LA PAZ COMO ARMA DE GUERRA – Emilio Carrillo

Joselin Narea


«La paz se usa como arma de guerra cuando se blande solo cuando los poderes de la iniquidad y sus medios de propaganda lo requieren».

ESCUCHA…

LEER..

¿Es posible que hablar de paz sea, de hecho, un arma de guerra?

Detrás de las guerras, la de Ucrania o cualquier otra, siempre está la mano de la iniquidad. Exactamente la misma que, desde la industria farmacéutica, ha hecho de la enfermedad, no de la salud, su negocio; o, desde la industria alimentaria, promueve el martirio y el sacrificio de animales. Estos son solo dos ejemplos de una lista excesivamente larga y tremendamente dolorosa.

Y es fácil ver que, entre los muchos que ahora hablan de paz, hay demasiados que, en guerras anteriores, miraron para otro lado; y lo volverán a hacer en las guerras venideras, porque para ellos hablar de paz es un arma de guerra y la usan cuando les conviene.

La paz se utiliza como arma de guerra cuando no se habla de ella ante acontecimientos como estos y sólo se blande cuando los poderes de la iniquidad y sus medios de propaganda lo exigen.

Pero la Paz no es negociable, ni opinable, ni admite que el fin justifique los medios: ninguna guerra del presente será la paz del futuro; ningún motivo o razón, ni siquiera la seguridad, la libertad o los derechos humanos que algunos argumentan como excusas, justifica una guerra. No es posible.

La paz no es algo que se ponga de moda cuando la élite quiere y proclama a sus portavoces -políticos, medios de comunicación…-, generando entre la gente golpes de pecho meramente emocionales que, al cabo de un tiempo, desaparecerán a medida que lleguen.

La paz no hace distinciones basadas en quién provoca la guerra. Tampoco de la nacionalidad de los caídos: La paz nunca olvida que todos somos [email protected] y llora por igual a los que mueren en todos los frentes, en todos los bandos, ya sean ucranianos, rusos, serbios, croatas, palestinos, israelíes, iraquíes, afganos, rusos, estadounidenses o de cualquier otro origen.

La Paz es la Conciencia que nos inunda de Compasión y transforma para siempre nuestra Mirada, sin un atisbo de dualidad, constante, sin fisuras, sin claroscuros, llena de Luz, llena de Amor.

Y la Paz es Acción, no un pensamiento, no una idea, no una declaración, no una intención.

Por lo tanto, actuemos por la Paz desde la Reverencia por la Vida: no dañes a otro ser humano, a otro ser sintiente, a ninguna otra forma de vida. Sé impecable al respecto y no busques excusas para no hacerlo, ni siquiera en tu dieta o en tu propia supervivencia física.

Como Cristo Jesús enseñó, actúa por la Paz practicándola incluso a costa de ser insultado y calumniado, incluso a costa de ser perseguido: no te enojes contra tu hermano, no insultes ni maldigas; reconciliarse con quien tenga una queja en su contra; ama a tus enemigos y ora por tus perseguidores.

Frente a la baja vibración, levanta la tuya de la Paz: sé siempre tu mejor versión, la que emana naturalmente de tu verdadero ser imperecedero, y ponla al servicio de los demás y de la Vida en todas sus manifestaciones.

Porque de la Paz no se habla, ni tiene que ver con agitaciones emocionales ocasionales: la Paz se crea y se construye a partir de la Acción Consciente de cada uno de un momento a otro.

EMILIO CARRILLO

«Cielo en la Tierra»

FUENTE: https://mivozestuvoz.net/2022/03/23/la-paz-como-arma-de-guerra-emilio-carrillo/

1 comentario

  1. Extraordinaria su opinión acerca de La Paz. Es menester hacer entender a los individuos que si cada uno trabaja en su propia Paz tendremos un planeta lleno de Amor, es una labor ardua que tal vez sea incomprensible por algunas mentes mas el intento es importante. Cuando se enseña "educación para el hogar" en colegios y liceos es un buen momento para educar a las mentes de los jóvenes con ejercicios que llenen de Paz su corazón, su alma y en consecuencia, su mente. Así se comenzará a dar inicio a nuevas sociedades con la conciencia plena de que en la Paz radica toda actuación de nuestras vidas. Bendiciones para todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx