La nube: de la cibercultura a la semiosfera

Jorge Ariel
Jorge Ariel

«La nube», es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que usualmente es Internet. En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles «en la nube de Internet» sin conocimientos en la gestión de los recursos que usan. Muchas personas están obnubiladas por la inteligencia artificial desconociendo que cuentan con una inteligencia espiritual que hace mayores proezas, pues mientras que la cibercultura es una realidad simulada que se encuentra implementada dentro de los ordenadores y de las redes digitales de todo el mundo, la semiosfera es el mundo de  significados en el que todos “los humanos viven, se mueven y tienen su Ser”. En este artículo me propongo justificar la importancia del mundo de significados.

LA NUBE EN INFORMÁTICA.

nube informatica la nube de cosas conocibles ID160431 - hermandadblanca.org

La nube de computación es un nuevo modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología, que permite incluso al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados y responder con ellos a las necesidades de su negocio, de forma flexible y adaptativa, en caso de demandas no previsibles o de picos de trabajo, pagando únicamente por el consumo efectuado, o incluso gratuitamente en caso de proveedores que se financian mediante publicidad o de organizaciones sin ánimo de lucro.

La computación en la nube son servidores desde Internet encargados de atender las peticiones en cualquier momento. Se puede tener acceso a su información o servicio, mediante una conexión a internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar. Sirven a sus usuarios desde varios proveedores de alojamiento repartidos frecuentemente por todo el mundo. Esta medida reduce los costos, garantiza un mejor tiempo de actividad y que los sitios web sean invulnerables a los delincuentes informáticos, a los gobiernos locales y a sus redadas policiales pertenecientes. Se considera un paradigma ya que plantea que la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés.

El concepto fundamental de la entrega de los recursos informáticos a través de una red global tiene sus raíces en los años sesenta. La idea de una «red de computadoras intergaláctica» la introdujo en los años sesenta JCR Licklider, cuya visión era que todo el mundo pudiese estar interconectado y poder acceder a los programas y datos desde cualquier lugar.

El concepto de la computación en la nube empezó en proveedores de servicio de Internet a gran escala, como Google, Amazon AWS (2006), Microsoft  o Alibaba  y otros que construyeron su propia infraestructura. De entre todos ellos emergió una arquitectura: un sistema de recursos distribuidos horizontalmente, introducidos como servicios virtuales de tecnología informática escalados masivamente y manejados como recursos configurados y mancomunados de manera continua. Este modelo de arquitectura fue inmortalizado por George Gilder en su artículo  titulado «Las fábricas de información». Las granjas de servidores, sobre las que escribió Gilder, eran similares en su arquitectura al procesamiento tipo rejilla, pero mientras que las redes se utilizan para aplicaciones de procesamiento técnico débilmente acoplados, este nuevo modelo de nube se estaba aplicando a los servicios de Internet.

LA NUBE EN METEOROLOGÍA

20171220 jariel id136434 Todopoderoso - Cómo potenciar al ser humano desde la soteriología - hermandadblanca.org

Una nube es un hidrometeoro que consiste en una masa visible compuesta de cristales de nieve o gotas de agua microscópicas suspendidas en la atmósfera. Las nubes dispersan toda la luz visible y por eso se ven blancas. Considerando que las nubes son gotas de agua sobre polvo atmosférico y dependiendo de algunos factores, las gotas pueden convertirse en lluvia, granizo o nieve.

En meteorología, la precipitación es cualquier forma de hidrometeoro que cae de la atmósfera y llega a la superficie terrestre. Este fenómeno incluye lluvia, llovizna, nieve, aguanieve, granizo.

En química, es el proceso  que  ocurre cuando una sustancia insoluble se forma en la disolución. En la mayoría de los casos, el precipitado (el sólido formado) baja al fondo de la disolución, aunque esto depende de la densidad del precipitado: si el precipitado es más denso que el resto de la disolución, cae. Si es menos denso, flota, y si tiene una densidad similar, se queda en suspensión.

En ciencia cognitiva, es parte del proceso  creativo  que ocurre de una tormenta de ideas como activador creativo. Un verdadero pensador, es un creador incipiente que manejará el poder a fin de “precipitar” u obligar a emerger las formas objetivas, así los tres elementos de la magia el pensador, el poder y la cualidad, se convierten en el cuarto: la precipitación.

Un mago era aquel ser capaz de dispersar las nubes, tal como lo hace al pronunciar la palabra de poder: YO SOY.  La enorme multitud de insectos que pueblan nuestro planeta durante determinados ciclos, son objeto de creciente preocupación para los hombres de ciencia, los agricultores y todos los que trabajan por el bienestar del animal humano, son el resultado directo de la precipitación del pensamiento. A medida que los hombres aprendan a pensar con mayor altruismo y pureza, y a medida que la malicia, el odio y la rivalidad den paso a la hermandad, bondad y cooperación, la plaga de insectos, como comúnmente se dice, desaparecerá con toda seguridad.

El poder del pensamiento humano, en la actualidad, puede describirse primordialmente como pensamiento creativo, ya son muchos los que  pueden pensar en forma creadora. La opinión pública, las ideas masivas, las tendencias del deseo y el pensamiento humanos,  son hoy de un orden muy elevados, y puede verse en forma muy interesante la precipitación física de estos  pensamientos en el auge de la publicidad, el marketing y el diseño.

LA NUBE EN SEMIÓTICA

 

semiosfera la nube de cosas conocibles ID160431 - hermandadblanca.org

La nube del conocimiento es el conjunto de las intenciones, los propósitos y las ideas que, en cualquier período dado, motivarán el trabajo de los Maestros y condicionarán la cualidad de la inspiración que puedan recibir en el Ashrama, al cual  estamos vinculados. En realidad, vínculo es una expresión del libre albedrío del hombre, que elige y reconoce sus relaciones y se adhiere a ellas. En sentido espiritual tendrá como móvil la responsabilidad amorosa, y en sentido personal, la emoción sensoria. La meditación está destinada básicamente al entrenamiento para  percibir inteligentemente lo que Patanjali llama «la nube de cosas conocibles»

Actualmente, esta «nube de cosas conocibles» ha condensado o reunido energías que fueron puestas a disposición por los Espíritus de Restauración, Reconstrucción y Resurrección. Estas energías, hoy disponibles, son -en más amplia escala y naturaleza superior- similares a aquellas que el alma individual pone a disposición de la personalidad cuando esa personalidad está preparada para el aprendizaje, y son mucho más poderosas porque constituyen a su vez una precipitación de energías que están a disposición de Shamballa, más las energías y fuerzas generadas por la Jerarquía. Ahora pueden ser empleadas en la Tierra fuerzas extraplanetarias, debido al progreso de nuestro planeta y a su relación con todo el sistema solar.

La iluminación de las mentes de los hombres para que puedan ver las cosas tal cual son, captar los móviles correctos y conocer el camino de las rectas relaciones humanas, constituye ya una necesidad imperiosa; el poder motivador de la buena voluntad es esencial para la correcta acción; obtenidos ambos -luz y amor- no pasarán muchas décadas antes de que la idea de rectas relaciones humanas se haya convertido en ideal de las masas y tomen rápidamente forma en todos los asuntos nacionales, públicos y comunitarios. En el transcurso de la historia, la humanidad ha captado y empleado ideas aplicables al vivir humano que expresaban conceptos progresistas; actualmente, las dos ideas necesarias son: luz en nuestro camino y buena voluntad práctica.

Debe siempre recordarse que la luz es energía activa y el amor también es una energía. Es conveniente tener en cuenta que luz y materia son científicamente términos sinónimos, y que la red de luz es verdaderamente sustancia, por lo tanto portadora de la buena voluntad. En consecuencia debe comprenderse que es una sola red, compuesta de dos tipos de energía.

Por medio del claro pensar, el pensamiento dirigido y la percepción mental, pueden convertirse en objetos del deseo humano. Las ideas son simplemente canales para las nuevas y deseadas energías divinas; los ideales son estas ideas cambiadas o reducidas a formas mentales y presentados como tales al público. Las ideas se convierten telepáticamente en ideales, que es otra manera de expresar la antigua ley, «la energía sigue el pensamiento». La reflexión, la metacognición y la visualización dieron lugar al pensamiento científico, que es esencialmente meditación, y la necesaria actividad creativa.

 

centros planetarios la nube de cosas conocibles ID160431 - hermandadblanca.org

La nube de la significación es aquella conformada por símbolos, medios por los cuales la impresión registrada es impartida a la conciencia cerebral. Todas las impresiones han de ser registradas y traducidas en símbolos, por medio de la palabra o representaciones pictóricas. Vemos pues cómo hay una gran diferencia entre revelación e impresión.  Mientras que en la revelación hay una nube que ha de ser precipitada, en la impresión hay una esfera que ha de ser interpretada. La meditación nos ayuda a ello. Los siete grados del trabajo meditativo da como resultado la creatividad de índole efectiva.

El deseo conduce a obtener en la tercera dimensión lo que la personalidad desea y quiere. La plegaria fusiona el deseo de la personalidad con la aspiración, para establecer relación y contacto con el alma.  La reflexión mental o el pensamiento concentrado producen con el tiempo la integración y la realización definida de la personalidad en la tercera dimensión.  La metacognición como actitud mental enfocada y concentrada más una reflexión fija de naturaleza creadora, produce la personalidad fusionada con el alma, despertando la conciencia. La Adoración es el reconocimiento conjunto y la consiguiente reflexión de la humanidad sobre la realidad de la divina Trascendencia y la divina Inmanencia.  La Intercomunicación como colaboración creativa para obtener una elevación mundial de la humanidad, hace uso de la conciencia social en la invocación de ayuda de entidades superiores. La Meditación está basada en la evocación de la respuesta humana a los valores espirituales superiores.

 

Nuestro Planeta Tierra, cual centro de energía en el sistema solar, responde a numerosas energías entrantes, en cuyo corazón se encuentra la conciencia cósmica a la que damos el nombre de Sanat Kumara, el que a su vez actúa por medio de un triángulo de energías:  Shamballa, el Consejo y la Humanidad. Shamballa es impresionada por los miembros de la Gran Logia Blanca en Sirio. El Consejo es impresionado por Shamballa y un grupo de Contemplativos la transmiten a los Maestros. La Humanidad es impresionada por la Jerarquía mediante el estímulo de las ideas, las cuales se manifiestan a través de una progresiva e iluminada opinión pública.  La energía proveniente de Shamballa utiliza el centro coronario, cuando el ser humano está suficientemente desarrollado. La energía proveniente del Consejo de Maestros utiliza el centro cardíaco. La energía proveniente de la Humanidad utiliza el centro laríngeo y actúa a través de la personalidad integrada.

El centro coronario es el agente dinámico del Propósito extraplanetario. El centro cardíaco es el agente del Plan de evolución. El centro laríngeo es el agente de la Participación humana en relación con los tres reinos subhumanos de la naturaleza. En estas tres palabras Participación, Propósito y Planificación tenemos la terna de la voluntad humana acorde a la divina.

La Participación en los asuntos humanos controla la forma del Propósito, el Plan concierne al reconocimiento estratégico del Propósito, mientras que éste es el Pensamiento sintético que se precipita a la suprema conciencia del Señor del Mundo, a través de los siete Senderos que los Maestros perciben en el sexto grado de conciencia.

Se recomienda leer los libros dictados por el Maestro Tibetano a Alice Bailey.

  • Tratado sobre magia blanca.
  • La Educación en la nueva era.
  • El Discipulado en la nueva era.
  • Telepatía y el vehículo etérico.

 

JORGE ARIEL SOTO LÓPEZ

Editó el 27 de octubre de 2018

4 comentarios

  1. Y yo me pregunto, ya que somos parte de un universo formado en dimensiones… En cuál de ellas se almacena o "existe" el "mundo digital"?

    1. Estimado Pedro, el mundo digital se encuentra en tercera dimensión y la nube viene desde la quinta.El aprendizaje consiste en transferir la primaria triplicidad de la manifestación, a la dualidad básica del propósito. La nube simboliza esa zona de los propósitos de Dios, que aun no han sido revelados. La revelación consiste en precipitar la nube para imprimir las imágenes en la mente humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx