VOSOTROS SOIS LAS PARTERAS DE LO NUEVO – Jeshua a través de Pamela Kribbe

Gaia Chiquinquirá Medina Sanchez


«Queríais que sucediera este proceso y habéis creado las condiciones en las que finalmente es posible. Sois las parteras de lo Nuevo.»

ESCUCHA…

LEE…

Amadas amigas y amigos:

Yo Soy Jeshua.

Os saludo a todos como seres amados, como espíritus afines y como maestros. Ya no os hablo como a estudiantes, os hablo en vuestra madurez, en vuestra fuerza interior. Eso está presente en cada uno de vosotros y está listo para florecer, para expresarse en esta realidad terrenal que tiene una gran necesidad de nueva inspiración y liderazgo desde el corazón. Me dirijo a ti porque tu alma está despierta. Todos vosotros tenéis una conexión con el flujo de vuestra alma, aunque sé que esa conexión a veces es oscurecida por viejos miedos, por confusión e ilusiones que tanto abundan en la Tierra.

Os hablo de nuevo de vuestra fuerza, del maestro en ciernes que habita en vosotros. Ahora ha llegado el momento aquí en la Tierra para manifestar la energía de ese maestro y permitir que su voz sea escuchada. Este es el tiempo, aunque una pequeña parte de vosotros sienta que el tiempo nunca madura lo suficiente, que siempre hay mucho por hacer en el área de la autosanación y la superación de viejos miedos y hasta cierto punto es cierto. Por supuesto, es sumamente importante que vigiles la parte de ti que aún está en la sombra lo que todavía tiene miedo de salir a la Luz y que todavía no puede ser abrazado por tu luz y amor.

En todo ser humano hay partes viejas, partes infantiles, que han sido descuidadas. Hay miedos y pensamientos negativos que muchas veces te afectan sin que sepas por qué. Pero también hay algo maduro en ti que está despierto, y esa es la voz de tu alma. Y la razón por la que te digo esto es porque creo que a menudo permaneces a la sombra de tu propia grandeza. Quiero enfatizar que puedes estar orgulloso de lo que ya has logrado interiormente. Como alma, ciertamente no estás aquí por primera vez, y en todas las vidas anteriores has acumulado experiencia y sabiduría. Pero es en esta vida cuando todos esos diferentes aspectos de ti mismo culminan en una experiencia concentrada, como en una planta en flor cuyo capullo está a punto de reventar. Viejas capas de comprensión, sabiduría y experiencia quieren surgir ahora y justo en este momento de la historia, porque este momento es un período de transición aquí en la Tierra.

La Humanidad está haciendo lenta, pero firmemente la transición hacia una conciencia basada en el corazón. Este es un gran evento en la Tierra, un nuevo nacimiento a nivel colectivo, y vosotros sois parte de esa transición. Vosotros sois precursores, líderes en el campo de la nueva conciencia. Sin embargo, hay una dinámica en el trabajo en todos los procesos de crecimiento que no sucede en línea recta. Hay picos y valles, olas que van y vienen en el proceso de este nuevo nacimiento. Vuestra alma ha sido llamada a apoyar este proceso y a avanzar en las olas del cambio que son parte del nacimiento de esta nueva realidad, y este proceso no siempre será fácil para vosotros.

Puedes estar seguro de que los viejos intereses creados que quieren aferrarse a su poder, que se aferran a su posición por temor a lo nuevo, no se soltarán fácilmente. Pero no es vuestro deber luchar contra ellos vuestra tarea es simplemente seguir el ritmo de vuestra propia alma, vuestra propia inspiración, vuestros propios conocimientos únicos que traéis aquí. Y para eso hay suficientes oportunidades en vuestra vida. Vuestra alma quería que sucediera este proceso y vosotros habéis creado las condiciones en las que finalmente es posible.

Podría describir el resultado como ser plenamente quien eres en tu corazón, en tu alma, por lo que es tan importante que respondas a la llamada de tu alma. Ha llegado el momento de que lo hagas y eso también cumple el program de tu alma. Vosotros sois las parteras de lo nuevo. En el nacimiento de un bebé, la matrona es tremendamente importante. Ella marca la diferencia entre un parto posiblemente traumático, uno rodeado de dolor y miedo o un parto sereno que es relativamente fácil. Y digo relativamente fácil porque cada nuevo nacimiento tiene consecuencias imprevistas.

Tú ves eso a tu alrededor. Hay mucha confusión en la Tierra hay dolor y sufrimiento, terror y desesperación. Pero necesitas centrarte en tu propia pieza del rompecabezas que viniste aquí para contribuir al panorama basic. Esa es tu tarea, tu misión, y para poder cumplir esa misión necesitas atreverte a creer en ti mismo.

Así que cuando te digo que eres un maestro, un guía, siente en tu corazón si puedes escuchar la verdad de lo que digo. Trata de comprender y aceptar esa verdad en ti mismo. Siente lo que significan para ti estas palabras: “Yo soy un maestro, soy un guía”. Algunos de ustedes sentirán incertidumbre ante estas palabras, una sensación de: «No estoy listo, no puedo hacerlo» «No sé» o «No soy bienvenido en la Tierra». Pueden surgir viejos temores que tienen que ver con ser rechazado, castigado o incluso asesinado por difundir tu Luz.

Aún así, os pido que os aferréis a estas palabras, al pensamiento: «Yo Soy un maestro», para que podáis sentir y experimentar que hay un lugar para vosotros. Siente que la realidad de la Tierra te dice «sí». Cuando os pida que adoptéis esa tarea de enseñanza, vedla ante vosotros como una energía, un color, una vibración, un sentimiento o un símbolo. Deja que algo tangible aparezca ante ti y permite que fluya a través de tu aura. Siente lo que has venido aquí a aportar cuál es tu propia fuerza que puede ayudar a renovar el mundo.

Tal como están las cosas, estás a salvo en la Tierra, así que no te escondas más. Y cuando en tu vida surjan viejos miedos, incertidumbre o confusión, míralos con ojos de maestro: un maestro con el corazón lleno de compasión. Ten comprensión por ti mismo, que es la forma más rápida de disipar las sombras. No es alejándolas o negándolas y no trabajando en ello, en el sentido de que te desharás de ellas a través de algún método mágico, sino realmente mirando con amor las sombras en ti mismo.

Por supuesto que tienes miedos, dudas e incertidumbres. Eres un ser humano como todas las demás personas. Pero cuando permites que los miedos estén ahí, si tu corazón es tan abarcador que deja que en el estén esos lugares oscuros, entonces eres un ser humano iluminado. Y un ser humano iluminado no es un ser humano perfecto, un ser humano iluminado se sonríe a sí mismo y ve sus propias peculiaridades y las acepta. Un ser humano iluminado no pretende estar por encima de otras personas sabe que es tan humano como todos los demás y acepta ser humano. Y es a la luz de la aceptación que todo aparece de otra manera. Entonces surgen la felicidad y la alegría.

Además, entonces no condenas a otras personas tan rápidamente. Desde ese espacio humano profundo -que creas desde ti mismo hacia ti mismo- el contacto que tienes con este mundo y con otras personas se vuelve muy diferente. Ya no necesitas ir en busca de cambios y mejoras. Dejas ser a los demás, de la misma manera que te permites ser a ti mismo. Ves que hay imperfección en todo, quebrantamiento en todo, pero también mucho que es bueno y valioso.

Cada persona lleva en su corazón una pieza única del rompecabezas, algo que aporta al todo, algo que es único para esa persona. Esa es la chispa, la luz de la estrella, la Chispa Divina que hay en cada ser humano. Tú estás en el planeta Tierra para permitir que esa chispa que hay en ti se pare ahora a plena luz del día y que con su brillo toque y energetic la chispa en otras personas. Este es el poder que estás buscando. Entrar en tu fuerza significa que permites que tu propio poder único, el poder que proviene directamente de tu alma, fluya tan profundamente a través de ti que toque la Tierra. El poder de todo tu ser fluye hacia la Tierra, y es desde esa base que dices “sí” a la vida, a las personas que te rodean y, lo que es más difícil, te dices “sí” a ti mismo y a todo cuanto vive dentro de ti.

Eso implica que te conviertes en un ser humano que es de una sola pieza, que es completo. «Sí, esto soy yo, con todas mis contradicciones, mi estrechez de miras y con todas mis habilidades y talentos desarrollados como resultado de muchas vidas: ese es el único “oro” que hay en mí». Ya no tenéis que sentir vergüenza de vosotros mismos, que es algo que a cada uno de vosotros se os ha enseñado a sentir: enseñado por las tradiciones de crianza, y ciertamente por las tradiciones religiosas en las que el reproche a uno mismo era de suma importancia.

Es especialmente a vosotros a quienes me dirijo, a vosotros que ahora os sentís atraídos por la espiritualidad, que lo fuisteis en vidas anteriores y que todavía estáis afectados por esas tradiciones negativas de autorreproche. Se te enseñó a considerar tu yo normal como pecaminoso, y ese yo organic era algo de lo que se suponía que debías deshacerte lo más rápido posible. Abraza tu espiritualidad terrenal, que está llena de amor hacia el ser humano que celebra la vida en la Tierra, con sus altibajos, con todas sus contradicciones y con la dualidad que hay en ella.

Por lo tanto, os invito a descender muy deliberadamente con su atención hasta el abdomen y estar presentes allí siendo conscientes de vuestra respiración a medida que entra y sale de ahí. Y ahora te pregunto: ¿Aceptas la Luz de Cristo en tu abdomen? ¿Le está permitido moverse a través de ti? ¿Le está permitido estar allí? Y date cuenta de que cuando me refiero a la Luz de Cristo, la Energía Crística, reconoces que tú también eres eso. Somos uno en esa Energía: un solo campo amoroso. Yo te pregunto si quieres ocupar tu lugar en ese campo y tú solo tienes que decir «sí», si eso es lo que sientes. Cuando comienzas a resonar con este campo, las cosas se sienten atraídas hacia ti en tu vida cotidiana no es necesario luchar por ellas tan deliberadamente. Hay una resonancia pure si te dices «sí» a ti mismo y a tu propio poder, que es un poder suave que no insiste, ni empuja, ni quiere cambiar las cosas a la fuerza. Se le permite fluir suavemente y, en cierto modo, debe fluir suavemente y con flexibilidad o no fluirá en absoluto: es el aspecto femenino de la nueva conciencia, la nueva energía.

Te mueves en ese fluir, y no tanto por intentar con tu pensamiento y por querer cambiar las cosas sino porque simplemente sientes adónde quiere llevarte tu alma. En tu vida diaria, alineas tus elecciones con tus sentimientos. Y para eso tienes necesidad de la energía masculina. La energía masculina atraviesa la resistencia, toma decisiones, dice «sí» o «no» a lo que encuentras en la vida. Tu energía femenina se sintoniza con tu alma, con la profunda inspiración que proviene de tu interior, mientras que tu energía masculina está ahí para apoyarte y protegerte. Se asegura de que las voces externas no te distraigan ni te tienten.

Yo te pido, por lo tanto, que ahora experimentes la energía femenina en ti como una energía que está tanto en tu corazón como en tu stomach. Tal vez estés familiarizado con el símbolo del número ocho acostado, la lemniscata, donde la energía fluye siempre junta a través de los dos círculos. Imagina que tu corazón y tu abdomen mantienen esa relación entre sí: la energía femenina fluye desde tu corazón hasta tu abdomen y viceversa. Siente cómo mora en ti un conocimiento profundo, un conocimiento que es a la vez celestial y terrenal. Cuando la parte terrenal fluye desde el stomach hasta el corazón, adquiere nuevas inspiraciones, ideas y planes: pueden surgir amplias perspectivas. Y cuando el poder del corazón fluye hacia el stomach, puedes sentir lo que es pertinente para ese momento: qué es lo que se puede hacer ahora lo que es fundamentado, realista y sabio. Tu abdomen es el asiento principal de puesta a tierra en el ahora. Esa voz integrada, de la fusión del corazón y el stomach, es algo que solo puedes sentir en el silencio, cuando estás en intimidad contigo mismo sin las voces del exterior. Entra en ese espacio silencioso dentro de ti. Necesitas ese espacio, ese silencio, de lo contrario no estarás viviendo desde tu alma. Luego imagina que tu energía masculina viene desde atrás para rodearte, para rodear esa figura del ocho, y que forma un escudo a la manera de un caballero que te permite recibir información clara y precisa de tu corazón y stomach. La energía masculina actúa como un amortiguador entre tú y el mundo exterior. Un búfer que filtra detectando con precisión lo que es bueno para ti y lo que no lo es qué alimenta tu voz inside y te ayuda a llegar a tu espacio inside y qué no. La energía masculina es perspicaz y sabia, conoce el mundo. La energía masculina es experimentada y no ingenua sobre la situación en este mundo. Sabe cómo proteger a la mujer interior y, a veces, puede ser muy clara en mantener la distancia o irse o decir «no». Y la energía masculina hace todo en honor a la energía femenina. Es este santuario que él guarda.

Tómate el tiempo suficiente para sentir, muy claramente, la presencia del caballero masculino en tu campo de energía. Y si no lo sientes claramente, invítalo a revelarse. Él es parte de ti, no es algo que venga de afuera. La parte masculina te pertenece, al igual que la parte femenina. Os pido que os toméis ambas energías muy en serio. Cada una tiene su propio lugar y su propia función, y no pueden avanzar la una sin la otra.

Os saludo a todos. Estamos conectados en un campo y siempre podéis confiar en esta conexión. Nunca estás solo.

Muchísimas gracias.

JESHUA

Canalizado por Pamela Kribbe

www.jeshua.net

FUENTE: https://mivozestuvoz.net/2022/02/16/vosotros-sois-las-parteras-de-lo-nuevo-jeshua-a-traves-de-pamela-kribbe/

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx