Reflexiones: La mente

Estudio Luminica
Estudio Luminica

Al igual que la consciencia, sobre la cual trataré en otro artículo,  la mente es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la ciencia, en este caso la Psicología, cuyo nombre precisamente proviene de los vocablos griegos Psico (alma, mente)  y Logos (ciencia, estudio). Sin embargo, aun cuando se ha estudiado extensamente y hay avances importantes en el conocimiento de su actividad y que hay varias teorías que tratan de explicar su naturaleza y funcionamiento, aún no hay un consenso en esas teorías que nos permita sacar conclusiones claras al respecto. Para tratar de entender el “misterio” de la mente, me parece útil dar un vistazo a los tres enfoques que han buscado desentrañarlo.

La mente en la Religión

Con excepción del Budismo, en el cuál la naturaleza y funcionamiento de la mente ocupan un lugar preponderante en su práctica, cuyo fin último es lograr la iluminación de la consciencia y con ello su liberación del Samsara o ciclo de nacimiento, vida, muerte y reencarnación o renacimiento.  En las religiones monoteístas predominantes más que de mente se habla de alma, cuyo origen y naturaleza se consideran divinos.

Desde el punto de vista religioso, el alma o consciencia y el cuerpo son de distinta naturaleza y son huéspedes del cuerpo  hasta que se separan de él al momento de la muerte. Su destino, después de esa separación, depende de la creencia de cada religión en particular.

La mente en la Filosofía

Filosóficamente podemos encontrar dos tendencias principales en las teorías que tratan de explicar el fenómeno de la mente:

  1. La tendencia dualista, según la cual mente y cuerpo son de naturalezas diferentes, cuya interacción se da de maneras distintas, según el enfoque particular de cada teoría que sigue esta tendencia.
  2. El enfoque monista, cuya visión es que mente y cuerpo son de la misma naturaleza material y que la mente no es más que el resultado de la interacción de la materia.

De esas tendencias surgen a su vez dos posiciones diferentes en cuanto a la naturaleza y funcionamiento de la mente y a nuestra capacidad para comprenderla y explicarla:

  1. La primera de ellas considera que la mente es un fenómeno metafísico cuya naturaleza y leyes de funcionamiento escapan a nuestra capacidad actual de conocimiento y con ello al alcance del estudio de la ciencia.
  2. La segunda estima que la mente es un fenómeno que surge de la interacción de la materia, cuya naturaleza y funcionamiento pueden ser develados por el estudio de las leyes físicas que lo producen, lo cual hace de ella un objeto de estudio científico.

hermandad blanca reflexiones la mente juan sequera 002 reflexiones la mente i214421

De estas tendencias y posiciones ha surgido una gran variedad de teorías, muchas de ellas con postulados contrapuestos difíciles de reconciliar y algunas de las cuales han perdido vigencia a medida que surgen otras nuevas, lo cual considero que es un indicio claro de la complejidad del problema y de que a la fecha no existe una teoría que satisfaga todas las expectativas en esta materia.

Solo como ejemplos, a continuación incluyo una breve descripción del planteamiento de algunas de estas teorías:

  • Materialismo Científico: Esta orientación plantea que todo lo que existe es físico, que no existe nada que no sea material y que todo se rige por leyes físicas, lo cual implica que los pensamientos, los procesos y estados mentales no son más que procesos cerebrales.
  • Conductismo: Para los conductistas, la mente y los estados mentales, como entidades inobservables, no pueden ser estudiados científicamente. La conducta, en términos de estímulos y respuestas, es lo que puede definirse en términos físicos observables y por lo tanto debe ser el objeto de estudio. Esto limita el alcance de esta teoría a comportamientos básicos, dejando por fuera las conductas más complejas que dependen de variables inobservables.
  • Paralelismo Psicofísico: Según este enfoque, los estados físicos y mentales son independientes desde el punto de vista causal, pero mantienen procesos paralelos autónomos y coincidentes.
  • Funcionalismo: Esta es una visión no dualista que interpreta los fenómenos psíquicos como funciones adaptativas al ambiente. Considerando a la mente como una función ulterior de los organismos superiores para adaptarse mejor al entorno.

La mente en la Ciencia

Tal como se indica al inicio, por antonomasia, la Psicología es la rama de la ciencia a cargo del estudio de la mente. Sin embargo, en su búsqueda de utilizar métodos científicos en ese proceso no le ha resultado fácil conciliar el enfoque científico con el origen filosófico de sus teorías.

En esa búsqueda de una explicación científica de la naturaleza y el funcionamiento de la mente, el camino más razonable científicamente es el materialista, en el cual le ha resultado complicado a la Psicología encontrar una teoría que lo explique satisfactoriamente, porque siendo el cerebro el origen más probable, la complejidad de las interconexiones neuronales y de la bioquímica que regula su funcionamiento no hace fácil encontrar una correlación entre los estados cerebrales y los estados mentales y cuando se descarta la búsqueda de esa correlación, se identifican propiedades de la mente, como la subjetividad y la intencionalidad, que resultan difíciles de explicar desde un enfoque materialista.

Actualmente la Ciencia Cognitiva es el enfoque más avanzado desde el punto de vista científico en el estudio de la mente. En ella se conjugan múltiples disciplinas como, la Filosofía, la Lingüística, la Antropología, las Neurociencias, la Psicología y la Informática, esta última en su versión más avanzada de la inteligencia artificial. El campo de estudios de esta Ciencia Cognitiva incluye procesos mentales como la percepción, el lenguaje, la memoria, el razonamiento y las emociones y su concepto fundamental es estudiar los procesos mentales como procesos de captación, manejo y transformación de información, tal como lo hacen los procesos computacionales.

Ese enfoque computacional hace que la informática sea una de las ciencias que más está contribuyendo en la búsqueda de un origen material a la mente, al intentar homologar la relación software-hardware que existe en las computadoras, con la relación mente-cuerpo y así, al identificar las leyes que rigen la relación informática, inferir las que rigen la relación de la mente con la materia. Sin embargo, este camino pudiera resultar muy escabroso para la ciencia, porque todos saben que el software, que sería el equivalente a la mente, aun cuando se manifiesta y actúa a través del hardware, que vendría a ser el cuerpo, es en esencia inmaterial y además diseñado de manera inteligente, lo cual hasta ahora, hasta donde sé,  escapa a las capacidades del hardware, que solo le sirve de soporte. Esta visión dualista efectivamente podría explicar cómo interactúan mente y cuerpo para producir el comportamiento observable de los seres humanos. Sin embargo, el gran misterio sobre el origen y la naturaleza de ese “software” mental seguiría sin develarse.

hermandad blanca reflexiones la mente juan sequera 003 reflexiones la mente i214421

Otro elemento que ha complicado el estudio de la mente es la existencia del fenómeno del inconsciente, el cuál induce a pensar que hay “otra mente” en nosotros cuyo funcionamiento escapa a nuestra voluntad y conocimiento. Según algunos estudios, esa mente inconsciente percibe y funciona a una velocidad mayor que no puede ser captada por nuestra mente consciente y de allí lo inaccesible que nos resulta llegar a ella. Lo más interesante y complicado de la existencia de esa mente inconsciente es que pareciera que su actuación tiene prelación y condiciona nuestra actuación consciente.

Independientemente de su origen y naturaleza, lo que nadie puede negar es la existencia de la mente, porque a través de ella es que percibimos y tenemos consciencia del mundo externo y de nosotros mismos, generamos nuestros pensamientos, emociones y sentimientos y memorizamos y tenemos acceso a nuestros recuerdos. Sin la mente seríamos incapaces de interactuar con el mundo y con otras personas.

Aunque lo entiendo, pero no lo comparto, algo que me llama la atención es el empeño de la ciencia en conseguirle una explicación material al fenómeno de la mente. Más aún, cuando ahora se sabe que solo alrededor del 5% de nuestro universo es la materia que conocemos, otro 25% es la llamada materia oscura que no conocemos y el resto, alrededor de un 70%, es energía oscura, que tampoco conocemos. ¿Por qué la mente tiene que tener su origen en esa pequeña porción de materia que conocemos?, ¿Por qué no puede tener su origen en ese 95% que desconocemos?, por supuesto que esto es especulativo, pero toda teoría es especulativa hasta que se demuestran sus hipótesis. Me pregunto si habrá alguien que se haya planteado esta hipótesis y este trabajando en ella.

Desde mi punto de vista, existen al menos dos opciones para explicar el fenómeno de la mente. Una, que ésta sea un ente independiente de la materia conocida que utiliza al cerebro para manifestarse y la otra, que sea el resultado de la interacción neuronal en nuestro cerebro. En el primer caso tocaría buscar el origen y la naturaleza de ese ente y de cómo se relaciona con la materia y una respuesta, además de su origen divino,  pudiera ser que surge de esa materia y esa energía que hasta ahora desconocemos y que llamamos oscuras. En el segundo caso, tocaría esperar que la ciencia finalmente logre encontrar como se interconectan y funcionan las neuronas para generar la mente. En lo personal me parece que cualquiera de las dos opciones pudiera ser factible, pero mientras la ciencia recorre el largo y difícil camino que tiene por delante para alcanzar la solución, me quedo con la opción dualista del origen metafísico o divino.

Y tú, ¿con cuál opción te identificas?, ¿o tienes otra proposición?

___________________
Autor: Juan José Sequera. Autor de la familia de la Hermandad Blanca

4 comentarios

  1. hermano buenas noches ,soy monoteista creo en el Creador de nuestra madre natura,y la mente en la religion ,y la iluminacion de la conciencia,para el desarrollo coherente de la mente.
    Gracias juan jose por su mensaje . un abrazo de luz

    1. Gracias Judith por tu comentario.Aunque no me declaro monoteísta, también me anoto en la creencia del origen Divino de la mente.

  2. Bueno comparto esa dualidad de la mente en el sentido de necesitar un sustrato material (el cerebro et al) y presentarse intangible. Sin embargo todos sentimos que la tenemos. En Psiquiatría su alteración es las enfermedades demenciales. Tener la mente sana en los estados finales de la vida a casi todos o siempre lleva a cuestionarse si continúa la vida. Hay teorías y religiones. Sea desde el Cromañon y el Neerdental sus entierros tienen objetos que hacen pensar en su fe de algo después de la muerte. Las religiones soportantes de la resurrección y el llamado sensata. En general ninguno ha vuelto después de muerto. Sin embargo vale cultivar una disciplina que cultive nuestra moral aquí en este plano. Gracias.

    1. Gracias Yhaki por tu comentario, muy reflexivo por cierto, lo cual es el objetivo de estos artículos, generar en los lectores el deseo de reflexionar sobre estos temas, que constituyen parte esencial de lo somos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx