Las tres etapas del despertar: Ilusión – Transición – Realidad

Rafael Bueno
Rafael Bueno

ilusionista las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Me gusta pensar en el proceso de despertar de la humanidad como un proceso de tres etapas: ilusión, transición y realidad. Tal vez sea porque la mente humana siempre trata de descomponer las cosas que no entiende en partes más pequeñas con el fin de alcanzar su comprensión. Por eso siempre buscamos separarlo todo en componentes, elementos, etapas, fases, o cualquier otra forma de separación. Para estudiar cada parte y poder así entender el todo. Lo hacemos así porque así lo aprendimos a hacer.

Tal vez exista otra manera que aún no conocemos y que se base en la integración y no en la descomposición, pero no la conozco. Por eso, me apego al método conocido de descomposición del todo en partes más pequeñas…

Mi punto aquí es que veo el despertar de la consciencia como un proceso el cual puedo descomponer en etapas. A mí me gusta utilizar tres etapas: ilusión, transición y realidad, porque cada una de ellas señala una perspectiva diferente, una forma diferente de interpretar la realidad basada en lo que se cree y en lo que se sabe. Y de las creencias ya he hablado ampliamente en este artículo

Etapa I: La ilusión de que estamos aquí para sobrevivir

La primera etapa es la ilusión. Esta etapa representa nuestro punto de partida en el proceso de despertar. Esta es la etapa de las consciencias dormidas porque, cuando está en esta etapa, el ser humano cree muchas cosas y sabe muy pocas. Y una de esas creencias, tal vez la más dañina que pueda tener, es que el ser humano está aquí para sobrevivir. Por eso, en esta etapa de la evolución de su consciencia, el ser humano no vive, sino que sobrevive. Y lo hace porque cree que la vida se trata de eso: de sobrevivir. Esa es la ilusión…

supervivencia las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Esa ilusión lleva a los seres humanos a creer que todo lo que importa en la vida es el alimento, un techo y algo de placer, que pueden encontrar en el sexo, la bebida, las drogas o los deportes, entre otras opciones. Esta creencia de que la vida se trata de sobrevivir, mantiene a muchas personas hipnotizadas, viviendo bajo un sistema social que las explota, las utiliza, se aprovecha de ellas y las descarta cuando ya no son de utilidad para los intereses del propio sistema. 

Y detrás de la ilusión está el control. La ilusión se fundamenta en hacer creer a las personas que la vida es sobrevivir y nada más. Así vemos a millones de personas que han dedicado su vida entera a trabajar para sobrevivir en el sistema. Personas cuya razón de seguir viviendo es pagar la hipoteca, comprar la comida, y tomarse los tragos, acostarse con alguien, fumar, drogarse o ver los deportes en la televisión. Y así se les escapa la vida hasta que, al alcanzar cierta edad o cierto grado de deterioro en sus cuerpos biológicos, son despedidas y dejadas a su suerte, dependiendo de una minúscula pensión en el mejor de los casos. 

El sistema en el que vivimos es un sistema que promueve la supervivencia como eje de la vida. Y eso es una ilusión. Pero, las personas que creen que así es, que están aquí para sobrevivir, defienden con fiereza ese sistema, incluso sabiendo que en algún momento les llegará su tiempo de obsolescencia, y que quedarán a su suerte. Pero asumen eso como su destino, porque parte de su creencia es que si no son de utilidad, deben ser descartados. La supervivencia del más apto, pues…

Etapa I: La ilusión de que todo lo que existe es lo físico

Otra creencia que mucho daño nos ha hecho como humanidad, es la que nos dice que todo cuanto existe es el mundo físico. De que detrás de la muerte del cuerpo biológico no hay nada más. Esta creencia va de la mano con la anterior, la que nos dice que estamos aquí para sobrevivir porque, si esto que podemos percibir con nuestros sentidos es todo lo que existe, la muerte de nuestros cuerpos biológicos es el fin, lo que convierte a la supervivencia en nuestra razón de existir. 

El hecho de creer que todo lo que existe es el mundo físico, nos convierte en seres materialistas. Es por eso que nuestra atención está centrada principalmente en lo material. Comida y techo se convierten en el eje sobre el cual gira nuestra existencia. Y cualquier otro bien material que podamos obtener se convertirá en algo valioso para nosotros. Incluso, en muchas ocasiones puede llegar a ser más valioso que la vida de otro ser humano. La vida de un ser humano no tiene ningún valor de cara a alguna posesión material que tengamos. De hecho, de ahí viene ese deseo insaciable por tener, de cual ya he hablado en este artículo

comprar las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Y nuestro modelo social promueve lo material por encima de lo humano. Muchas decisiones se toman en función de su costo en moneda o bienes materiales más allá del impacto que tengan para los seres humanos. Y de esta falsa creencia de que todo lo que existe es el mundo material se desprenden otras creencias, como aquella que dice que «no hay suficiente para todos«, lo que nos conduce a otro vicio de nuestra sociedad que es la competencia…

Etapa I: La ilusión de la propiedad

Una tercera creencia altamente tóxica para la espiritualidad del ser humano es la propiedad. Creer que se posee algo no es más que una ilusión alimentada por la creencia de que estamos aquí para sobrevivir y que lo material es lo único que existe. En esta primera etapa que representa la ilusión, no somos capaces de ver que todos somos uno y parte de lo mismo. Nos vemos como entidades separadas del resto de la creación, que viven una vida de una sola oportunidad. Si perdemos esa vida, dejamos de existir…

Por tanto, con el fin de garantizar nuestra supervivencia, buscamos apropiarnos de todo aquello que consideramos indispensable para la vida. La palabra clave aquí es «asegurar«. Empezamos normalmente por lo más básico que es comida y techo. Es decir, buscamos «asegurar» comida y techo. Pero poco a poco vamos ampliando nuestro espectro de necesidades a otros ámbitos, como lo puede ser el sexual. Entonces, para satisfacer nuestras necesidades sexuales buscamos apropiarnos de otro ser humano que nos lo «provea«, a través de una relación de pareja.

relaciones de pareja las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Nuestro modelo social promueve fieramente el sentido de propiedad, así como la falsa sensación de seguridad que detrás de ella se esconde. Y la esencia de la propiedad no se limita solo a lo material, sino que se extiende a ámbitos más subjetivos como lo son los sentimientos. 

Nuestro sistema social perpetúa las ilusiones

La supervivencia, el materialismo y la propiedad son tres falsas creencias que representan tres de los pilares sobre los cuales se sostiene nuestro sistema social para perpetuarse en el tiempo. Y nuestro sistema social representa el marco de referencia sobre el cual se sustenta la interacción entre los seres humanos. Lo irónico es que, quienes defienden a ese sistema, son sus víctimas, aunque aún no se hayan dado cuenta porque sus consciencias siguen dormidas. 

Tenemos que, por ejemplo, nuestro modelo social que otorga poderes y privilegios casi ilimitados a quienes han logrado amasar grandes fortunas, aunque muchas de ellas, si no es que todas, hayan sido obtenidas gracias a la explotación de los seres humanos que creen en la supervivencia, en el materialismo y en la posesión. Irónico ¿no es así?

Históricamente, cada vez que un ser humano o grupo de seres humanos han tratado de crear una propuesta de cambio o un modelo social diferente, más humanista que materialista, más alineado con el proceso de evolución de la humanidad, esta ha sido descalificada, vilipendiada e incluso aplastada y destruida por el propio sistema, el cual sabe que no puede coexistir con un modelo social humanista, ya que eso representaría su fin. 

La descalificación y el vilipendio siempre han sido las armas preferidas del sistema porque, de esa manera, sus propios adeptos se encargarán de hacer desaparecer cualquier iniciativa tendiente a ayudar a la humanidad a despertar. Las falsas creencias se perpetúan gracias a que el sistema las impulsa y promueve, mientras que las amenazas al sistema son eliminadas por sus propios adeptos, quienes ven cualquier otra forma de vivir que no sea la supervivencia como una amenaza para su estatus, cualquiera que este sea. ¡Vaya ironía!

Etapa II: La Transición

Pero no todo está perdido. Creo que en la historia de la humanidad siempre han habido seres humanos cuyas consciencias han estado despiertas, y que han sembrado a través de las eras las semillas para el despertar de las consciencias. Puede que en el pasado no hayan sido muchas, al menos de acuerdo con la historia que nos han contado, pero lo importante es que las ha habido, y las hay aún en nuestros días. 

Estas personas han sido luces en un mundo que ha vivido en tinieblas hasta ahora. Y cuando han aparecido a lo largo de la historia, han encontrado en otros seres humanos tierra fértil para sembrar la semilla del despertar. Gracias a ellas estamos viviendo nuestro momento actual, que es un momento de despertar colectivo. Gracias a ellas hemos ingresado en un período de transición. Un período en el que la humanidad es capaz de percibir las dos caras de la moneda

dos caras de la moneda las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Por un lado tenemos al mundo de la ilusión, perpetuado por el sistema, y cuyo único objetivo para la humanidad es la supervivencia. Y por el otro lado tenemos el mundo posible que estas consciencias despiertas nos han dibujado. Un mundo en el que la humanidad ya no está dividida. Un mundo en el que el bienestar de todos está por encima del interés personal. Un mundo en el que seres humanos y la naturaleza coexisten de forma armoniosa. Un mundo fuera de la caja que representa nuestro sistema actual.

Entonces, las personas que escuchan y se interesan por entender el mundo fuera de la caja que representa nuestro sistema social, son las personas que se encuentran en la transición. Estos seres humanos, acostumbrados aún a vivir bajo las normas del sistema, empiezan a cuestionarlas y a cuestionar toda nuestra historia, lo que los llevará inevitablemente en algún momento de sus vidas a darse cuenta de que mucho o todo de lo que creían no era verdad. 

Etapa II: Cada vez hay más personas en esta etapa

Las personas que se encuentran actualmente en una transición hacia el despertar, aún sostienen algunas de las falsas creencias que los mantienen esclavos del sistema social, pero también empiezan a ver la verdad detrás de la ilusión que promociona ese sistema. Así mismo, empiezan a sentir curiosidad por saber cómo sería nuestra realidad si manejáramos algunas cosas de manera diferente

En la medida que se van incorporando más seres humanos a la etapa de transición, empiezan a aparecer alrededor del planeta maneras diferentes de hacer las cosas, impulsadas por esas consciencias que ya empiezan a despertar, y tal vez por algunas que ya han despertado. Pero, al mismo tiempo, aparece una fuerte oposición por parte del sistema, que se opone, obstaculiza, descalifica, vilipendia y se burla de cualquier otra manera de hacer las cosas diferente a la establecida.

protestas las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Y eso es ampliamente visible en nuestra realidad actual, para quien tenga el deseo y la intención de observarlo. Propuestas y teorías que en el pasado fueron descartadas por parecer absurdas y descabelladas, producto de la campaña de descrédito del propio sistema, empiezan a tener sentido cada vez para más personas en la actualidad, lo que termina derivando en propuestas de cambio para el sistema y en una lucha a nivel social. 

Etapa III: La Realidad

En esta etapa, el ser humano ya es plenamente consciente de la manipulación que el sistema ejerce sobre buena parte de la humanidad. Observa a su alrededor y solo mira personas infelices, haciendo cosas que no les agrada, sin ser dueñas de su tiempo, persiguiendo algo que nunca consiguen, y que creen que les dará seguridad, felicidad y paz, aunque en realidad eso que persiguen es más bien como la zanahoria que colocan delante del caballo para que este avance. 

Los seres humanos despiertos intentan comunicar las cosas de las cuales ellos ya son conscientes a todos por igual, hasta que se percatan de que «el maestro solo puede llegar cuando el alumno está listo«. Esto significa que, muchas veces, la manera como ellos decodifican la realidad solo puede ser entendida por aquellos que ya han alcanzado la etapa de transición. Por eso, son más selectivas en el proceso de dar a conocer lo que saben, pero permitiendo que quienes están buscando encuentren lo que ellos están ofreciendo. 

sermon las tres etapas del despertar ilusion 8211 transicion 8211 re i221596

Estos seres humanos pueden ver el mundo como realmente es, porque ya no están sometidas al control del sistema. Así que se dan cuenta de la manipulación, aunque pude que se sientan algo solos, ya que vienen a ser la minoría entre toda la humanidad. Sin embargo, usan su intuición para acercarse a aquellas personas que están listas para escuchar lo que tienen que decir, así como se alejan de aquellas que aún no lo están. 

Otra característica particular de los seres humanos que están en la tercera etapa, es que están en capacidad de crear su propia realidad, más allá de que la realidad colectiva sea o no caótica. Estos seres humanos saben que su realidad depende de lo que hay en su interior, así que se esfuerzan por limpiar todo aquello que distorsiona sus creaciones. Están en un continuo proceso de limpieza y purificación interior.

¿Dónde está cada quién?

Vivimos en una realidad ilusoria controlada por un sistema social creado para tal fin. Es una gran ilusión forjada en base a falsas creencias que han sido programadas en nuestras mentes y que no nos permiten ver lo que en realidad está ocurriendo. Y puede que te estés preguntando en cuál de las tres etapas te encuentras tú, aunque esa no es la pregunta que deberías hacerte. Lo que deberías estar preguntándote es en dónde quieres estar…

Aunque yo no sé en dónde estás tú, sí te puedo decir dónde no estás. No estás en la etapa de la ilusión. Porque si lo estuvieras, no estarías leyendo este artículo. Y, aunque lo hubieras empezado a leer, no habrías llegado hasta aquí, porque en esa etapa, este tipo de información no tiene ninguna importancia. Aquí, como en todo lo que ocurre en nuestra realidad, aplica la «Ley de Atracción«. Así que si llegaste a este artículo, es porque estás listos para entenderlo.

Pero más allá de dónde te encuentras ahora, está la pregunta: ¿en dónde quieres estar? Porque la respuesta a esa pregunta es la que va a determinar lo que está por ocurrir en tu vida. ¿Quieres que todo siga como hasta ahora? ¿Quieres cambiar tu realidad actual? Responder a esas preguntas te va a ayudar a decidir en dónde quieres estar. Porque, creo que ya se acabó el tiempo de la neutralidad que nos mantuvo estancados. Ahora tenemos que decidir si nos quedamos o continuamos…

 

AUTOR: Rafael Bueno, redactor en la gran familia de hermandadblanca.org

3 comentarios

  1. Enhorabuena por el artículo, me parece de una gran verdad y profundidad.
    En base a lo que aquí se expone, aprovecho para expresar que, a pesar de que es importante tener claro la etapa en la que cada cual se encuentra, también sería interesante añadir que más importante aún es respetar el tiempo y el espacio del prójimo, sin necesidad de controlarlo. Cuando una persona realiza, de manera continua, este tipo de actos ¡está exponiendo abiertamente cuáles son sus debilidades! Cada uno de nosotros tenemos infinidad de motivos para continuar caminando por el bonito sendero en el que nos encontramos y, por suerte, también tenemos la posibilidad de cambiar en caso de que no nos sintamos identificados con los pasos que vamos dando. ¡Hay tanto mundo interior por descubrir, explorar y desarrollar¡ Y, tanto mundo exterior para poner en práctica nuestra esencia y experiencia al interactuar con los demás, que no merece la pena invertir la más mínima energía en realizar cualquier tipo de especulación.

    Gracias, amor y bendiciones.

    1. Estoy totalmente de acuerdo con usted, Alicia. Existen, incluso, casos en los que el/la controladora usan estrategias absurdas y torpes enviando a niños inocentes para ejercer el control. En estos casos es fácil descubrir la estrategia del que padece la enfermedad mental ( el controlador) por la falta de picardía del niño. Es muy grave esto que estoy relatando pero ocurre tal cual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx