Lucifer: un detective aclarando crímenes

Jorge Ariel
Jorge Ariel

Lucifer, es el amo del infierno, el ángel caído de la Biblia y el demonio en todas las religiones abrahámicas, pero la interpretación de Gaiman del personaje se ajustó un poco para encajarlo en el universo ficcional de DC Comics, donde coexiste con otras deidades, figuras metafísicas antropomórficas  y superhéroes.

En El Hombre de arena, en el arco argumental “Estación de Nieblas”, Lucifer está aburrido de su existencia como Señor del Infierno, así que expulsa a todos los demonios y almas condenadas allí, para cerrar las puertas del Infierno y entregarle la llave a Sueño, el protagonista de Sandman.

La serie sigue precisamente esta historia. El Lucifer protagonista abandona su reinado del Infierno y se dirige a Los Angeles, donde se propone disfrutar de la belleza y las bondades de la ciudad. Una vez allí, Lucifer busca diferentes maneras de aprovechar su tiempo en la ciudad.

Lo primero que hace es abrir un distinguido club nocturno, llamado Lux. Aprovechando su retiro como Amo del Infierno, ahora Lucifer se dedica a disfrutar de sus cosas favoritas: el vino, la música y las mujeres. Sin embargo, una noche, una bella estrella pop es brutalmente asesinada fuera del club y, por primera vez en 10 mil millones de años, Lucifer siente despertar algo en su interior. ¿Es compasión? ¿Piedad? De tan solo pensarlo le dan escalofríos.

En este artículo iré comparando la versión Urantiana de lucifer con la versión cómica. Lucifer es una serie de televisión estadounidense desarrollada por Tom Kapinos que se estrenó en Estados Unidos por Fox el 25 de enero de 2016 y está planeada para desarrollarse en seis temporadas que irían hasta el 2021, puesto que se espera que en  el 2025 la humanidad haya comprendido lo que Lucifer representa para la evolución del alma, así como la función del Fuego cósmico.

De virus, virtudes y genes.

20170917 jariel id132320 Angel y Demonio - Cómo prevenir las enfermedades sexuales - hermandadblanca.org

La Confederación Cósmica de Alfa Centauri, Las Pléyades y Orión, decidió reunir un grupo de voluntarios-científicos, los cuales se encargarían de hacer un estudio profundo en el planeta Satién, perteneciente a la constelación de la Osa Mayor, para determinar las causas ambientales y el porqué de la Ionización de la atmósfera.

Escogieron a un grupo de voluntarios-científicos de cuatro planetas pertenecientes a las Pléyades, los cuales estaban bajo el comando del planeta Morlem. Este grupo se encargaría de estudiar profundamente el problema ambiental y el comportamiento cerebral de los seres de Satién. Fueron escogidos 66 voluntarios, los cuales debían descender al planeta y convivir con los densificados de Satién, estudiar las reacciones alteradas del planeta y de los seres. Los 66 voluntarios-científicos comandados por Luzbel.

Luzbel y su grupo se encontraron atrapados en un planeta enfermo, sin poder regresar a su planeta de origen y sobre todo, contaminados por una energía densa, electrificada y sin saber las consecuencias y efectos colaterales que producirían en ellos.

La enfermedad era transmisible de generación en generación. Las energías se transformaban y se adaptaban camuflándose y escondiéndose tan bien, que era imposible combatirlas. Surgió por primera vez en el universo creado, un gen extraño que no se conocía en ninguna realidad del cosmos, ese gen le dieron el nombre: virus.

Notaron que el virus se alojaba en las energías-pensamientos y desde ahí producía en las mentes de los seres: irritabilidad, angustia, stress, miedo, violencia, ansiedad, rabia, olvido, distorsión y más, síntomas que se agravaban conforme avanzaba la enfermedad, llegando al aniquilamiento de sí mismos o de los otros. Conforme la enfermedad se intensificaba, los síntomas se acentuaban y se desarrollaban, adquiriendo otras características que se adaptaban y se alojaban en el carácter y en la personalidad del individuo, se arraigaban tanto en la mente de los seres, que al final ellos lo caracterizaban como: aprendizaje, adaptación, ciclos de crecimiento y desarrollo.

La Confederación Cósmica decidió poner en cuarentena al planeta Satién, aislándolo de cualquier interferencia o acercamiento con otros planetas o naves que pudieran contaminarse, inmediatamente colocaron alrededor del planeta una malla etérea para evitar que las energías-pensamientos se expandieran por el cosmos.

Lucifer tenía el conocimiento de la ionización del planeta y a través de la tecnología creó satélites que controlaban la dirección de la electricidad, creando con ello más miedo y temor en los habitantes de Satién.  Las formas-hombres del planeta Satién evolucionaban y se desarrollaban conforme a los cánones del universo, mas no se elevaban, porque no eran nutridos por el conocimiento universal. Esto ocasionó la atrofia del lado derecho del cerebro, y todos los albergados se colocaban solo al lado izquierdo. El peso fue tan grande que inclinó totalmente al cerebro, tanto que se creó el lado horizontal. Este cruzó al vertical y se formó una X. Luzbel es el creador de la ecuación trifásica generada en los tres lados de la X: conocimiento, entendimiento y amor, y el cuarto cuadrante  es la luz.

De misterios, ángeles y demonios.

lucifer lucifer un detective aclarando crimenes i226390

Los misterios representaban el viaje de los mundos o el viaje del alma, la aparición del alma en la materia, su muerte y su resurrección, es decir, su retorno a la vida anterior. Los misterios eran un conjunto de  rituales de iniciación voluntarios, personales y secretos con la intención de formar un cambio en el carácter de un individuo por medio de una experiencia sagrada. La iniciación no era un milagro instantáneo, sino más bien una introducción continuada y gradual a un nuevo círculo de sentimientos y pensamientos, como sucede con el aprendizaje de una ciencia en la actualidad. Un misterio sólo se mantiene como tal cuando prevalecen la ignorancia y la incredulidad. No existe misterio donde hay conocimiento y fe.

Actualmente, los misterios del mundo, de la carne y del demonio  han de ser trasmutados rápidamente en los misterios del Reino de Dios, de la energía del alma y de la revelación de la divinidad. El secreto del mundo como un loto invertido debe ser revelado por el loto abierto del reino de las almas. El secreto de la carne, que es la prisión del alma, es revelado por el perfume que exhala el loto del alma al abrirse. El misterio del demonio es la luz del semblante de Dios que revela lo indeseable y debe ser modificado y rechazado, trasformando así la vida por la luz que afluye de la naturaleza de Dios.

Las poderosas formas mentales construidas en los primitivos misterios de Íbez (especialmente en América) han de ser destruidas. Este gigantesco «Morador en el Umbral» de todos los verdaderos Misterios, tiene que ser destruido antes de que el aprendiz  pueda seguir su camino. Mientras que el  Morador es “el que está ante el portal de Dios”, mora en la sombra del portal de la iniciación y enfrenta con los ojos abiertos al Ángel de la Presencia, el Ángel de la Guarda, es un tenue reflejo del Ángel de la Presencia, que acompaña a cada ser humano desde el nacimiento hasta la muerte y contiene toda la luz que el hombre, en un momento dado de su desarrollo, puede utilizar y expresar.

Luzbel y Lucifer crearon hologramas de sí mismos, transformando la energía redonda en triangular y lo lograron juntando ambas energías, formaron dos triángulos que los cruzaron entre sí y al hacerlo, se formó una estrella de 6 puntas, un triángulo representaba la elevación y el otro la evolución. Los hologramas no sólo sirvieron para transmitir el concepto de la ambición, sirvieron también para controlar las mentes enfermas y dominar a las masas y sobre todo Luzbel a través de los hologramas, espió a los gobiernos y controló absolutamente todo el planeta Satién.

Las dimensiones superiores conforman el cerebro derecho y las inferiores el cerebro izquierdo. Cuando Luzbel dejó de trabajar con el lado derecho del cerebro y utilizó solo el lado izquierdo, el universo denso dejó de ser lo cierto para convertirse en incertidumbre. Tres tipos de fuerza divina generaron la gran ilusión, y fueron: Primero, la fuerza del deseo egoísta. Segundo, la fuerza del temor. Tercero, la fuerza de la atracción sexual.

Las personalidades de segundo tipo están especialmente sujetas al temor y para la mayoría de ellas constituye el «morador en el umbral», así como la ambición y el amor al poder, respaldado por el deseo frenético e inescrupuloso, constituyen el «Morador» para las personas del primer tipo.

El ser humano es arrastrado por el deseo egoísta y la ambición, porque todos tenemos cualidades de primer rayo. Es torturado por el temor -el propio temor, temor por la familia, los temores nacionales y raciales, porque todos oscilamos al ritmo de segundo rayo. Es dominado por el sexo y el dinero, otra manifestación de la energía de la materia, de allí el triple problema.

El demonio es el prototipo del destructor de almas y está condenado a trabajar con las fuerzas de la materia y con las formas que mantienen a todas las almas aprisionadas. Diferentes a él son el anticristo, engañador de almas,  y el vampiro, manipulador de almas. Es interesante observar que el trabajo del Demonio, el aprisionador de almas, empieza a perder su poder, porque la raza está al borde de comprender que la verdadera muerte es la inmersión en la forma, y que la materia es sólo parte del todo divino. La forma mental de este «Morador en el Umbral» que la humanidad ha construido durante millones de años, está en vísperas de ser destruida. Pero el trabajo del Anticristo recién ahora está llegando a su culminación, y la ilusión de las riquezas, posesiones y falsas enseñanzas, dominará acrecentadamente, pero el período de engaño será más breve que el de destrucción.

Sólo «las almas aprisionadas» están sujetas a las actividades de las fuerzas del mal, y esto durante cierto período. El primer grupo, cuyo número es relativamente pequeño, actúa a través de los gobiernos, de la política y de la interacción entre las naciones. El grupo de segundo rayo que alucina y engaña, actúa mediante los agentes religiosos, la psicología de las masas y el incorrecto empleo y aplicación de la devoción y las artes. Son los más numerosos. El tercer grupo actúa principalmente a través de las relaciones comerciales, en el mundo de los negocios y mediante el empleo del dinero, la concreción de prana o energía universal y el símbolo externo del flujo y reflujo universal.

El crimen, tal como hoy lo vemos, originado en gran parte por la pasión sexual, será cosa del pasado; el libertinaje en el plano físico, las orgías y los horrores consiguientes, se reducirían si transformamos la sexualidad en creatividad. El estímulo sexual,  tiende a manifestarse como creación, no tanto en el plano físico sino más bien en el astral y en el mental, expresándose en creaciones de arte y de belleza y en el trabajo objetivo de los científicos. Como detective, Lucifer ha ido dando luz a las sombras, explicando cómo funciona el mundo espejo, cómo archiva los recuerdos la mente inconsciente en las zonas del cerebro y cómo las emociones son purgadas en las diversas versiones de realidad.

La luz pone de relieve primeramente, y lleva al primer plano de la conciencia esas formas mentales y entidades que representan la vida inferior, y que (en su conjunto) constituyen el Morador en el Umbral. La luz acompaña siempre la verdadera conversión y la manifestación de todas las vidas que pasaron por la etapa humana de conciencia. De manera que los nuevos aspirantes a la iniciación en los misterios, han de reconocer cuál es la luz que están usando: La luz de la personalidad (sustancia), la luz del alma (conciencia) o la luz de espíritu (esencia).

Rebelión, revolución o revelación.

manserafico lucifer un detective aclarando crimenes i226390

Lucifer y su primer asistente, Satanás, habían reinado en Jerusem por más de quinientos mil años cuando en su corazón comenzaron a alinearse contra el Padre Universal y su Hijo Miguel por entonces vicegerente. La idea de la rebelión en oposición a la voluntad de Miguel y a los planes del Padre Universal, tuvo origen en su propia mente.

Lucifer alegaba que el Padre Universal en realidad no existía, que los sistemas locales debían de ser autónomos y que se gastaba demasiado tiempo y energía en el programa  de capacitación para los mortales ascendentes sobre los principios de la administración del universo. Uno de los argumentos principales previo al estallido de la rebelión fue que, si el autogobierno era bueno y justo para los Melquisedek y otros grupos, debía de ser igualmente bueno para todas las órdenes de inteligencia.

La rebelión de Lucifer dejó un problema confuso y fue el fracaso de los mortales evolucionarios inmaduros para distinguir entre la verdadera libertad y la falsa libertad. Es gracias al don de la puerta 43 en el centro ajna  que nace el espíritu de rebeldía. Cada ser humano nace para llenar un espacio en el mundo que no puede ser habitado por ningún otro. La primera ley  del rebelde es confiar en su propia voz interior, sin importarle las consecuencias.

La revelación se escucha a un nivel subacústico, y se experimenta como un flujo de conocimiento al interior de las células del cuerpo. La revelación como poder en la puerta 33 del centro laríngeo brota del silencio verdadero. Es una remembranza, una especie de explosión interna.

La revolución en cambio es un don que se obtiene en la puerta 49 del plexo solar. Cuántos menos seres humanos sean víctimas de sus reacciones emocionales, más comenzará la violencia a decrecer velozmente en el mundo. A nivel político y social, las revoluciones incluyen en sí un sueño, que consiste en implementar alguna forma de cambio de gobierno radical. Cuando los cambios se realizan de arriba hacia abajo, son evolución, desarrollo, pero los cambios de abajo hacia arriba son revoluciones.

La libertad se obtiene  en la puerta 55 del plexo solar. La libertad es la verdadera y única medicina del futuro, proclama el fin absoluto del miedo y de la muerte. La verdadera libertad es socia del genuino auto-respeto; la falsa libertad es cónyuge de la autoadmiración. La verdadera libertad es el fruto del autocontrol; la falsa libertad, la suposición de la autoafirmación. El autocontrol lleva al servicio altruista; la autoadmiración tiende a la explotación de los demás para el engrandecimiento egoísta del individuo errado que está dispuesto a sacrificar el logro recto.

La libertad, en la mayoría de las mentes, consiste en liberarse de las reglas impuestas por cualquier  hombre, en tener libertad para hacer lo que uno desea, pensar como uno determina y vivir como uno prefiere. Esto es como debería ser, siempre y cuando los propios deseos, preferencias, pensamientos y anhelos estuvieran libres del egoísmo y dedicados al bien de la totalidad, lo cual sucede muy raras veces.

La liberación es mucho más que todo esto; consiste en liberarse del pasado, tener libertad para progresar en ciertas y predeterminadas líneas (predeterminadas por el alma) y también para expresar toda la divinidad de que uno es capaz como individuo, o una nación puede manifestar al mundo.

CELESTIALES, ETERNOS Y HUMANOS

mapa del multiverso la crisis del infinito i216072

Lucifer hace un cameo en el Arrowverso cuando ocurre la crisis en las tierras infinitas, en las que se muestra que vive en la versión 666 del planeta Tierra. Lucifer le entrega a Constantine  una carta del tarot, la número XV, que lo guiará en el purgatorio.

Lucifer expulsó a todos los demonios y almas condenadas del Infierno, antes de cerrar sus puertas y entregarle la llave a Sueño, uno  de los  Siete Eternos. El Infierno queda entonces en manos de dos ángeles, mientras Lucifer se retira a la Tierra: Duma, el ángel del silencio y Remiel, el ángel observador, como si hicieran referencia al Observador Silencioso.

Los Eternos son una hermandad de siete integrantes; cada uno es la representación antropomórfica de un concepto. Ellos son, de mayor a menor: Destino, Muerte, Sueño, Destrucción, Deseo-Desespero, y Delirio. En inglés, todos estos nombres comienzan con la letra D, Daat, el abismo, que está ubicado en el árbol de la vida en el lugar de la garganta, chakra laríngeo origen de la manifestación.

En Marvel Comics los Eternos son descritos como una rama separada del proceso evolutivo que creó la vida inteligente en la Tierra. Los investigadores originales de este proceso, la raza alienígena de los Celestiales, pretendían que los Eternos  fueran los protectores de la Tierra, lo cual les lleva a la inevitable guerra contra sus homólogos destructivos, los desviantes.

Existe una diferencia entre un Hombre celestial, “Dios desconocido”, que se expresa a través de todo el planeta, y Sanat Kumara, en Su elevado lugar en Shamballa. Sanat Kumara es en Sí Mismo la Identidad Esencial, responsable de los mundos manifestados, pero tan grande en su dominio de energías y fuerzas -por Su desarrollo cósmico- que requiere el planeta entero para expresar todo lo que Él es.

Se dice que Sanat Kumara es el prisionero divino de este planeta, retenido aquí hasta que el “último y cansado peregrino haya vuelto al hogar”. Éste es Su pesado karma, aunque es la expresión de Su deseo y júbilo; “los cansados peregrinos” son los átomos (humanos o no) de Su cuerpo, los cuales están contaminados por las imperfecciones debidas a Sus imperfecciones; su completa “curación” señalará el momento de Su liberación.

El planeta cuenta con dos aspectos de la vida: la vida del Ser planetario y la vida del espíritu de la tierra, que es la vida de la totalidad de los átomos que componen todas las formas. Esta suma total de sustancia viviente, de vida elemental, conforma el cuerpo físico denso del hombre, siendo por lo tanto el símbolo.

Siete Hombres Celestiales han encarnado físicamente, por medio de un planeta físico; aquí reside el misterio de la evolución planetaria y también el enigma de nuestro planeta, el más misterioso de todos. El karma de nuestro Ser planetario ha sido muy pesado y actualmente está velado en el misterio de la personalidad. Un Hombre Celestial posee centros de poder lo mismo que el Ser humano y cada grupo de Maestros y los seres humanos, encarnados o desencarnados, constituyen un centro de fuerza de tipo o cualidad especial.

Cada Hombre celestial tiene Su número, y el de nuestro Hombre celestial se halla oculto en el número 777 que hace referencia a tres ciclos, así como el 666 y el 888 ocultan el enigma de otros dos hombres celestiales.

REFERENCIAS

Tratado sobre fuego cósmico de Alice Bailey.

El Ser Uno II. Planeta 3.3.3 de Franca Rosa Canónico.

El Libro de Urantia.

9 comentarios

  1. Pero, por suerte, "tres tipos de fuerza divina, al unirse, DESTRUYEN la gran ilusión".

    Impecable y poderoso artículo, enhorabuena, gracias y que así sea.

    1. Así es mi querida Luna de Vega, los tres rayos de luz- voluntad, sabiduría e inteligencia- son la Triada que nos comunica con la Divina Presencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx