La reencarnación como teoría de la evolución del Alma

Angélica Chouciño
Angélica Chouciño

A estas alturas del camino, el concepto de la Reencarnación, o su teoría, no es algo que nos resulte del todo nuevo; de hecho, seguramente, muchos de nosotros, hemos nacido con esta idea tan clara, que no hemos necesitado muchas explicaciones para entenderla y aceptarla como cierta.

A menudo, nos encontramos ante incrédulos, cuyo máximo argumento de reputación, es que la ciencia moderna, con todo lo que ha avanzado, todavía no ha hallado la forma de demostrar dicha teoría, y se cierran en banda, ante la posibilidad de realidades que no puedan ser percibidas por los sentidos.

El resto, seguimos con la intención de permitir que lo desconocido se muestre, a su debido tiempo, sin tener complejo de lo que puedan pensar los demás.

APERTURA DE LA MENTE

La capacidad que poseen algunas personas, de tener una mente abierta, es considerada como un signo de evolución; saber que existen realidades que todavía no somos capaces de ver, oír, sentir, … es una cualidad mental de tipo lógica, intelectual y analítica .

Podemos mencionar las ondas de radio (ondas Hertzianas) que, viajan por el aire, sin ser apreciadas por el ojo humano, o las líneas Hartmann, líneas Curry, etc, como ejemplos de la existencia de fenómenos, imperceptibles para nosotros que, si no hubiera aparatos que los detectan, nunca sabríamos de su presencia.

tunel hacia la siguiente evolucion
Un alma a punto de reencarnar, arropada por guías, maestros y otros seres de luz

NATURALEZA Y EVOLUCIÓN

El principio de Reencarnación se basa en la teoría de la evolución. Algo tan básico y de fácil observación que nos es mostrado por la propia naturaleza.

Si echamos un vistazo a nuestro alrededor, nos damos cuenta de la evolución por la que atraviesan todas las especies, desde su nacimiento hasta su edad adulta y la forma en que se van transformando, desarrollando y aprendiendo, a base de experiencias vividas.

Para la filosofía esotérica, la explicación de esta creencia, es la siguiente:» la vida es una única existencia, de duración ilimitada, con periodos alternativos de actividad y reposo (comúnmente llamados : vida y muerte), que consiste en ir pasando de una forma a otra, a medida que se va desarrollando; y va almacenando la experiencia adquirida durante el recorrido».

En contraposición a ello, estaría la idea de que, las almas, sin un pasado detrás, surgen de repente a la existencia, desde el «no ser«, con particularidades mentales y morales, o con rasgos físicos y raciales concretos.

Es decir, que cada alma sea una nueva creación, hecha cuando el niño nace, «estampada» con tendencias virtuosas o viciosas, dotada de destreza o torpeza, por el arbitrario capricho de su creador.

CON SERES SURGIENDO DE LA NADA, NUESTRO MUNDO SERÍA UN CAOS

Esa idea nos mostraría un caos y un sinsentido que no se manifiesta, ni en las «regiones inferiores» de nuestro cosmos; ya que estas regiones, son obras hermosas y ordenadas de la naturaleza.

Pero, gracias a que nos encontramos rodeados de almas que están muy avanzadas; y que nacieron con nobles cualidades mentales y morales; nos podemos dar cuenta de que, sería imposible llegar de la nada, con ese estado tan elevado de evolución, de manera súbita.

Es lógico pensar que, esas almas, han evolucionado en otros mundos, antes de su «único» nacimiento en este.

CÓMO ES EL PROCESO

Para explicar el proceso, tomaremos como ejemplo a una persona que está en los últimos instantes de una de sus vidas en la Tierra. Esta persona, pasa a través de la muerte física y va perdiendo uno tras otro, los vínculos con sus diferentes cuerpos: físico, astral y mental. Éstos se «desintegran» por completo y sus partículas se vuelven a mezclar con los materiales de sus diferentes planos.

La relación de esa persona con su vehículo físico, queda completamente interrumpida y acabada, pero los cuerpos astral y mental quedan «a disposición» de ese alma, como semillas de las cualidades y facultades, resultantes de las actividades de esta última vida terrestre; y van a permanecer almacenadas en su Cuerpo Causal.

LAS SEMILLAS DE CUALIDAD PERMANECEN ALMACENADAS EN EL CUERPO CAUSAL

Estas facultades aparecerán, en la nueva etapa de vida en la Tierra, de ese alma.

Este proceso se repite todas y cada una de las veces que tenga que volver a reencarnar, de forma que, cada vez que vuelva a nacer en la Tierra, ese alma haya evolucionado un poco más, debido a que muchos aspectos del carácter habrán sido»conquistados» por él; e irá refinando su ser, hasta que consiga no necesitar más reencarnaciones (después de muchos retornos).

ESTE TRABAJO LLEVA IMPLÍCITA LA ACCIÓN DEL KARMA

Cada vez que el alma ha reencarnado en la Tierra y ha ido aprendiendo y evolucionando, ha creado también, vínculos y responsabilidades con otras personas (otras almas). Habrá actuado de forma correcta e incorrecta, con buena y mala voluntad, haciendo daño o haciendo el bien.

Todas estas acciones formarán un Karma, que luego se utilizará para trabajar y mejorar el comportamiento del individuo, quien, se irá elevando, en una especie de «escala de evolución».

Debido a todo el Karma que se genera, con distintas personas y en diferentes situaciones, queda patente la necesidad de muchas reencarnaciones en las que aprender, a base de experiencias.

¿POR QUÉ NO NOS ACORDAMOS?

La dificultad de la memoria, no radica en el olvido (facultad mental), porque el cuerpo físico, jamás ha pasado por las vidas previas de su dueño; radica más bien, en la capacidad de absorción del presente cuerpo en su actual medio ambiente, y en su ruda falta de sensibilidad ante las delicadas «vibraciones elevadas del Alma».

Aquellos que quieran recordar el pasado, tienen que purificar y refinar su cuerpo, hasta ser capaces de recibir las impresiones de las «esferas» más sutiles.

Para las personas que han llegado a adquirir la sensibilidad necesaria del cuerpo físico, la Reencarnación deja de ser una teoría, y se convierte en una cuestión de conocimiento personal.

CON EL RECUERDO DE VIDAS PASADAS :

  • Se descubre que los amigos de esta existencia pasajera, son los amigos de hace muchísimo tiempo, y los viejos recuerdos fortalecen los lazos del efímero presente.
  • La vida gana en seguridad y dignidad, cuando se contempla con una larga perspectiva, y la muerte ocupa su propio lugar, como mero trámite.
  • Los viejos amores reaparecen en los nuevos amores de hoy.
  • El futuro se afronta con alegría y seguridad, sabiendo que los lazos perdurarán ininterrumpidamente.

NUESTROS LAZOS PERDURARÁN ININTERRUMPIDAMENTE

FUENTE: «La Sabiduría Antigüa» ( Annie Besant)

AUTORA: Angélica Chouciño Chouciño

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx