La Esencia Metafísica: Aproximación al problema del SER -Parte 3

Kevin 333
Kevin 333

metafísica aproximaciones al problema del ser parte 3 ID176975 - hermandadblanca.org

Con todo lo visto sobre metafísica general (ontología), y sus métodos en las entradas anteriores, quedan por dilucidar cuestiones constitutivas del Ser, la esencia y la Realidad. Así, la tarea del metafísico es buscar conocer el ser del ente con el fin de intentar comprender ¿Por qué hay algo? y hallar sus relaciones con los fenómenos del mundo sensible e incluso con la nada. Así pues, conviene ahora hacer unas distinciones básicas, permitiendo esclarecer la cuestión del problema del ser.

¿Cuál es la diferencia entre el Ser y el Ente?

pipa aproximaciones al problema del ser parte 3 ID176975 - hermandadblanca.org

Este es uno de los puntos más oscuros, para la mayoría de los pensadores y metafísicos occidentales a lo largo de la historia. Debido a que muchos han confundido el Ente con el Ser, de modo que si nos preguntamos por todo el universo de cosas posibles (o cualquier otra realidad trans-humana), lo único que afirmaríamos en común a ellas, es que simplemente SON. En otras palabras: participan del SER. Empero, no todo lo que ES tiene el mismo “nivel” de existencia, por ejemplo: tú, tu móvil, pinocho, un demonio, un electrón, el amor, o la justicia SON, pero no son existentes de la misma manera y difieren en sus modos de ser.

Por ello, se habla de objeto material (Id quo) y el objeto formal (formale quod). El primero indaga de qué está hecha la cosa y remite al ente ontológico, mientras que el segundo indaga al objeto en virtud del pensamiento y el modo de concebir esa cosa que se estudia y cómo se manifiesta a los sentidos, la mente y a la consciencia a través de los métodos de la metafísica.

Una  vez tenido claro que el Ente (ens) es todo aquello que es siendo, o que ES. El SER seria aquel fundamento, o hecho que permite que cualquiera de las cosas (ens) dadas en lo real -independiente de su naturaleza- Sean o existan. De allí que el SER no pueda conceptualizarse, y constituya un misterio poético –de la misma manera que la Nada-, una “fuerza y fuente eterna de emanación de todo en cuánto hay” 

Por otra parte, el ser dota de existencia a aquello que aparece, y en tanto que es captado por el humano; se dota de sentido. Por ende, el ser no es un concepto ni un predicado de los entes, sino más bien una condición existencial, ya decía Kant (tr.2006):

Evidentemente, «ser» no es un predicado real, es decir, el concepto de algo que pueda añadirse al concepto de una cosa. Es simplemente la posición de una cosa o de ciertas determinaciones en sí. En su uso lógico no es más que la cópula de un juicio. (p. 503)

En efecto, el problema del ser puede responderse de múltiples maneras. Ya sea de manera racional, o incluso irracional. El ser permea todo lo que existe y se resbala, desapareciendo o apareciendo fantasmagóricamente ante la psique, captado como una metáfora. Cada uno de nosotros le dota de sentido, en virtud de sus condiciones, su libertad y su deseo.

¿Cuáles son los modos de Ser en metafísica?

metafísica kant aproximaciones al problema del ser parte 3 ID176975 - hermandadblanca.org

El Ser tiene sus modos de expresarse a través de los entes en virtud de 6 dimensiones. Clásicamente, en metafísica se le conoce como los moddi essendi, tales son:

  1. Res (la cosa, la realidad): se refiere al atributo extrínseco a la conciencia, es decir aquello que aparece y a lo cual, otros entes se pueden oponer. De allí que todo lo que es (Ens),  tenga existencia y realidad; pero ésta expresa inmediatamente su forma de ser, su esencia o quididad.
  2.  Aliquid (el algo): es también una dimensión extrínseca, de allí que todo lo que Es o sea Algo (un mounstruo, un sueño, un viaje astral, un ángel o el dios Neptuno), es un Ente, y puede preguntarse por su realidad o “cosidad”, si es uno o múltiple, si es verdadero o falso y si es bueno o malo.
  3. unum (lo uno): Este modo de ser o atributo remite a lo indiviso, por lo que es una propiedad intrínseca y constitutiva de la cosa. También versa sobre  al aspecto cuantitativo del ente, -estudiado por los pitagóricos-. Su fundamento es el principio de identidad.
  4. Verum (lo verdadero), esta  propiedad es conveniente al entendimiento, y remite a lo gnoseológico, este atributo permite discernir entre la veracidad o la falsedad de un ente o realidad.
  5. bonum (lo bueno): es conveniente a la voluntad y remite a lo práctico de la metafísica, a la ética. Asimismo permite discernir sobre la bondad o maldad de cualquier acción y/o entidad.
  6. Pulchrum (lo bello): es el atributo que compete a la dimensión estética de una cosa.

También puede agregarse el nihil, como aquella dimensión que remite a la nada, a las negaciones de las formalidades entre entes (y se opone al aliquid), es decir, a las diferencias de una cosa respecto a otra, p. ej: la sustancia de tu mascota, no es la misma que la de tu vecino ni la misma sustancia tuya. También la nada, seria la concepción de algo sin esencia, hasta el grado más informe e indeterminado del Ser.

Por otra parte, para el Idealismo de Kant, los trascendentales no serán ya propiedades de los entes o cosas, sino las condiciones que posibilitan el conocimiento de dichas cosas. Tales condiciones son A priori y son aportadas por el sujeto, tales son: el espacio, el tiempo, y las categorías o conceptos puros del entendimiento, por las cuales se predican y se entienden todas las cosas que se perciben en el mundo.

En otros términos, los trascendentales kantianos, son aquellas condiciones subjetivas, psicológicas y epistemológicas por las cuales se rigen las cosas. A esto se refiere el famoso “giro copernicano de” la filosofía.

Con todo lo visto, podemos afirmar que los moddi esenddi o propiedades trascendentales, manifiestan la misma naturaleza de aquello que se intuye o se aprehende en la consciencia, es decir: el ente; desde diversos puntos de vista, de acuerdo a la esencia de lo captado. Empero ¿qué es la esencia?

¿Qué es la Esencia?

esencia fractal aproximaciones al problema del ser parte 3 ID176975 - hermandadblanca.org

La esencia ha sido entendida de varias maneras a lo largo de la historia de la metafísica, en primera instancia la esencia responde al qué de una cosa, en otras palabras, responde a la pregunta ¿qué es «x» cosa? de allí que la definición sea también considerada Esencia en la esfera ideal o lógica. Ahora bien, La esencia es aquello que dota de forma a un ente, es decir, es lo que hace que una cosa sea lo que es, y no lo hace ser otra cosa. Ella dota de diferencia a un ente respecto a otros seres.

La esencia se expresa –comúnmente– en la materia, sin embargo, en metafísica, la esencia no depende de la materia para ser; ya que puede existir sin ésta, como p-ej: Dios o un ángel o un complejo del inconsciente. Por otra parte, la esencia es aquello que constituye una cosa, responde a su causa formal, por lo que está estrechamente relacionada con la existencia y con los Principios Onto-Lógicos. De modo que si se prescinde de la esencia sobre la materia, se tendría la indeterminación pura, asemejándose a la nada. Así, según Spinoza (tr. 1987):

«Pertenece a la esencia de alguna cosa aquello que, siendo dado, pone necesariamente la cosa y que, no siendo dado, la destruye necesariamente, o aquello sin lo cual la cosa no puede ser ni ser concebida y que, viceversa, no puede sin la cosa ser ni ser concebido» ( Eth., II, def. ii).

Como se puede intuir, la esencia es una cualidad constitutiva de lo real en función de aquello que, es condición posible; dentro del universo material; ya sea por principios matemáticos, psíquicos e intuibles que no impliquen contradicción. De allí que por ejemplo el enunciado reflexivo de: «si dios es omnipotente, ¿podría crear una cuchara indestructible que ni él mismo pueda destruir?» carecería de sentido, en virtud de una idea inadecuada al no entender la esencia y el principio de incomposibilidad.

Tipos o especies de Entes en Metafísica

Esencia aproximaciones al problema del ser parte 3 ID176975 - hermandadblanca.org

Según lo planteado, y también acorde a la experiencia ordinaria, puede decirse que no existe solo un tipo de ente, sino varias especies. A lo largo de la historia, muchos filósofos han propuestos diversos tipos y clasificaciones de los entes. Sin embargo, se abordaran los principales, a saber: el ente real, racional, moral y cultural.

  1. El Ente Real (ens reale): también es llamado ente material, aquí se encuentran todas aquellas cosas propias de la naturaleza y de la física, su existencia es independiente de la razón. (aquí se funda el realismo ontológico)
  2. El ente racional (ens rationis): también llamado lógico, y comprende todos aquellos entes que existen en la mente y por el psiquismo humano. Se encuentra también todos los procesos cognoscitivos y concpetuales, y particularmente pienso que se encuentran los complejos y los arquetipos del inconsciente.
  3. El ente  moral (ens morale): corresponde a la metafísica como saber práctico, y comprende a todos los objetos y acciones (aliquid) captados por intuición volitiva como buenos o malos acordes a las particularidades del psiquismo de cada persona.
  4. El ente cultural: también llamado artificial, porque comprende a todo aquello que es construido por el lenguaje y la cultura, ya sea el arte de una sociedad, la técnica u objetos cotidianos como un tenedor, un arma de fuego, o el modo de crianza de los hijos.

Con todo esto, es necesario distinguir que la unión entre esencia y existencia (posición de un objeto espacio temporal) constituye el concepto fundamental del ente ontológico u ente categorial (porque se le pueden predicar cosas reales). Mientras que existen esencias que solo son intuibles intelectualmente. Estas últimas también existen, pero no de manera física, sino que tienen una realidad formal o lógica; de allí que sea innegable la existencia de dios como substancia segunda.

Esencia y Principios Ontológicos

Leibniz esencia aproximaciones al problema del ser parte 3 ID176975 - hermandadblanca.org

En conjunto con las nociones trascendentales, se dan además algunas verdades primordiales que acompañan la noción del ente. Tales verdades fueron llamadas “axiomas” por Aristóteles. Asimismo son los principios lógicos supremos que representan una base sobre la cual se puede construir el conocimiento, ya que estos no necesitan ser demostrados, son verdades inmediatas que captamos a priori y por lo tanto no tienen ninguna contradicción o ambigüedad que nos pueda llevar a un conocimiento falso.

  1. Principio de identidad; este principio nos dice que una cosa es idéntica a sí misma. Se simboliza (A es A)
  2. Principio de no contradicción; este principio nos dice que una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto. Se simboliza (A es A y no es B)
  3. Principio de tercero excluido; entre el ser y el no ser no hay términos medios. Se simboliza (A es A o es B pero no es C)
  4. Principio de razón suficiente; este principio no fue propuesto por Aristóteles sino por el filósofo alemán Leibniz; que nos dice que una cosa para ser lo que es, debe reunir las razones suficientes y necesarias que lo justifiquen, por lo tanto este principio se evoca a la realidad, todo tiene una razón de ser.
  5. Principio de composibilidad: este principio es formulado también por Leibniz y refleja que todo lo que existe tiene que ser posible o tiene una tendencia a existir. O en palabras de Leibniz (citado por Ferrater, 1964) «Si no hubiese alguna inclinación inherente a la naturaleza de la esencia a existir, nada existiría.» (p. 556).

De esta manera, llama mucho la atención los principios 4 y 5, porque en virtud de ellos; el hombre se apertura a comprender los aspectos circunstanciales y esenciales que acontecen en su vida, como por ejemplo una enfermedad, la cuál tendría una razón de ser; y sentido de homeóstasis de la psique (ente racional) para poder cambiar los patrones conductuales no operativos así como los neuróticos, que han venido influyendo inconscientemente a la persona y que por inervación se expresa en síntomas.

Asimismo para comprender y diferenciar lo que realmente quieres, en relación a lo que recibes de tu entorno accidental; en función de tus comportamientos, para que tu esencia y existencia no vayan aconteciendo en la contradicción del deseo de tu ser, y los comportamientos que traban dicho deseo haciéndote menos libre.

Para finalizar, los modos de ser y los principios ontológicos nos ayudan a discernir sobre la esencia, existencia, veracidad, bondad o belleza de cualquier tipo de entidad, realidad y dogma religioso que se manifieste a través del ser de la vida, con el fin de ser más críticos y libres.

Autor: Kevin Samir Parra Rueda, redactor en la gran familia de Hermandadblanca.org

Más información en:

  • Aristóteles (tr.1978). Metafísica. (6ta ed.). Buenos Aires: Porrúa S.A. traducción de Francisco Larroyo.
  • Ferrater, J. (1964). Diccionario de Filosofía. (5ta ed.). Buenos Aires, Argentina: Editorial Sudamericana.
  • González, A. (1967). Tratado de metafísica: Ontología. (2da ed.). Madrid, España: Gredos, S.A.
  • Kant, I. (1787-2006). Critica de la razón pura. (2da. Ed.). México: Taurus. Sexta reimpresión 2006.
  • Spinoza, B. (tr.1987). Ética demostrada según el orden geométrico. Madrid, España: Alianza editorial

1 comentario

  1. Sinceramente quedo asombrado con cosas que no son de metafísica.Y metafísica no se explica con ciencia.Y utilizamos el yo soy.no el ser.esto es más una intención de desprestigiar a la meta física.Dios no lo puedes explicar.en si caiste en el mismo que los teólogos. Conny Méndez tienes que leer.ya una maestra ascendida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx