Mensaje de Gandhi: Levántense Y Reclamen su Libertad

Carolina
Carolina

Canalizado por Linda Dillon

Gandhi Ji

Saludos, YO SOY Gandhi Ji. Es un honor para mí hablar con ustedes, amigos míos. En otro momento hubiese  dicho mis compatriotas, pero ahora les digo, mis compatriotas planetarios, o como se llaman a ustedes mismos en estos días,  gaianos…. es un término muy bueno.

Hoy vengo a enseñarles y a caminar con ustedes.

Es momento de que los que realmente creen en la libertad y en la independencia se mantengan claros y reclamen su libertad e independencia. Y sí, sé, por la experiencia de un anciano, que esto no siempre es fácil.

Puede que estén declarando la libertad sólo para sí mismos, de su familia, o de las sociedades que piensan que deben tener un cierto comportamiento, o que pretenden que sigan, rigurosamente, las tradiciones.

O puede que estén tratando de liberarse junto a millones de personas de las cadenas de la traición, de los abusadores del poder.

Ahora, permítanme ser muy claro….cuando digo abusadores del poder, no estoy hablando en un código misterioso, no estoy hablando de una manera que les haga pensar que deben revisar detrás de cada arbusto y debajo de cada piedra, porque ahí no es donde yace la conspiración de todas formas….yace en los corazones del hombre, yace en el alma esperando como un tigre para abalanzarse sobre ustedes y destruirlos.

La conspiración yace en el corazón del hombre. No mires afuera.

Esta es una forma en que los seres humanos se dejan manipular… es por estos tigres de papel y los tigres actuales y la gente que dice que son tigres pero, de hecho, cuando se les desafía son simples gatitos.

Ahora lo sé porque he caminado, y he caminado un largo camino, y he caminado como hombre, y he caminado con algunos, y con ninguno. Porque al principio había muchos que no querían unirse a mí ni siquiera reconocer lo que tenía para ofrecer. Porque verán, no tenía ninguna de las posesiones que sirven para ofrecer sobornos.

Así que, a lo que me refiero es a la libertad de espíritu, la libertad de resistencia, de no ser coaccionado y de no permitirse ser coaccionado de ninguna manera.

Donde hay tiranía, hay que identificarla y resistirse a ella.

En nuestra situación, y por primera vez, fueron los británicos.

¿Realmente creen que hubo una conspiración masiva contra los británicos? No.

¿Realmente creen que mi trabajo resultó en la evacuación británica y el regreso de la India a la India? No, simplemente ellos se cansaron de continuar en un camino que era abusivo y autoritario y que no reconocía la dignidad de cada persona, independientemente de su casta o credo.

Y así, se fueron. Se marcharon y mantuvieron su dignidad, lo que, cuando se trabaja con un adversario, es muy importante mantener la dignidad. De esta manera, no tienen que continuar con su rol de abuso o sentir que tienen que estar a la defensiva para poder retirarse.

Cuando se trabaja con un adversario es importante mantener la dignidad.

Me rompió el corazón cuando no pudimos encontrar un punto en común, un camino intermedio para los hindúes y los musulmanes. Había mucha violencia y mucho odio. Y verán,  hablo de esto porque, entre todas las personas que emigraron … cerca de quince millones… siempre hubo acusaciones de bandolerismo, de abuso y violación, de asesinos y de muchos ladrones.

Pero la verdad es que eran individuos y familias, eran los niños pequeños y los bebés, las madres y las abuelas, los padres y los hijos intentando encontrar un lugar en este planeta donde fueran libres, donde estuvieran a salvo, donde pudieran perseguir, no sólo sus creencias religiosas, sino también sus sueños sin miedo a represalias, sin miedo a la interferencia.

Cada persona en este planeta tiene el derecho dado por Dios a un lugar donde pueda expresar su religión, y ejercer su oficio, y proteger a su familia, y vivir en felicidad, que se les permita convertir sus sueños en alguna forma de realidad… y es diferente para todos.

No es necesario que resulte en derramamiento de sangre.

No tiene por qué dar lugar al odio.

Y mi esperanza es que después de setenta u ochenta años, la humanidad haya aprendido algo sobre el deseo de ser libre y sobre las formas compasivas de lograrlo.

Cada persona en este planeta tiene el derecho dado por Dios a un lugar donde pueda expresar su religión, y ejercer su oficio, y proteger a su familia, y vivir en felicidad.

Resístanse a los que les dicen que la libertad no es posible, que no tienen un derecho inalienable…  no como lo dictan los gobiernos, sino como lo dicta el espíritu humano.

Que no tienen la libertad de perseguir lo que saben que es justo y lo que saben que es correcto.

Y en la justicia, la justicia está divinamente orquestada… Yo era abogado, saben, y ejercí en muchos, muchos lugares… no es la legalidad de los tribunales y los gobernantes, es el conocimiento de la justicia.

Así que les digo que sí, que practiquen la resistencia. Pero si practican la resistencia en silencio, nadie sabe a lo que se están resistiendo.

Así que, amigos míos, es importante hablar, para permitir que la verdad de su corazón sea conocida. Esto es lo que les pido, no sólo en la meditación, sino en la vida cotidiana.

Tú eres el precursor del futuro; yo no soy más que un anciano que habla desde el pasado, pero tengo esta perspectiva que quiero compartir.

Vayan con el amor de Gandhi Ji.

Adiós.

Más sobre Gandhi: Máximas de Gandhi 

Más mensajes canalizados

TRADUCTORA: Carolina, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca

FUENTE: Linda Dillon (2018) “Freedom: Stand And Claim It”.  http://counciloflove.com/2018/11/freedom-stand-and-claim-it/

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx