¿Qué es la violencia de género? La violencia machista es un desequilibrio de poder entre hombres y mujeres.

Rosa (Editora)
Rosa (Editora)

La violencia machista es un desequilibrio de poder entre hombres y mujeres. Este desequilibrio fomenta y justifica las desigualdades y el dominio de los hombres sobre las mujeres.

La violencia de género no es un fin en sí mismo, sino un instrumento de dominación y control social. Se puede definir la violencia familiar o domestica que se diferencia de la violencia de género. La primera, se define “como un comportamiento entre adultos consciente e intencional que por acción o inhibición, causa un daño físico, psíquico, jurídico, económico, social, moral, sexual o personal a otro miembro de la familia, independientemente del sexo, minusvalía, etnia o religión. Si esta violencia se basa en el género femenino, con independencia de la edad y tiene como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer se denomina violencia de género. “(Asamblea General de las Naciones Unidas, 1993)

Este tipo de violencias se puede ejercer de diferentes maneras como violencia física, psicológica, sexual, económica, social y ambiental. Hay que tener en cuenta que siempre que hay maltrato físico, emocional, sexual hay también maltrato psicológico.

Las causas principales de esta violencia son las relaciones desiguales de poder entre los hombres y las mujeres, y la existencia de la “cultura de la violencia” utilizándose como un medio para poder resolver los conflictos (CISNS, 2007). Esta violencia, se produce en una sociedad que mantiene la superioridad de los hombres sobre las mujeres y asigna diferentes atributos, roles y espacios en función del sexo.

consejos que toda mujer deberia leerc 2 consejos que toda mujer debería leer. ID203807 - hermandadblanca.org

El principal factor de riesgo para la violencia contra las mujeres es el hecho de ser mujer.

No hay perfil de maltratador ni psicopatología asociada. Aparentemente, “el maltratador no es una persona agresiva, de hecho, el 80% no son violentos con nadie excepto con sus parejas, Suelen ser amables, ejemplares y adaptados a lo social, pero con su pareja es todo lo contrario suelen ser fríos, perversos y controladores “(Quintero y Carbajosa, 2008). Lo que se suele observar en estas personas maltratadoras, es un sistema de creencias rígido respecto al género y el uso de la violencia para poder resolver los conflictos. Cuando agrede físicamente a su pareja, no está perdiendo el control, sino que está utilizando una nueva estrategia para poder mantener el control que cree estar perdiendo sobre ella.

Las mujeres que padecen este tipo de violencia, les cuesta mucho poder salir de este tipo de relación, creen que van a cambiar, y dentro de ellas tienen interiorizado un fuerte sentimiento de vergüenza y culpabilidad. Se sienten culpables por no hacer conseguir funcionar su pareja y luego por no haber salido antes de la relación.

“Toda persona es vulnerable al maltrato si es expuesta durante un tiempo suficiente, si está sola, sin apoyos y se encuentra sin esperanzas de escapar de la situación “(Sadock, 1995). No hay un perfil de mujer maltratada pero se encuentran presentes en estas mujeres, las creencias sobre el amor romántico, quedando sometidas a estrategias de dominación, conexión y control quedando atrapada en el ciclo de la violencia. La vulnerabilidad es mayor en aquellas mujeres que han sufrido abuso físico en la infancia ya que tienen una red social pobre y no poseen recursos para establecer relaciones de confianza. Las violencias contra las mujeres tienen lugar en el domicilio familiar y frecuentemente no se confiesa ni se denuncia.

mujer estresada en herramientas eficaces para afrontar el estres herramientas eficaces para afrontar el estrés. ID201341 - hermandadblanca.org

El maltrato no es algo continuo, alternan fases de agresión con calma.Leonor Walker, antropóloga, va formular una teoría del ciclo de la violencia en su libro las mujeres maltratadas (1979), en este libro ella nos ayuda a entender cómo se produce y se mantiene la violencia en la pareja. Está suele comenzar de manera sutil, afecta a la autoestima de la mujer, después aparecen las agresiones verbales que se unen al maltrato psicológico. Por ultimo aparece la agresión física.

Este ciclo tiene tres fases:

  • Fase de acumulación de la tensión: aquí en esta fase la pareja muestra su mejor faceta, a medida que la relación se va consolidando hay un incremento del estrés, la agresividad va aumentando. El maltratador, se muestra tenso e irritable, cualquier comportamiento de su pareja le provoca una mala reacción, primero este comportamiento va hacia los objetos. El agresor, la culpa a su pareja de su comportamiento. Esto lo que hace en ella es que no pueda ver el maltrato y aumenta su culpabilidad y se siente confundida. Ella intenta cambiar su comportamiento, pero él se irrita más. Entonces, deja de expresar su opinión, y entra en una fase de inmovilidad. El agresor, la considera inútil y sin carácter, reforzando la superioridad del agresor. Y la aleja de su entorno para poder controlarla más.

  • Fase de explosión:aquí el maltratador castiga a su pareja física, psicológicamente, golpea, rompe cosas, la amenaza, se encuentra impotente la mujer, su autoestima baja más la paraliza, ha aprendido que el poder es del hombre y esto le impide reaccionar. Aquí es cuando las mujeres piden ayuda o intervienen las fuerzas de seguridad.

  • Fase de luna de miel: aquí el agresor se arrepiente, pide perdón, cambia de actitud, se comporta de manera afectuosa y le hace regalos para que lo perdonen. La mujer, se siente segura, con libertad y piensa que va a cambiar y que no va a volver a suceder. El agresor, cuando obtiene el perdón se siente seguro, que la recupero y ya no quiere complacerla más. Otra vez, empieza la irritabilidad, el abuso. La mujer, vuelve a encontrarse insegura y dependiente.

El agresor, es quien controla estos ciclos.

Las mujeres, les cuesta salir de este tipo de relaciones porque tienen mucho miedo, vergüenza, culpa. Se observa que en ellas hay un sistema de creencias tradicionales sobre roles de género, normalización del uso de la violencia, dependencia económica de la pareja, miedo al acoso y represalias del agresor, mito del amor romántico, una disminución de la capacidad de afrontamiento. Cuando estas mujeres, se plantean dejar al maltrator tienen que reconstruir su nueva biografía en un contexto ajeno a las tradiciones y abandonar el lugar que ocupaban, dejando de lado su proyecto vital y renunciar al amor, lo viven como un fracaso absoluto. Estos tipos de maltrato no suceden solamente en las mujeres que no tienen estudio, este es otro mito que hay desmitificar, ya que muchas de ellas son universitarias y no se dan cuenta que se encuentran inmersas en este tipo de relaciones, les cuesta pedir ayuda. El número de mujeres que pide ayuda, representa una pequeña totalidad, hay muchas que no lo pueden hacer. Es muy importante la prevención, poder mejorar la detección y que la sociedad pueda estar sensibilizada con este tipo de maltrato. Y que estas mujeres, puedan tener un espacio para que la escuchen, que la puedan ayudar en todo momento, que no se sientan juzgadas y las entiendan. Necesitan tiempo para darse cuenta y no hay que apurarlas a tomar la decisión, saber esperarlas, lo más importante es acompañarlas y que puedan contar con los servicios y profesionales, ya que algunas de estas mujeres no saben cómo defenderse, como pedir ayuda, donde ir y desconocen sus derechos.

Si te sientes identificada con lo que estás leyendo, puedes contactar conmigo por email y así te puedo ayudar en este proceso en el que te encuentras y siempre hay una salida ante estas situaciones y no estás sola.

Email: Veronica:   delioveronica@hotmail.com

Fuente: https://alzharaonlineshop.wixsite.com/website/post/la-violencia-machista

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx