Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » El valor oculto detrás de tus reacciones emocionales

El valor oculto detrás de tus reacciones emocionales

Tu vista es distinta de tu olfato, y tu olfato es distinto de tu tacto, pero aunque sean sentidos distintos, todos sirven para interpretar vibraciones. Dicho de otro modo, cuando te acercas a una estufa caliente, tu vista no te indica necesariamente que la estufa está caliente; el oído, el gusto o el olfato tampoco contribuyen a que reconozcas que una estufa está caliente. Pero cuando te acercas a la estufa con tu cuerpo, los sensores de tu piel te indican que la estufa está caliente.

 

Has nacido con unos traductores sensibles, complejos y sofisticados de vibraciones que te ayudan a comprender y definir tu experiencia. Y del mismo modo que utilizas tus cinco sentidos para interpretar tu experiencia vital física, has nacido con otros sensores –tus emociones– que son intérpretes vibratorios que te ayudan a comprender, de inmediato, las experiencias que vives.

Las emociones son indicadores de tu punto de atracción

 

Tus emociones indican en todo momento el contenido vibratorio de tu Ser. Así, cuando sientes conscientemente tus emociones, también puedes ser consciente de las vibraciones que ofreces. Y cuando combines tus conocimientos sobre la Ley de Atracción con esta conciencia instantánea de las vibraciones que ofreces, adquirirás un control total de tu poderoso punto de atracción. Con este conocimiento, podrás guiar tu experiencia vital como desees.

 

Tus emociones se refieren –simplemente, pura y exclusivamente– a la relación con tu Fuente. Y puesto que tus emociones te indican todo lo que deseas y necesitas saber sobre la relación con tu Fuente, nosotros solemos referirnos a tus emociones como tu Guía Emocional.

 

Cuando decidiste encarnarte en este cuerpo físico comprendías perfectamente tu conexión eterna con la Fuente de Energía, y sabías que tus emociones serían indicadores constantes que te marcarían, en todo momento, tu relación actual con la Fuente de Energía. Por consiguiente, como entendiste que siempre tendrías acceso a este potente sistema de guía, no experimentaste ninguna sensación de riesgo o confusión, sino sólo una sensación de aventura y euforia.

Las emociones son indicadores de tu alineación con tu Fuente de Energía

 

Tus emociones te indican tu grado de alineación con tu Fuente. Aunque nunca puedes llegar a una falta de alineación con tu Fuente que haga que te desconectes de ella por completo, los pensamientos a los que prestas atención te indican tu alineación o falta de alineación con la Energía No Física que eres. Así, con el tiempo y la práctica, llegarás a saber, en todo momento, tu grado de alineación con quien eres, pues prosperas cuando estás en total sintonía con la Energía de tu Fuente y no prosperas cuando no permites que se produzca esta alineación.

 

Eres un ser que gozas de poder personal; gozas de total libertad para crear, y cuando lo comprendes y te centras en cosas que forman una armonía vibratoria sientes una alegría indescriptible. Pero cuando te centras en pensamientos que contravienen esa verdad, sientes las emociones opuestas de falta de poder y esclavitud. Todas las emociones forman parte de esa gama, desde la alegría hasta la falta de poder.

Utiliza tus emociones para moldear tu Bienestar

 

Cuando te centras en un pensamiento que sintoniza con quien eres, sientes que la armonía fluye por todo tu cuerpo físico. La alegría, el amor y la sensación de libertad son ejemplos de esta alineación. Y cuando te centras en pensamientos que no están en sintonía con quien eres, sientes una discordancia en tu cuerpo físico. La depresión, el temor y el sentimiento de esclavitud son ejemplos de esta falta de alineación.

 

Del mismo modo que los escultores moldean la arcilla para crear una obra que les complace, tú creas moldeando la Energía. La moldeas mediante tu poder de concentración, de pensar, recordar e imaginar determinadas cosas. Concentras Energía cuando hablas, cuando escribes, cuando escuchas, cuando guardas silencio, cuando recuerdas y cuando imaginas; la concentras a través de la proyección de tus pensamientos.

 

Al igual que un escultor que con el tiempo y la práctica aprende a moldear la arcilla con precisión para crear lo que desea, tú puedes aprender a moldear la Energía que crea mundos a través de tu concentración mental. Y, al igual que el escultor moldea la arcilla para recrear su visión, tú puedes utilizar tus emociones para moldear tu Bienestar.

Tres pasos para alcanzarlo que deseas ser, hacer o tener

 

El Proceso Creativo es muy sencillo desde un punto de vista conceptual. Consiste en tres pasos:

 

PUBLICIDAD GOOGLE

* Primer Paso (te corresponde a ti): Pides.

* Segundo Paso (no te corresponde a ti): Obtienes respuesta.

* Tercer Paso (te corresponde a ti): Debes recibir o aceptar (dejar que fluya hacia ti) la respuesta que se te ha dado.

Primer Paso: Pides

 

Puesto que habitas en un medio maravilloso y diverso, el Primer Paso se produce de forma fácil y automática, pues así es como se generan tus preferencias naturales. Todo –desde tus deseos sutiles e incluso inconscientes hasta tus deseos claros, precisos y vividos– es consecuencia de las diversas experiencias que conforman tu día a día. Los deseos (o el hecho de pedir) son el resultado natural de hallarte en este medio repleto de una fantástica diversidad y de contrastes. Por consiguiente, el Primer Paso se produce de forma natural.

Segundo Paso: El Universo responde

 

El Segundo Paso es muy sencillo, pues no te corresponde a ti. El Segundo Paso le corresponde a lo No Físico, es obra de la Fuerza denominada DIOS. Todas las cosas que pides, grandes y pequeñas, son atendidas y ofrecidas de inmediato, sin excepción. Cada punto de Conciencia tiene el derecho y la facultad de pedir, y todos los puntos de Conciencia son respetados y atendidos de inmediato. Cuando pides, se te concede. Siempre.

 

A veces expresas lo que pides con palabras, pero por regla general emana de ti a través de vibraciones, un flujo constante de preferencias personales, cada una de las cuales da paso a la siguiente, y todas ellas son respetadas y atendidas.

 

Cada pregunta es respondida. Cada petición es concedida. Cada oración es respondida. Cada deseo es concedido. Pero el motivo de que muchos nieguen esa realidad, y que arguyan ejemplos de deseos insatisfechos correspondientes a su experiencia vital, se debe a que todavía no han comprendido y completado el Tercer Paso, cuya importancia es decisiva, porque si uno no completa este paso la existencia del Primer y Segundo Paso puede pasar inadvertida.

Tercer Paso: Permites que fluya hacia ti

 

El Tercer Paso consiste en la aplicación del Arte de Permitir. Es el motivo de que exista tu Guía Emocional. Es el paso en virtud del cual reajustas la frecuencia vibratoria de tu Ser para que coincida con la frecuencia vibratoria de tu deseo. Al igual que debes ajustar el dial de tu radio en la frecuencia de la emisora que deseas escuchar, la frecuencia vibratoria de tu Ser debe coincidir con la frecuencia de tu deseo. Es el Arte de permitir que fluya tu Bienestar natural, es decir, permitir que lo que pides fluya hacia ti. Si no estás en un estado receptivo, te parecerá que tus peticiones no han sido atendidas, aunque lo hayan sido; te parecerá que tus ruegos no han obtenido respuesta, y tus deseos no se cumplirán, no porque no hayan sido escuchados, sino porque tus vibraciones no coinciden con ellos, de modo que no permites que fluyan hacia ti.

Cada tema constituye dos temas: lo deseado y lo no deseado

 

Cada cuestión la forman dos cuestiones: lo que deseas y la ausencia de lo que deseas. Con frecuencia –aunque creas que piensas en algo que deseas– en realidad estás pensando justamente en lo opuesto a lo que deseas. Dicho de otro modo: <>; <>; <>.

 

Lo que piensas y lo que recibes siempre coincide desde el punto de vista vibratorio, de modo que es muy útil realizar una correlación consciente entre lo que piensas y lo que se manifiesta en tu experiencia vital, pero resulta aún más útil discernir adonde te diriges antes de llegar allí. Cuando comprendas tus emociones y el importante mensaje que te transmiten, no tendrás que esperar a que algo se manifieste en tu experiencia para comprender qué clase de vibraciones has emitido, sino que lo que sientas te indicará exactamente hacia dónde te diriges.

Céntrate en lo que deseas, no en lo que deseas evitar

 

El Proceso Creativo se verifica al margen de que seas consciente de él. Debido a la variedad y contraste de tus experiencias nacen continuamente en ti nuevas preferencias, que aunque no te percates de ello, las transmites como si fueran peticiones. Y en el mismo momento en que transmites una preferencia, la Fuente de Energía recibe tu petición vibratoria y en virtud de la Ley de Atracción te ofrece de inmediato respuesta, con la que debes alinearte en sentido vibratorio.

 

La razón por la que no siempre eres consciente de que tus deseos han obtenido respuesta es que a menudo se produce un desfase entre el momento en que formulas tu petición (Primer Paso) y el momento en que permites que la respuesta fluya hacia ti (Tercer Paso). Aunque emane de ti un claro deseo como consecuencia del contraste que experimentas, con frecuencia en lugar de centrarte únicamente en el deseo en sí mismo, te centras en la situación contradictoria que genera ese deseo, de forma que tus vibraciones coinciden más con el motivo por el que has formulado tu deseo que con el propio deseo.

 

Por ejemplo, tu coche está viejo y requiere frecuentes reparaciones… Cuando empiezas a notar que falla, deseas un coche nuevo. Y como ansias experimentar la sensación de seguridad que proporciona un coche nuevo, emana de ti un cohete vibratorio de deseo que la Fuente ha recibido y atendido de inmediato.

 

Pero como no eras consciente de la Ley de Atracción y el Proceso de Creación basado en tres pasos, esta nueva sensación de euforia es poco duradera. De modo que en lugar de centrar inmediatamente tu atención en tu nuevo deseo y seguir dándole vueltas a la perspectiva de un flamante y maravilloso coche (alcanzando así una armonía vibratoria con tu nueva idea), piensas en el vehículo que ahora posees, señalando las razones por las que deseas un coche nuevo. <>, piensas, sin darte cuenta de que al pensar en tu viejo coche estás centrando tus vibraciones en él en lugar de centrarlas en el coche nuevo que deseas. <>, explicas, señalando las abolladuras, los arañazos y los fallos del viejo.

 

Con cada frase de necesidad y justificación de un coche nuevo refuerzas sin querer la vibración de tu molesta situación presente, y al hacerlo, sigues manteniéndote en una discordancia vibratoria con tu nuevo deseo en lugar de mostrarte receptivo a lo que pides.

 

Mientras prestes más atención a lo que no deseas con respecto a esta situación, no obtendrás lo que pides. En resumen, si piensas predominantemente en tu maravilloso coche nuevo, éste comenzará a fluir lenta y sistemáticamente hacia ti, pero si piensas ante todo en el viejo trasto que tienes ahora, tu flamante y maravilloso coche nuevo no llegará.

 

Quizá te parezca complicado distinguir entre el hecho de pensar en tu coche nuevo y seguir dándole vueltas al viejo, pero cuando seas consciente de tu Guía Emocional conseguirás hacer esa distinción.

Ahora posees la llave para crear todos tus deseos

 

Cuando comprendas que tus pensamientos coinciden con tu punto de atracción y que la forma en que te sientes indica tu nivel de aceptación o de rechazo, sostendrás la llave que te permitirá crear cuanto desees.

 

Es imposible que sientas continuamente emociones positivas sobre algo y que se malogre, al igual que es imposible que sientas continuamente emociones negativas sobre algo y que fructifique, porque lo que sientes te indica si permites o no que tu Bienestar natural fluya hacia ti.

 

Aunque no existe una fuente de enfermedad, puedes emitir pensamientos que impidan que fluya tu bienestar al igual que puedes emitir pensamientos que impidan que fluya tu abundancia natural, aunque no exista una fuente de pobreza. El Bienestar fluye de continuo hacia ti, y si no has adquirido pensamientos que lo retrasen o frenen, lo experimentará s en todos los ámbitos de tu vida.

 

No importa en qué situación te halles en relación con lo que deseas. Al prestar atención a lo que sientes, y al orientar tus pensamientos hacia pensamientos más gratos, entrarás en armonía vibratoria con tu Bienestar natural.

 

Ten presente que, en tanto que extensión de Energía No Física pura y positiva, cuanta mayor sea la armonía vibratoria que guardes contigo mismo mejor te sentirás. Por ejemplo, cuando aprecias algo, guardas una armonía vibratoria con quien eres. Cuando amas a alguien, o a ti mismo, guardas una armonía vibratoria con quien eres. Pero cuando empiezas a buscar defectos en la otra persona o en ti mismo, en ese momento ofreces una vibración que no se corresponde con quien eres realmente, y la emoción negativa que sientes te indica que has introducido una vibración de resistencia y no permites que se produzca una conexión pura entre tu ser físico y la parte No Física de ti.

 

Con frecuencia nos referimos a la parte No Física de tu ser como tu Ser Interior, o tu Fuente. Al margen de cómo llames esta Fuente de Energía, o Fuerza Vital, es necesario que seas consciente de cuándo permites que se produzca tu conexión con ella y cuándo te resistes. Tus emociones te indican en todo momento tu grado de aceptación o resistencia.

PUBLICIDAD GOOGLE

Con la práctica te convertirás en un creador gozoso y deliberado

 

A medida que reflexiones sobre cómo te sientes, llegarás a dominar el arte de dirigir tu Fuente de Energía y te convertirás en un disciplinado, gozoso y deliberado creador. Con la práctica, lograrás adquirir un control preciso sobre esta Energía Creativa y, al igual que el hábil escultor, te deleitarás moldeando esta Energía que crea mundos, orientándola hacia tus fines creativos.

 

Cuando te centres en la Energía Creativa, debes tener en cuenta dos factores: en primer lugar, la intensidad y velocidad de la Energía; y en segundo, la medida en que la aceptas o rechazas. El primer factor tiene que ver con la cantidad de tiempo que dediques a pensar en tu deseo, así como el grado de precisión. Dicho de otro modo, cuando llevas mucho tiempo deseando algo tu poder de invocarlo es mucho mayor que si piensas hoy en ello por primera vez. Asimismo, si llevas mucho tiempo pensando en ello y has experimentado un contraste que te ha ayudado a centrarte más específicamente, tu deseo lo invoca de un modo aún más poderoso. Cuando un deseo adquiere ese poder o esa velocidad te resultará muy fácil darte cuenta de cómo abordas el segundo factor: la parte de la aceptación o el rechazo.

 

Cuando piensas en algo que has deseado desde hace mucho tiempo, y en este momento reparas en que aún no ha ocurrido, estás pensando en que no ha ocurrido, está presente en ti una intensa emoción negativa, pues piensas en algo que posee una energía muy poderosa con la que no guardas una armonía vibratoria. Pero si piensas en algo que deseas desde hace mucho tiempo e imaginas que está a punto de ocurrir, sientes una emoción de expectativa o ilusión.

 

Así, la forma en que te sientes te indica si, en este momento, estás alineado en sentido vibratorio con tu deseo o la ausencia del mismo; si aceptas o te resistes a él, si en este momento lo facilitas o entorpeces.

No se trata de controlar tus pensamientos, sino de guiarlos

 

En tu sociedad tan tecnológica y sofisticada, en la que tienes prácticamente acceso inmediato a todo lo que ocurre en tu planeta, tan bombardeado estás por pensamientos e ideas que, en ocasiones, tienes la sensación de que invaden tu experiencia personal. Así, la idea de controlar ese alud de pensamientos te parece imposible. Lo normal es prestar atención a lo que hay ante ti.

 

No te pedimos que te esfuerces en controlar tus pensamientos, sino que te esfuerces en tratar de guiarlos. En realidad, más que guiar tus pensamientos se trata de que trates de sentirte de una determinada manera, porque es más fácil tratar de sentirte como deseas que mantener tus pensamientos alineados en sentido vibratorio con lo que te parece favorable.

 

La Ley de Atracción atrae magnéticamente y organiza tus pensamientos, de modo que conviene que comprendas y colabores deliberadamente con la Ley de Atracción con el fin de guiar tus pensamientos.

 

Ten presente que cuando prestas atención a un pensamiento, ese pensamiento se activa de inmediato en ti, de forma que la Ley de Atracción responde de inmediato, lo que significa que otros que guardan una armonía vibratoria con el que acabas de activar se unen a él y lo convierten en un pensamiento más pronunciado, poderoso y atractivo. Y mientras sigues centrado en él, y se expande, otros pensamientos que guardan una armonía vibratoria con ese poderoso pensamiento se unen a él, y así sucesivamente.

Cuando tu pensamiento practicado se convierte en un pensamiento dominante

 

Cuando te centras deliberadamente en un tema, y generas una sistemática activación de éste en ti, se convierte en un pensamiento practicado o dominante. Y cuando eso ocurre empiezan a manifestarse alrededor de tu pensamiento dominante cosas que coinciden con él. Del mismo modo que unos pensamientos correlativos se unieron a tu pensamiento anterior, en tu experiencia personal empiezan a manifestarse ciertas cosas correlativas con tu pensamiento dominante: artículos en revistas, conversaciones con amigos, observaciones personales… El proceso de atracción es evidente. Cuando tu atención activa enérgicamente una vibración que has practicado, ciertas cosas –deseadas o no deseadas– empiezan a fluir hacia tu experiencia personal. Así es la Ley de Atracción.

Cómo convertirte en un creador deliberado

 

Recuerda que antes de beneficiarte del hecho de prestar atención a tus emociones, debes comprender que el Bienestar es la única Corriente que fluye. Puedes aceptar o rechazar esa Corriente, pero si la aceptas es que te sientes bien, y si la rechazas te sientes mal. Dicho de otro modo, sólo existe una Corriente de Bienestar, y la forma en que te sientes te indica si la aceptas o la rechazas.

 

Lo natural es que prosperes. Que te sientas bien. Eres bueno, eres amado y el Bienestar fluye constantemente hacia ti. Si lo aceptas, se manifestará de multitud de formas en tu experiencia vital.

 

El tema al que prestas atención está pulsando y emitiendo una vibración de Energía. Mientras te centras en él, comienzas a vibrar al igual que vibra él. Cada vez que te centras en él, y cada vez que emites vibraciones, te resulta más fácil hacerlo la siguiente vez, hasta que al cabo del tiempo desarrollas una proclividad vibratoria. Al igual que ocurre con cualquier otra cosa, a medida que practicas te resulta más fácil. Y si te concentras en ese pensamiento y practicas esta vibración, formas lo que denomináis <>.

 

Una creencia no es más que una vibración practicada. Dicho de otro modo, cuando practicas un pensamiento el tiempo suficiente, cada vez que abordas el tema de ese pensamiento la Ley de Atracción te conduce con facilidad hacia la vibración de tu creencia. A partir de ahí la Ley de Atracción acepta esa creencia como tu punto de atracción y te aporta cosas que coinciden con esa vibración. Así, cuando vives una experiencia vital que se corresponde con los pensamientos en los que te has centrado, llegas a la conclusión de que <>. Y aunque sería correcto llamarlo <>, nosotros preferimos llamarlo atracción, o creación.

 

El pensamiento en el que te centras se convierte en tu <>. La Ley de Atracción así lo afirma. Tu vida, y la de todo el mundo, no es sino un reflejo de la predominancia de tus pensamientos. Sin excepción.

¿Has tomado la decisión de dirigir tus pensamientos?

 

Para ser un creador deliberado de tu experiencia debes tomar la decisión de dirigir tus pensamientos, porque sólo cuando elijas deliberadamente la dirección de tus pensamientos podrás incidir deliberadamente en tu punto de atracción.

 

No puedes seguir hablando, observando y creyendo en cosas como lo has hecho siempre y realizar cambios en tu punto de atracción, como tampoco (según hemos comentado antes) puedes ajustar el dial de tu radio a 630 AM y escuchar la música que emite el 101 FM. Tus frecuencias vibratorias deben coincidir.

 

Cada emoción que sientes te indica si estás alineado o no con la Energía de tu Fuente. Tus emociones son tus indicadores de la discrepancia vibratoria entre tu Ser físico y tu Ser Interior, y cuando prestas atención a esas emociones y tratas de centrarte en pensamientos agradables estás utilizando tu Guía Emocional como te proponías hacerlo cuando te encarnaste en este cuerpo físico.

 

Tu Guía Emocional es la clave para ayudarte a comprender tu contenido vibratorio y, por tanto, constituye tu actual punto de atracción. A veces es difícil distinguir entre el pensamiento de lo que deseas y el pensamiento de su ausencia. Pero distinguir entre tu respuesta emocional al pensamiento de lo que deseas y tu respuesta emocional al pensamiento de la ausencia de tu deseo es muy fácil. Porque cuando estás plenamente centrado en tu deseo (y las vibraciones que ofreces lo reflejan), te sientes maravillosamente. Y cuando te centras en la ausencia de algo que anhelas te sientes muy mal. Tus emociones te indican siempre con exactitud cuál es tu punto de atracción. Así, si prestas atención a tus emociones y emites deliberadamente pensamientos que incidan en la forma en que te sientes, podrás guiarte conscientemente hacia la frecuencia vibratoria que te permitirá satisfacer cualquier deseo.

¿Puedes aceptarte como un Ser Vibratorio?

 

La mayoría de nuestros amigos físicos no están acostumbrados a considerar sus vidas en términos de vibraciones, y menos aún a considerarse ellos mismos como radiotransmisores y receptores. Pero vives en un Universo Vibratorio y te compones de más energía, vibración o electricidad de lo que imaginas. Cuando aceptes esta nueva orientación y empieces a aceptarte como un Ser Vibratorio que atrae todas las cosas que fluyen hacia tu experiencia, emprenderás el delicioso viaje hacia la Creación Deliberada. Cuando comprendas la correlación entre lo que piensas, lo que sientes y lo que recibes lo habrás conseguido. Ahora posees todas las claves necesarias para dirigirte desde donde te encuentres adonde desees ir, en todos los aspectos.

 

Esther y Jerry Hicks

“Pide y se te dará”

Aprende a manifestar tus deseos…

 

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)

Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.


Un comentario
  1. User comments

    Me parece muy buen articulo,gracias.CUANDO LA MENTE ESTÁ COMPLETAMENTE SILENCIOSA,TANTO EN LOS NIVELES SUPERFICIALES COMO EN LOS PROFUNDOS,LO DESCONOCIDO, LO INCONMENSURABLE,PUEDE REVELARSE.Siempre agradecida por tantas cosas que me hacen recordar.una con ustedes.VISITACIÓN.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend