Los siete símbolos del Mito de la Caverna

Rosmary Guerrero
Rosmary Guerrero

En los Diálogos de Platón hay aproximadamente dieciséis mitos. Cada uno de ellos expresan un aspecto: psicológico, cosmológico, político, antropológico.  En el caso del Mito de la Caverna, pese a ser expresamente educacional, se puede leer en clave psicológica, política-social, epistémica, pues recoge el sistema filosófico de Platón, es decir, narra con imágenes la Teoría de las Ideas.

En esta oportunidad se realizará un recorrido por el lenguaje simbólico que entraña el Mito de la Caverna dando luces sobre lo que significa.

El Mito de la Caverna

 

El Mito de la Caverna es mito más conocido de la filosofía de Platón. Cualquier persona puede leer el mito e interpretarlo desde diferentes claves, pero lo que no cambia es que siempre encuentra una sabiduría, un consuelo para el alma amante de sabiduría. Este Mito se encuentra narrado en La República VII. Es una alegoría que pretende ilustrar en un primer momento la educación y diferenciarla de la falta de educación. Es quizás el momento más sublime del Diálogo La República, porque el mito se introduce justo cuando termina otra alegoría, la de la línea. La Alegoría de la Línea, en cortas palabras, señala que la realidad está dividida por cuatro sesiones: la conjetura, la creencia, el razonamiento discursivo y la inteligencia. Esta alegoría no es propiamente un mito, sino un ejercicio imaginativo para explicar la realidad del conocimiento del hombre y luego sirva como apoyo para entender las claves ontológicas y epistemológica dentro el Mito de la Caverna.

En otra oportunidad se ha dicho que el mito es un vehículo con las grandes verdades, es un lenguaje simbólico custodio de la verdad, hace de mediador entre el Kama Manas y la Intuición, como explicaremos más adelante. Este lenguaje simbólico y esotérico se presenta en el Mito de la Caverna. En la medida de lo posible iremos mostrando los siete símbolos que se hallan en dicho mito y sus claves ontológicas y epistemológicas.

A grandes rasgos el Mito de la Caverna narra el proceso de la liberación de un encadenado que yacía dentro de una caverna. Platón cuenta que en el fondo de una caverna se encuentran hombres encadenados de manos y pies desde su niñez mirando hacia la pared. A pocos metros de estos hombres encadenados hay un muro que los separan de un pasaje por el que transitan otros hombres, los amos de la caverna, con lanzas en cuyas puntas figuran diferentes objetos de la naturaleza. Y más atrás se halla un Fuego que proyecta estas figuritas hacia la pared produciendo Sombras que toman como reales los prisioneros.

Luego de esta descripción del interior de la caverna y la condición en la que se encuentran los encadenados, Platón pasa a relatar el proceso de liberación de una de estas almas. Nos dice que de un momento a otro uno de los encadenados se da cuenta de su condición y convierte toda su alma hacia atrás logrando liberarse de las cadenas y subir hacia la superficie. Sube con dificultad por el camino que conduce hacia la salida. Ve algunos rayos de algo luminoso entrar en la caverna y se guía por éstos.

Una vez afuera de la caverna aunque desee ver la naturaleza y el Sol no lo puede observar directamente, sino a través del agua y por las noches. En las noches mira al cielo y ve los astros, la luna, las estrellas y los planetas que pueden hacerse visible. Hasta que sus ojos se adapten a tan inmenso resplandor y por fin logren ver el sol directamente solo sale de noche. Un día logra abrir el ojo del alma y ver una circunferencia de fuego verdadero y de mayor intensidad que el fuego de la caverna. Ese día contempla al causante de todo lo que existe.

A continuación se le presenta un dilema al recién liberado: volver a la caverna a liberar a sus compañeros o no. Muchos elegirían quedarse fuera de la Caverna y vivir una vida serena y contemplando lo real, pocos bajarían otra vez a la oscura caverna y revelarle la verdad a sus anteriores compañeros de prisión. A estos últimos, dice Platón, le acontecería un fenómeno lamentable, pues al bajar, ver a sus compañeros y contarle la situación en la cual se encuentran, ocasionarían que los encadenados no le creyeran, hasta le mataría para que el liberado no siguiera diciendo “mentiras”. Así, cuenta Platón, muchos Maestros han descendido para liberar a estos encadenados entregando sabiduría y un modo de vida espiritual. Los Maestros que han ascendido por su amor al prójimo bajan para que con su palabra le recuerden a la humanidad la existencia del Sol. Son seres de luz.

Los siete símbolos del Mito de la Caverna

 

20170427 willyhern39164 id125225 el mito de la caverna te quedaras en la oscuridad ignorando la verdade el mito de la caberna - “El Mito de la Caverna” ¿te quedarás en la oscuridad ignorando el verdadero Conocimiento? - hermandadblanca.org

Los siete momentos del Mito de la Caverna

El Mito de la Caverna es un relato altamente esotérico; narra dos mundos, uno dentro de la caverna o sensible (material) y otro fuera de la caverna o inteligible  (espiritual) por el cual debe transitar cualquier alma que desee liberarse y ver al Sol. En el Mito se pudo apreciar que hay una serie de imágenes que representa el camino hacia el conocimiento de las Ideas, es decir, hacia esa realidad eterna, permanente, imperecedera, inmortal, causa de todas las cosas. Veamos cómo se expresan los siete símbolos del Mito de la Caverna y qué significado se le da:

  1. Los presos

El primer símbolo del Mito de la Caverna son los hombres encadenados de manos y pies. Estos presos han pasado toda su vida en esa condición. Representa a la humanidad que no busca su ser espiritual. Se halla en la eterna rueda del Karma, sin saber que girando su alma, como gira los tablones de los teatros griegos, hay un hermoso sendero de luz y esperanza. Los encadenados deben darse cuenta que son almas libres y en ellas hay una chisma de aquella luz del Sol luminoso.

  1. Las cadenas

El segundo símbolo del Mito son las cadenas que amarran a los hombres dentro de la caverna. Las cadenas representan los miedos, el odio, el apego, limitaciones, mentiras, todos los vicios y defectos de la Personalidad que desequilibra el alma. Esta alma cuaternaria es efímera y mutable. Es por esta razón que el alma debe mover esas cadenas, percibir que las posee para que pueda convertir su alma hacia el camino del Dharma.

Sombras

El tercer símbolo del Mito son las sombras que se proyecta en la pared. Se cuenta en el Mito que en las puntas de las lanzas de los amos de la caverna hay figuras de la Naturaleza que son proyectadas en la pared producto de la luz del fuego. Estas sombras representan la apariencia de las cosas, las ilusión en se vive dentro de la caverna. Todo lo que ven los encadenados es una realidad simulada. La verdadera realidad yace fuera de la caverna. La verdad se encuentra en el mundo espiritual, en el cual la idea del Bien es lo real, eterno, imperecedero.

  1. Los amos de la Caverna

El cuarto símbolo del Mito son los amos de la caverna. Estos son los que llevan las figuritas en la punta de sus lanzas causando las sombras en la caverna. Estos representan los falsos políticos y todo aquel hombre de poder que solo desee la esclavitud del alma. Aunque los amos de la caverna no estén encadenados ellos se encuentran dentro de la caverna sin poder ver el Sol. Se encuentran ciegos del alma y atados a sus pasiones. Ellos también pueden liberarse, pero deben soltar sus lanzas, es decir, solar ansias de poder y girar toda el alma hacia el hermoso sendero de la recta acción para contemplar la verdadera luz, esa que no se encuentra en las pequeñas llamas del fuego, sino en la inmensidad del Sol.

  1. El Fuego

El quinto símbolo del Mito es el fuego. Se encuentra entre los amos de la caverna y el camino hacia la salida de la caverna. El elemento fuego es sumamente simbólico, está presente numerosas mitología como un elemento de creación o de destrucción, por ejemplo, el fuego que roba Prometeo a Zeus para entregárselo a los desprotegidos humanos. El fuego en el Mito representa la causa de imágenes ilusoria e irreales producidas por la mente o Kama Manas. El Kama Manas solo produce creencias de cómo son las cosas. Es aquella mente egoísta que divide la realidad y confunde al alma. Pese a que el fuego es hermano del Sol, solo emana una luz menor. Así mismo es el Kama Manas con respecto al Atma. El Kama Manas no sirve para ver las Ideas, pero lanza chismas de luz para despertar el amor por la luz del gran Sol.

  1. La noche

El sexto símbolo del Mito es la noche. Cuando el liberado sube por el sendero fuera de la caverna, al principio no puede ver el Sol, por lo cual espera a la noche para salir y observar la Naturaleza. En la noche se ve los astros, las estrellas, los planetas y la bella luna, cuya luz proviene del Sol. Esta alma liberada contempla la geometría sagrada que existe en aquellos astros. Se encuentra cerca de conocer la causa de todas las cosas. La noche representa la contemplación de los objetos matemáticos a través del pensamiento discursivo, como dice Platón, o del Manas a un paso el ser Budhi. En la noche se mueve el alma más rápida antes de ser iluminada.

  1. El Sol

El séptimo símbolo es el Sol. Es un astro utilizado por muchas culturas para representar la divinidad suprema. El Sol en el Mito es el Bien supremo, causa de todas las cosas, es lo que le da Vida a todo cuanto existe. Lo Bello, la Verdad y la Justicia son arquetipos para acercarnos a la IDEA DEL BIEN. Solo el que está en contacto con este Bien puede comprender qué es y de cuánta es la inmensidad luminosa. Pero Platón comenta que el Sol es aquel fin al cual el alma encadenada logró sentir en su interior y la impulsó a liberarse.

La Sabiduría y los sabios

 

maestros 502×4051 300×242.jpg - Mensaje de los Guías: Alineando su mente y Corazón - hermandadblanca.org

Los Maestros son almas puras y libres que en cada época encarnan par entregar Sabiduría y Amor a la humanidad.

De esta manera, en el Mito de la Caverna se presentan siete símbolos que representa la realidad, tanto la material o mundo sensible, como la espiritual o mundo inteligible. La Caverna es ese mundo sensible donde se hallan hombres encadenados viendo las sombras de figuras que colocan los amos de la caverna con ayuda del fuego que las proyecta. Según Platón, esa pared en la cual se proyectan las sombras es el estado de Ignorancia, es decir, el momento cuando el hombre no tiene ningún deseo por conocer, se conforma con esa realidad en oscuridad. Ahora bien, entre el estado de ignorancia y la Sabiduría de la Idea del Bien encontramos la Instrucción. Este sendero de la Instrucción es propio del Filósofo. El filósofo utiliza el Manas o sigue los escasos rayos del sol que entran por entre la Caverna para encontrar la salida y salir a la superficie. En el último estado el Kama Manas no permite el acceso al plano espiritual, solo se hace la Intuición. La Intuición es la captación inmediata de la realidad superior, en cuyo Mito se expresa la mayoría de esta Sabiduría, el máximo conocimiento de sí y del mundo.

Grandes Maestros han ascendido, han visto la luz tan brillante del Sol y en alguna época desciende para darnos un mensaje de amor propio y amor al prójimo. Cuando no encarnan sólo se manifiestan en almas puros y éstas transmiten sus mensajes. Buda y Jesús fueron uno de los Maestros que ascendieron de la caverna. Seres iluminados que nos dejaron grandes enseñanzas para nuestra evolución espiritual, mostraron el sendero hacia la recta acción (Dharma) y a combatir las sombras estando siempre vigilante al causante del dolor que aqueja nuestra vida.

Autora, Rosmery Guerrero, Redactora enla Gran Familia de https://hermandadblanca.org.

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx