No soy feliz y me siento cada vez peor ¿Como puedo ser un poquito mas feliz?

G. S.
G. S.

El presente artículo consistirá en una magnifica charla de Mabel Katz quien nos invita a ser feliz, ¿sabes cómo? De una manera muy fácil. Tomando decisiones. Si, la felicidad depende de las pequeñas elecciones que hacemos día a día y no nos damos cuenta. La felicidad, la alegría, las ganas, el empuje, el despertar cada mañana es una elección. Es muy difícil a veces poder entenderlo, porque el intelecto no entiende ese lenguaje. Es por eso que los invito a que lean las siguientes enseñanzas con el corazón y la humildad de que otro ser nos está ayudando a evolucionar, a ser más conscientes. Así que si lees este articulo o no, es una decisión. Puede que no dimensiones la magnitud de tus decisiones pero un simple artículo puede ayudarte a contemplar la vida de otra manera, de saborear lo cotidiano y gozarlo como si fuera el manjar más excito de la tierra, pero depende de ti, de tu mente y corazón.

Mujer, tú puedes ser feliz ahora mismo por Mabel Katz, Comentarios Por Gisela S.

Cuantos de nosotros buscamos la felicidad afuera, justamente en una relación, muchas veces en las cosas materiales, pensamos que dependemos de muchas de esas cosas para ser felices. Y realmente la felicidad es una decisión, aunque no lo puedan creer es como que hoy mismo ustedes mismos pueden decidir estar felices. Para el intelecto es difícil entender esto, porque como voy a estar feliz si tengo estos problemas, como voy a estar feliz sino tengo esto, como voy a estar feliz. Pero les juro que solo depende de eso. Porque después tenemos todo eso e igual no somos felices. Bueno un poco de eso es lo que a mí me trae a esta búsqueda y encontrar lo que yo decía que tenía que existir y que era un camino más fácil. ¿Cuánto de ustedes escucharon sobre el Ho’oponopono y de Mabel katz?

Para los que no conocen nada, les voy a contar muy rápido, nací en Argentina pero hace treinta y tres años que vivo en Los Ángeles. En Argentina tengo dos títulos universitarios, contadora publica y licenciada en administración de empresas. Así que no tengo ningún título para hacer lo que estoy haciendo aquí. No fui a ninguna escuela solamente fui a la escuela de la vida y de una decisión mía de un desarrollo personal de un cambio personal.

Yo tenía todo lo que realmente una persona piensa que tiene que tener para poder ser feliz, pero realmente no lo era. Mi mama acababa de fallecer, entre seminario y seminario la fui a ver a Argentina, y se los cuento porque les voy a contar algo que me decía mi mama. Mi mamá me venía  a visitar a Los Ángeles y me decía «pero Mabel mira la casa que tenes y autos nuevos y un marido que te adora, y dos hijos hermosos y saludables». Y me decía «¿que te pasa?» Y era verdad yo tampoco sabía que me pasaba. Siempre estaba enojada. Esa insatisfacción, ese buscar y buscar y buscar en las cosas ¿no cierto? pensando que siempre nos falta algo. Y lo que a mí me despertó fue mi hijo mayor que un día me hablo como yo le hablaba a él, enojado y ese día, tome una decisión.

Les juro mirando ahora para atrás después de tantos años, ahora más que nunca les puedo decir:

La vida son realmente decisiones.

Y la decisión que yo tome es “Mabel estas buscando la felicidad en el lugar equivocado” porque cuando lo vi a mi hijo, me vi yo. Era el reflejo, el espejo. Y dije para mi adentros «esto lo aprendió de mí», y eso no era lo que justamente quería enseñarle. Y bueno ustedes saben, yo no sabía nada de esto de los seminarios, no sabía nada de espiritualidad, no sabía de nada seminarios de desarrollo personal. Si yo iba a seminarios era de contabilidad o de impuestos, un poco para mantenerme en lo mío actualizada o porque lo necesitaba para poder renovar la licencia, ¿no cierto? El título.

Entonces la decisión esa de decir estoy buscando la felicidad en el lugar equivocado, me abrió un mundo que yo no sabía que existía, yo no sabía de todos los seminarios estos.

Bueno después no me alcanzaban los fines de semana, porque quería tomármelos todos, me interesaba todo. Pero también veía mucho drama y yo decía tiene que haber un camino más fácil y más corto. Y bueno lo encontré, lo encontré en Ho’oponopono, que también se dan cuentan que eso también fue una decisión que yo tome, que tenía que haber un camino más fácil y me apareció. Ese es el poder que nosotros tenemos de decisión, ese es el poder que nosotros tenemos de elección, ese es el poder que nosotros tenemos como creamos a través de nuestros pensamientos.

Pero lo que pasa que muchas veces nos cuenta tomar responsabilidad porque esas decisiones las tomamos a nivel subconsciente decimos «no como yo voy a elegir esto», claro no conscientemente. Pero bueno Ho’oponopono es un arte ancestral hawaiano de resolución de problemas, que nos dice que somos cien por ciento responsables, no culpables, que no es lo mismo.

munecas duras recueros en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

La responsabilidad nos hace libre, la culpabilidad nos hace sentir mal.

El cien por ciento de responsabilizar quiere decir que si yo lo cree, yo lo puedo cambiar, quiere decir que todo depende de mí y no de todo los de afuera, como yo pienso, que me parece que el mundo tiene que cambiar para que yo sea feliz. ¡No! la que tiene que cambiar soy yo, y si yo soy feliz entonces me aparecen cosas en mi vida, que antes no sabía que existían. Empieza a cambiar toda mi realidad pero porque cambie yo. Entonces cuando nosotros observamos la vida, tenemos que saber que la vida solamente nos está mostrando nuestro interior, yo sé que hay cosas que por ahí no nos gustan pero podemos cambiarlas, ese es el poder que todos tenemos.

Entonces cuando nosotros hablamos de por ejemplo abuso, o por qué yo atraigo ciertas cosas en mi vida, si yo no tomo responsabilidad, y sigo culpando al otro, voy a seguir atrayendo eso. Entonces yo muchas veces digo, no es que nos tenemos que quedar y porque es nuestro destino y porque somos responsables, me voy a quedar a que sigan abusando. No. Lo que digo es que voy a decir, ¡no! Me voy a tratar bien, me voy a querer. Esto no está ok para mí, sí, voy a poner una separación, sí voy a poner un límite, pero desde la responsabilidad. Esto no está, ok y no lo voy a aceptar más. No es que este es mi destino y eso lo que me toco o que me lo merezco. ¿Si?

Muchas veces lo aceptamos porque pensamos que es eso lo que nos tocó, que es nuestro destino, que no nos merecemos algo mejor, y muchas veces a nivel de subconsciente. Todo en nuestra vida son memorias, son como programas, es como cuando vamos al cine y vemos la pantalla. Ahí en la pantalla nos enganchamos con dos de nuestros sentidos que son el visual ¿no cierto? y el auditivo pero en la vida real, nos estamos enganchando con cinco. Y lo que no sabemos es que todo nos recuerda a algo.

Nos recuerda a algo que nosotros en Ho’oponopono lo llamamos memorias y que la mayoría, les juro, es a lo que necesitamos despertarnos, la mayoría viene de otras vidas.

Tenemos que despertar, tenemos que saber quiénes somos, les juro, yo lo comprobé con mi mama esos dos días, que estuve con ella. Ella me confirmo todo, me gustaba porque utilizaba un poco las palabras que yo utilizo en mis presentaciones, ella venía a todos mis seminarios, pero les juro que hay otro mundo. Les juro que la muerte no es lo que nosotros pensamos. Entonces ¿por qué no despertarnos?, muchas veces les digo, no le van a creer a una contable ¿no?, pero tienen que entrar en internet, busquen vidas pasadas y ciencia, y van a ver todas las pruebas que hay, empiecen a buscar en libros, como el del Dr. Eben Alexander un neurocirujano de Harvard, que escribe un libro que es la prueba del cielo. ¿Si? Con una experiencia cercana a la muerte. O Anita Moorjani, otra experiencia cercana a la muerte, que escribe «morir para ser yo», o lean al Dr. Michael Newton «el viaje de las almas».

En este momento hay tanta información que no podemos seguir ignorantes, porque de alguna forma si somos ignorantes, por más títulos y por más estudios que tengamos. Porque somos ignorantes de la verdad, somos ignorantes de quienes somos. Y andamos perdidos y por eso somos tan infelices, ¿si?. Otra de las cosas por las que somos infelices es porque somos normales. ¿No?

casa y campo en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

Las adicciones que tenemos el pensar, el sufrir, el culpar, son adicciones aceptadas.

Somos normales ¿no? Vamos a escuelas normales. Bueno en Budapest y en México, también tuve la oportunidad de ir a escuelas autistas. Con síndrome de Down, y saben siempre esta es mi segunda visita ahí en Budapest y les digo que regalo. Que regalo ir a una escuela, visitar una escuela donde los chicos pueden ser ellos mismos, no se les pide que sean otras cosas, no se los compara. Mira este que bien, ¿no? O mira este es mejor que vos.

Se dan cuenta ¿por qué somos infelices? Porque desde chicos tenemos que buscar la aprobación, o la aceptación afuera nuestro, que era importante lo que los demás pensaban de nosotros. Aprendimos a compararnos. O aceptar las comparaciones que por ahí hacían otros en nosotros. Nunca vamos a encontrar la felicidad afuera ni aun si nos aceptan todos. Necesitamos empezar a amarnos y aceptarnos nosotros, entonces cuando a amarnos y aceptarnos nosotros por supuesto que no vamos a aceptar un abuso. Por supuesto que vamos a poner límites, y un día voy a decir hasta aquí, o lo atraje pero no está ok.

Otras de las cosas que son importantes, es que si sigo culpando, llevo a esa persona conmigo por el resto de la vida, es muy pesado, es una maleta muy pesada. Y no somos libres, somos al contrario esclavos, y seguimos viviendo en ese pasado, en lo que nos hicieron. Lo más importante que tenemos nosotros ahora es el tiempo. ¿Cierto? Que inclusive dicen que es imaginario pero bueno, en el contexto que nosotros vivimos y como nos movemos

¿Cómo invertimos nuestro tiempo?

Lo invertimos en quejarnos, en vernos como víctimas, o decir ¿sabes qué? Voy a tomar responsabilidad, voy a cambiar mi vida, voy a  decidir ser feliz, voy a decidir estar en paz. Muchos me dicen ¿Cómo empiezo? Y les juro yo mirando para atrás, con una decisión. Yo empecé a repetir de alguna forma mentalmente, suelto y confió, suelto y confió, suelto y confió. Y entonces de alguna forma las cosas es como que se empiezan a acomodar. Empecé a ver una magia, les digo la verdad, es la forma como lo puedo describir, empezaron a pasar cosas y me di cuenta que no estaba sola. Yo no creía en absolutamente nada, en nada de lo que les estoy diciendo ahora, pero yo no creía en nada que yo no pudiera ver o tocar. No creía en Dios, no creía en absolutamente nada. Pero cambió, porque cambie yo, porque empecé a confiarme a mí. Y porque realmente a Dios lo encontré adentro mío.

Yo llamo Dios a una parte mía, que tiene todas las soluciones a todos los problemas, que está conmigo siempre, que siempre me está guiando y siempre me está protegiendo. Que las cosas pasan siempre por alguna razón, aún las que no me gustan.  

Entonces cuando empezamos a aceptar, cuando empezamos a ver que todo es realmente perfecto, empezamos a ver que la vida puede ser más fácil, que lo que nosotros hacemos es resistir todo el tiempo, pensar es resistir, discutir, tratar de tener razón, la última palabra, todo eso era resistir.

Lo que resistimos, persiste. Nos lo dijeron hace cuantos años atrás.

Hace muchos años atrás nos dijeron también que mostremos la otra mejilla. ¿No? Pero no era así como creíamos, nosotros lo interpretamos como que mostremos la otra mejilla así te pega del otro lado, no, es mostrarle la mejilla del amor, porque si resisto, si culpo, si discuto, atraigo más de lo que no quiero. Porque si uno le dice al otro te amo o te quiero, lo desarma ¿entienden?. Le devuelvo con amor, no con querer tener razón o la última palabra. Entonces eso es un poco lo que hacemos en Ho’oponopono

cisnes en paz y amandose en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

¿Cómo podemos poner el amor primero? ¿ cómo elegir ser feliz en vez de tener razón?

¡Que importa quién tiene razón! ¿por que no ponemos la felicidad por sobre todas las cosas? Esa debería ser la meta. Ser feliz, no como voy a tener el dinero, como voy a hacer esto. La meta es ser feliz, porque por ejemplo tenemos que volvernos padres felices, somos el ejemplo para nuestros hijos. A parte es mucho más fácil, si lo único que tengo que hacer es ser una madre feliz, es mucho más fácil que ser, una madre perfecta. ¿No?

Además que por más que intentemos no lo somos, y el mejor regalo que le podemos dar a nuestros hijos y mostrar que nosotros también estamos en el camino de aprender, de crecer, que realmente no sabemos mostrarnos vulnerables, realmente es el mejor regalo que le podemos dar, en cambio nosotros estamos  queriendo demostrar que realmente sabemos cuando en realidad no sabemos nada.

Entonces les digo para mí fue empezar con suelto y confió, suelto y confió.

Tuve un maestro por más de diez años, que podía ver y escuchar cosas que yo no podía ver o escuchar. Y me contó tantas historias, que eran verdad, parecen ciencia ficción pero eran de verdad, que empecé a abrir un poco mi mente. Y un día dije «a lo mejor no sé tanto como yo pensaba». Por ejemplo, la primera vez que el vino, mi primer seminario de Ho’oponopono fue en 1997, y ahí fue cuando lo conozco al Dr. Ihaleakala quien fue mi maestro, lo invito a venir a Los Ángeles, viene por primera vez en enero 1998, y estuvo en mi casa, y me dijo que mi lavarropas le pregunto si él era el tipo del Ho’oponopono. ¿Se imaginan que mi lavarropa sabía que venía el tipo del Ho’oponopono?. Bueno ese tipo de cosas fueron las que me abrieron la mente. Y dije «a lo mejor no se tanto como yo creía». Y después empezaron a venir alumnos a los seminarios, que también podrían hablar con las cosas, y ver cosas, ¿no cierto? Y todo eso realmente me hizo más humilde, porque dije «a lo mejor no se tanto como yo pensaba». Y es que todo nos habla.

En Serbia, no esta última vez, el año pasado, vino una nena de diez años y me pregunto «¿Mabel podemos hablar con los animales?» Y yo la mire y le dije «¿Por qué me preguntas a mí?» Y le digo «¿vos podes hablar con los animales?» Y me dijo que si, entonces le digo «viste para que me preguntas a mí». Entonces le dije “nunca cambies, no te vayas a meter en la cajita para ser aceptada, para ser como nosotros” le dije que se dé la vuelta y mire a toda la gente de la audiencia y le dije «todos ellos no pueden hablar con los animales, pero vos estas en lo correcto y ellos no».

A eso me refiero, que nosotros nos metimos en una caja de lo que es correcto, de lo que es perfecto, de lo que es aceptado, de lo que está bien, y somos muy infelices. Porque adentro nuestro sabemos que eso no es lo que nosotros somos, porque cuando éramos chicos nos cerramos a todas esas cosas, porque sino nos medicaban o nos internaban. O porque queríamos pertenecer y queríamos ser aceptados, entonces ¿hasta cuándo vamos hacer eso?, ¿hasta cuándo vamos a seguir haciendo lo que amamos?, ¿por qué por ejemplo tenemos que trabajar? Mal aprendido. Nosotros nos lo creíamos, nos creímos que teníamos que trabajar por el dinero, que teníamos que conseguirnos un trabajo, y mejor si no te gusta, que podes llamar trabajo, ¿no? Porque así sos, como todo los demás, entonces cuando hablas con los demás, tenes el mismo tema de conversación que el trabajoooo. Así nos parecemos todos. ¡No!

bote que es llevado por la corriente en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

Cuando hacemos lo que amamos es como que si estuviéramos en una corriente, como que nos subimos en el bote y nos lleva, sin esfuerzo, no hay que hacer nada.

Las cosas vienen, nos convertimos como si fuéramos en un imán, pero para eso tengo que cambiar los programas, por eso en Ho’oponopono hablamos esas memorias, esos programas que están en el subconsciente y que están trayendo. Si yo no tomo decisiones a nivel consciente, voy a seguir repitiendo mi vida igual. ¿Por qué? Porque estoy dejando que mis ruegos sigan igual, que si dependo del trabajo, de que los demás me aprueban, de que si tiene que cambiar el Gobierno, si cuando se vaya el vecino, ¿no cierto? Y se nos pasa la vida así.

Los miedos a no atrevernos a sentir los miedos, darnos cuenta que nosotros no somos el miedo, sino que somos mucho más. La vida es salirnos de la zona de confort, hacer cosas diferentes, animarse, sentir lo miedos y hacerlo igual. Esa es la única diferencia, pero después que lo hacemos nunca más somos los mismos.

No hace mucho me entere, no sabía, de que el miedo número uno es hablar en público.  Y entonces le voy a contar yo no tengo títulos para hacer lo que  hoy estoy haciendo aquí. Cuando me di cuenta, yo todo este trabajo que yo hice, que me abrí,  a lo espiritual, por favor no confundir con religioso, ¿ok?.

Lo espiritual no va en contra de ninguna religión pero está por arriba de todas y trae paz y nos une y nos hace familia.

Así que creo que religión no es ¿no?. Es un poco diferente. No tengo que explicarlo. ¿Ok? Cuando me abro a todo esto que es lo espiritual, yo lo hice realmente por una búsqueda personal, como les dije de la felicidad, de la paz, y más que nada de lo personal, porque, yo profesionalmente, a mí siempre me fue muy bien, como contable tanto en Argentina como en Estados Unidos, por lo tanto no es que estaba buscando cambiar de profesión, y les digo la verdad a mí me gustaba. Ayudaba a mucha gente, porque a la gente le daba miedo todo lo que eran los números y para mi era fácil. Entonces nunca lo hice para cambiar de profesión, jamás le pregunte a mi maestro como enseño esto. Porque no estaba en eso, yo empecé coordinando promocionando los eventos. Bueno Ihaleakala me hacía pasar al frente, después enseñe oficialmente pero seguía siendo como un hobbie para mí, como algo de los findes de semana, pero un día el  dijo: «sácame los volantes y los flyers porque no hago más esto». Fue la primera vez que se me paso por la mente y fue pensar “a lo mejor yo puedo hacer esto, ¿no?». Como él no lo iba a hacer más. Y le pedí que meditara y obtuvo un ok para mí, para enseñar. Entonces yo le dije bueno entonces si yo voy a enseñar, voy  a ir a tomar clases, porque yo no sé nada de hablar en público y él me dijo: «no, eso te va a sacar toda la naturalidad. Lo único que tienes que ser es tu misma». Así como yo lo recibí como el mejor consejo, se los regalo hoy a ustedes, lo único que tienen que ser es ustedes mismos. Se tienen que animar, ustedes se tienen que sentir bien en su propia piel, y decir esta bien, soy yo.

aurora boreal en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

Hay gente que le va a gustar y va haber gente que no le va a gustar pero darme ese permiso de ser yo misma.

Se acuerdan que les dije de los miedos, de cómo la vida nos da oportunidades para salirnos de nuestra zona de confort. Una vez hace mucho muchos años tome un seminario donde nos hicieron cantar en frente de todos sin música. Hablando de miedos, ¿no? De que a uno le tiembla todo, de que no se acuerda del arroz con leche de que cantaba cuando era chiquita, etc. pero ¿qué creen? Después que hice eso, tome una decisión consciente. Siempre estamos tomando decisiones pero muchas veces no lo sabemos. Ese día tome una decisión consciente. Cuando me fui a sentar después de temblar y transpirar y de todo, tuve una conversación conmigo, y dije «Mabel si vos cantaste en frente de todos y sin música, hablar es fácil».

Así es la vida, siempre nos va a poner en situaciones para que otra vez nos salgamos, pero después porque hice eso, ahora puedo hacer esto, ¿Me explico? No le tengan miedo a las adversidades, no le tengan miedo a los problemas, díganles gracias porque siempre son oportunidades para abrir más puertas, para crecer, nos hacen más fuertes, nos hacen mejores. Sentir los miedos y hacerlo igual.

Y hay un libro que se llama así en inglés «feel the fear and do it anyway». Se los recomiendo también. Darnos cuenta de que todos pasamos miedo, porque todos pensamos que somos nosotros solos, que solo nos pasa a nosotros y nadie mas, que a todos les va muy bien y que nosotros somos los únicos que pasamos por lo que pasamos. Muchas veces me preguntan en las entrevistas «y que diferencias con los países ¿no?» Y yo digo «ninguna». Todos tienen las mismas preguntas, todos tienen los mismos problemas, todos están en la misma búsqueda, o están igual de dormidos. O no están en ninguna búsqueda. ¿Se dan cuenta? Porque la vida es eso, la vida es esa búsqueda de quien soy. La pregunta más importante en la creación. Entonces, de lo primero que me tengo que dar cuenta es que yo no soy mis miedos, yo no soy mis creencias, yo no soy mis opiniones, que estoy por arriba de todo eso. Darme cuenta que esto es temporario, me lo tuve que poner para venir acá ¿no? Como cuando los astronautas salen y se tienen que poner el traje, bueno. Y para venir acá a la tierra necesitamos el cuerpo. Pero estamos acá temporariamente y esto no es.

Hace poco descubrí por un artículo, pero igual lo viví, porque al cabo de estar en India, me pregunte:

¿Por qué en India son pobres pero felices?

Porque en serio se los digo, no hay gente enojada ahí, y hasta los que piden, a nadie se le ve la cara de pobrecito, nada. Es como la vida, esa es la vida. Preparando justamente una clase mía, que hago clases mensuales por internet sobre la muerte, empecé a buscar y encontré un artículo, que decía que en India son felices porque creen en la reencarnación. Porque saben que esto es temporario, esto no es nada, si soy pobre en esta vida, en la próxima soy rico. Es temporario. Entonces les voy a contar una historia, un papá en Los Ángeles me contó que ellos se mudaron de Los Ángeles a San Francisco, y uno de sus hijos era atleta, competía y representaba a los Estados Unidos en las olimpíadas pero tiene un accidente cuando se mudan de San Francisco a Los Ángeles, tiene un accidente de auto y termina parapléjico. Él como papa nunca se lo perdono dijo «esto fue culpa mía, si yo no me hubiera mudado de San Francisco a  Los Ángeles esto no hubiera pasado». Y dice que buscó en todas las religiones una respuesta, en todas las religiones y no la pudo encontrar. La encontró en un libro de una persona que había tenido una experiencia cercana a la muerte y que ella contaba en el libro que ella tuvo una conversación con un Ser, que no sabe si era Dios o no, pero ella le pregunto al Ser «¿Por qué hay tanta gente que tiene tanto y tanta gente que se está muriendo de hambre? ¿Por qué hay tanta gente que tiene salud y tanta gente que esta tan enferma?» Y dice que este Ser le dijo “todos fueron ricos y todos fueron pobres, todos tuvieron salud y todos estuvieron enfermos, porque esto no es”.

mujer de la india feliz en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

Nosotros nos tomamos la vida demasiado en serio. Lo peor que puede pasar es que reprobemos y tengamos que volver.

Yo dije “yo no vuelvo, con tal de no ir a la escuela otra vez, no, yo a la escuela otra vez no”. Pero es lo peor que nos puede pasar, no es tan grave. Tenemos que volvernos seres felices, tenemos que no tomarnos las cosas tan en serio. Nosotros seguimos diciéndoles a nuestros hijos “usa la cabeza, pensa” lo peor que podemos hacer cuando tenemos un problema es pensar. Trabamos todo, estamos solos. Como si nos metemos en un cuartito oscuro. O les decimos “hay no te preocupas sos un irresponsable”, si me preocupo también estoy solo, me creo que yo lo voy a solucionar, espera, espera que yo lo voy a solucionar. Einstein decía “no puede usar la misma parte que creo el problema, para encontrar la solución” no está ahí.

Entonces lo que nosotros necesitamos es parar lo que yo llamo la

 

 loca de la casa, vieron esta que habla y habla todo el tiempo, es la radio que no para, y aparte fuerte, está el volumen. Entonces me tengo que dar cuenta, que esa loca de la casa no soy yo.

Saben hace poquito leí un libro que a la loca de la casa hay que invitarla a que se siente un día en el living con nosotros. Cuando ustedes realmente la escuchen, no la vuelven a invitar más. Dos, tres minutos ya se quieren salir corriendo y dicen no la invito más. Eso es lo que nosotros tenemos acá dentro. Pero como no estamos conscientes, nos parece que es lo de todos los días. 

 

Nos parece que es normal, entonces cambiemos de estación, tenemos esa posibilidad es como una diferente frecuencia. ¿No? Entonces digo no, esa es la frecuencia de la infelicidad, de la escases, de que no hay suficiente para todos, de que la vida es injusta. ¿Sabes qué? Voy a empezar a escuchar otra radio.

Todo es posible, porque todo depende de mí, y depende de mis decisiones.

Al Ho’oponopono nosotros no lo hacemos para conseg

 

uir ciertas cosas, nosotros lo hacemos únicamente para estar en paz y ser felices, sabiendo realmente que no es que necesitamos ciertas cosas o personas en nuestras vidas, para ser felices o estar en paz. Lo que pasa que cuando lo hacemos la vida se va acomodando, como que las cosas van pasando. Hay veces que somos nosotros mismos los que nos enseñamos, también tenemos nuestras propias lecciones. Cuando la gente dice bueno pero Mabel vos no tenes metas y yo digo no porque me gusta las que Dios tiene para mi ¿para qué me voy a molestar? Aparte es más fácil. Yo aprendí a vivir el presente, yo no hago planes, hasta tal año que no tengo tiempo para nadie, no. Yo vivo, mis organizadores se vuelven un poco locos conmigo, porque yo les doy las fechas un poco a último momento, pero a mí me funciona esto del presente. ¿No? Entonces me pasan cosas que a veces cuando yo miro para atrás, no lo puedo creer, pero yo también a veces me quejo eh. Y yo también igual me engancho, igual que ustedes, y ten

 

go opiniones y juicio, pero lo hago conscientemente, me doy cuenta ¿no?

Y cuando ahora paso lo de mi mama, estaba en Croacia y me pase toda una noche discutiendo con Dios. ¿Por qué tengo que ir a Argentina si yo ya me despedí de mi mama y ya hable y es muy duro para mí, como no voy a hacer esto. Pero no entiendo por qué, cómo voy a ir dos días para la argentina y volverme a Europa y…. y toda una pelea. Les tengo que decir cuál era la pelea, porque yo no le pido absolutamente nada a Dios, no tengo una lista, estoy más que agradecida de todo lo que me da. Pero si le pedí que mi mama se fuera en un sueño. Y cuando se empezó a alargar, porque mi mama estaba más que lista, con decirle que las palabras de mi mama al teléfono, me dijo “Mabel pero yo me entregue y la muerte no vino”, como diciendo “¿Qué está pasando?”. Cuando estuve ahí me dijo “¿Quién hubiera dicho que morirse era tan difícil?”

ola del mar rompiendo en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

 

Miren la satisfacción que yo tuve de escuchar a mi mama decir las palabras que yo digo en los seminarios. El primer día que llegue estaba bien consciente entonces, en un momento dijo  “me parece que tengo que llamar a mis amigas y decirles que me suelten, porque me están reteniendo”. Entonces le digo «ok, con quien queres hablar?», entonces les marcamos y le dice a la amiga “vos escúchame, no hables, escucha yo ya termine mi trabajo acá en la Tierra, me tengo que ir y vos me estas reteniendo», y la otra le lloraba y le decía «no Sarita vas a ver que te vas a poner bien», y mama le decía «vos no entendes nada”. Y cuando corto el teléfono yo la mire a mi mama y le dije “mami que te extraña? ¿Que esperabas, mami?» Le dije «nosotros somos diferentes, pensamos diferentes», le dije «si vos siempre me dijiste que con tus amigas no podías hablar porque era todo lo negativo, le digo ¿Qué esperabas?».

Les confirmo que para aquellos que hayan perdido o estén en el proceso, cuando los lloramos, no los ayudamos. ¿Ok? Cuando por ejemplo les lloraban mis sobrinos, mi mamá les decía «no me ayudan» y ella les decía a mis sobrinos «no ves que yo voy a estar más cerca de vos, te voy a poder ayudar más».

Yo me peleaba con Dios por todo esto, ¿Por qué no se puede ir bien? Yo tuve muchas conversaciones con mi mama y le dije ¿para que te vas a quedar a deteriorarte? Tuviste una vida excelente ¿para qué quedarte a deteriorarte, empezar a sufrir, empeorar?» Yo le pedí a Dios que mi mama no sufriera. Cuando paso todo esto, porque estuvo casi un mes internada, parecía que Dios no estuviera respondiendo, y yo decía ¿cómo puede ser que con todo el trabajo que yo hago y no puedo pedir una cosa?

Pero cuando volví de ver a mi mamá, la llame y le dije “mami pensa esto: no estas sufriendo, no tenes un dolor, está bien, era la espera, le dije mamá esto es lo que le pedimos a Dios, que no sufrieras”. Y cuando me levante ya estaba, bueno yo volví a Serbia y luego fui a Budapest y en Budapest la primera mañana que me levanto tenía un mensaje de mi sobrina que decía “la abuela falleció, se quedó dormida”. Les digo que yo lloré, no porque mi mama se había ido, yo llore de la emoción de que Dios había cumplido con lo que yo le pedí. Yo le pedí que mi mama se quedara dormida y pedí que no sufriera. Pero ¿se dan cuenta que no fue de la noche a la mañana? Fue un mes entonces a uno le parece que ya no le responde y yo que creo doscientos por cientos y no tengo la menor duda.

Entonces a veces las cosas no suceden como nosotros queremos pero siempre nos escuchan, siempre. Están también para las cosas triviales, para las cosas de todos los días.

Les cuento una que realmente, no importante para nada eh. Mi hijo mayor se casó en abril de est  año y todo el mundo me decía «Mabel que te vas a poner, y pensaste el vestido». Y yo les decía «ya va a parecer, voy a pasar por un lugar y voy a decir ese es». Pero de repente estaba en mi casa en Los Ángeles en febrero y empiezo a mirar el calendario y digo «¿Qué estoy haciendo? Digo porque yo ahora me voy al tour de Miami, México, etc. y cuando vuelvo tengo solamente diez días, no puedo salir a buscar a las corridas desesperada». Entonces bueno se los voy a contar muy rápido. Me meto en el internet, que hago una llamada, que me mandan a un lugar, que me dicen que ahí me recomiendan a un lugar, pero yo antes de salir de mi casa, mire para arriba y dije:»¿ustedes ya saben me voy a poner

 

? ¿ustedes ya saben dónde está ese vestido? Bueno llévenme porque yo no tengo tiempo». Bueno yo teóricamente iba a ese negocio que me habían recomendado si?, pero en el camino, me pongo el google m

 

aps por el tráfico, para ver por dónde voy, y de repente el google maps se abrió una ruta nueva, donde puedo llegar tres minutos antes, por supuesto mi intelecto que dijo “¿hay por tres minuto? Que molesta, pero ahí dije “a lo mejor es una señal”. Entonces dije voy a tomar esta nueva ruta, pase por un centro comercial que en treinta cuatros años que vivo en los Ángeles, era mi tercera vez ahí. Entro esta todo en renovación, todo en construcción, la mayoría de los locales cerrados, no había ningún lugar como para entrar y comprar un vestido, pero cuando salgo, había uno abierto y ahí me compre el vestido. Entonces esa fue una lección para mí también. Poder utilizarlo para encontrar un vestido para una fiesta. Se imaginan si la ayuda esta para cosas tan triviales o no importantes, ¿Cómo la ayuda puede estar para cuando nosotros realmente nosotros tenemos un dolor o cuando estamos pasando una adversidad o cuando es un problema serio?

arcoiris en no soy feliz y me siento cada vez peor como puedo ser un poquito mas feliz no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

La ayuda siempre está, pero nosotros tenemos que pedirla. Si no la pedimos no puede venir, porque tenemos libre elección.

Entonces se los cuento porque yo sigo aprendiendo, yo cunado doy las clases aprendo ¿no cierto? El universo me da oportunidades a mí, esos dos días en Argentina, fueron un regalo para mi alma. No me costaron nada, llegue cuando me fueron a buscar al aeropuerto a Belgrano, pensaron que me tenían que llevar con camilla, yo con una energía impresionante, en esos dos días las cosas que alcance a hacer en Argentina y esas dos noches que me pase con mi mama, que fueron un regalo, las conversaciones, lo que me contaba que ella veía, o con quien conversaba. Hay otro mundo, no eran alucinaciones.

El doctor Eben Alexander cuando el presenta dice sus colegas de Harvard que lo que tuvo fueron alucinaciones, y él les enseña científicamente como su cerebro, en el estado que su cerebro estaba no podía tener alucinaciones.

Y entonces ¿Por qué no pedir ayudar? ¿Por qué lo estamos tratando de hacer solos? ¿Por qué no nos despertamos y nos damos cuenta de quiénes somos? Es mucho más fácil.

La verdad es una sola, van a ver que todos hablamos de lo mismo, parece hasta que nos copiamos. Pero la buena noticia es que la verdad es una sola, lo que necesitan es encontrar ese camino, lo que resuena para ustedes, pero algo hagamos. Cambiemos, porque esto si se puede. En un momento mi mama dijo “uy esto se puede destruir en cualquier momento”. Es decir, en un momento dijo “ quien hubiese dicho que yo tenía algo que ver con la evolución? Y después dijo ¡uy esto se puede destruir en cualquier momento!. Esto se puede destruir en cualquier momento pero depende de nosotros, depende de las decisiones que tomemos.

Estamos en un momento de evolución crucial en el mundo. ¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a seguir chiquitos, de víctimas, de pobrecitos, de que no podemos?

Porque si nosotros en un momento de evolución y de cambio, como el que estamos viviendo acá en la tierra, y si estamos aquí es porque somos importantes, sino no estaríamos.¿Ustedes se creen que la Tierra es para pasarla, para pasar el tiempo? ¡No! Si estamos acá es porque hay algo que podemos hacer que no lo pueda hacer nadie más. Y porque somos muy importantes y debemos despertarnos.

Entonces Ho’oponopono de alguna forma responde esa pregunta ¿Quién soy? Y me doy cuenta que soy mucho más, como le decía, de mis creencias y opiniones que todos esos son programas en mi subconsciente, que vine a corregirla. La palabra Ho’oponopono significa como corregir un error, porque todo en mi vida es un error. Es la pantalla, y me muestra que es lo que yo necesito cambiar y cuando yo lo cambio, se cambian todos porque todos tenemos memorias en común. Entonces por eso algo tan sencillo como esto, que es un trabajo totalmente individual, puede hacer cambios en el mundo. Y desde mi casa. Porque estoy cambiando la programación, ni que hablar de que la cambio para mis hijos, ni que hablar que la cambio para las generaciones futuras. Es como prender la luz, vieron la luz no discrimina, a este si, a este no. Este no se portó bien, no lo ilumino. Eh?

Entonces el Ho’oponopono es un poco como prender la luz. Lo que se borra de nosotros, en Ho’oponopono hablamos de borrar estas memorias, hablamos de limpiar, pero en realidad nosotros lo único que hacemos es soltar, dar permiso. Nosotros no somos en realidad los que borramos, damos permiso y tenemos que confiar. Por eso hablo de soltar y confiar. Tenemos que confiar que cada vez que por ejemplo mentalmente simplemente un simple Gracias, un simple Te amo mental, no solamente para la loca de la casa y me trae al presente sino que estoy pidiendo ayuda. Estoy permitiendo que la ayuda venga. No lo tengo que hacer sola.

globo aerostatico en no soy feliz y me siento cada vez peor ¿como puedo ser un poquito mas ID173997 - hermandadblanca.org

El Ho’oponopono responde la pregunta ¿Qué es un problema?

Porque un problema es, se acuerdan álgebra, la x? lo que no sabíamos, lo incierto. Y eso es, eso es un problema, porque aun cuando nosotros lo analizábamos, y cuando pensábamos que sabemos, no tiene nada que ver con eso. Porque son memorias, el intelecto jamás lo va a entender. Entonces es momento de realmente de despertar de hacer algo, puede ser Ho’oponopono o puede ser otra cosa, pero algo tenemos que hacer. Si no lo hacemos por nosotros, aunque sea por nuestros hijos que decimos que los queremos tanto. Darnos cuenta que somos de alguna forma el modelo para ello, ¿no cierto? No nos escuchan, nos observan.

Entonces los que necesitamos cambiar, somos nosotros. Darnos cuenta que no son los títulos universitarios, si es el trabajo bien pagado, ni nada porque todo es temporario. Y porque yo no soy eso, ni dependo de eso. Entonces yo soy un muy buen ejemplo porque no tengo título para hacer esto, tampoco fui a la escuela a aprender cómo escribir libros pero la gente me cuenta que mis libros le cambiaron la vida ¿Cómo puede ser si no tome ninguna clase?

De eso también tengo una historia. Como una broma, todavía era contable, como una broma una mañana le dije al Dr. Ihaleakala, ayer empecé a escribir mi libro y me dijo “uy que bien”, y le dije “escribí el índice”, por supuesto como una broma. Y me dijo así se empieza a escribir los libros por el índice. ¿y yo como sabia? Ahora que estoy escribiendo un libro y lo estoy haciendo un poco más profesional, es verdad se empieza por el índice. Pero en ese momento ¿Cómo sabia? (…)

No les falta nada, es la decisión. Es la decisión, es el creer en ustedes, porque ustedes ya vinieron con todo lo que necesitan para hacer lo que vinieron a hacer, eso no lo van a aprender en ninguna escuela. Eso es natural en uno. Eso es fácil en uno, el asunto es darme permiso a ser yo misma. Como les dije parar un poco de buscar la aprobación afuera….

 Yo creo que muchos de nuestros miedos, enfados, rabias es porque nos sentimos abandonados, solos, que nos dejaron acá solo. Yo eso se lo recordé a mi mama vos siempre estas acompañada siempre.

 

Redactora: Gisela S., redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=FGPyI-MW2nU&t=266s

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx