Bases y beneficios de la meditación con cuencos tibetanos

Pedro González

La meditación con cuencos tibetanos o “cuencos cantores del Tíbet” modifica nuestras ondas cerebrales y nos ayuda a entrar en otros niveles de conciencia. De ahí que nos parezca importante que todo el mundo la conozca. Prepárate para entrar en un mundo de armonía y equilibrio con esta terapia alterantiva y técnica saludable para una vida plena.

La resonancia de los cuencos ayuda a quien la oye y la siente a mantener vibraciones saludables. Equilibra los chakras y las emociones,  promoviendo un profundo estado de relajación y serenidad.

Este tipo de meditación es una búsqueda existencial de Paz Interior. Pero igualmente lo es de una mayor capacidad de concentración, de creatividad, y también una búsqueda del equilibrio físico y mental.

¿Qué son los cuencos tibetanos?

El cuenco tibetano o «tazón cantador» como también se le conoce, es fabricado con una aleación de entre siete y nueve metales que consiguen una resonancia muy característica.

Los auténticos cuencos tibetanos están fabricados con oro, plata, cobre, plomo, hierro, mercurio y estaño. Los colores que se corresponden con los siete cuerpos celestes, con los siete chakras.

Bases y beneficios de la meditación con cuencos tibetanos

Estos cuencos para meditación se fabrican desde tiempos inmemoriales en el Tíbet, Nepal, India, Bután, China, Japón y Corea. En la actualidad, los cuencos tibetanos son utilizados para meditar o sanar. Su popularidad se ha extendido más allá de las zonas en donde se emplean para ritos ancestrales.

Los cuencos son el símbolo de lo incognoscible y datan de la época del buddha histórico, Shakyamuni (560-480 a.C.).

Los orígenes de la meditación con cuencos tibetanos se pierden en un pasado muy lejano. Tal vez sean un legado de la antigua religión chamánica Bon, que ya existía en el Tíbet varios siglos antes del arribo del budismo.

Fundamentos de la meditación con cuencos tibetanos

Todas aquellas terapias fundamentadas en el sonido basan sus principios activos en el principio de resonancia, mediante el cual una vibración más intensa y armónica «contagia» a otra más débil, disonante o no saludable.

La meditación con cuencos tibetanos modifica nuestras ondas cerebrales y nos ayuda a entrar en otros niveles de conciencia.

Es cuando conseguimos modificar nuestros estados de conciencia, que será posible alcanzar estados de ánimo místicos y profundos, haciéndonos mucho más receptivos a la auto-sanación.

Sanación por medio de la meditación con cuencos tibetanos

Los cuencos tibetanos son empleados para meditar. Pero también se consideran un método de sanación o curación.

La resonancia de los cuencos ayuda a quien los oye y los siente, a conseguir y mantener vibraciones saludables en todos los niveles orgánicos y desde todos los puntos de vista: mental, psicológico, emocional o espiritual.

Expertos en musicoterapia afirman que gracias al sonido de los cuencos tibetanos es posible provocar la auto-destrucción de células cancerosas y la curación de innumerable cantidad de enfermedades.

Los especialistas indican que la meditación con cuencos tibetanos equilibra los chakras, modificando estados de ánimo nada beneficiosos como la ira, la ansiedad, la tristeza o el estrés, conduciéndolos hacia un estado sostenido de paz, relajación y profunda serenidad.

Todo el proceso conduce a estados positivos de  sanación. Son estados más místicos, de mayor trascendencia, que elevan nuestra frecuencia vibratoria.

Bases y beneficios de la meditación con cuencos tibetanos

La meditación con cuencos tibetanos es una experiencia existencial en la búsqueda de una mejor claridad mental, de un aumento en la capacidad creativa, de una mejor concentración, de una más amplia visión de futuro y, fundamentalmente, de una completa serenidad, satisfacción y paz interior.

¿Cómo usar los cuencos tibetanos?

El cuenco se golpea o frota con una baqueta de madera en diferentes partes de la superficie, consiguiendo producir una gama de sonidos que guardan una relación armónica entre sí.

Su sonido puede ser alto o bajo dependiendo del objeto con el que se lo haga vibrar. El ritmo y la continuidad de los golpes o rozamientos determinarán la armonía de su resonancia.

Hay dos formas de realizar una meditación con cuencos tibetanos:

Baño de sonido

Podemos meditar y recitar mantras mientras escuchamos las vibraciones de los cuencos. Debemos concentrarnos y canalizar interiormente las vibraciones que percibimos.

Podemos estar simplemente sentados, concentrados en nuestra respiración y alejando sentimientos negativos que nos puedan perturbar, mientras permitimos que lenta y pausadamente nos invadan los armónicos sonidos.

Masaje corporal con vibración

Otra manera de practicar la meditación con cuencos tibetanos es colocando el cuenco en una zona del cuerpo.

De esta forma lo haremos vibrar constantemente para que nuestras células entren en contacto con las vibraciones del cuenco. Conseguimos de esa forma una vigorización física y energética de nuestro cuerpo.

Beneficios de la meditación con cuencos tibetanos

Las alteraciones que sufrimos en nuestra salud están directamente vinculadas a los desequilibrios, a las descompensaciones emocionales, a la vibración desequilibrada.

Las células de nuestro cuerpo enferman cuando algunas comienzan a vibrar a frecuencias diferentes de las del resto del cuerpo.

Los cuencos tibetanos inciden directamente en las alteraciones vibratorias y corrigen y armonizan íntegramente nuestro organismo.

Al entrar en el campo o área de resonancia de los cuencos, las células de nuestro sistema nervioso se ven directamente afectadas y se «templan» para la agitación y se preparan para alcanzar estados de conciencia más elevados. Se condicionan para conseguir mayor claridad y armonía mental.

La meditación con cuencos tibetanos consigue lo que otras técnicas no han logrado en la reducción del dolor, como en las fibromalgias, o en el control de las depresiones, el estrés o el insomnio.

Si realizamos la experiencia de llenar un cuenco tibetano con agua y lo hacemos vibrar, podremos comprobar que se empiezan a formar burbujas y que, una a una, comienzan a saltar vigorosamente.

Esta alteración vibratoria se asemeja a la resonancia vibratoria que ejercen los cuencos tibetanos sobre nuestro organismo.

Es así que en nuestro cuerpo se agitan y vibran los elementos líquidos. Si acercáramos un cuenco tibetano mientras vibra a nuestro cuerpo, transmitiremos sus resonancias y vibraciones.

La sanación es conseguida con más precisión y rapidez si el cuenco vibra en un punto en particular de nuestro cuerpo, que consideremos que necesita un ajuste vibratorio. Esta técnica es denominada estimulación celular integral.

Hacer resonar un cuenco tibetano consigue modificar nuestra estructura molecular débil o enferma y transformarla en una vibración saludable y armónica.

Pero más allá de eso, la resonancia conseguida y transmitida a nuestro cuerpo, más el ajuste y equilibrio vibracional alcanzado, altera nuestras ondas cerebrales y nos induce a estados de conciencia más elevados, a una relajación profunda y a una aumentada capacidad de auto-curación.

Los beneficios de esta meditación son:

  • Induce estados de profunda relajación.
  • Reduce el estrés, la ansiedad y el nerviosismo.
  • Alivia todo tipo de dolores: fibromalgias, migrañas, musculación tensionada.
  • Ayuda a obtener una mayor claridad mental, mayor concentración y un mejor rendimiento intelectual.
  • Aumenta la capacidad de la memoria.
  • Mejora los cuadros de tristeza y depresión.

Todas aquellas personas que experimentaron la meditación con cuencos tibetanos o un masaje sónico y vibracional con cuencos tibetanos, han logrado grandes y positivos cambios, a todo nivel.

Es así que este tipo de meditación o terapia se ha vuelto tan popular en Occidente. Según el maestro bodhisattva tibetano Gwalwa Karmaza, los cuencos cantores del Tíbet emiten el sonido del vacío, que es el sonido del universo manifestándose.

Visto en Los Cuencos Tibetanos, por Pedro, redactor de la Hermandad Blanca

8 comentarios

  1. Muy buen artículo. Pienso que aún se desconoce mucho del poder que tiene el sonido no solo para la sanación. También para la creación… o la destrucción. Todo depende de cómo se utilicen los instrumentos y de la conciencia que se le ponga.

  2. Me gusta todo lo que se refiera a meditación y la búsqueda de la paz interior, me pareció muy interesante y me gustaría saber como descargar los sonidos, gracias

  3. en muchos lados se usa la campana para llamar a quien a las personas a misa, a comer, a salir al recreo, alarmas, etc, y tus sentidos se ponen alertas, este es el sentido de la campana, pero en el sentido espiritual la campana de cobre en especial significa el llamado a despertar tu espiritu, para que? para activarlo en todos los sentidos, el de la sanación desde el mismo espiritu hasta el alma y el cuerpo, pasando por la mente; cuando naces tienen toda la información de lo eres en tus genes y empiezas a tener tus propias experiencias y aprendizajes y a despertar materialmente pero no espiritualmente, la campana te ayuda a despertar esa parte que esta dormida y que te ayuda a autosanarte, estos utensilios tambien ayudan mucho a ese despertar, pero si no los tienes al alcance con una campana de cobre por las mañanas te ayuda mucho, los templos tibetanos budistas no tienen timbres tienen campanas para llamar, esta es mi aportacion, saludos……

    1. Son bellos??✨ Armónicos, Equilibrantes, Relajantes. Cuando te vea te enseñaré lo aprendido. Espero el nuevo curso????

    2. ha despertado mi inquietud esta terapia con los cuencos tibetanos tenga por seguro que buscaré en YouTube algún vídeo donde pueda escuchar esas vibraciones que me harán sanar mi cuerpo físico mental y espiritual
      Gracias por la información
      Si existe otro medio en el cual yo pueda participar de esta terapia le gustaría que me informará

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx