Mística para ser feliz

¿Sabes qué es la mística para ser feliz? A continuación te explicaremos en qué consiste y cómo la puedes aplicar en tu caso particular adaptada a tus necesidades únicas.

Pero antes de continuar, parece obligatorio saber qué es exactamente la mística. Si no conoces algo, es imposible adaptarlo a tu vida. ¿Te parece si te unes en un nuevo viaje hacia mundos encantados que tal vez no conocías pero seguro que te harán mucho bien? Pues sube con nosotros porque arrancamos ipso facto.

Qué es la mística

Podemos definir la mística como una corriente usada tanto en la teología como la filosofía para tratar con fenómenos no explicables. Por ello se basa en los conocidos como estados alterados de conciencia.

Los estados alterados de conciencia son los que permiten al ser humano alcanzar realidades más allá del raciocinio. Por ello, los creyentes, cuando alcanzan un cierto nivel, son capaces de compartir alegrías y más allá de la simple realidad con su propio dios en conjunción con una profunda fe.

Por eso la mística no puede explicarse realmente de forma racional. El estado que procura está más allá de toda comprensión. Solo las personas que han llegado a niveles muy elevados saben de qué hablamos, pero poder razonarlo con palabras se antoja complejo, ya que la conciencia y la propia consciencia viven estados de enorme alteración, pero también gozo y felicidad.

PUBLICIDAD GOOGLE

La mística para alcanzar a Dios

Muchas personas encuentran gran placer en el Dios de sus creencias. De ahí que la mística para ser feliz tenga gran preponderancia en la religión. Y es que no son pocas las que la usan para alcanzar el culmen de su fe y sentir todo el gozo y grandeza de ese ser supremo y todopoderoso que le otorga un estado tan elevado como placentero.

Por ello son muchas las creencias que defienden la mística como camino para estar en conjunción con el Elevado. Entre ellas, podemos destacar el cristianismo y la rama sufí del Islam.

El éxtasis místico del cristianismo

Para muchos cristianos, el éxtasis místico es el camino a la iluminación. Por ello, existen dos ejemplos muy claros que narraron sus experiencias en obras que pasaron a la historia. Hablamos de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús. Puedes conocer su legado gratuitamente haciendo click aquí.

20170104 paedomabdil23593 id120689 mistica para ser feliz Mística para ser feliz 2 - Mística para ser feliz - hermandadblanca.org

Tanto San Juan como Santa Teresa son el claro ejemplo de la búsqueda de Dios a través del éxtasis místico. Este estado de conciencia alterado es el camino hacia la iluminación. Solo mediante esta senda pudieron estar en conjunción con el Todopoderoso y gozar de la luz y felicidad que para ellos nada más que podía proporcionar el Ser Más Elevado de sus creencias.

La persecución de la mística según los sufíes

Por otro lado, encontramos además a los sufíes, una rama del Islam que busca la mística. También para ellos es un camino de iluminación que les hace gozar de toda la bondad y felicidad que permite su Dios.

La mística inducida

Si somos conscientes de que usamos la mística para ser felices, no corremos riesgo. Sin embargo, existen caminos y atajos que pueden ser traicioneros. Esta tiene que llegar por medios naturales, a través de la fe y la creencia en un estado alterado que nos lleva a un mundo mejor.

Sin embargo, hay quien usa sustancia alucinógenas y plantas para inducir el estado místico. Pero esta segregación de compuestos externos es peligrosa. El final es una pérdida de equilibrio homeostático que hace creer al cuerpo que está aliviado y equilibrado, aunque en realidad no es así. Pese a la percepción de bienestar inducido artificialmente, estamos extremando la situación del cerebro, que puede terminar en búsqueda de hábitos nocivos para la mente.

La mística para ser feliz a través de la espiritualidad

Sin embargo, la mística para ser feliz no puede llegar de forma inducida. Ha de aparecer con naturalidad, y lo mejor para ello es la espiritualidad. Por ello, y sobre todo como expresión religiosa, se encuentran tres vías que permiten alcanzar los estados alterados y de bienestar del misticismo:

PUBLICIDAD GOOGLE
  • Hasta hoy, descubrimos una primera manera que llamamos vía purgativa. En este caso, la forma de purificar el alma es mediante la oración y la penitencia. No obstante, recuerda, no se consigue nada si los sentimientos no son puros, la fe es sincera y las creencias son profundas. Solo desde esta situación se puede llegar al destino elevado de bienestar y felicidad.

  • Una segunda manera la encontramos en la vía iluminativa. Con el alma ya purificada, llega el momento complejo de la tentación. Podemos llamarle el demonio, el diablo o cualquiera de los muchos nombres que adopte. Sea cual fuere, si de verdad deseas sostener la búsqueda sincera el amor de Dios, has de superar esta complicada etapa.

  • La tercera vía se llama vía unitiva. Esta es la de mayor gozo, ya que acaba con el éxtasis. De repente, sentirás que tu cuerpo abandona su forma física. Perderás tus cinco sentidos y llegarás a un punto al que muy pocos logran alcanzar. Si bien se habla de fenómenos como bilocación, llagas sagradas o levitación, la realidad más allá de eso es que parece rozarse el cielo con las manos. De repente, una gran paz y bienestar se apodera de ti y vives una experiencia mística lejos de toda explicación racional.

La mística para ser feliz

Para muchos religiosos, este estado místico es una unidad con su Dios. Incluso algunos son santificados. Pero lo cierto es que no es necesario tener una creencia concreta. Toda persona con fe profunda en algo, podría alcanzar el estado místico necesario para encontrar la felicidad y el bienestar dentro de si misma.

20170104 paedomabdil23593 id120689 mistica para ser feliz Mística para ser feliz 3 - Mística para ser feliz - hermandadblanca.org

Sí que es cierto que alcanzado el estado místico más puro, comenzamos a observar el mundo desde un prisma diferente. La espiritualidad nos inunda y nada parece ya tan malo. Desaparecen los blancos y los negros para dar paso a toda una gama cromática llena de bellos matices.

Para lograr estos estados alterados de conciencia, es necesario creer en algo con muchas fuerzas. La mayor parte de las personas lo logran mediante la religión, rozando una conjunción con su dios. Sin embargo, existen otras muchas opciones. Si tu fe se radica en las personas, en los mitos, en las viejas oraciones, en la meditación, en la ciencia, en el universo, en la astrología, en la numerología…

Los caminos de la mística

Como puedes observar, en todas ellas encontrarás los caminos. Para ello, recuerda comenzar la senda mística purificando tu alma y vaciándola de todo sentimiento o emoción negativa. Solo así llegarás al segundo ciclo.

No olvides que el segundo ciclo es la tentación. Tal vez no creas en el demonio, pero puedes ser tentado de otras muchas formas. La insustancialidad, la inutilidad de las técnicas místicas, la incapacidad para llegar a un estado más elevado… descubrirás que se puede presentar de muchas y muy diversas formas. Es más, en este momento es donde la mayor parte de las personas abandonan la senda.

Por último, superados los ciclos más complejos, llega la iluminación. Aquí verás la luz y disfrutarás de un estado tan elevado, que cambiará para siempre tu comprensión del mundo.

Ahora, si te sientes con fuerzas, tal vez tengas la preparación necesaria para usar la mística para ser feliz. Todo depende de ti. Tu espiritualidad, la libertad y limpieza de tu alma y tu propio ser darán la medida de tus posibilidades. ¿Te atreves a descubrir un nuevo mundo más bello y gozoso?

Basado parcialmente en astrología ascendente por Pedro, redactor de la Hermandad Blanca

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Pedro González (Redactor GHB)
Un comentario
  1. User comments

    muchas gracias

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend