La Oración científica de «La llave de oro»

Angélica Chouciño

Hace unos meses, cayó en mis manos un pequeño libro titulado » la Llave de oro».

Por alguna razón, este título llamó mi atención al instante. Fue como una conexión, una atracción inmediata. Ya no lo quise soltar; me senté en ese mismo momento para «devorar» aquellas páginas.

En el libro, que en realidad es como un folleto de pocas páginas, prometían darme la clave para solucionar mis problemas.

Claro, con este prefacio, ¿quién no lo querría leer?, ¿quién no tendría tiempo para leer tres páginas, si el resultado puede ser la completa salud o la abundancia infinita?

Empiezo a leer y el libro me encomienda a la oración;

pray 1639946 1920
Orar es la respuesta

¡Vaya!, pienso, ¿me encomiendo a Dios (o a los santos) para que solucionen mis problemas?, ¡pues es lo que llevo haciendo toda mi vida!, el famoso: «ojalá que…», o «por favor Dios haz que…», pero a mí esa fórmula nunca me ha funcionado.

Me quedo un poco decepcionada, pero entonces pienso que si fuera eso, no lo pondrían en un libro, porque ¿para qué gastar papel y recursos en la vieja fórmula? … tiene que haber algo más.

Continúo leyendo.

El autor recalca la omnipotencia de Dios y el dato más importante, según él, a tener en cuenta: el hombre ha sido hecho a imagen y semejanza de Dios, y por ello tiene «dominio sobre todas las cosas».

Dice que esta frase tiene un valor incalculable y que debe ser tomada literalmente; y que la habilidad de disponer de este poder, no es prerrogativa del místico o del Santo, sino que se refiere a todos los hombres y mujeres, todos y cada uno de nosotros.

LA ORACIÓN CIENTÍFICA

A la fórmula que utiliza la llama «Oración científica«, término curioso puesto que en nuestros días, todavía parece que la espiritualidad y la ciencia son cosas opuestas (aunque esto cambiará en un futuro próximo, según dice el Maestro Tibetano en los libros escritos a través de Alice A. Bailey); y lo único que se exige de nuestra parte, es mantener una mente receptiva y suficiente Fe.

LA CLAVE :MENTE RECEPTIVA Y SUFICIENTE FE

El método para obrar el milagro es la sencillez.

El autor nos indica lo siguiente:«dejar de pensar en la dificultad y en su lugar, pensar en Dios». Esta es la regla completa. Haciendo simplemente eso, la dificultad, cualquiera que sea, desaparecerá. Es así de simple: dejar de pensar en ello y llenar ese espacio pensando en Dios.

La otra clave para lograr el éxito en este método, es la forma de «pensar en Dios».

Nos dice que no tratemos de hacer una imagen mental de Dios, ya que esto es imposible, sino que: «oremos repitiendo todo aquello que sepamos de Dios, por ejemplo que Dios es Sabiduría, Verdad, Amor, que Dios está presente en todas partes, que tiene poder infinito…» y esto se debe repetir sin cesar.

La idea es que dejemos de pensar en la dificultad y en lugar de ello, pensemos en Dios; que oremos repitiendo las palabras anteriores.

DEJEMOS DE PENSAR EN LA DIFICULTAD

También insiste en que, observar continuamente cómo marchan los asuntos problemáticos, es contraproducente, ya que equivale a pensar en la dificultad y se debe pensar en Dios, repitiendo la oración y nada más.

El objetivo es borrar la dificultad (el problema) de nuestra conciencia; por ello lo sustituimos por el pensamiento elevado.

El pensamiento en lo divino siempre nos eleva y cambia nuestra vibración, atrayendo así, mejores energías hacia nosotros.

VAMOS A DESGRANAR EL MÉTODO

1-Debemos empezar declarando con firme intención: «Voy a aplicar a la dificultad X la Llave de Oro»

2-Luego procederemos a desalojar todo pensamiento que atañe a la dificultad, reemplazándolo por la oración científica, es decir, por el pensamiento en Dios.

3-Repetiremos a intervalos este procedimiento, varias veces al día, siempre asegurándonos de retirar todo pensamiento del asunto .

Al principio, la repetición de la oración puede parecernos algo mecánico o inútil, pero no importa, porque la perseverancia hará que empiece a tener efecto y eso fortalecerá nuestra confianza en el método.

Como última advertencia, el autor señala algo muy importante a tener en cuenta y es que no debemos pretender delinear el resultado de la petición, esto llevaría al retraso de la solución. Lo dejaremos en manos de Dios.

NO DEBEMOS DELINEAR EL RESULTADO

Después de haber leído «La llave de Oro» y ver que la Oración Científica es un método tan sencillo y fácil de aplicar, se me ocurre que alguien debería solucionar este parón mundial en el que estamos inmersos. Tal vez si empiezo hoy…

FUENTE: LA LLAVE DE ORO (Editorial Solar S.A.S)

AUTORA: Angélica Chouciño Chouciño

9 comentarios

  1. AMADA PRESENCIA DE DIOS YO SOY LO QUE YO SOY, DECRETO QUE MI HIJO VA HACER TODAS SUS DILIGENCIAS , EN ORDEN DIVINO, SIN DIFICULTAD NI PROBLEMAS, Y LUEGO VA REGRESAR AL PAIS DONDE VIVE, PARA CONTINUAR CON SUS OBLIGACIONES. GRACIAS PADRE, PORQUE ESTO YA SE CUMPLIO. AMEN

  2. EN EL NOMBRE DEL YO SOY, DECRETO QUE LA SITUACION DE MI HIJO JGGB, ESTA RESUELTA, NO TENDRAS PELIGROS NI DIFICULTADES, VA A RESOLVER EL PROBLEMA DE LA CASA, Y VA A REGRESAR DE NUEVO PARA ATRAS. LIBERALOS DE MALAS COMPAÑIAS Y DE LOS VICIOS. DE MANERA PERFECTA Y EN ORDEN DIVINO ASI ES, Y ASI SERA.

  3. ORACION CIENTIFICA:

    "Amada Presencia de Dios YO SOY lo que YO SOY, en armonía para todo el mundo, bajo la Gracia y de manera Perfecta, YO DECRETO "……….." (se dice lo que se quiera pedir). Gracias Padre porque esto ya se cumplió". Amén

    1. ORACION CIENTIFICA:

      "Amada Presencia de Dios YO SOY lo que YO SOY, en armonía para todo el mundo, bajo la Gracia y de manera Perfecta, YO DECRETO "……….." (se dice lo que se quiera pedir). Gracias Padre porque esto ya se cumplió". Amén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

xxx