sientes más ligero y pareces volverte más fluido. No solo eres tu cuerpo, sino que es parte de ti.

Aprecia el valor de tu cuerpo

Al aceptar, desde una postura de dulzura y admiración, lo que tu cuerpo produce, y al apreciar todo lo que tu cuerpo hace por ti a través de sensaciones y energías, lo elevas desde el más simple nivel material a un nivel más etéreo.

¡Y el cuerpo se vuelve feliz por eso!

La materia quiere ser iluminada por la conciencia, por el amor. Imagina que te das cuenta de todas las células de tu cuerpo y las recibes con calidez.

Entonces toma conciencia de quién lo está iluminando, quién es el que mira el cuerpo y lo recibe con calidez y aprecio. Siente esa conciencia: es tu alma. Toma conciencia de que tu alma es mucho más grande que tu cuerpo.

¿Ves un color o sientes una energía cuando haces esto? Dirige tu atención desde tu cuerpo, manteniéndolo en un abrazo de amor, y ahora conviértete en tu alma. Siente esas otras dimensiones que eres, esas que vibran en un nivel de existencia diferente al físico.

Tal vez puedas verte aparecer como una esfera de luz o como un ángel. Deja que aparezca una forma que se adapte a ti, una que represente tu alma, ese gran campo rico en experiencias de muchas vidas, la sabiduría que llevas dentro de ti, la profundidad de tu sentimiento. Invoca eso y deja que la figura de tu alma aparezca ante ti, y disfrútalo.

Tu alma adquiere una forma que la representa, para que puedas visualizarla con facilidad. Deja que esta forma aparezca ante ti. Fuente: Pixabay.

Recuerda quién eres, la grandeza de eso. Reconoce esa figura y déjala entrar enérgicamente en el aquí y ahora, y deja que su energía fluya a través de tu corazón.

El corazón es, energéticamente hablando, la puerta de entrada entre el alma y el cuerpo, y dejando que la energía de tu alma entre en tu aura o campo de energía, observa que este se expande más y ocupa más espacio.

Deja que eso suceda y no te preocupes por nada, porque no estás limitando a nadie más al hacer eso. Por el contrario, cuando tu campo de energía – tu cuerpo y ser – se llena con la luz de tu alma, te conviertes en un deleite e inspiración para otros. No es una energía competitiva, sino una que desea inspirar y despertar, una energía que se complace en la felicidad de otros.

Cuando tu alma se une con tu cuerpo, y ese nivel etéreo y muy sutil se conecta con lo terrenal, esa conexión puede traducirse en formas prácticas.

Sepan todos que es muy importante en la vida diaria mantenerse en contacto con esta realidad, esta vibración, esta parte superior de ustedes mismos, y permitir que esa energía descienda literalmente y se fusione con su cuerpo y el nivel físico y terrenal.

Mantén la conexión con tu yo superior en todo momento

El siguiente paso es permitir que esa inspiración, esa conexión con su yo superior, fluya hacia sus acciones y hacia el mundo de una manera práctica.

Pero para muchos de ustedes, cuando intentan hacer eso, sucede que una o varias partes de ustedes quiere conectarse con su alma. Son esas partes que están altamente desarrolladas y quieren seguir la vibración de las esferas celestiales, pero otras partes de ustedes se asustan cuando se trata de depositar esa energía en la Tierra y sobre las personas.

¿Ves? En el mundo que te rodea rara vez hay mucha aceptación para esa asombrosa, y totalmente única energía del alma.

Mira los campos del trabajo, la educación y la medicina en la Tierra, y verás que los conceptos que aún reinan aquí están relacionados con estructuras planificadas y teorías basadas en la mente, el yo y lo racional.

A menudo, lo único que entra en consideración es el nivel material, una idea desoladora y estéril de lo que es ser humano.

Todo tiene que ver con lo peligrosa que es la vida, con la supervivencia, la lucha y la división de recursos como el dinero, el poder y la abundancia.

Las enfermedades se consideran peligrosas y, por lo tanto, deben ser controladas, e incluso la vida misma es un flujo que debe ser domesticado, por lo que en ese nivel también hay lucha.

Las emociones y sentimientos fuertes, las inspiraciones y visiones profundas, a menudo se descartan como extrañas, raras o histéricas.

Integrando la energía del alma a la vida

En vuestra sociedad, de abajo hacia arriba, existe una gran necesidad de inspiración proveniente de individuos únicos, esos que viven de un fuego interior y que ya no pueden adaptarse al orden existente, porque ese orden ya no se ajusta a sus necesidades.

Cada vez más personas se sienten sofocadas, literalmente, por el marco existente; sienten que ya no pueden soportarlo.

El agobio de la vida actual muchas veces conduce a frustraciones. Fuente: Pixabay.

Eso está sucediendo especialmente en las generaciones de niños que están llegando ahora a la Tierra. Ellos ya no pueden tolerar ese tipo de existencia sofocante, ni siquiera a nivel físico. No se les puede obligar a ponerse una camisa de fuerza, algo que las generaciones anteriores pudieron hacer.

De esta manera, se produce el cambio en la Tierra, haciéndose cada vez más necesario integrar la energía del alma a la vida.

Ya no es un lujo profundizar esa energía a través de la meditación y llevar una vida espiritual. No, es más bien una misión y la vocación de todo ser humano conectarse con su alma y empezar a vivir desde la verdad interior, porque otras alternativas ya no son viables.

A nivel individual, las personas se agotan o se frustran, se sienten descontentas o deprimidas, y a nivel social general dan como resultado problemas profundos cuando se trata de interactuar con la naturaleza y hacer uso de los recursos de la Madre Tierra.

En todos los frentes está muy claro ahora que es necesario empezar a vivir de una manera distinta, a partir de una fuente que no se puede definir por lo puramente material.

Las cosas materiales siguen siendo importantes y tienen un gran valor: encarnan la forma en que el alma quiere expresarse. Pero si la vida se fija solo en las formas, en lo externo, entonces las formas se empobrecen y la vida es una lucha en la que nadie va a encontrar sentido o significado.

Por eso, darle la bienvenida al alma en tu vida no puede ser un acto extraordinario, sino que tiene que convertirse en un acto ordinario: una parte cotidiana y normal de la educación y del vivir diario.

Es así que el alma se convierte en la fuente de la creatividad y la abundancia sin fin, algo que ahora anhelan más y más personas en todos los niveles.

Cómo te conviertes en un trabajador de la luz

Te conviertes en un trabajador de la luz cuando sientes la necesidad de actuar y vivir desde tu alma, tu corazón y desde lo que realmente te inspira.

Te conviertes en un trabajador de la luz cuando vives desde lo que te eleva por encima de la banalidad de tener que luchar y sobrevivir, en lugar de actuar por miedo y tener que fingir ser alguien que no eres.

Puedes llamar a eso «ser un trabajador de la luz», o cualquier otro nombre que te guste, pero lo que importa es que, como ser humano, te sientes tan llamado a responder a la voz de tu alma que ya no puedes dejar de hacerlo y reconoces que no puedes adaptarte a la antigua forma de ser.

Eso significa que pasas a una conciencia basada en el corazón; que dAs un paso decisivo, hacia donde no puedes dar marcha atrás.

Este ser impulsado por una conciencia transmitida por el corazón, va acompañado de picos y valles en tu vida, porque hay momentos en los que te enfrentas al profundo temor de dejar ir lo viejo.

Puede que lo viejo sea extremadamente perturbador, pero aún puede haber un gran miedo a lo nuevo, lo indefinido, lo que es incierto. A veces pareciera que la inspiración, los pensamientos y las ideas que recibes de la esencia de tu alma a veces se aplastan bajo esa vieja forma de ver y razonar, que todavía prevalece en muchas partes de la sociedad.

¿Cómo le das forma a la voz de tu alma y te mantienes fiel en la vida cotidiana?

Sintiendo el poder de tu alma; literalmente sintiéndolo fluir a través de ti.

Siente cómo la Tierra y la vida en la Tierra anhelan inspiración. En el momento en que eliges ese camino interior de hacer la conexión con tu alma, realmente estás siendo fiel a ti mismo y te atreves a ser diferente, en un entorno donde la voz del alma aún no se escucha.

Es importante saber que escuchar la voz de tu alma no significa que seas mejor que otras personas. Simplemente sabes que estás en un camino que es, para ti, tu vocación más profunda, un camino del que no puedes desviarte.

Se trata de un camino en el que tienes que seguir creyendo, incluso cuando eres juzgado y rechazado por factores externos, o desde dentro por las voces que has absorbido de tus padres o tu entorno.

Te pido que sientas el poder de tu alma y te des cuenta de lo débil que es una vida basada en el miedo y la lucha, y en ocultarse.

Si te escondes de la brillantez, el poder y la creatividad de tu alma, vas a ser muy infeliz. Pero ya no puedes volver a lo viejo, porque ya no encajas, por lo que solo te queda avanzar.

Recuerda esa voz, una y otra vez, y atrévete a dejar brillar tu luz. Y lo puedes hacer de la manera más sencilla: por lo que dices, por lo que eres y por todo aquello que emanas.

Al conectar el cuerpo con el alma, surge una vibración elevada

Todo tiene vibración. Un cuerpo que expermenta el contacto regular con el alma, con el origen que aviva y anima al cuerpo, tiene una vibración diferente a un cuerpo que está plagado de miedo o sentimientos negativos.

Si te sientes cómodo contigo mismo y te aprecias por quién eres, con tu fuente y tu singularidad, esta sensación emanará hacia los demás, aunque no les digas nada.

La alegría que emana de tu luz interior se transmite a los demás como una fuerza inspiradora. Fuente: Pixabay.

De todos modos se verá quien eres y lo que transmites con tus ojos y tu campo de energía, estés donde estés. En realidad, nunca puedes ser realmente invisible, tu energía  siempre está ahí, no se puede ocultar.

Cuanto más te atrevas a tocar tu ser terrenal con tu alma, más impacto exterior tendrá, y vivirás tu vida de manera diferente, sin apegarte tanto a las cosas que no te nutren o no que no van con tu forma de ser.

Verás que te vuelves más poderoso, tanto en lo que quieres como en lo que no. Tu alma se torna cada vez más visible para el mundo exterior y, debido a eso, tu luz brilla con más fuerza.

Ten en cuenta siempre que esta luz invitará a otras personas a creer en sí mismas y también a comenzar a irradiar su propia singularidad individual, ya que luz de tu alma no es competitiva ni combativa.

Por último, piensa en una situación de tu vida diaria en la que percibes que retienes tu luz interior, en la que te retienes y no te dejas ver.

¿Qué pasaría si permitieras que se viera tu luz? ¿Si estuvieras completamente relajado en la situación y no reprimieras esa luz? ¿Qué pasaría si no te contuvieras, sino que te permitieras ser más espontáneo? ¿Qué dirías y harías?

DE ahora en adelante permítete ser más espontáneo, deja que tu alma te indique el camino. Fuente: Pixabay.

Date cuenta de que si permites que la energía de tu alma entre en tu humanidad, vas a expresar tus sentimientos en un lenguaje sencillo y honesto, y eso no siempre es lo que se llama «políticamente correcto».

A veces puedes sentirlo de manera muy espontánea: “No, no tengo ganas; no, no quiero hacer esto».

También es importante expresar estos sentimientos en relación con los demás y tener muy claro dónde están los límites.

La energía del alma

La energía del alma funciona por su verdadera naturaleza, al igual que el niño que hay en ti, que tiene sentimientos claros sobre lo que quiere y lo que no quiere. Cuando permites que esa vibración superior, esa energía enrarecida se manifieste, te vuelves tan humano, que haces uso del lenguaje de tus emociones, de tu niño interior.

¿Te fías de él?

Esa energía viene de adentro, ¡es real!

Entonces te vuelves espontáneo en el sentido más puro de la palabra, porque entonces estás escuchando tus sentimientos y expresándolos.

Y cuando haces eso, le das a la otra persona espacio para expresar a su vez sus propios sentimientos, mientras te mantienes fiel a ti mismo. Nunca aceptes que te encajen en un molde que no te conviene.

Debes saber que es el deseo más profundo de tu alma estar aquí y ahora a través de tu cuerpo terrenal, y ser expresado y visible a través de todo lo que es terrenal.

Tu alma quiere abrazar la vida terrenal, hacer de ella algo placentero y nuevo, y desprender chispas de conciencia en la Tierra.

Esto puede ser una fuente de alegría, y aunque también puedes atravesar por miedos que te obstaculizan, atrévete a dar siempre un paso adelante.

De hecho, no se puede volver atrás, porque cuando experimentas el poder de tu alma en tu vida diaria, esencialmente sientes que estás siendo llevado hacia adelante sin poderlo evitar.

Recuerda: la luz quiere expresarse y sabe cómo, si te atreves a decirle que sí.

Gracias por tu presencia y por esta cercanía que siento profundamente en mi corazón.

Yeshua»

Mensaje canalizado por Pamela Kribbe.

Puedes ver el mensaje original haciendo clic en el siguiente enlace:

https://sananda.website/yeshua-via-pamela-kribbe-april-19th-2021/

Traductora: Fanny Zapata, redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca en hermandadblanca.org

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx