Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » George Gurdjieff, biografía y mandamientos

George Gurdjieff, biografía y mandamientos

george gurdjieffLas posibilidades del hombre son inmensas. Ustedes no pueden ni siquiera tener una idea de lo que un hombre es capaz de alcanzar”.

Ese es George Gurdjieff. Denominado por sí mismo: “Un simple Maestro de Danzas”. Su obra es importante en las ramas de la música y principalmente en la literatura, donde destaca su trabajo Encuentro con Hombres Notables, un viaje que realizó a Asia, lugar donde conoce a varias personas con las que crea el grupo Los buscadores de la verdad, a quienes guía hacia un crecimiento humanitario y espiritual.

La Fundación Gurdjieff Caracas (uno de los cuatro miembros fundadores de la Asociación Internacional de Fundaciones Gurdjieff), registra 1866 como el año de nacimiento de Gurdjieff, en Alexandropol, Armenia, cerca a las fronteras de Rusia y Turquía.

En su infancia destaca su vida espartana imbuida por su padre, además de un complejo crecimiento con necesidades. El mismo autor en el libro Relatos de Belcebú, describe una vivencia con su abuela, que lo alertó cuando le dijo en su lecho de muerte “tú, el mayor de mis nietos, ¡escucha! y acuérdate siempre de mi última voluntad: en la vida, jamás hagas nada como los demás, o bien, no hagas nada en absoluto”.

De niño hablaba turco, armenio, ruso y griego. Estudió en la escuela municipal rusa, gracias a que despertó interés en el padre Borsh, un integrante de la Iglesia ortodoxa de alto rango, pero que vivía con modestia. Su familia le dijo a George que sería sacerdote o médico, así, el padre Borsh se encargó de entrenarlo en disciplinas como matemática, química, astronomía, historia, teología, anatomía y fisiología.

El viaje a Tiflis

Con 17 años se encuentra en Tiflis como empleado del ferrocarril. Conoce a su primeros compañeros con intereses en el ocultismo. Sarkis Pogossian y Abram Yelov son uno de ellos. El insistente interés de estos tres amigos por lo “paranormal” provocó que George Gurdjieff se encantara por la “búsqueda de la verdad” y pensaba que estos sistemas filosóficos estaban escondidos en alguna parte.

En las ruinas de Ani, encuentran la primera clave. Entre unos pergaminos descubren una referencia a la “Hermandad de Sarmung”, una sociedad secreta que sugería que había sido escuela de los aisores, entre Urmia y Kurdistán.

PUBLICIDAD GOOGLE

Gurdjieff decide viajar a este lugar para explorar, con la meta de encontrar un monasterio y ser aceptado en él.

Lo que sucede luego de esto es incierto, pasa 20 años entre el Cáucaso Sur y Asia, donde adquiere el pensamiento que sería plasmado en sus libros.
Encuentro con Hombres Notables

En el año impreciso de 1895, un grupo de arqueólogos, ingenieros, músicos y filósofos, siguen a Gurdjieff en viajes aleatorios. Se dice que contactó con líderes y poderosos de organizaciones herméticas, políticos, religiosos, místicos, ocultistas y filósofos, cuyo acceso era restringido para los hombres ordinarios. El príncipe ruso Yuri Liuboviedsky, se convierte en su mejor amigo, con quien compartió un mapa de Egipto “antes de las arenas”.

Entre 1898 y 1899, con los ojos vendados es conducido al Monasterio Sarmung, donde George Gurdjieff comprende a profundidad las Danzas Sagradas, el Eneagrama y los números. De esta experiencia no se tienen comprobantes históricos y el pensador no dio nunca la ubicación de este lugar, por ende, es tomado este evento como una alegoría.

El Tibet

Alrededor de 1900, en el Tibet estudió danzas rituales, medicina y técnicas psíquicas. Luego de una refriega entre tribus, regresa herido de bala y en este momento intensifica la búsqueda del autodominio, asumiendo el sentido de la responsabilidad.

Entonces sufre el “impulso esera” o amor a sus semejantes; la compasión irá de la mano de la sabiduría y busca el ideal del “buen egoísta”.

En Asia Central recibe por tercera vez un disparo debido a una pelea entre cosacos y gourianos.

El Cuarto Camino

Sus esfuerzos estuvieron orientados a la difusión del Cuarto Camino, una doctrina que forjó junto con Piotr Ouspenski, escritor ruso que apoyó a Gurdjieff en las enseñanzas de su pensamiento en el occidente.

En el libro con el mismo nombre, afirma la enseñanza, que el cuarto camino debe ser encontrado y su búsqueda no es fácil, ya que esta vía es más difícil a los otros tres caminos: el del faquir, un asceta dedicado a las pruebas físicas; el del monje, asceta dedicado a una religión domado por una vida solitaria a través de las emociones y el del Yogi, practicantes de yoga que se enfocan en el intelecto. Estos caminos, según George Gurdjieff, no conducían a nada, respuesta total a su disciplina pensadora, que le dictaba que ni la ciencia y la religión, le otorgaban respuestas a sus preguntas sobre la existencia. Por eso creía que se podía acceder al cuarto camino, un lugar fuera de este mundo donde se podía potenciar el desarrollo individual.

La diferencia entre los tres caminos y el cuarto, es que los primeros están sujetos a formas permanentes; el cuarto no tiene forma determinada, es la síntesis de las tres anteriores, es la comunión del faquir, monje y Yogi a la vez, el control con dedicación las pruebas físicas, emocionales y mentales.

El Instituto Gurdjieff

París termina siendo el lugar en el que Gurdjieff instala un Instituto en una mansión de aristocracia francesa. Apelando a su persuasión, logra un buen negocio para levantar su nueva sede (ya había probado con otras sedes en otros lugares fuera de Francia).

Se construyen salas de ejercicios físicos y danzas sagradas, un teatro, establos y casa de estudios. Se les denominó “Los filósofos del bosque”, dado que las instalaciones se encontraban en medio de bosques y jardines.

Opiniones divididas surgieron de esta congregación, pero logró que lo visitara la “inteligencia” europea. El 13 de diciembre de 1923 se realiza la primera presentación pública de las danzas sagradas en el teatro de los Campos Elíseos, recibiendo buenas críticas.

PUBLICIDAD GOOGLE

Posteriormente sus presentaciones las realiza en Nueva York y Chicago, logrando captar la atención de los periódicos del mundo.

El final

Camino a París en el verano de 1924 sufre un accidente casi fatal. Se recupera sin explicación científica, creando un halo de misticismo alrededor de este evento.

Cambia su labor totalmente, cierra el Instituto y se dedica a escribir Relatos de Belcebú a su nieto.

En 1926 muere su mujer Julia Ostrowska. Gurdjieff se sume en deudas. Inicia a producir su nuevo libro Encuentro con Hombres Notables, cuyas letras son llevadas al cine más tarde.

En 1933 pierde la mansión que albergó durante más de una década su Instituto.

Viaja a Estados Unidos por última vez en 1949, para supervisar sus libros. Su salud empeora y tras realizar la coreografía de su último “movimiento”, el No. 39, se desploma al suelo y es conducido al Hospital Americano de Neuilly, donde rodeado de discípulos dice sus últimas palabras.

“¡Os dejo metidos en un lío!”

Fue en la mañana del 29 de octubre de aquel 1949 cuando Gurdjieff abandonó los diálogos con la vida terrenal. Fue enterrado en Fontainebleau, Avon, al lado de su madre y de su esposa.

Al frente de la ceremonia, Jeanne de Salzmann, una de las pocas mujeres seguidoras de Gurdjieff, dijo a sus discípulos:

“Cuando un maestro como el señor Gurdjieff desaparece, no puede ser reemplazado”.

 

 

 

George Gurdjieff, biografía y mandamientos

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Eva (Redactora GHB)

Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend