La iluminación Ilusoria

Rosa (Editora)
Rosa (Editora)

“No te aferres a nada, a ninguna idea; porque el apego es esclavitud, incluso a la idea de la iluminación «. ~ Osho

Las plantas buscan la luz, la evolución, alguna nueva posibilidad. Los humanos están constantemente buscando nuevos conocimientos, nuevos lugares, nuevas experiencias. Parece ser la propia naturaleza del universo expandirse, explorarse a sí mismo, extenderse.

Búsqueda Espiritual

La búsqueda espiritual generalmente comienza porque queremos dejar de sufrir y sentimos que parte de nuestro sufrimiento puede ser innecesario. Sentimos que hay un marco más grande, una posibilidad diferente, un potencial para no perdernos en la miseria y la confusión, para no estar aparentemente atrapados en esta pequeña cápsula de identidad separada a la que llamamos «yo», tratando desesperadamente de defendernos psicológicamente, de ser alguien especial, para pertenecer, para ser comprendidos, para compensar nuestros sentimientos de deficiencia y carencia.

Quizás hayamos atisbado una posibilidad radicalmente diferente. Quizás hemos visto que nada es tan sólido como parece, o que de alguna manera todo está unido como un todo indivisible. Quizás hayamos probado momentos de expansión, libres de toda preocupación por nosotros mismos. Naturalmente, queremos encontrar esa soltura de Ser, ese asombro, esa expansión que sentimos, que era de alguna manera la posibilidad más profunda. Y así, como una planta que busca el sol, buscamos esa luz.

Al principio (y probablemente para la mayoría de nosotros de manera cada vez más sutil), imaginamos que lo que buscamos está fuera de nosotros: en otra persona, en el futuro, en algún evento o experiencia especial. Y ese puede ser un aspecto natural y necesario que termina al darnos cuenta que lo que buscamos está siempre presente, aquí mismo.

Pero, contrariamente a lo que podemos haber imaginado, hacer este descubrimiento no significa que desde ese punto vivamos para siempre en la felicidad perpetua. El dolor y las circunstancias dolorosas son de hecho inevitables. Pero las forma en que sufrimos por todo ese dolor cambia.

La iluminación y la Fantasía.

Es una danza interminable en esta manifestación entre la iluminación y la fantasía. Como seres humanos, a veces nos sentimos contraídos en esa pequeña cápsula apretada del «yo», aparentemente perdidos en una película de confusión. Y, sin embargo, siempre existe la posibilidad de despertar de la película, de liberarnos en el acto.

chaplet 1836435 1280 diosa de la creacion esta es tu conciencia 2da parte i233271

No estoy negando la posibilidad de la iluminación, si esa palabra simplemente significa despertar en este momento del trance de la encapsulación, despertar a la maravilla ilimitada del aquí y ahora. Pero estoy negando que haya gente iluminada permanentemente, y estoy sugiriendo que buscar convertirse en una persona así, o pretender serlo, es una ilusión.

 AHORA

La iluminación (despertar, liberación, realización, como quieras llamarlo) no está en alguna experiencia pasada recordada, ni en alguna esperada para el futuro. Es solo AHORA. Y si bien puede ser útil tener la idea de que, «Todo es una presencia ilimitada” o que «No hay un yo para ser liberado», o que «No es necesario que suceda nada», como ideas o creencias, estos no se mantendrán cuando las cosas se pongan difíciles. La creencia siempre está ensombrecida por la duda.

Por lo tanto, tenemos enseñanzas espirituales, maestros, prácticas, métodos, no métodos, etc., todos los cuales pueden ayudarnos potencialmente. Pero, por supuesto, paradójicamente, también pueden obstaculizarnos, especialmente cuando los maestros mismos están perdidos en la ilusión, como TODOS los maestros a veces lo están. El hecho es que todos los maestros son seres humanos y todas las comunidades espirituales están formadas por humanos imperfectos como tú y yo. Incluso cuando la comunidad se basa en la sincera intención de ser abierta, no dogmática y no jerárquica, las tendencias opuestas a veces aparecerán porque esas cosas están integradas en nuestra psicología y biología humanas. A veces, las imperfecciones serán grandes y obvias, y a veces serán muy, muy sutiles, pero las imperfecciones siempre serán parte de todo esfuerzo humano, incluida la espiritualidad. Esperar lo contrario es una locura.

team spirit 2447163 640 el planeta tierra y la evolucion de la conciencia i215580

Tendemos a esperar que los maestros espirituales sean perfectos, y muchos de ellos están muy dispuestos a aceptar nuestras proyecciones y pretender (también para ellos mismos) que son seres perfectamente iluminados. También tendemos a querer que nuestro viaje espiritual resulte en nuestra propia perfección. Y eso nunca sucede. En ese sentido, la desilusión es algo bueno. Pero puede que no sea tan bueno si nos lleva a tirar todo por la borda.

El camino espiritual realmente no va a ninguna parte. Es un camino sin camino en el sentido de que cada momento es fresco y nuevo, y cada persona es un ser único en cada momento. Y, sin embargo, nuestro camino puede incluir prácticas que parecen ser (pero en realidad nunca lo son) repetitivas.

Los maestros y compañeros espirituales pueden señalar el camino (siempre presente), lo que ya está aquí, y pueden ayudar a iluminar los obstáculos aparentes y las trampas comunes. Y todo eso puede ser de gran ayuda. Pero nadie puede despertarnos. Todos debemos ver, sentir, pensar, prestar atención y descubrir lo que es verdad para nosotros.

La espiritualidad puede volverse tóxica cuando los maestros fingen saberlo todo y permanentemente más allá de todo, cuando alimentan nuestras historias de deficiencia y crean la expectativa de una futura línea de llegada a cruzar, una línea que supuestamente han cruzado. Y esas pretensiones pueden volverse cada vez más sutiles.

El deseo de ser alguien especial puede ser fácil de ver en las personas que exudan grandiosidad, pero este deseo de ser especial es una tendencia humana muy común, y probablemente todos la tengamos. Es posible que algunos de no seamos lo suficientemente conscientes de nosotros mismos como para haberlo notado. Puede ser muy difícil ver cosas en nosotros que van en contra de nuestra propia imagen y nuestras mejores intenciones. Todos vemos estos defectos en los demás con demasiada facilidad, pero no tan fácilmente en nosotros mismos. Y ver la ilusión en nosotros mismos es lo que realmente nos sirve, no señalar con el dedo a otros.

Por supuesto, cualquier cosa que tratemos de decir sobre la espiritualidad inevitablemente se queda corta porque el viaje espiritual es aparentemente paradójico. Ambos lados de estos reconocimientos aparentemente contradictorios son ciertos:

No es necesario que suceda nada, y puede suceder un cambio liberador.

No hay ningún lugar adonde ir y existe la posibilidad de ser liberado en el acto.

No hay elección y hay elección.

Hay un camino y no hay camino.

Ya estás íntegro y completo tal como eres, y hay margen de mejora.

Todo es un sueño y es totalmente real.

Nada importa y todo importa.

Ningún mapa es el territorio, ninguna formulación puede capturar la realidad viva en constante cambio y evolución. La iluminación, como la veo, es ESTAR VIVO como esta realidad que vive aquí y ahora. Y, por supuesto, siempre ya SOMOS ESO, no hay nada fuera de eso, no realmente. Pero nuevamente, si eso no se realiza (se hace real), es solo una creencia, sujeta a dudas.

Y, como sigo repitiendo, la realización viva que nos libera y lo que parece unirnos es raras veces un evento único que acaba permanentemente con toda la ilusión.

El baile es interminable, y siempre en el AHORA.

Y esta liberación a la que apunta la espiritualidad incluye tener cáncer, perder todo tu dinero y estar en un mundo donde hay todo tipo de crueldad y horror insondables junto con una belleza y una bondad asombrosas.

Cada uno de nosotros lo contiene todo, y la manifestación siempre será una danza de polaridades.

La utopía es una fantasía.

La perfección humana es una fantasía.

Pero, aun así, la vida nos mueve a alcanzar, a buscar, a despertar…a expandirnos.

¿Habría alguna búsqueda de la iluminación si no fuera por nuestro sentido del tiempo?  Nos sometemos a cualquier camino espiritual para superar nuestros obstáculos en el transcurso del tiempo. Entonces, imaginamos que llegará el día en que experimentaremos la iluminación, la liberación de la esclavitud que nos han prometido las tradiciones del pasado.

jump 2731641 1280 sumando no restando tapices de vida de joyce hoffman i228833

Ya no pienso en términos de tener experiencias. Las cosas simplemente pasan. La lluvia gotea suavemente. El corazón late. Hay respiración, adentro-afuera-adentro-afuera-adentro-afuera. Hay escucha tranquila, apertura … vacío … nada.

¿Iluminación? Qué letal es poner una etiqueta.  En el momento del etiquetado, la vitalidad se congela en un concepto. ‘¡Mi experiencia de iluminación!’

Estar vivo, completamente vivo, significa fluir sin obstáculos, un flujo vulnerable de vitalidad sin resistencia. Sin ningún sentido del paso del tiempo. Sin necesidad de pensar en «mí mismo», en lo que soy, en lo que seré.

Nuestro anhelo de experiencias es una resistencia a simplemente estar aquí, ahora.

El zumbido del avión. La niebla. El viento sopla suavemente, la lluvia gotea.

Respiro, pulso, me abro…

Es un alivio saber que no tenemos que ser nada.

La Vida nos vive en la forma y la no forma…y no hay fin para esa danza.

Gracias. Gracias. Gracias.

Fuente: http://elblogdetahita.blogspot.com/

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx